Las barricadas de la Navidad de 1989

**

La opinión del actual Embajador de Panamá en Nicaragua…

Olimpo A. Sáez M.

El 20 de diciembre de 1989, las tropas de los Estados Unidos entraban al Chorrillo y atacaban al Cuartel Central. Esa mañana el amigo Miguel Vanegas me llamaba por el teléfono para comentarme que el Canal 8 y una emisora que funcionaba en la Zona del Canal transmitían unos mensajes en español, pidiendo apoyo a la población para el Gobierno del Presidente Endara y que él consideraba ofensivo que un puertorriqueño lo hiciera en vez de los mismos panameños. ¿Qué podíamos hacer me preguntó? Le dije que lo único por hacer era tomarnos una emisora con cadena nacional e iniciar una campaña nacional de apoyo al Gobierno del Presidente Endara. La dificultad de esta toma, era que no sabíamos nada de radio para echarla a andar. Más le dije que podíamos tratar de conversar con unos amigos que nos ayudaran en dicha acción.

Fuimos a visitar a Chito Montenegro y luego de una conversación al respecto llamamos a Lerroy Hubarb Joseph, conocedor de la materia, lo mismo que al difunto Juan Barrera Salamanca. Con éste, dispusimos, visitar en su casa de Carrasquilla a Ramón Pereira Hijo, en ese entonces propietario de la emisora Radio Mía. Juan Barrera era su amigo. Luego de una corta conversación Ramoncito Pereira le entregó el cristal de la emisora a Barrera Salamanca y se dispuso llamar al amigo Laguna, locutor de esta emisora para que nos acompañara a las transmisiones que íbamos a realizar. Así, cristal en mano, ocupamos pacíficamente Radio Mía. Miguel Vanegas llegó con dos Ak47 abandonadas y recogidas frente a la Iglesia Guadalupe para defendernos de los Batalloneros que estaban anárquicamente tratando de huir o de hacerle frente a los soldados norteamericanos atrincherados en varias partes de la ciudad. Los viejos gritos de Ni un paso atrás!!! del Estado Mayor de Noriega ya no se escuchaban y la Operación Cutarra del Comandante Benjamín Colamarco deambulaba por los barrios sin destino fijo ni cierto.

Para ese día y los siguientes, El Saqueo, propiciado por los batalloneros en la idea de que las tropas norteamericanas saldrían a defender al comercio y se provocaría un enfrentamiento de sangre, muertos y heridos entre la población y los soldados de USA, propiciaron las mejores navidades para miles de panameños que se dedicaron a la tarea de saquear todo lo que se pudo. Los soldados gringos observaron El Saqueo, sin pestañar. La anarquía social se había adueñado de la ciudad capitalina.

Atrincherados en Radio Mía, organizamos una programación de 24 horas que llamamos Rardio Cadena Civilista, desde donde apoyamos al Gobierno recién instalado de Endara, Arias Calderón y Ford, llamamos a los batalloneros y policías a abandonar la violencia y sumarse al Gobierno Civilista y Democrático, surgido de las urnas del 10 de mayo de ese mismo año. Igualmente se iniciaron las denuncias de los ciudadanos vía telefónica de las incursiones de los batalloneros en barrios y calles de la ciudad. Vista la magnitud de las denuncias, la anarquía reinante, la falta de seguridad iniciamos una campaña radial para que los ciudadanos levantaran barriadas en los barrios y calles de la ciudad. Con ello también queríamos inmovilizar a los batalloneros. La campaña dio resultados, en pocas horas la ciudad se había llenado de trincheras con ciudadanos armados con revólveres, machetes y palos. Se quería evitar enfrentamientos entre ellos y los soldados de USA, que pudieran provocar muertos y heridos entre la población indefensa.

Lerroy, Barrera Salamanca, Chito Montenegro, Miguel Vanegas, Jorge Flores y el que escribe esta columna, nos dedicamos en esas navidades, en el año nuevo y los días siguientes, día y noche, a propiciar todo el apoyo ciudadano al nuevo Gobierno, a orientar a la ciudadanía sobre la situación reinante y a denunciar los escondites de armas que recibíamos de los ciudadanos vía telefónica.

Apoyando y acuerpando la toma pacífica de Radio Mía, nos acompañaron José Moreno, Julio Lobón, Guillermo Ríos V., Alejandro Garrido, Rolando Marcos Hermoso, el difunto Payo, Alfonso Saldaña, Vasco Rincón y el locutor Laguna, que sin recibir un medio de salario, estuvo en los controles de la emisora durante todos esos días. De los políticos que se acercaron a solidarizarse con nosotros solo aparecieron Chinchorro Carles, Leonidas Aragón y Gonzálo Menéndez Franco. Días después, siguiendo el ejemplo nuestro, éste y Bucho Pinzón se tomaban Radio Soberana, perteneciente a Toti Suarez. Navidades con Barricadas…

*
<>Artículo publicado el  22 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

El 14 de septiembre de 1977 (1)

La opinión del Embajador de Panamá en Nicaragua…

Olimpo A. Sáez M.

Este 14 de septiembre se cumplen 33 años de la reunión que los estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá logramos realizar con el General Omar Torrijos Herrera, luego de la imposición de los Tratados del Canal de 1977; del anuncio oficial por parte del General Torrijos el 1 de septiembre de que ya teníamos los tratados, del 7 de septiembre cuando Torrijos sorpresivamente se marcha a la OEA en Washington a firmar los Tratados, sin que los panameños conociéramos el contenido de los mismos y declarara que el Istmo de Panamá y su Canal estaban bajo el Paraguas del Pentágono y luego a su regreso de los Estados Unidos de América el 9 de septiembre, reunidos en la Plaza 5 de Mayo, ordenara que el Plebiscito Canalero se efectuara el 23 de octubre de ese año;  lo que se convirtió en 45 días, para que los panameños estudiáramos, reflexionáramos sobre un complicado texto en inglés, traducido a la carrera en Panamá. Días de angustias para un Plazo Criminal como se le llamó a aquella fecha.

¿Cómo se logró esta entrevista, entre el General Torrijos y el estudiantado opositor a su gobierno, que liderizaba sin lugar a dudas, la Facultad de Derecho y sus variados grupos, que constantemente vivíamos en un corto circuito ideológico, político y estratégico?

Recordar esos días, no nos hará daño, luego de estos 33 años de su realización y como datos para una historia no escrita sobre La Batalla de los Tratados de 1977.

El 7 de septiembre de 1977, los estudiantes de Derecho, nos lanzamos a las calles para protestar por la firma de los Tratados del Canal que en ese momento, en la sede de la OEA, firmaban Jimmy Carter, Presidente de los EE.UU. y el General Torrijos como líder máximo de Panamá.

La protesta, fue disuelta por la Guardia Nacional quien nos atacó de frente y por la espalda muy cerca de la Iglesia del Carmen, con la detención de más de 50 estudiantes.

Los amigos Miguel Vanegas, Jorge Flores y el que escribe, fuimos a reunirnos con el Rector Eligio Salas, ese mismo día, para abogar por la libertad de los detenidos y de paso le planteamos la necesidad que el debate canalero tuviera amplias garantías de libertades públicas y de respeto a la oposición.

Le prevenimos que el General Torrijos y su Gobierno se corrían el chance, de ensangrentar el país con la represión a la oposición estudiantil. El Licenciado Salas ex dirigente estudiantil de la UEU nos escuchó atentamente, sabía lo que le estábamos planteando.

Yo le propuse entonces organizar una reunión con General Torrijos y nos pidió que fueran todos los grupos opositores a los tratados. No le dimos garantía de ello, el Circulo Camilo Torres, garantizaba su asistencia con grupos independientes. Se comprometió a provocar la reunión.

Ni yo había iniciado la ronda de exploración sobre esta reunión con los grupos estudiantiles en especial el Guaykucho y el FER-29, habida cuenta del “sectarismo reinante” y el “vanguardismo revolucionario” que no salía del discurso incendiario, ni el Rector Salas daba noticias de la reunión.

En la madrugada del 14 de septiembre de 1977 suena el teléfono a eso de las 5 de la mañana y el Rector Salas me informaba que el General Torrijos nos recibiría a las 9 de la mañana en el Hotel Holiday Inn y que por favor fuéramos puntuales. Le informé que no podía garantizar la presencia de todos los grupos ni la llegada puntual.

Como diría un campesino nuestro, quedé “turulato” con la llamada. ¿Qué hacer en estas circunstancias? Llamé a Guillermo Ríos, Ernesto Muñoz, Rolando Marcos Hermoso, Daniel Arias, Jorge Flores, Miguel Vanegas y otros que la memoria se niega a recordar, para que nos reuniéramos inmediatamente en la Facultad de Derecho y organizáramos una estrategia para convencer a los distintos grupos estudiantiles de aprovechar la oportunidad de plantearle al General Omar Torrijos la necesidad de un debate amplio y democrático.

Primeramente cité al Presidente del CED, amigo Alberto Almanza y a Rafael Zúniga, luego a sus aliados del CED, la Liga Socialista Revolucionaria, Quico Jaramillo y Nelita Fernández todos aceptaron la propuesta. Almanza me planteó la necesidad de una Asamblea Estudiantil con los diurnos de la Facultad para que nos dieran la autorización. No me opuse, pero sabía lo que significaría esta asamblea húngara. Luego recurrí a los dirigentes del FER-29 y al Guaykucho, les hablé de la reunión con Torrijos. Todos en el fondo con una gran reserva, creyendo que era una trampa, consultarían con su grupo. En un pedazo de papel escribí las peticiones de llegar a darse la reunión.

(Segunda entrega y final continúa mañana).

*El autor fue fundador del Círculo Camilo Torres (CCT) y expresidente del Centro de Estudiantes de Derecho (CED) de la Universidad de Panamá.

<> Artículo publicado el 14 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

De los 28 años, 21 de militancia MOLIRENA

La opinión del Embajador de Panamá en Nicaragua y Ex Secretario del MOLIRENA…

Olimpo A. Sáez M.

Este 12 de agosto el Partido MOLIRENA celebra sus 28 años de fundado. El PNP que fundamos, saltando la cerca universitaria, se inscribió con 35 mil adherentes un año antes, en 1981. Molirena y el PNP, con distintos candidatos, participamos en la campaña electoral de 1984.

En las elecciones generales de 1989 al PNP se le ofreció, por medio de Mario Galindo, la postulación a legislador por el Circuito 8-9 en la ciudad capital. El PNP aceptó la oferta. Era una oportunidad de seguir existiendo, de expresar nuestras ideas desde la Asamblea, de hacer realidad algunos proyectos y sueños políticos.

La lucha por el triunfo de Endara, Arias Calderón y Ford en las elecciones de mayo de 1989, nos llevaron a la cárcel. Mi amigo Miguel Vanegas y yo fuimos torturados por dos días seguidos guindados de los aros de la cancha de baloncesto del Cuartel Central. En agosto del mismo año volvimos a las celdas del G-2 por 48 horas y torturados psicológicamente, en esta ocasión con mis amigos y compañeros de lucha Guillermo Ríos Valdés y Alejandro (Duende) Garrido Arosemena

En marzo de 1990 asumimos el cargo de Legislador de la República. Luego formamos la Unión Patriótica Popular, acuerdo político con el Partido MOLIRENA. Más tarde ampliaríamos esta filial con la nueva organización Unión Popular Molirena.

En estos 21 años hemos participado como Convencional, como Director Nacional, Miembro de la Junta Política, del Consejo Ejecutivo Nacional y Secretario General del Partido MOLIRENA. El Partido Molirena nos ha ofrecido la oportunidad de haber sido elegido Legislador en su papeleta, Embajador en Brasil, Cónsul General en Vietnam y actualmente Embajador en Nicaragua. En todas estas posiciones políticas en el partido y en el gobierno hemos trabajado por prestigiar esas posiciones y cumplir con los deberes de buen administrador.

De los 28 años de fundado, parte de esa vida de los molirenas, mis amigos y yo, le hemos servido 21 años de permanente militancia. No siempre nos hemos sentido correspondidos por esos 21 años de sacrificios y de luchas, pero seguimos trabajando para engrandecer al partido de los gallos.

Nuevos retos asoman en el panorama interno y externo del Partido MOLIRENA. ¿Podrán los viejos y nuevos, sortear las tempestades que se avizoran en el horizonte de la política interna del Molirena y de la política nacional? La respuesta la tienen que dar sin lugar a dudas los convencionales regados por todo el territorio nacional.

Molirenas, en el recuerdo de los fundadores desaparecidos y sus 28 años de existencia, ¡Feliz Cumpleaños!

<>

Este artículo se publicó el  12  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.