Democracia mancillada

La opinión del Periodista y Productor de TV…

JOSÉ  MIGUEL  GUERRA
jmguerra@cableonda.net

Más que perder la cabeza, los custodios y policías del Centro de Menores de Tocumen perdieron la humanidad, hoy la patria está de luto. Toda muerte es lamentable y más cuando un grupo de sanguinarios fueron los que tomaron la decisión de cómo hacer justicia sin estar autorizados para ello.

¿Cómo se le hace entender a los policías que ellos no son autoridades, que son agentes que reciben órdenes y que solo pueden hacer los que las leyes le permiten? En eso se basa el trabajo policial. Resulta inútil tener academias de policía de tropa o de oficiales, si no entienden que esto es su razón de ser. Éste periodo presidencial pasará a la historia como el más represivo, tal vez más represivo que el de la dictadura, la única diferencia entre el periodo de la dictadura y éste es una menor cantidad de muertos (hasta ahora), pero, en esencia, es más represivo que el noriegato.

Por todos lados vemos cómo sargentos, agentes, oficiales, etc. hacen lo que les da la gana, retienen ciudadanos sin órdenes, aplican el pele-pólice sin una ley u orden que lo ampare, los casos contra los periodistas son interminables, en fin esta dictadura disimulada parece ir creciendo.

¿Y dónde están los que hace un mes estaban horrorizados por el escándalo en el Ministerio Público?, poco o nada han dicho, la Cámara de Comercio, el CoNEP, los defensores de los valores cívicos y morales, la conferencia episcopal y tantos otros que han pasado agachados y no se han manifestado abiertamente en contra de la masacre del 9-1-2011.

Los empresarios están más pendiente de sus ganancias y luchando unidos contra el pago de los impuestos municipales, los otros, si los ven, me los saludan.

Esto me recuerda muy bien los años de la dictadura, cuando los acaudalados y los nuevos ricos hacían billete con los dictadores de turno y nada pasaba en Panamá, solo fue cuando un loco como Noriega se salió del circulo que comenzaron a protestar, pero, cuando estaban haciendo billete de verdad todos miraron para otro lado.

Un ejemplo que les puedo contar es el del fraude electoral de 1984, se reprimió y se robaron las actas de la sede de la ADO en el teatro Metro, cinco años después, ya cuando había pasado la invasión, fue que los antiguos socios de Noriega pasaron las imágenes de ese hecho, pero, en 1984 todos asistieron a la toma de posesión de ‘Fraudito’ y no les importó con el fraude.

Hoy, nadie pregunta por qué la Policía solo invierte en armas letales, cuando en todas partes del mundo los policías están tratando de usar los equipos no letales; a nadie le importa con las retenciones arbitrarias de fin de semana, donde la policía dice que capturaron a presuntos delincuentes el viernes a las 6 de la tarde, los muestran por televisión y el lunes cuando se cumplen las 24 horas los dejan libres sin una explicación.

¿Hasta dónde vamos a llegar con estas amenazas a periodistas, a la gente que hace opinión, etc.?

Estamos constantemente presionados, los que trabajan para un medio, no se atreven ni a subir la cabeza; los que hacemos opinión, ya la mayoría no tenemos medios convencionales donde expresarnos; los dirigentes gremiales, ante la debilidad de ellos mismos, han quedado oprimidos tratando de que no los despidan y preservando su sustento económico.

Esto es una lucha que en democracia jamás habíamos visto, ¿cuál es nuestro futuro, el de nuestro país, será que no se podrá decir nada que disguste a los gobernantes, algún asesor habrá dicho que ese es el mejor estado para gobernar?

Qué triste realidad la que nos tocó vivir, si fuese esa la postura oficial, y qué vergüenza para los que han preferido pasar agachados.

 

Este artículo se publicó el  12  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Mal le paga el diablo a quien bien le sirve

La opinión del periodista….

 

JOSÉ  MIGUEL  GUERRA
jmguerra@cableonda.net

Desde su llegada al poder el Presidente de la República ha basado parte de su estrategia seguridad ciudadana en subir la moral de los uniformados, dándoles mejores condiciones de trabajo, indultos por crímenes cometidos (que están demandados en la corte suprema por inconstitucionalidad), aumentos salariales, etc. como director de la policía nacional se puso a un hombre de la confianza del mandatario, el jefe de seguridad de su cadena de supermercado, un sargento mejorado quien fue dado de baja deshonrosa, así pues en la PN se inició una nueva etapa ‘la venganza de los caídos’  hasta pareciera un título cinematográfico.

Esta película de horror no ha tenido pausa, cada día un nuevo escándalo sacude a ésta institución, sino es por la compra directa declarada no ilegal pero que se detuvo de 8 millones en pistolas, el cambio de uniforme sin que se sepan mayores detalles de las compras,   promociones y ascensos a personas que no reúnen el tiempo o la preparación, forzosas jubilaciones, el uso sin autorización legal del Pele-Police, hasta la inexplicable no compra de armas no letales, entre muchas otras.

Así pues vendiendo la idea del terror y que por eso es necesario que la PN se arme y se le indulte, la casa de gobierno ha apostado a resolver lo que no pudo dar la patria nueva   ‘más seguridad’, pero que ha traído consigo el estar de favoritos del presidente?    Dirían algunos ‘la mona aunque la vistas de seda, mona se queda’, es decir dale poder al que no lo sabe usar y tendrás acciones como las de los cientos de personas heridas con perdigones de Bocas del Toro, arrestos arbitrarios a más de 500 obreros, retenciones inconstitucionales, constantes violaciones a los derechos humanos, etc.

Dentro de los logros de la PN están las inmensas cantidades de droga que se capturan pero no logran detener a nadie por esos ilícitos, etc.. A pesar de todos lo que se les ha dado del dinero del pueblo, los policías aún piensan que le hacen un favor al pueblo, no se ha medido si la coimiadera ha bajado, si son más respetuosos, etc.

Lo que sí se ha medido es que, no tienen ningún respeto por la vida humana, que son insensibles ante el sufrimiento, que su ansia de poder esta a flor de piel, que no les importa un comino con la vida, honra y bienes, que ellos son los que mandan y punto.

Es decir ‘dale el meñique y te tomaran el cuerpo entero’, estos gorilas que sin razonar pueden disparar perdigones, lanzar bombas de gas lacrimógeno, ver el fuego arder, sentir el olor de la carne humana quemarse y aún así festejan y se divierten, esa es la fuerza pública que nos cuida?

Algunos burdos lumpen han tratado de decir que los jóvenes quemados no son angelitos, que quieren decir con esto?  que la inquisición fue buena?  que quemar a la gente viva es bueno?  que un par de gorilas deciden quien vive o muere?   que violar los derechos humanos en algunos casos es bueno y en otros es malo, que la justicia se debe aplicar por conveniencia?

Espero que la gente con sentido común, humanidad y verdadero espíritu de creyente le repugne este tipo de casos y que se ponga un hasta aquí a estos diablos ahora con uniforme azul.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 16  de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Sin que haya sido condenado

La opinión del Periodista….

 

JOSÉ  MIGUEL  GUERRA
jmguerravideo@gmail.com

Nuestra Constitución es clara, nadie que haya sido condenado por delito doloso puede ocupar cargos en la administración de justicia, así queda explícitamente documentado en artículo 205 de nuestra Carta Magna.

Hoy, vemos cómo el fiscal José Eduardo Ayú Prado es designado por el Ejecutivo para el cargo de procurador general de la Nación, el fiscal Ayú Prado puede decirse que es un hombre institucional, pues, gran parte de su carrera o casi toda la ha realizado en el Ministerio Público, supongo que en los mandos inferiores hasta llegar a fiscal en la provincia de Colón, de donde es oriundo.

Eso pareciera que es el sueño de todo servidor público, ir escalando y llegar a posiciones por mérito y estudio.    Sin embargo, éste no es el país de la maravillas y Alicia no está por ningún lado,   el fiscal Ayú Prado ha dejando en algunas de sus ejecutorias un legado de maldad y malas prácticas, que llegan a ser tan delincuenciales como las de los criminales que supuestamente juró perseguir.

A nuestro país le costó una condena internacional por violación de los derechos humanos; es decir, que el fiscal Ayú Prado ya es un convicto por crimen de lesa Humanidad como son los crímenes contra los seres humanos. Además, en nuestro patio son muchas las historias de cómo inventan pruebas, mantienen detenidas por largos periodos a personas que el día la audiencia ante los juzgadores recobran su libertad por la falta de pruebas o méritos que las inculpen los hechos perseguidos; en fin, de no ser responsables de las acusaciones que les formuló el hoy aspirante a procurador general.

¿Cuánto le costaron todos estos desaciertos al pueblo panameño? Jamás éste señor ni los otros fiscales han dicho cuánto cuesta instruir un expediente y que al final no resulte en nada, jamás han rendido cuentas al pueblo, nunca han dado una disculpa pública por estos abusos contra los ciudadanos y solo meten preso a los hijos de la cocinera.

Este señor nunca ha dicho cuánto ha pagado por publicar noticias de esas cajas menudas que tienen los fiscales y de las que no rinden cuenta a nadie, a qué medios, violando la reserva del sumario, les ha entregado copia de los expedientes que maneja para que hagan públicas las versiones que le convienen.

Pero la nefasta actuación de éste fiscal no solo tiene que ver con casos de falsedad de pruebas o no tener elementos probatorios, este fiscal en especial es un perseguidor de periodistas, sin el menor reparo el señor ha mandado a allanar residencias sin que exista un solo elemento para ello, se ha llevado equipos de las casas que jamás ha devuelto, no existen documentos que digan dónde los ha metido o si están en custodia y cuál fue la causa para apropiarse de ellos.

Estas prácticas, que parecen gansteriles, del fiscal Ayú Prado, son las que se podría decir que le agradan al Ejecutivo, pues, con ésta designación de un violador de derechos humanos, un perseguidor de periodistas, un presunto manipulador de expedientes, una persona que pareciera ser un desalmado que no le ha importado mantener detenido en nuestro dantesco sistema penitenciario a hombres y mujeres inocentes solo porque a él le da la gana, flaco favor le hace ésta administración al pueblo panameño al designar a un funcionario que ha demostrado no tener principios morales ni éticos para ocupar el cargo de procurador general, y que al final es un convicto que le ha costado a nuestro país una condena internacional.

 

*

<> Este artículo se publicó el  31 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Periodismo… en amenaza latente

La opinión del Candidato a Presidente del Colegio Nacional de Periodistas con la nómina Independencia e Institucionalidad….

JOSÉ MIGUEL GUERRA

De un tiempo para acá la profesión de periodista ha retrocedido en el tiempo, pues, se ha convertido en un eslabón vulnerable dentro de la sociedad.   En este inicio del nuevo milenio el periodista ha pasado a ser más noticia que recolector de la misma.

Los conflictos bélicos en Medio Oriente, las guerras de los carteles de la droga, los regímenes totalitarios o autocráticos siempre han tomado como primera víctima a los periodistas. Asesinatos, secuestros, intimidación, desapariciones, etc., son las herramientas que se usan para tratar de que nos se difundan los hechos.

Nuestro país no escapa a esos abusos de los derechos humanos desde entes privados, que, a través de sus voceros, dicen que ‘todos’ los periodistas de un medios son coimeros, hasta los llamados a respetar y cumplir la Constitución y leyes de este país, es decir, los funcionarios públicos.

La administración de turno en el Órgano Ejecutivo inició su gestión sumando a sus filas a diversos colegas en su mayoría de medios televisivos, para que se encargaran de la divulgación de su gestión, algunos con algo de experiencia en dirigir oficinas, otros no, la gran mayoría no tiene idea de lo que es la administración pública.

Para colmo de males, el encargado principal de la coordinación de toda la divulgación es una persona neófita en el manejo de prensa y quien ha encabezado el aparato represor en contra de los periodistas.

Desde mi punto de vista (y puedo estar totalmente equivocados), la publicidad estatal es usada igual que lo hicieron otras administraciones gubernamentales, a su discreción, premiando a sus seguidores y castigando a los que no estén de acuerdo con lo que hace o haga el gobierno. Pero esta administración llevó la consecución de publicidad un paso más allá y así lo señaló el presidente ‘no sé por qué critican las compras directas, si ellos no dijeron nada cuando se le contrató un millón de dólares en publicidad sin licitación’. La idea original es buena, tratar de contratar directo con medios, buscando mayores descuentos y difusión de los avisos gubernamentales; sin embargo, todo quedó prostituido al ser emitido ese comentario presidencial, que lo que busca es casar el pago por silencio o protección en los medios.

Pero no todo ha sido por plata contra los periodistas —que somos unos ‘coimeros’, según lo dijo el ministro en ese entonces de Gobierno y Justicia—, los calificativos van acompañados por amenazas como ‘tú también tienes mamá’, demandas que no proceden de calumnia e injuria, otras frases como: ‘¿qué te estás fumando?’, ‘son unos bochinchosos’, ‘desinformadores’ y lamentablemente ya se pasó de las amenazas verbales a las retenciones, vejaciones y la aplicación selectiva del pele-police, otras acciones intimidatorias son las llamadas a los directivos de medios, citas a reunión en el palacio de gobierno, llamadas en medio de programas para refutar informaciones, despidos de periodistas de los medios estatales por publicar noticias verdaderas, etc.

Toda esta estrategia de guerra contra los periodistas la estamos viviendo aquí en Panamá. Mientras los colegas de Colombia, Venezuela, México (por mencionar algunos) están dando sus vidas por difundir los hechos que genera la violencia que viven estas sociedades, acá se está tratando de llegar a lo mismo usando, por ahora, otros medios, pero que buscan el mismo fin, conculcar el libre ejercicio de la profesión de periodista.

*<>Artículo publicado el  5  de septiembre  de 2010 en el en el diario  La Estrella de Panamá   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Vienen las elecciones del CONAPE

La opinión del Candidato a Presidente del CONAPE  con la nómina Independencia e Institucionalidad….

JOSÉ MIGUEL GUERRA

Preguntó un colega: ‘¿Sinceramente, para qué sirve ese gremio?’, refiriéndose al Colegio de Periodistas. Hoy, que aspiro a dirigir este gremio, creo que es mi deber indicarle que además de encabezar luchas del pasado, como la despenalización parcial de la calumnia y la injuria, enfrentar los ataques que hacen funcionarios públicos y privados contra periodistas, el CONAPE tiene en estos momentos una oportunidad de salvaguardar los intereses de sus agremiados, luchar por el respeto al libre ejercicio de la profesión y velar por el pleno desarrollo de la libertad de expresión en nuestro país.

En el caso particular del CONAPE para defender el libre ejercicio de la profesión de periodista, la libertad de expresión y de la libre empresa periodística. Generar espacios de debate, reforzar la independencia del periodista, procurar su crecimiento personal, generar actividades que le suplan sus necesidades profesionales y sociales en alguna medida y… la lista es larga.

El CONAPE, es un gremio que aglutina a la mayor cantidad de periodistas, fotógrafos y camarógrafos del país. Más de 400 miembros, pero el origen de la pregunta está quizás en todo lo que no se ha hecho.

Nosotros nos hicimos esa pregunta y encontramos que el CONAPE no tiene sede, nadie conoce su dirección electrónica, no hay a la mano una base de datos sobre colegas y sus especialidades. Es decir, carece de casi todo. Como gremio el CONAPE ha perdido mucho terreno frente a sus miembros y a la sociedad, pues, dejó de ‘servir para algo’.

Así, en respuesta a la pregunta original, entendimos que llegó la hora de empezar a brindar respuestas y no solo hacer preguntas. Ese es nuestro norte, ponderar las cosas que realmente son las que afectan a los periodistas, tener organismos que funcionen. Un comité de defensa de los periodistas, un equipo legal que pueda asesorar a los colegas frente al manejo de información, riesgos judiciales y relaciones laborales, una constante y efectiva capacitación.   Elevar el perfil de la organización de forma que cuando se convoque a seminarios y talleres los directores de medios se sientan confiados en los resultados y le permitan a los periodistas acudir.

Nuestra nómina, que tiene como postulados la Independencia y la Institucionalidad, quiere hacer honor a esos principios y no estamos con gobiernos, partidos políticos o empresas, sino que somos un gremio de, por y para los periodistas y esos son los intereses que nos mueven.

Es nuestro afán crear un CONAPE que sea institucionalmente estable, que no se convierta en un colegio de bolsillo, sino que sea un gremio representativo con instituciones que funcionen dentro del mismo.

Nuestra postura no es a favor o en contra de nadie ni de gobierno, oposición, empresa privada, etc. nuestra posición es a favor de nuestros agremiados y el gremio. Espero y parafraseando a John Kennedy, ‘no preguntes qué hace el CONAPE por ti, sino qué haces tú por el CONAPE’.

<>

Este artículo fue publicado el  24 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Debemos saber la verdad

La opinión del Periodista….

JOSÉ  MIGUEL  GUERRA

Como periodista y estudiante universitario me tocó vivir la crisis de finales de los ochenta, cuando la feroz dictadura militar de Manuel Antonio Noriega decidia quién vivía o moría en Panamá. Las famosas represiones del Viernes negro, asalto a la Universidad de Panamá y muchas otras han quedado pequeñas con la brutal represión a punta de perdigones que ha hecho la supuesta policía civil de Panamá.

Más de 190 personas han sido afectadas por perdigones en los ojos, otras tantas han perdido el bazo, riñones y otros órganos vitales, la conclusión de muchos expertos ha sido que los disparos hechos por los policías fueron hacia la cara y a causar el mayor daño posible.

Esta es la fecha y aún no se ha escuchado al Ministerio Público que de oficio inicie una investigación de quién dio la orden, cuál es la cifra real de muertos, cuántos son los heridos, en fin que le diga al pueblo que se está haciendo algo para reprimir este ataque contra los seres humanos.

Debemos recordar que los crímenes contra la Humanidad no prescriben y que ya sea el procurador encargado o el que le siga las investigaciones y las posibles sanciones a los violadores de los derechos humanos serán perseguidas.

Muchos policías solo dicen que actuaron siguiendo órdenes superiores, pero hasta ahora no se sabe quién es ese superior. Por el bien de nuestra democracia, se debe saber la verdad de la barbarie cometida contra los hermanos bocatoreños y mandar el ejemplo que la obediencia debida no los exime de responsabilidad.

<>

Este artículo fue publicado el  16 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El gobierno culpa a los medios del bajón

La opinión del periodista……

.

JOSÉ  MIGUEL  GUERRA

La percepción popular no es un asunto que se mide por la línea editorial de los noticieros o por la inversión publicitaria. El creciente descenso en la popularidad que se muestra en las encuestas hacia la gestión de Ricardo Martinelli, no es producto de que los medios y los periodistas le hayan hecho ninguna campaña, pareciera ser producto del descontento colectivo por la aparente falta de solución de los temas, sobre los cuales los panameños esperamos que el ciudadano presidente cumpla sus promesas.

Los medios no han dado ninguna noticia falsa.   Las noticias publicadas y que tal vez están minando el respaldo popular al presidente son, p. ej.: el escándalo del FIS, aumento del 5 al 7%, la criminalidad sin control, la contratación directa de la empresa de bordados de la hermana del presidente, las otras contrataciones directas, los viajes, lo mal vestido en misión oficial, la percepción de que está tomando el control de todos los órganos del Estado, etc.

Los medios y los periodistas no estamos para hacerle relaciones públicas al gobierno, tenemos el sagrado deber de informar los hechos, velar por la transparencia y el cumplimiento de las promesas de los gobernantes, incluyendo aquella que dice “ obedecer la Constitución y las leyes de la República ”, nadie está por encima de la Ley. Nuestra Constitución establece el régimen de total libertad de expresión y todos los acuerdos de derechos humanos que son Ley de la República así lo ratifican.

Que en la opinión de un ciudadano común los periodistas seamos unos “ cotorros ” y los noticieros de TV de “ pacotilla ” es una opinión muy particular y que cualquier ciudadano puede tener, sin embargo, al ser expresadas por el presidente de la República se convierten en alarmas que llaman la atención de todos los periodistas, de los gremios (aunque ausentes de opinión por el momento) y organismos que velan por la libertad de expresión.

Hoy, una nueva ofensa ha surgido hacia los que hacemos periodismo en Panamá, varios voceros del gobierno se han atrevido a decir que: “ el que el presidente esté bajando en las encuestas es producto de que los medios tomaron represalia contra él por sus declaraciones ”. Ahora resulta, según esa opinión, que los periodistas somos mercenarios de la pluma, que si no dicen lo que queremos bajamos y subimos a la gente en la percepción de los ciudadanos en las encuestas.

Qué pena con estos señores que se la pasaron años haciendo campaña electoral, enseñando encuestas de lo bien que eran vistos, buscando medios para decir cuanta cosa se les ocurriera en contra del gobierno anterior y de “ los políticos de siempre ”, ahora cuando las cosas no van del todo bien, ven a los medios como simples mercenarios y, según ellos, medios y periodistas están obligados a decir todo lo bueno y grande que es el gobierno del cambio, solo porque ellos así lo quieren.

Pues no, eso no es lo que los periodistas comprometidos con la libertad de expresión y el libre ejercicio del periodismo haremos, seguiremos fiscalizando, buscando y publicando todos los hechos que sean noticia, sin compromisos, con total independencia, sin buscar la conveniencia de unos u otros, de una manera ética y eficiente para con la ciudadanía.

<>

Artículo publicado el 13 de febrero de 2010 en el Diario Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.