Comunicación, imagen y asesores en la CGR

La opinión del Periodista…

DANIEL DE GRACIA M.

Que el presidente Ricardo Martinelli haya sido el primero en excusar la eliminación del Control Previo de la Contraloría General de la República (CGR) en algunos ministerios, no deja ninguna duda de quién realmente manda y ordena en la CGR, mientras que la señora contralora todavía no es consciente del cargo que ocupa y que su firma es la segunda más importante del país.

Comparar a nuestro país con Haití, es el argumento más ridículo y falso que he escuchado para sustentar la eliminación de la fiscalización de la CGR. Alguien debe recordarle al presidente que el Control Previo controla la corrupción con los fondos del Estado y la clase política de este país tiene una cola de paja interminable sobre corrupción con los dineros del pueblo.

Pero la pregunta es ¿porque la señora contralora prefiere evadir este y otros temas importantes que refieren el control o descontrol de los recursos del Estado? Todo indica que la señora contralora, como dice el panameño, ‘anda en otra onda’ y se ha limitado a informar con escuetos comunicados de prensa, a pesar de que tiene una ‘Asesora en Comunicación Externa e Imagen Organizacional’ con un contrato de 100000 dólares en este periodo, de acuerdo al Nodo de Transparencia de la Defensoría del Pueblo.

El Nodo de Transparencia de la Defensoría del Pueblo ofrece algunas pistas de la ‘onda’ en que anda la señora contralora.

El trabajo de la contralora y su vaga forma de expresarse deja mucho que decir y es una vergüenza para la institución, pero tiene contratos con 10 asesores por un monto total de 2 millones 340 mil dólares para su periodo, repartidos en una media de 200000 dólares para cada asesor.

A parte de su ‘Asesora en Comunicación Externa’, tiene a una ‘Protocolo y Ceremonial en la Dirección Superior’, con un contrato de 100000 dólares, además de la directora de Comunicación Social con un salario de 2200 dólares, más 1500 dólares de gasto de representación.

Es decir, en comunicación e imagen, la contralora esta pésimamente asesorada con jugosos contratos con fondos públicos y no de la cadena de supermercados, lo que a mi juicio es un insultante y descarado desperdicio de los recursos de todos los panameños.

Lo anterior no suma el salario o el contrato de su principal asesor y mano derecha, un ‘abogado periodista’, que no aparece en el Nodo de Transparencia, pero es la persona que realmente ordena y toma las decisiones en la Dirección de Comunicación Social y las políticas de imagen e información de la CGR, y en su ausencia, lo hace su secretaria.

Cuando laboraba en la Dirección de Comunicación, este asesor reunió a todo el personal, incluyendo a la directora de Comunicación, para informar que todas las decisiones referentes a comunicación e información, de cualquiera naturaleza, serían tomadas por él o en su defecto, por su secretaria y todavía trabajan así.

En esa reunión, la directora de Comunicación Social no dijo siquiera ‘esta boca es mía’ y solo se limitó a escuchar como una funcionaria más y a inclinar su cabeza.

En la Dirección de Comunicación Social también desconocen por completo el ‘trabajo’ de las ‘asesoras’ de la señora contralora en materia de comunicación e imagen, puesto que el único responsable del tema en la CGR es el asesor ‘abogado y periodista’ más próximo a la contralora.

La situación en la CRG es más grave de lo que se percibe y se escribe. El desastre en la ejecución de los Censos Nacionales y el deplorable resultado, es el único impacto externo que ha proyectado el trabajo de la señora contralora ante la sociedad, pero si ella insiste en continuar en el cargo, por su incapacidad expresada, podría terminar acabando con el prestigio y la credibilidad que ha ganado la institución en la sociedad panameña en los últimos 20 años. ¡Vamos Bien!

<> Este artículo se publicó el 15 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/de-gracia-daniel-angel/

Anuncios

El desastre de los Censos y la CGR

La opinión de….

DANIEL ANGEL DE GRACIA

Si el periodo de la señora contralora general no fuera de cinco años, tendría que afirmar que ella es el inicio de la debacle institucional en la Contraloría General de la República (CGR), en teoría, una institución que debe presumir su independencia política y capacidad del recurso humano para fiscalizar los recursos del Estado.

Después de laborar cinco años en la Dirección de Comunicación de la CGR, me queda compartir la experiencia y revelar cómo se hacía la gestión de los últimos tres contralores de la CGR al servicio de la politiquería presidencial, el amiguismo, la corrupción y los intereses personales.

Por ejemplo, un contralor que le ordenó a una auditora que omitiera el nombre de un director de la Policía Nacional en un informe de auditoría, que reflejó una lesión patrimonial en esa institución por varios cientos de miles de dólares.

Este caso es curioso, primero porque el contralor en cuestión no era o no es político y el director de la Policía que se involucraba en el informe de auditoría no era de su gobierno, sino del anterior.

Pero, para que este contralor hiciera tal cosa, el pedido tuvo que haber llegado de alguien más alto que él: el entonces presidente de la República y también su amigo personal desde la juventud.

Más extraño aún es: ¿Por qué ese presidente de la República pediría tal favor? La respuesta más cercana a semejante favor político es lo que el ex presidente Guillermo Endara (q.e.p.d.) siempre denunció y nadie le creyó: La existencia de un pacto llamado MAMI.

Otro contralor, lo primero que hizo cuando llegó a la CGR fue solicitar un informe de auditoría, que recién se había realizado, a una institución de educación superior y que revelaba una importante lesión patrimonial, en la cual se involucraba nada más y nada menos que a su hermano, el cual había sido el máximo jefe de esa entidad en el periodo auditado.

Ese contralor intentó desmeritar el informe, archivar el informe y evitar enviarlo a la entonces DRP, para que a su vez fuese remitido al Ministerio Público, así también, inició una persecución contra los auditores que hicieron la auditoría y ordenó suspender una siguiente etapa de la misma auditoría.

Finalmente, la llegada de la doña contralora fue histórica y será recordada, junto a su pésimo ‘asesor’, como la responsable del desastre de los Censos Nacionales de mayo pasado,  sin contar que apenas lleva más de medio año de sus cinco años de gestión. Barrió con todos los directores de la CGR, menos el director del Instituto de Estadística y Censo (INEC), Dimas Quiel, porque ya estaba en proceso los Censos Nacionales y para guardar algo de su imagen luego de la andanada de críticas; pero le hizo el trabajo imposible, en buen panameño ‘le hizo la cama’, provocando su renuncia luego de hacerle bastante humillación. Fui testigo (nadie me lo contó), en al menos dos ocasiones y por motivo de mi trabajo en la Dirección de Comunicación, de cómo la señora contralora prácticamente lo insultaba y lo humillaba ante el resto de los directores de la CGR en reuniones de trabajo.

Si después de esta publicación, el señor Quiel desmiente mi afirmación, él tendrá sus razones, pero insistiré, lo vi y lo escuché y no solo yo, era la comidilla entre mis compañeros de oficina que también presenciaron en más de una oportunidad los insultos de la doña contralora hacia el director Quiel.

Lamentablemente, el INEC es solo un nombre decorativo y como institución no existe, puesto que en realidad es una dirección más de la CGR, controlada directamente por el contralor o contralora de la República.

Al ‘hacerle la cama’, la señora contralora mermaba intencionalmente la capacidad administrativa de Quiel, para hacerlo quedar mal y luego reclamarle e insultarlo en las reuniones de directores, provocando los problemas previos y el desastre de algo tan importante para el país como los Censos Nacionales.

Es una lástima que haya sucedido así, la CGR no merece semejante desprestigio de una señora que todavía cree que es una empleada de las empresas del presidente Ricardo Martinelli.

<>

Este artículo fue publicado el  24 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.