Miércoles de economía… de Miguel Eduardo Magallón

Decidí compartir este artículo con las personas a quienes se los envié a través del “tag”, no para polemizar, sino para reflexionar, ya que éste proviene de alguien que trata de ver la realidad de una forma distinta y espero que este llamado, sea leído y puesto en práctica, porque como bien dice el autor, al final todos estamos llamados a lograr el progreso por el bien de nosotros mismos. Seamos optimistas y pensemos más en nuestro país, que en nuestros intereses particulares. Saludos !  Abel Vergara Lopez – Abogado

.

La opinión del consultor de empresas en estrategia y finanzas…

.

Miguel Eduardo Magallón

AMANAP

Lamentablemente, este título no fue pensado para competir con el nuevo libro de Eduardo Verdurmen: NEIRAD. La verdad es que quiero referirme al estado de las cosas en Panamá. En estos momentos estamos al revés. La verdad es que generalmente estamos al revés, de allí a que no logremos despegar del todo. Yo siempre me he caracterizado por ser una persona positiva, contrario a mi origen panameño, donde somos negativos y no creemos en nosotros mismos.

Es más, en muchos momentos, se confunde mi positivismo con el apoyar a tal o cual presidente o de pertenecer a algún partido político. Yo apoyo a Panamá. Punto.  Cuando empezamos a escribir esta columna en el 2007, el gobierno de Martin Torrijos estaba en pleno apogeo y el país tenía unas excelentes perspectivas que se dilataron un poco a finales del 2008 con la crisis mundial. Pero todo estaba a nuestro favor.

Eso a pesar de un gobierno que terminó siendo muy blando al final de su quinquenio, pero el país siguió adelante, pese al negativismo, la mala vibra y el lloriqueo de la gente.   Para ese momento, tanto los diarios como el panameño en común decían que la crisis nos iba a acabar y que nos iba a dar más duro que a todos los demás. Y antes de la crisis solo estábamos apostando a que el boom reventara y se acabara, pues que era un globo.

El tiempo nos dio la razón en poner nuestra confianza en el país  y a pesar de una crisis financiera mundial que casi acaba con la mayoría de las economías del mundo, Panamá siguió hacia adelante, y supo sobrellevar, con honores, la crisis mundial. Todavía sigo siendo positivo y sigo creyendo en que Panamá puede convertirse en un país del primer mundo, como acertadamente lo ha dicho el ex rector del INCAE, el Doctor Roberto Artavia.

En vez de nosotros estar pensando en la ampliación del Canal y lo que vamos a hacer con los ingresos adicionales que se han calculado para cuando se termine la obra, en terminar los proyectos de la Cinta Costera y la Autopista Panamá-Colon, en crear un sector agroganadero mas competitivo, en poner a andar la gran cantidad de TLC’s ya negociados y firmados, y terminar de negociar y firmar con Canadá, Europa y Colombia y buscar una manera de entrar a los Estados Unidos

En vez de empezar de una vez por todas con el Metrobus y el Metro, en arrancar a desarrollar el Caribe panameño, en crear más empleos en el Este y Oeste de la ciudad para que la gente se quede trabajando en el mismo sector donde vive, en resolver el grave problema de la Educación, en concentrarnos en  cómo mejorar nuestra infraestructura turística para atraer más turistas al país y en muchas otros proyectos más nos la pasamos peleando.

Peleando por Ana Matilde, por el bocatoreño perdido y decapitado que después apareció vivo y con su cabeza, por la Ley Chorizo, por los chances casados, por los pinchazos del procurador de la Administración, por el nuevo titular del día que publican La Prensa, El Panamá América y la Estrella o por el viaje del Presidente a Cuba, que si viene Chávez o no a Panamá, en lo que hacen Genaro y Saúl, y en cualquier otro elemento que implique un bochinche y no una realidad.

Pero en estos momentos, creo que en un efecto combinado del Gobierno, la oposición, los sindicatos, la mal llamada “sociedad civil”, los medios, y muy probablemente todo el resto de los panameños, tenemos el país patas “pa’rriba” y nada ni nadie nos convence que debemos hacer algo para corregir lo que está sucediendo en estos momentos.  Así esta nuestro país.  De ahí el título de esta columna: Panamá, al revés.

Primero quisiera empezar por lo más obvio: los medios de comunicación. La noticia es la noticia, de eso no tengo la menor duda.  Sin embargo, hay formas de enfocar la noticia. O digo la noticia o comento la noticia. En Panamá, más que informadores, estamos siendo más comentadores de la noticia.  Y no solo eso, comentadores de nuestras opiniones personales acerca de la noticia.  Se expone al público a la opinión del periodista o a su agenda.

Bajo la premisa de la libertad de expresión, nos vamos con el gusto, y nos olvidamos de las repercusiones de nuestros actos en detrimento del país. Creamos zozobra y negatividad, donde no las hay, con el único propósito de buscar rating. Y lo peor del caso, es que nos olvidamos de las buenas noticias, de los buenos panameños, de los éxitos, de los buenos resultados, de las esperanzas para los que menos tienen y hasta del futuro de la Nación.

Tratando de no entrar mucho en la política, debo señalar que hemos pasado de un gobierno blandengue a un gobierno excesivamente activo, donde primero se actúa y luego se piensa en las consecuencias, cayendo muchas veces en excesos que son vistos por algunos como autocracia.  El presidente ganó las elecciones con un mandato claro del 60% de los panameños y tiene también  una mayoría clara en la Asamblea Nacional.

Esta es  razón más que suficiente para mantener la ecuanimidad en la toma de decisiones y, sin caer en el cogobierno,  consultar más.  Creo que el PRD tiene demasiados problemas internos que resolver antes de poder articular una oposición al Presidente.  Ellos están claros en esto y por eso es que no los vemos a haciendo el contrapeso que como oposición deberían hacer al Presidente, cuyo círculo intimo es inexperto en gobernar y comete muchos errores.

La ley 30 nos ha traído una buena mezcla: sindicatos y ambientalistas y uno que otro de la “sociedad civil”. Esta ley produjo una serie de cambios en la ley ambiental, en los códigos penal,  civil y de trabajo, así como en la ley de aeronáutica civil, los cuales como mencioné en uno de mis artículos anteriores, no son del todo malos, pero que fueron aprobados en la Asamblea Nacional sin ningún tipo de consulta a la ciudadanía. Buen fondo, mala forma.

Bocas del Toro fue un error grave desde el principio y su manejo fue peor. Los izquierdistas  se han aprovechado de la situación.  Pero mucha atención!!!  Ningún favor le hacemos al país–olvídense de Martinelli—al hablar  de decapitados  y comparar al gobierno con la dictadura de Manuel Antonio Noriega. Esto sí es exagerado y hasta peligroso.  Alguien debería hacérselo notar a la “sociedad civil” y a algunos denunciantes irresponsables.

Si conjugamos estos elementos nos damos cuenta que nosotros mismos nos estamos haciendo mucho daño.   Aquí no es una lucha contra Ricardo Martinelli o el Presidente de turno. Realmente esa lucha terminó el día de las elecciones donde la mayoría escogió al panameño que dirigirá  el país por los próximos 5 años. La lucha tiene que ser contra la pobreza, las inequidades, la ineficiencia, la improductividad, la vagancia, el “juega vivo”, la corrupción.

Panamá tiene todo lo necesario para mantener su crecimiento económico. Este año los indicadores nos dicen que el crecimiento va a ser de un 6.5% y todo indica que para el otro año pudiéramos estar por arriba del 7%.   El mayor riesgo pareciera ser nosotros mismos.  Estamos a tiempo de cambiar.   Estamos a  tiempo de hacer las cosas en forma  diferente y esto involucra a todos, Gobierno, sociedad civil, sindicatos, educadores, estudiantes, en fin, todos los panameños .

——————————————————————————————————————————————————————-

El segmento  Miércoles de Economía es una gentil contribución del licenciado Miguel Eduardo Magallón, consultor de empresas en estrategia y finanzas.

Para comentarios sobre este texto puede usted dirigirse directamente al autor en la dirección electrónica: mmagallon26@cableonda.net ó ingresar al blog www.miercolesdeeconomia.blogspot.com.

<>

Artículo publicado el El jueves, 26 de agosto de 2010 a las 0:33 en Facebook por el Licenciado Abel Vergara Lopez,  a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito, el mérito y las responsabilidades que les corresponden.