Crónica de una falsedad

Crónica de una falsedad

Ing. Ramón Cardoze Q. – Ex director General de PanDeportes

.
Debo refutar el escrito del Dr. Rolando Villalaz Guerra aparecido en El Panamá América titulado “Crónica de una infamia” por tendencioso,  plagado de falsedades y verdades a medias.

La Contraloría General de la República, a raíz de una publicación del Panamá América en mayo de 2005, inició de oficio una investigación sobre el uso de fondos suministrados por el INDE al Comité Olímpico de Panamá para gastos de la delegación que nos representó en los Juegos Olímpico de Atenas, Grecia en el 2004. La auditoría encontró que B/27,610.12 no tenían sustentación válida por haberse utilizado en rubros no contemplados en el presupuesto de B/.130.000.00 que el COP presentó al INDE para el viaje a Grecia.

En la aludida publicación, la reportera Gabriela Herrera consignó, entre otras cosas, que: “Sánchez, (Melitón) reconoció que hubo malos manejos de los fondos, al igual admitió que se faltó a la ética al consumir cervezas con los dineros destinados a los atletas”, y que obsequió dos relojes Swatcht, “uno para el conductor y otro para una azafata”.

Como Director General del INDE, requerí al señor Melitón Sánchez la devolución de los B/27,610.12 y no lo hizo y en vista de ello, la Contraloría remitió el caso a la DRP la que, a su vez, compulsó copia del expediente al Ministerio Público para que investigara la posible comisión de un hecho punible. Fue entonces que el sindicado Melitón Sánchez devolvió, con fondos provenientes del COP, la suma faltante del informe de gastos de la delegación.

No voy a detallar los pormenores de los áuditos, criterios jurídicos y las pruebas acopiadas por la Fiscalía existentes en el expediente que hacen que el sobreseimiento decretado por el Juzgado Décimo Quinto del Circuito Penal resulte por demás sospechoso y objetable pues se funda en un precario alegato sobre si los reos eran o no funcionarios públicos y si los fondos eran un aporte para Melitón y el COP sin tener la obligación de rendir cuentas y devolver lo no utilizado al INDE.

Lo que sí debo cuestionar es el intento del letrado Villalaz Guerra, de presentar a los sindicados como víctimas de una campaña orquestada para destruir la honra y reputación de los encartados, entre otros por el suscrito.

Los señores Melitón Sánchez y Roger Moscote en su condición de Presidente del COP y Jefe de Delegación respectivamente, tenían el deber y la responsabilidad de hacer un buen uso de los dineros públicos que el INDE les confió para que administraran, en el marco específico de la asistencia de la delegación panameña a los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas, cosa que incumplieron al utilizar, parte de esos fondos, en gastos no presupuestados como regalos y bebidas alcohólicas.

No puede ser calumnia ni difamación el ejercicio de las facultades que la Ley otorga al Director General de una institución del Estado, a la Contraloría General de la República y al Ministerio Público en la persecución de los delitos. Si así fuera, ¿Porqué el Dr. Villalaz Guerra no pide poder a los sindicados para interponer las querellas que corresponderían?, ¿Por qué Melitón Sánchez no alegó calumnia o injuria al Ayuntamiento de Barcelona cuando en el marco de los Juegos Olímpicos de 1992 lo detectó revendiendo boletos de los eventos?.

Por otra parte el suscrito nunca querelló o denunció pues, repito, el expediente se instruyó de oficio a partir de lo actuado por la Contraloría y la DRP. Sin embargo, espero que la Fiscalía haya apelado la decisión del juzgador y que el Segundo Tribunal Superior de Justicia decida el mérito del pedido de llamamiento a juicio. Si es así, existe la posibilidad de que la “crónica de una infamia” del Dr. Rolando Villalaz Guerra, se convierta en la crónica de una falsedad.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios