La carencia de una política bananera

La opinión de….

Álvaro Muñoz Fuentes


El problema de Coosemupar, R.L. no se soluciona con lo que se ha expuesto, que es nada menos que quitarle la cooperativa a miles de panameños que son socios trabajadores que tienen derecho a ser empresarios exitosos como cualquier otro empresario, pero que no se le ha dado la oportunidad de serlo.

Tampoco se debe solucionar el problema de Coosemupar, R.L. al margen de lo que debe ser el establecimiento de una política bananera nacional, porque los problemas de Coosemupar, R.L. no están aislados de los problemas que sufre un buen número de empresas bananeras nacionales, que han estado sometidas al monopolio de una sola empresa compradora de fruta.

Si bien a Coosemupar, R.L. la empresa más grande de producción y comercialización del país (Chiquita Internacional) le pagaba un precio inferior por caja de banano de B/.1.76, por lo cual perdió 45 millones de balboas en casi cinco años, no es menos cierto que el precio que le paga a los productores nacionales es inferior al que se le paga a los productores de Costa Rica, cosa que amenaza al resto de los productores nacionales de banano de Panamá.

El Gobierno debe no solo ayudar a levantar a Coosemupar, R.L., sino también a crear una política bananera nacional que ayude a que los productores nacionales de banano no sucumban ante el control monopólico del que son objeto.   Los empleos que genera la actividad bananera no pueden ser tomados como hasta ahora, pues en base a una política bananera bien definida, hoy Costa Rica exporta más de 100 millones de cajas de banano y tiene más de 40 mil trabajadores en la actividad bananera.

Costa Rica ha protegido a los productores bananeros nacionales con un precio de salida de la caja de banano, porque las comercializadoras tienen un poder de negociación y de imponer los precios como ha ocurrido en Panamá, que los productores no están a la altura de enfrentar a una poderosa comercializadora.

El Gobierno Nacional ha planteado un diálogo nacional para enfrentar diversos problemas, pues este de la producción bananera es de tal importancia, que el Gobierno debe enfrentarlo con seriedad y que no quede, que es en este gobierno, que miles de trabajadores han perdido el derecho a ser empresarios.

Debido a la falta de una política bananera y a la corrupción gubernamental del pasado, cuya factura se la pasan a los trabajadores socios de Coosemupar, R.L., sin ser culpables de los problemas que afronta la cooperativa, que pretenden cerrar en perjuicio de miles de productores que son socios y trabajadores a la vez.

<>

Artículo publicado el 19 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Anuncios