Un tema para meditar y compartir

Sobre los recientes conatos de incendio en altos edificios de la ciudad de Panamá, nos permitimos reproducir la opinión del Ingeniero Electricista y Ex Presidente de la SPIA…

.

CARLOS PENNA FRANCO

En lo que va del año hemos tenido varios eventos en la ciudad de Panamá que no pueden pasar desapercibidos, pero pareciera ser, por la actitud de nuestros ciudadanos, que nada importa y que todavía mantenemos en nuestro subconsciente el eslogan que aquí en nuestro Panamá nació Dios.

A lo que quiero referirme es a los conatos de incendio que se han producido por problemas en el suministro y manejo del gas que utilizamos en la gran mayoría de nuestros hogares y comercios y que a simple vista nos damos cuenta que independientemente de la labor que realiza nuestro Benemérito Cuerpo de Bomberos, la población en sí no hace nada por estudiar y aprender cómo minimizar estos riesgos.

Creo que ha llegado el momento de hacer un alto y de una manera técnica y profesional iniciar una campaña masiva en todos los medios de comunicación escritos, radiales y televisados sobre cuáles son los cuidados que debemos tener para evitar al máximo situaciones que lamentar en lo que se refiere a posibles causas de incendio en el territorio nacional.

La prevención de incendios no es una tarea única del Cuerpo de Bomberos y tampoco se soluciona exclusivamente con una gran cantidad de equipo y recursos, si no con una dosis de elementos que debemos tener en cuenta y poner en práctica para que el día de mañana no nos sorprendamos cuando ocurra un siniestro y entonces nos preguntemos qué fue lo que no hicimos bien.

Voy a aprovechar este artículo para hacer algunas preguntas que considero son importantes que cada panameño evalúe y vea si las mismas se están cumpliendo a cabalidad en el inmueble donde reside con su familia, que es la base fundamental de la sociedad.

Paso a enumerar algunos puntos que a mi juicio son importantes y estoy seguro que algunos colegas tendrán muchos otros que aportar. Considero que una vez veamos estos puntos se iniciará una reingeniería total en todos los inmuebles,   no solo de la capital, sino de las principales ciudades del interior y comenzaremos a crear conciencia de la importancia de verificar los puntos en la lista, lo que seguramente redundará en beneficios de todos.

1— ¿Tiene usted reporte de la junta directiva y del adminis trador del edificio donde usted reside de cuándo fue la última vez que se probó y revisó el sistema de alarma contra incendio?

2— ¿Tiene usted un informe del estado en que se encuentran las mangueras del sistema húmedo de su edificio y si están aptas para operar, si los extinguidores están en óptimas condiciones para ser utilizados en caso de un conato?

3— ¿Cuándo fue la última vez que se hizo un simulacro de conato de incendio para evacuar el edificio debidamente coordinado con el Cuerpo de Bomberos de Panamá?

4— ¿Se ha revisado el sistema de rociadores del edificio, para ver si el mismo está apto para funcionar cuando se requiera?

5— ¿Se han tomado el trabajo de ver si las salidas de escape o evacuación están debidamente identificadas?

6— ¿Han revisado si las luces de emergencia de escaleras y vestíbulos están todas funcionando adecuadamente?

7— ¿Han revisado que las escaleras estén completamente libres para la circulación en caso de que haya que evacuar y no estén convertidas en depósitos temporales?

8— ¿Se han preguntado si los conserjes, empleadas y los seguridad del edificio tienen un curso teórico—práctico para saber usar un extinguidor o manipular una manguera de incendios?

9— ¿Saben si existen listados en diferentes puntos del edificio que sean accesible a la lectura de todos sobre cuáles son los pasos a seguir en caso de un conato de incendio, ya sea por escape de gas o por daño eléctrico?

10— ¿Se ha percatado usted al momento de contratar a un técnico para que realice un trabajo de índole eléctrico, gas, conexión de alarmas u otro tema que tenga que ver con sistemas electromecánicos si es idóneo para realizar el mismo o solo lo contrata por mejor precio?

11— ¿Se han revisado las conexiones de gas en el edificio?

12— ¿Se han revisado los cuartos eléctricos y las conexiones internas de los paneles?

13— ¿Al momento de realizar mejoras en su vivienda ha hecho el intento de llamar al profesional que diseñó su vivienda para que lo oriente antes de tomar cualquier decisión?

Quisiera invitar a la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) a que pongamos un poco más de nuestra parte para lograr que, a través de los tres colegios que la componen, contribuyamos de una vez por todas con nuestro aporte a que emerjan verdaderas soluciones para que se tenga un sistema de prevención lo más seguro posible en nuestro territorio nacional.

El mismo llamado lo hago al Ministerio de Comercio e Industrias y a la Universidad Tecnológica de Panamá, para que juntos logremos un control real y efectivo en la calidad de materiales que se importan para la construcción y que los mismos tengan un protocolo de prueba debidamente aprobado antes de que estos sean importados por la República de Panamá.

Invito a todos los que han tenido la oportunidad de leer este artículo a que se hagan estas preguntas y que las compartan con sus amigos y familiares para que vayamos juntos haciendo conciencia y evitemos al máximo tragedias que lamentar e invito a otros especialistas en otros temas, que tienen que ver con la prevención de incendios, para que se sumen a esta cruzada para lograr tener un país lo más seguro posible en lo que a incendios se refiere.

<>Artículo publicado el 2 de septiembre de 2010 en el diario Estrella de Panamá, a quien damos lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Presidente, no es cambio de Gabinete

La opinión del Empresario y Ex Presidente de la SPÏA…

CARLOS PENNA FRANCO

Si hacemos un análisis profundo y con objetividad del accionar del gobierno podremos sacar algunas conclusiones, que al analizarlas nos daremos cuenta que muchos resultados no se dan por falta de dinamismo, mística que sí mantiene el del gobierno, cuyo grupo de funcionarios debería llevar el mismo ímpetu. Pero pareciera que se quedaron estáticos, como cuando se dan las carreras de ciclistas y hay uno que parte por delante y no lo alcanzan si no hasta al final cuando ya la carrera está por terminar.

Tal vez puede ser corregido con tiempo, pero para esto se necesitan un par de recetas que pasaré a mencionar más adelante y que estoy seguro que si se ponen en práctica se podrán obtener unos resultados buenos y los ciclistas que vienen a distancia del líder podrán acercarse y en cualquier momento se nivelaran y además todos tocarán la misma melodía con el ritmo que se espera, para que suene agradable a los que con su voto hicieron una apuesta de inversión por el país, y no para salir decepcionados.

Cuando el presidente manifestó estar solo, pareciera que dichas palabras le salieron del alma, porque aparentemente, como dije antes, sus compañeros de equipo no han entendido el mensaje que el presidente ha estado mandado desde que se inició su gobierno del cambio y creo que todavía están a tiempo de corregir la brújula y lograr realizar lo prometido durante su campaña y poder así resolver los grandes problemas de esta nación.

Como usted comprenderá, señor presidente, en todo Estado lo que anula el accionar de este es la burocracia, y a mi manera de ver esto se lograría erradicar en un alto porcentaje de una manera sencilla haciendo que el conjunto de abogados que tiene cada ministerio e institución se les asigne la tarea de revisar las leyes y decretos para minimizar los procedimientos, bajo la supervisión de un coordinador y de esta manera ir haciendo un desglose de los pasos, verificar dónde están las trabas y minimizarlas. Luego que la Asamblea Nacional realice el trabajo de adecuar dichas leyes a los tiempos modernos, obviamente con orden para que no se pierda el control y transparencia, se hará más expedito el desarrollo de cualquier proyecto y el país irá recibiendo lo que se prometió.

Algo que también sería bueno intentar es revisar el recurso humano del Gobierno en base a su experiencia, formación académica y salarios y veremos que también el engranaje gubernamental trabajará más sincronizadamente y se podrán cumplir muchos objetivos. Para esto se hace también necesario inyectarle al gobierno personal humano adicional de alta experiencia y motivado; si pone un anuncio en los medios donde se detalle el perfil del personal experimentado que se necesita, tal vez de jubilados y de la tercera edad en su etapa temprana, estoy seguro que muchos irán y con un horario de trabajo de 8.00 a.m. a 12 p.m. es más que suficiente para orientar y guiar a los nuevos funcionarios, para que de una vez por todo se acabe la improvisación y el efecto prueba y error por adolecer de colmillos para las labores que realizan diariamente en el accionar de su desempeño en la nave gubernamental.

Hago mención y recomendación de estas personas de la tercera edad, porque tienen algo que todos ya deben conocer, experiencia, estabilidad económica, están en su gran mayoría realizados; y algo muy importante, no tienen interés de ser ministros o directores y no quieren quedarse de por vida en esos puestos gubernamentales; lo único que anhelan es que se les escuchen sus propuestas y que se pongan en práctica y reciban un estipendio por la labor que realizarán, y además, algo importante, no le querrán serruchar el piso a quien los contrató. Espero que esta pequeña dosis de consejo, que he comentado con algunos amigos de alto rango estatal, se pueda poner en práctica y estoy seguro de que muchas cosas se podrán lograr para que este país nuestro logre lo que todos queremos: paz, tranquilidad, desarrollo sostenible y donde todos podamos vivir como hermanos en esta bella tierra bendecida por Dios, llamada Panamá.

<>

Artículo publicado el 28 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Admisión Universitaria

La opinión del Ex Presidente de la SPIA y Docente Universitario…

.

CARLOS PENNA FRANCO

Han pasado 43 año desde que me presenté a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Panamá a presentar mi examen de Admisión y en el cual solo existían 55 cupos para aspirar a entrar a el primer año de la carrera y si no aprobabas el examen tenías que esperar la próxima ronda, la cual sería el próximo año.

Con el tiempo esto fue cambiando y entonces se suavizó un poco la selección y si no pasabas el examen tomabas un semestre de materias básicas, una vez aprobabas dichas materias, te inscribías en el primer año de la carrera de ingeniería de tu preferencia, y allí comenzaba la lucha real por la supervivencia para lograr tu meta que era ser ingeniero.

A medida que los años fueron pasando los procesos de selección fueron cambiando, porque llegó la masificación, porque la cantidad de estudiantes aspirantes crecía y se llegó a la entrada libre, con lo que se eliminó el curso de capacitación obligatorio y en algún momento los exámenes de admisión, en donde hasta bachilleres en letras los tenías estudiando Ingeniería, obvio ese joven no duraba mucho, pero ocupaba la silla de alguien que sí debía estar allí.

Soy de la opinión, como docente universitario, que debemos reestructurar la admisión selectiva al inicio y volver a los cursos obligatorios, para que todo el que quiera estudiar esta carrera los tome y, además, los docentes que dicten estas cátedras preferiblemente sean ingenieros, físicos, matemáticos de una larga trayectoria debidamente comprobada en todo lo ancho de la palabra y que se garantice que esos cursos serán de una calidad excelente y que podamos tener dentro de nuestras aulas una competencia real donde todos demuestren que se han ganado el derecho a estar allí.

Otra modalidad que a mi manera de ver, y conversada con colegas al respecto, es que los que aspiren a estudiar esta carrera y que se están graduando en nuestras escuelas secundarias el último semestre lo realicen en la universidad de su preferencia, donde exista un denominador común en que todas las universidades que enseñen Ingeniería estén debidamente sincronizadas, para que no se sienta la diferencia en qué universidad se matrícula y pueda recibir una enseñanza durante ese semestre de capacitación que le garantice su acceso a la carrera de su preferencia.

También que durante los últimos tres años del segundo ciclo, en coordinación con el Ministerio de Educación, a todos los futuros estudiantes de ingeniería se les someta al final de cada año a una prueba de evaluación correspondiente a las materias que se dictaron, para medir el grado de conocimiento y tomar los correctivos de inmediato, a través de módulos de estudios que ellos puedan reforzar y antes de entrar al año siguiente revalorizar los temas donde se sintió la deficiencia.

Hay tantas cosas que se pueden hacer con la educación, que solo se necesita una gran dosis de buenas intensiones y estoy seguro de que podríamos lograr grandes cosas que necesita el país para poder avanzar en este mundo globalizado y donde la tecnología no espera, sino que avanza a pasos agigantados.

Existen modelos educativos de excelencia, les menciono donde tuve la suerte de educarme, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), México, que estoy seguro que si le solicita el gobierno orientación de cómo han podido desarrollarse en todo México nos darían una cantidad de ideas muy buenas, que serían de mucha utilidad para resolver una gran cantidad de deficiencias que persisten en la manera de seleccionar los nuevos aspirantes a las carreras de ingeniería en el país.

<>

Artículo publicado el 7 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Semáforos y conductores

La opinión del Ex Presidente del SPÏA……

..

CARLOS PENNA FRANCO

En el día de hoy he tomado la decisión de volver a escribir, porque realmente mantenerme en silencio es muy difícil por el solo hecho de ver cómo en este país nuestros compatriotas en muchos casos no invierten tiempo en ser más analíticos y planificadores sobre cómo utilizar nuestras arterias viales para minimizar el estrés y garantizarse un recorrido agradable.

Solo hay que tratar de ser paciente al momento de sentarse frente al volante de su automóvil, y estoy seguro de que los semáforos “ inteligentes ” tal vez podrían cumplir mejor su función, porque cada conductor esperaría su turno y cumpliría con las leyes de tránsito, sin la necesidad de aplicar la frase célebre del juegavivo, que lo único que contribuye con ese comportamiento es a que el conducir sea tortuoso y hostil para su propio organismo y para el de los demás.

Hay situaciones que se dan en el día a día en nuestras vías que, si a cada conductor panameño se nos hiciese un video de cómo conducimos, estoy seguro de que la mayoría nos inclinaríamos por andar a pie y no detrás de un volante, porque nos sentiríamos avergonzados de las constantes violaciones en que incurrimos en el diario bregar por nuestras avenidas, en donde ejecutamos actos que realmente retratan a la persona que conduce el vehículo a motor con un cociente de inteligencia, valga la comparación, con los animales que a toda hora del día rebuzna en nuestra campiña interiorana.

Las violaciones constantes que a diario se ven en nuestras vías, como pasarse la luz amarilla, la luz roja, no parar en la línea blanca cuando cruza un peatón, pararse en una intersección, no aminorar la velocidad cuando un vehículo intenta salir de una calle o dar un giro a la izquierda o derecha, circular por una acera, circular por los hombros, no permitir que otro auto se cambie de carril, etcétera, sería tan largo enumerar tantas cosas, que realmente nos pasaríamos todo el tiempo escribiendo sobre este tema y no acabaríamos de describir las constantes violaciones a las leyes de tránsito y que solo se podrían corregir de dos formas considero yo, una es aplicando multas severas en donde se decomise la licencia de conducir y una boleta de pronto pago, en donde el conductor tiene 48 horas para cancelar, con un monto de dinero sustancioso para que siempre recuerde la cantidad y no lo vuelva hacer.

La otra sería llevarlo a un recinto en donde exista un video y se le obligue a ver la falta que cometió durante 8 horas, hasta que se aburra de verlo y estoy seguro de que cuando vuelva a conducir pensaría dos veces cometer la misma falta u otra similar.

Sería muy provechoso para todos los ciudadanos que diariamente o dos días específicos de la semana en los medios televisivos se hiciera un programa como las telenovelas en donde se pase en cadena nacional Educación vial al día y allí se proyecten todas las infracciones que se cometen en materia vial y se proyecten los correctivos y consecuencias si las mismas no se cumplen.

Creo que de esta manera ayudaríamos a mejorar nuestro actuar al momento de conducir un automóvil y esto redundaría en beneficios para todos.

Actuemos ya en este tema y el día de mañana todos los panameños nos sentiremos orgullosos de que valió la pena tener paciencia al momento de conducir.

<>

Publicado el 15  de febrero de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Burocracia estatal

.

Burocracia estatal
.

CARLOS PENNA FRANCO
.

Desde hace mucho tiempo hemos oído la palabra “burocracia” en el engranaje gubernamental, pero jamás he escuchado una voz sensata, firme y decidida a combatir la misma, porque es una utopía pensar que la vamos a eliminar, pero lo que sí podemos hacer es minimizarla y llevarla a un nivel aceptable donde gobernantes y gobernados se sientan satisfechos.

Pero para lograr esto debe existir voluntad política de hacerlo y eso solo se logra con una dosis de decisión. Estoy seguro de que en el término de seis meses, si nos lo proponemos, la tendremos bastante controlada y, además, acorralada, para que la misma no siga carcomiendo el accionar del gobierno nacional y al final lo que logramos con esa burocracia rampante es tener una percepción en la sociedad de que el gobierno no hace nada.

Para lograr avanzar en este espinoso tema solo tenemos que hacer un inventario en las instituciones públicas de los procesos de funcionamiento e identificar dónde existen las trabas que dan origen a la burocracia y empezar a destrabar los mismos.

Esto se lograría a través de la contratación de ingenieros o licenciados en sistemas o ingenieros industriales, los cuales deberán entrar y hacer un estudio científico, ordenado y a conciencia de todos los pasos de cada uno de los trámites de esa unidad gubernamental para iniciar una reingeniería. Así trataríamos que este flagelo se pueda controlar y podríamos dar a la población una respuesta rápida y efectiva de lo que ellos necesitan y esperan.

Es importante tener claro que una vez se identifiquen los procedimientos inadecuados, se corrijan y, por ende, se minimicen, así paralelamente debe tenerse un grupo de abogados trabajando en la identificación de las leyes que bloquean la acción de la desburocratización, para que automáticamente la Asamblea Nacional de Diputados inicie el proceso de actualizar la o las leyes que garantizarán la acción de funcionamiento y así podremos lograr nuestros objetivos, así, estoy seguro, muchas acciones de gobierno no serán un trauma para él ni para la población, que está confiada en un cambio y creo que si el señor presidente de la República inicia este proceso planteado aquí muchas cosas serán de beneficio para el país y para el gobierno que apenas se inicia.

Además, con lo planteado aquí se abre una gran oportunidad de trabajo para esa juventud de ingenieros y licenciados, que estoy seguro de que serán muchos, porque dependiendo del tamaño de la institución y de los procesos que allí se manejan en esa misma medida será necesario el nombramiento de estos jóvenes que contribuirán al engrandecimiento de estas instituciones y ministerios y, por ende, de nuestro querido Panamá.
Lo invito, señor presidente Martinelli, a intentar poner en práctica esta idea, con la cual todos ganaremos y este pueblo se lo agradecerá por siempre.

<>

Publicado el 16 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las promesas y el pueblo

Las promesas y el pueblo
.

CARLOS PENNA FRANCO
.

En esta nueva etapa de la vida política de la República de Panamá nos encontramos con un gobierno ávido de cumplir con las promesas electorales y un pueblo deseoso de que se concreten las mismas, pero es importante que el gobierno actúe con firmeza, cautela y una línea clara de lo que quiere y hacia dónde va, para que mañana no se presente la oportunidad de que el fantasma de los pseudolíderes extremistas se haga del poder y pasen cosas sobre las que después solamente nos tocará lamentarnos y llorar.

Es importante que sepamos que el fallo que dictó la Corte Suprema de Justicia sobre la no obligatoriedad del aval de un partido político para aspirar a ser presidente de la República abre la oportunidad para que al pueblo, que es el más sufrido, y que, según la teoría de la división de clases, constituye la mayoría de la población, le sea muy fácil accesar al poder sin la necesidad de que los ricos y poderosos, como dice el vulgo, aspiren a la Presidencia de la República, a pesar del dinero que tengan, porque la clase de abajo sabe y aprendió que ellos también pueden llegar.

El mensaje que quiero dejar en este artículo es que no permitamos por nada del mundo que el pueblo, que ha estado cansado de tantas promesas sin cumplir, se desencante una vez más, porque entonces sí que nos podrá pasar lo que mucha gente en Panamá comenta en voz baja y es la elección del “Mesías” de un pueblo sufrido, con la diferencia de que podría ser un líder completamente distorsionado, como los que este pueblo solo ha conocido en los países vecinos a través de los medios de comunicación, pero sin vivirlo en carne propia.

Es importante que el gobierno de turno sepa que para cumplir con todo lo prometido se hace necesario involucrar a la empresa privada, lo que estoy seguro que no será difícil, por las figuras que en este momento llevan el timón de la nave del Estado.

También es necesario tener el norte claro sobre lo que se quiere, que es un gobierno que se convierta en un verdadero facilitador, para que de esa manera se generen puestos de trabajo y así cumplir con la mayoría de las promesas hechas en la campaña política.

También quiero apelar a la oposición, para que sea honesta y responsable en sus críticas, que tenga como rumbo la crítica constructiva y deje la politiquería atrás, porque las elecciones ya pasaron, las próximas serán dentro de cinco años y ya habrá tiempo para hacer política.

Al presidente de la República, Ricardo Martinelli, un consejo: olvidémonos del pasado y si se dejaron bombas submarinas, a desactivarlas, y sigamos adelante, porque no queda tiempo para más cosas que cumplir con lo prometido y evitar, como dije antes, el nacimiento en el 2014 de un gobierno extremista por las promesas no cumplidas.

Es importante que a partir de este momento no se vuelvan a dar cierres de calles en la República de Panamá, porque en su mayoría son por promesas no cumplidas, dejadas en el olvido, y para esto debe haber un compromiso entre los designados por el Ejecutivo en los diferentes cargos públicos con la población de cumplir con los reclamos, si es que los hubiesen, y no permitir con diatribas y engaños que se den estos actos bochornosos, que al final hacen que la población no crea en nada, como ha pasado en los gobiernos anteriores, creando el descontento, la desesperanza y la frustración entre la gente que vive en este país.

<>

Publicado el 9 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos todo el crédito que le corresponde.