Los perros ladran…

.
Los perros ladran…

.
Guillermo García Rivas
.
A palabras necias, oídos sordos, es lo que aconseja el sentido común y la prudencia. Ahora bien, hay ocasiones en las cuales no nos podemos hacer de la vista gorda y debemos pronunciarnos e incluso reaccionar respecto a actuaciones que mancillan nuestro honor y honra. Este es el caso de los comentarios desacertados, fuera de lugar, calumniosos, injuriosos y totalmente descomedidos vertidos por el doctor Arturo Brizio Carter, los cuales no hicieron otra cosa que despertar ese nacionalismo dormido; pero no muerto, que transita por las venas de cada uno de los que tenemos como patria a Panamá. Pues bien, este ex árbitro FIFA, como es conocido, vox populi, señaló producto de la acciones dadas luego de finalizado el juego de fútbol entre Estados Unidos y Panamá, en los cuartos de final de la Copa Oro, que el equipo de Panamá “Es un equipo indisciplinado y provocador. Es más, este mismo personaje señaló posteriormente en una columna del Diario EL Milenio de México que los jugadores panameños juegan “peor que Caín borracho”. Ante semejantes ataques en contra de nuestra selección, la Federación de Fútbol de Panamá envía una nota de protesta en la cual le solicitó al doctor Brizio que pidiese disculpas a los jugadores de la selección panameña. Sin embargo, lejos de disculparse, el mismo se reitera en sus comentarios.

Lo anterior no debe asombrarnos, hay personas cuya prepotencia y arrogancia no les permite aceptar sus errores y tratan de justificar lo injustificable, obtusos que desconectan su boca del cerebro.

Perdón, será una palabra que no saldrá de la boca de este señor y si por azares del destino se dignase a pedir perdón, hará lo que su compatriota “El Vasco Aguirre”, quien luego de agredir a Ricardo Phillips, jugador panameño, en el juego México vs- Panamá, pidió perdón a sus jugadores y a su pueblo mexicano. Quisiéramos saber si el Dr. Brizio en esa ocasión llamó delincuente a Aguirre o a sus compatriotas que desde la gradería lanzaban toda clase de objetos a los jugadores panameños, cubiertos bajo el anonimato de esas máscaras de lucha libre que usan, la cual cubre sus caras, empero deja al descubierto su gran incultura.

Debemos recordarle al Dr. Brizio, que en Panamá somos un pueblo culto, respetuoso y que hemos visto en el pueblo mexicano un país hermano. Somos una nación de menos de cuatro millones de habitantes. Sin embargo, y pese a nuestras carencias económicas, este terruño ha visto nacer, por ejemplo, quien dio el primer campeón mundial en toda Latinoamérica, Alfonso Teófilo Brown, al más grande boxeador latinoamericano, Roberto Durán, al jinete de más montas ganadas a nivel mundial, Laffit Pincay Jr., al lanzador latinoamericano con más juegos salvados en el béisbol de las Grandes Ligas, Mariano Rivera, entre otras grandes glorias.

Dos décadas atrás un juego entre México contra Panamá, era de resultado previsible y las apuestas no se circunscribían a quién ganaba, sino cuántos goles nos haría México, hoy la realidad es otra. El director de cine, el estadunidense Orson Welles, en la adaptación del Quijote señaló “Los perros ladran, Sancho, señal de que avanzamos”.

<>

Publicado el 25 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor del artículo, todo el credito que les corresponde.

Anuncios