Recuerdan a Diógenes

La opinión de la Docente Universitaria…
ELKA RODRÍGUEZ

La Universidad Autónoma de Chiriquí está organizando un homenaje póstumo a quien fuera Rector Magnífico de la Universidad de Panamá, el doctor Diógenes Cedeño Cenci. La vida de Cedeño Cenci abarcó períodos fructíferos en el campo profesional; su condición de hombre inteligente, sabio y humilde, le permitió hacerse cargo de los verdaderos ideales que alimentaron a Méndez Pereira y al doctor Harmodio Arias para crear una universidad democrática.

Cuando Cedeño Cenci tomó el mando de esta alta casa de estudio superior, trabajó con prudencia, justicia y creatividad, generando grandes resultados: extendió los estudios universitarios a nivel de toda la República con la creación de los hoy Centros Regionales Universitarios y la Universidad Popular del Darién.   Lo más importante y lo dijo, él mismo, al entregar la rectoría al doctor Ceferino Sánchez: ‘Recibí una universidad dedocrática y les entrego una universidad democrática’.   Esta frase lapidaria se explica por sí sola, porque la universidad se regía por el Decreto Ejecutivo 144.

Por otro lado, creó la Escuela de Sociología, apoyó el derecho a la organización gremial de los docentes y administrativos con la creación de la APUDEP y de la ASEUPA, gestionó la creación de la Universidad Tecnológica de Panamá, como también el traslado de la Facultad de Ciencias Agropecuarias a Chiriquí. Diógenes propuso el nombre de Méndez Pereira para el campus universitario. Sería largo enumerar la trayectoria de su excelente labor realizada en la Universidad de Panamá.

Cedeño Cenci supo renunciar a las adulaciones del mundo, aprovechó el tiempo y siempre mantuvo un sólo perfil de solvencia académica y humanista.

La Patria ha perdido a uno de sus mejores hijos, un hombre auténtico, con talento, experiencia y virtudes que sirvió a la Nación desde diferentes trincheras, logrando grandes cosas, trabajó con actitud de soldado desempeñando diversos cargos delicados de mucha responsabilidad y disciplina y siempre, el maestro, lo hizo correctamente.

La UNACHI en esta ocasión proclama respeto y admiración para este formador de cientos de profesionales, quien siempre tuvo fe en las transformaciones educativas como garantes de la modernización de la educación nacional. Para él, la educación era tema de Estado fundamental y requería de la participación de todos los componentes de este proceso, en atención a la educación permanente y continua.

Lamentablemente, le aplicaron la Ley Faúndes y lo dejaron sin su trabajo, violando sus derechos adquiridos, situación que empujó su enfermedad al desenlace fatal.

¡Paz a su tumba¡

<> Artículo publicado el 9 de octubre de 2010  en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Los billeteros de la Lotería Nacional

La opinión de la Educadora….

ELKA RODRÍGUEZ 

Los vendedores de la Lotería Nacional son gente de pueblo esforzada y humilde que se levanta todos los días con su tablero al hombro y se ubica en una posición estratégica para vender sus productos; son buenos trabajadores porque lo que hacen es con honestidad.

La mayoría tiene una situación económica y social difícil y delicada, es cabeza de hogar responsable y constituye el motor que mueve la existencia de la Lotería Nacional de Beneficencia. Por lo tanto, no merecen ser tratados como enemigos de la institución a la cual han servido durante toda su vida.

Los verdaderos enemigos de la Lotería Nacional son las “casas grandes”, que jamás dan la cara pero viven en la opulencia y cada día se vuelven más ricas e influyentes explotando a sus vendedores. Son personajes ocultos con mucho poder, se esconden y disimulan, tienen tentáculos a nivel de toda la República y están presentes en todas partes; es una cadena difícil de romper porque a ellos nadie los persigue, ofende ni amenaza, pues son las vacas sagradas.

Viven en una riqueza desmedida y sin control en grandes palacetes, con toda clase de seguridad y carros finos último modelo; comen manjares; compran residencia cada cinco años, y visitan los mejores sitios turísticos del país y el extranjero. Son verdaderos “capos” de la venta de chance clandestino, sanguijuelas que le chupan la sangre a la Lotería; mientras tanto, los pobres billeteros pasan los días vendiendo sus chances y billetes bajo sol y agua, víctimas de los ladrones, perseguidos, ultrajados, peleando sus derechos y comiéndose un cable en los patios limosos, sin esperanza de mejorar su calidad de vida o de reconocimiento alguno.

Todos sabemos que la Lotería Nacional es la más afectada por este negocio ilícito de las “casas grandes” porque deja de percibir millones de dólares cada año.   Estos “capos” diariamente aumentan su solidez económica, sólo se dedican a recoger fuertes sumas de dinero que les entregan sus billeteros por la venta de los mismos.

¡Cómo es posible que estos mafiosos y mafiosas de las “casas grandes” no hayan sido desmantelados de su organización que protegen a capa y espada! Por décadas se han dedicado a esta actividad y no hay autoridad que los rastree y ponga fin a este negocio fraudulento.

En otro sentido, el director de la Lotería Nacional ha declarado la guerra a las “casa grandes”, pero hasta el momento no ha caído ningún pez grande y gordo; no obstante se nota, eso sí, el atropello despiadado a los billeteros, puro pueblo.   El presidente Martinelli debe tomar cartas en el asunto.

<>
Artículo publicado el  21de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

El desamor en la UNACHI

La opinión de….

Elka  Rodríguez

Las etapas por las cuales ha pasado la UNACHI desde su separación de la Universidad de Panamá (UP) no han sido fáciles, pero con amor y cariño hemos avanzado.   Son más de cinco décadas, iniciando con cursos de verano en el año 1951, luego en 1958 se convierte en extensión universitaria, en 1969 se cambia a centro regional universitario y en 1995 se transforma en Universidad Autónoma de Chiriquí; y desde siempre ha sido timbre de orgullo para todos los chiricanos. Ella es la respuesta a las crecientes necesidades en el campo de la educación superior que la acredita como la primera universidad estatal en la región occidental del país.

Como saetas afiladas y mal intencionadas, han sido las declaraciones emitidas por el rector Héctor Requena en el diario La Prensa, en su edición del 26 de abril de 2010, en donde testifica de que “no ha podido lograr que los universitarios sientan amor por su alma mater…de que es un organismo que necesita del cariño de su propia gente para crecer y superarse y de que son muchos años de desamor”. Esta apariencia que percibe el rector contrasta con la realidad, puesto que la UNACHI ocupa un sitial de honor y nunca se ha detenido en su misión de formar profesionales idóneos en casi todas las áreas del saber humano.

El juramento universitario habla de la solidaridad humana y de la tolerancia frente a la diversidad de ideas y criterios, y el primer desamor que sufrió la UNACHI fue el despido, ordenado por el rector Requena, de más de medio centenar de administrativos, entre los cuales había damas que gozaban del fuero maternal.

Deseos desordenados y mundanos de persecución y envidia, empujaron a más de 19 profesores a demandar a 37 colegas que tienen solvencia académica para despojarlos de su tiempo completo. A esta falta de amor y cariño es a la que debe referirse el rector y tratar de eliminar toda mancha de división y contienda que ha producido este hecho que hace sentir la opresión a 37 profesores quienes vienen sufriendo desde el año 2008, los estragos emocionales y económicos de una persecución cruel e inhumana.

Le decimos al rector que para dirigir una institución como la UNACHI, hay que pedirle sabiduría a Dios, quien la da abundantemente y sin medida, porque cuando cambiamos de actitud, alcanzamos la altitud.

<>
Artículo publicado el 1 de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Continúa persecución en la UNACHI


La opinión de…..

..

ELKA RODRÍGUEZ

Treinta y siete profesores con solvencia académica de la UNACHI están atravesando un verdadero infierno y desde el año 2008, vienen sufriendo los estragos de una demanda devoradora, producto del régimen de terror y persecución que se vive en esta universidad estatal que debería ser ejemplo en cuanto a la defensa de la verdad, la paz, la unidad y los derechos humanos y no un centro de educación superior afectado por el flagelo del favoritismo, acoso, corrupción, falta de transparencia e irregularidades.

La demanda que intenta eliminar a 37 docentes de tiempo completo, ha sido comandada por la esposa del rector y otros que han sido premiados con posiciones jugosas; directora de recursos humanos, directora de currículo, directora de relaciones internacionales, entre otros. Para sustentar las demandas, se han valido de un informe de auditoría interna de la UNACHI, preparado por ellos mismos, que está plagado de inconsistencias y mentiras. Es decir, son juez y parte; nunca se ha demandado ningún tiempo completo.

Este informe brujo y mal intencionado asevera, entre otros aspectos, que no había disponibilidad de horas en el departamento, cuando se ha venido trabajando en cursos con matrícula por semestre de casi 60 estudiantes, han inventado que el docente tiene horario en la universidad tecnológica, cuando jamás ha trabajado en esa universidad, han inventado que el docente no renuncio al cargo administrativo dentro de la UNACHI, cuando hace más de 13 años no ejerce ninguna posición administrativa en la universidad; que los expedientes de los 37 no estaban completos, cuando alguien de la administración Requena, se encargó de sustraer documentos de estos expedientes para torcer la verdad y hacer daño, también se han negado y han mostrado negligencia ante solicitudes de documentación, faltando a la Ley de Transparencia.

Para hacer justicia, tendríamos que preguntarle al rector ¿cómo consiguió él su tiempo completo? es el primero que hay que demandar, ya que en una reunión donde estaban presentes 25 de los 37 demandados, reconoció que le “habían regalado su tiempo completo” “que él no lo pidió” y “que se lo dieron de a dedo”.

Honorables magistrados: solicitamos respetuosamente tengan presente la máxima que en derecho señala que “la justicia consiste en no arrebatarle al hombre lo que es suyo”. Hagan, pues, justicia.

<>

Artículo publicado el  29  de junio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

El domingo es día de descanso

La opinión de….

ELKA RODRÍGUEZ


Cuando abre el entendimiento se deja de perder el tiempo en algo que ya está hecho, y cambiar el domingo día de descanso del trabajador panameño, es retroceder en la paz. Nos preguntamos ¿qué brujería cayó en la razón de quienes deben ser los encargados de defender los derechos y conquistas de los trabajadores? La ministra de trabajo, Alma Cortés, está demostrando poca experiencia, falta de sensibilidad humana y ausencia de decisiones más sabias.

Le recomendamos leer la Biblia y aprender en el Libro de Génesis, el mandato de Dios respecto al séptimo día. Él lo declaró día de descanso, es sagrado porque ese día Dios descansó de todo su trabajo de la creación. Es una ley Bíblica que no debe ser violada ni alterada por intereses mal intencionados y comerciales y es que un asunto como eliminar el día de descanso dominical del trabajador, es una total ñamería, sin fundamento alguno.

El gobierno, a través de la Ministra de Trabajo, debe cambiar ese argumento porque es una señal de alerta, de alarma que va en contra, hasta de la voluntad de Dios y crea confusión. Nuestro país no necesita ese cambio, lo que sí requiere es una invasión de gente inteligente, sabia, justa, experimentada que sepa gobernar y que atienda, en primer lugar, las necesidades del pueblo.

Este pueblo ingenuo, se dejó acosar por el exceso de informaciones, imágenes y palabras, fueron inacabables las descargas de mensajes transmitidos en todos los medios masivos de comunicación garantizando el cambio. Pero es lo contrario, juegan con la miseria humana del obrero, el campesino, los estudiantes, el trabajador y la gente humilde de los patios limosos, los más necesitados y también con la clase media profesional. El pueblo está sufriendo tiempo de dolores de parto, cada día recibe mazazos en su estómago, en su bolsillo y en sus conquistas laborales.

Faraón fue un gobernante cruel y déspota que mantuvo en la esclavitud al pueblo de Israel, y Dios le mandó toda clase de plagas para que recapacitara; plagas de mosquitos, ranas, oscuridad, llagas, langostas, granizo y plagas en el ganado, y, por último, la muerte de los hijos mayores de cada familia egipcia, incluyendo a su hijo mayor que ocupaba el trono. Y hubo gritos de dolor en todo Egipto y no había una sola casa donde no hubiera algún muerto. La testarudez y locura del faraón le costó la vida a miles de personas inocentes.

Que el ejemplo de Faraón sea un vivo ejemplo para no abusar del poder, la fuerza y el atropello; estas acciones pueden provocar la ira de Dios que todo lo ve y lo sabe. Es hora que los altos funcionarios del Estado, rectifiquen y no se metan con el domingo, tal cual lo manda el Ser Supremo.

<>

Artículo publicado el  6 de junio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Represión a la prensa

La opinión de….

ELKA RODRÍGUEZ


En este mundo hay corrupción y maldad donde debería haber justicia y rectitud,  y es que los periodistas en Panamá se han convertido en el blanco de ataques, arrestos, condenas, persecución, amenazas, agresiones y ofensas, al tratar de realizar su trabajo.   Una labor digna de aplausos, ellos salen diariamente en la búsqueda de los hechos e historias que hablan de la pobreza, las injusticias la corrupción y la opresión a los más débiles; como también anuncian las buenas obras.

Es una vida de entrega, sacrificios y perseverancia. Son seres con sentimientos que se sumergen en su quehacer periodístico y que llevan por dentro la generosidad y nobleza para servirle a la comunidad a la cual se deben y no merecen ser castigados de manera cruel e inhumana como está ocurriendo en nuestro país, en donde el abuso del poder y la fuerza por agentes de la Policía Nacional, están deteriorando la libertad de prensa y socavando la democracia. Estas malas acciones nos suman a la lista de naciones en donde la profesión periodística es una de las más sangrientas, arriesgadas y peligrosas.

La sociedad en general, no debe guardar silencio ante el sinnúmero de atropellos y agresiones que sufren los profesionales de la información. Esta actitud lo que hace es fortalecer la inseguridad que viven en su diario y duro bregar, porque la abstención de hablar también propicia el triunfo del crimen de la violación de los derechos humanos y del trabajo. Los profesionales de este país debemos mirarnos en ese espejo, porque hoy la cacería es contra los periodistas, pero mañana puede ser contra cualquiera de nosotros.

Aquí hay una contradicción tremenda, puesto que no trabajar es una maldición; pero trabajar de forma honrada, esforzada y bajo circunstancias difíciles, también es un delito en Panamá.

Por otro lado, existe un hostigamiento por parte del gobierno, una obsesión en contra de los comunicadores sociales y de los medios de comunicación, porque muchas de las agresiones que sufren los periodistas panameños provienen de altos funcionarios que trabajan para el Estado, y que se olvidan que son figuras públicas y que sus actuaciones generan noticias, buenas o malas.   Por lo tanto, la agresión pusilánime y despiadada a camarógrafos y fotógrafos es una acción grave que atenta contra la convivencia pacífica en este país, porque la violencia tiene muchos rostros.

Estos hechos son delicados y peligrosos cuando se anda buscando la ocasión y hay historias que pueden repetirse. Adolfo Hitler, ignoraba los derechos ciudadanos y las normas jurídicas y sus colaboradores cercanos lo celebraban con júbilo y le otorgaron amplísimos poderes para que tuvieran el control absoluto y lo convirtieron en un paranoico, inestable emocionalmente y masacrador de millones de personas. Que el Dios Todopoderoso nos cubra con su preciosa y poderosa sangre divina. A Él sea la Gloria.

<>

Artículo publicado el  17  de mayo de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Persecución y Semana Santa

La opinión de ….

.

ELKA RODRÍGUEZ

La persecución es un instrumento satánico, tan viejo como la humanidad y ha sido utilizado en todas las épocas por los que han ostentado el poder. Jesús de Nazaret y sus discípulos fueron víctimas de la persecución por parte de los sacerdotes Anás y Caifás y los líderes de los judíos, quienes lo acosaron implacablemente hasta capturarlo y darle muerte. El Cristo de la Gloria, durante el camino hacia el Gólgota, sufrió toda clase de golpes y burlas inimaginables por parte de sus verdugos; pero triunfó en la cruz resucitando al tercer día.

Hoy los tiempos no han cambiado mucho. Si hay algo en esta vida que crea inestabilidad, miedo y preocupación es el hecho de que podamos perder nuestro trabajo, familia y libertad. Y existe una persecución atroz e inhumana en la Universidad Autónoma de Chiriquí, donde 37 profesores han sido demandados ante la Corte Suprema de Justicia para quitarles su tiempo completo y ser entregados a otros por amiguismos. Esta persecución se da por parte de la esposa del rector Carmen C. de Requena, el subsecretario general, Gustavo González A.; la directora de currículum, Carmen Sanjur Adames; la directora de recursos humanos, Celedonia S. de Batista; la directora de asuntos internacionales, Ilka Estribí, entre otros que suman 19 docentes, cuya petición atenta contra el trabajo de sus colegas. Las autoridades de la UNACHI están distraídas con el gigante de la persecución en vez de jugar el papel que les corresponde de la unidad universitaria.

Esta acción hace sentir en la UNACHI el azote del león y los Goliat de la crueldad, malos espíritus que se gozan aprisionando en las cuerdas de la aflicción a su prójimo. La mayoría fue engañada y está decepcionada, porque cuando todos creíamos que eran pacificadores, sensitivos, justos y verdaderos agentes de cambios, resultó que han utilizado todo su poder, capacidad y creatividad para producir un ambiente hostil, un estado de guerra, confrontación, odios y división entre la familia universitaria.

Dios hace podrir la soberbia, y su castigo viene del cielo sobre toda esa gente injusta y perseguidora que ha provocado toda clase de desorden a muchas familias panameñas. Nadie le gana a Dios, y nada es eterno en esta vida. Pero cuando Él pone a personas importantes en su viña es para que den buenos frutos, de lo contrario, los secará, tal como lo hizo con la higuera, y serán avergonzados cual ladrón cuando lo descubren.

Que la Semana Santa sea tiempo de reflexión y arrepentimiento para que los antojos del corazón de algunos no sirvan de obsequio a las injusticias y persecución; y nos agarremos del extraordinario ejemplo que nos dio el Maestro Jesús en su vida, en la Cruz del Calvario, en su muerte tan dolorosa, en el perdón y en su amor inexplicable.   Sólo así tendremos una UNACHI justa y próspera.

<>

Publicado el 26 de marzo de 2010 en el diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.