Día de la Tierra y ciudades verdes

La opinión de la ambientalista…..

l

ESMERALDA NÁJERA

Hoy 22 de abril celebramos el Día de la Tierra, dando pie a la realización de grandes iniciativas en países y naciones, para llevar a los ciudadanos de todo el mundo ejemplos concretos y efectivos sobre el cuidado de la tierra, de cómo remediar los padecimientos provocados por la acción humana y qué medidas tomar para la preservación de sus recursos naturales y el ambiente a fin de garantizar la propia vida.

Cabe destacar la Primera Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, de Tiquipaya, Bolivia.   Esta cumbre aborda aspectos del Cambio Climático como los recientes descubrimientos y el estado en que se encuentran las negociaciones por parte de la comunidad que conforma los EEUU entre otros tópicos no menos relevantes.

También crece el interés por adoptar un comportamiento ético, repleto de valores humanos hacia la Tierra, sus recursos y el ambiente, que haga posible revertir la actual dirección que sigue el cambio climático en el planeta. Para poder superar el actual estado de situación, debe sustituirse el uso de las máquinas generadoras de dióxido de carbono, los aerosoles y aquellos productos que degraden el ambiente y sus elementos naturales. Consideremos la Educación y la Comunicación Ambiental como opciones que se empinan para proveer conocimientos fundamentales y de primer orden sobre la Tierra, el ambiente y sus recursos, todo íntimamente vinculado a la vida misma.

En Panamá, cuyo significado equivale a Tierra verde, el 22 de abril motiva valorarnos como hijos de una madre tierra verde. El ser nación de una tierra verde conlleva emprender con el mejor ánimo y regocijo compromisos que den bases para enrumbar estrategias factibles sobre el ambiente y recursos naturales. Veamos como nuestra realidad ambiental de país pasa por el Canal, su cuenca, zona adyacente y población circunvecina; el Canal, constituye una actividad comercial de prioridad en el desarrollo económico y natural, que tiene un complejo de estructuras creadas por el hombre que armonizan con los procesos naturales que se desarrollan con y para el Canal. La región del Canal se desarrolla atendiendo el concepto de Tierra verde, la cual se convierte en un ejemplo factible de sostenibilidad, que las autoridades públicas pueden asimilar para replicar en áreas geográficas locales y así, mantener vivo el significado de la palabra Panamá. Las áreas geográficas pueden ser espacios públicos, como la denominada “Cinta Costera”, que bordea el litoral de la Ave. Balboa en la ciudad capital y ayuda a mitigar los efectos de la muralla de cemento que se eleva con las nuevas edificaciones (rascacielos).

La Cinta Costera es una propuesta ambiental de sostenibilidad, encaminada a ser modelo de ciudad verde, porque entre otras cosas sirve para: motivar la utilización de su espacio para actividades humanas al aire libre, ello dará sustento a la comprensión del medio natural y el equilibrio que debe mantenerse para disponer de una vida con calidad.

Celebremos los 40 años del Día de la Tierra, hoy 22 de abril, adoptando un desarrollo sostenible al estilo de la tierra verde.


<>

Este artículo se publicó el 22 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Adiós, embajadora

La opinión del  periodista…..

DEMETRIO OLACIREGUI Q.

Tres años es el tiempo promedio de misión para los embajadores de Estados Unidos en Panamá.  Así ocurrió con Linda Watt y William Eaton. Sin embargo, Bárbara Stephenson será trasladada sorpresivamente antes de cumplir dos años como embajadora para no erosionar su carrera diplomática cuando, una vez ausente, la realidad panameña demuestre las consecuencias de sus actuaciones en este país.

Contrario al protagonismo de sus dos antecesores, el desempeño de la embajadora Stephenson fue reservado.   Al llegar a Panamá, cinco meses antes de que George W. Bush abandonara la Casa Blanca, dio continuidad al acento del Pentágono en las relaciones con la región.   De allí su papel en la unificación de la alianza opositora en una fiesta en su residencia con motivo de la asunción del presidente Barack Obama.   La embajadora Stephenson actuó bajo el criterio de que Ricardo Martinelli era el candidato que más convenía a Washington. La embajadora estadounidense también tuvo un rol en el involucramiento de Panamá en la guerra civil de Colombia —una realidad que es ajena al país— con la creación de 11 bases aeronavales en distintos puntos del Pacífico y el Atlántica panameño.   El desborde de los problemas de Colombia, de acuerdo al Pentágono, podría afectar el canal de Panamá y eso preocupa a Estados Unidos. La embajadora Stephenson lo ilustró al analizar recientemente la amenaza del crimen organizado, que en los últimos tres años casi triplicó el número de asesinatos, y su impacto en la sociedad panameña. “El crimen corrompe las instituciones democráticas y judiciales”, resaltó.

Sin duda que la embajadora estadounidense pensó que Martinelli mantendría el acuerdo policial de seguridad, comercio y transporte. Pero lo tiró por la borda con su acento militarista y creó una fisura estratégica en sus relaciones con Estados Unidos. Además la entrada en Panamá del Mossad —el servicio de espionaje exterior de Israel autorizado para asesinatos selectivos— introdujo otro elemento de tensión con Washington. La propuesta estadounidense es que el crimen organizado se combata con asistencia logística, capacitación, información compartida y prevención.  Martinelli ofrece como método la cárcel, el hospital y el cementerio, revive los aparatos de inteligencia y contrata oficiales norieguistas con sus lazos de corrupción y abusos de los derechos humanos.

El reciente pedido del fiscal segundo de Drogas para que se deje sin investigar al colombiano David Murcia, extraditado a Estados Unidos en enero para enfrentar cargos por lavado de dinero producto del narcotráfico, es un nuevo revés para Washington.   La acción buscaría, según el PRD, salvar a altos funcionarios del gobierno de Martinelli y un magistrado de la Corte Suprema de Justicia, quienes habían llegado a arreglos con Murcia.

En su respaldo a Martinelli, la embajadora Stephenson asumió sus propios riesgos. La honestidad y la rectitud moral en las acciones de los líderes políticos, que en una ocasión resaltó como adornos de la personalidad de Abraham Lincoln, carecen de referencia en Martinelli.

La embajadora estadounidense también advirtió sobre los graves trastornos de una sociedad polarizada, y de los peligros del uso arbitrario del poder cuando se apela a la venganza y se recurre al premio o el castigo para fustigar a los enemigos políticos.   Lincoln supo curar las heridas de la nación y reconocer que la democracia requiere de un entendimiento entre sus ciudadanos para la resolución pacífica y ordenada de sus tensiones. No era de esperarse una conversión espiritual de Martinelli, pero al menos hubiera podido dominar sus tempestades emocionales y haber hecho algún aporte para que el país se enrumbara en un proyecto sugestivo de vida en común. Un logro que no vio materializado la embajadora Stephenson.


<>

Este artículo se publicó el 22 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Educación Ambiental, es la Educación

La Educación Ambiental, es la Educación

.

La opinión de la educadora….
.
ESMERALDA NAJERA
.

La Asamblea General de la ONU declaró por resolución (57/254), la Década de la Educación para el desarrollo Sustentable , que inició el 1 de enero de 2005 y culmina en diciembre de 2014. En hora buena, se celebró el Primer Foro de Educación Ambiental con el lema “La Educación Ambiental, es la Educación”, del 18 al 22 de agosto en Río Hato.

La educación ambiental es un proceso a través del cual se aclaran los conceptos sobre lo que sucede en el entramado de la naturaleza, se facilita su comprensión y valoración del impacto de las relaciones entre el hombre, su cultura y los procesos naturales y, sobre todo, se alienta a un cambio de valores, actitudes y hábitos para con el ambiente. Esta es la definición acuñada por la ONU en Tbilisi en 1977. A través de los años este concepto se ha modernizado, según los cambios y transformaciones que sufre nuestro entorno. Lograr que los ciudadanos tomen conciencia de cuidar, conservar y preservar los recursos naturales no es tarea fácil; la educación ambiental formal y no formal formará hombres y mujeres con conocimiento, amor y respeto por el ambiente que los rodea.

La clave para lograr conciencia ambiental, es la ejecución del eje transversal de educación ambiental, que ofrece una gama de oportunidades y de aprendizajes para toda la vida. Debemos estar dispuestos a cambiar, a ser los promotores de conductas positivas dirigidas a una cultura ambiental que evite seguir con los malos hábitos de destrucción de los recursos naturales. La comunidad educativa juega un rol importante para llevar adelante los cambios esperados para con el ambiente y la Red de Educadores Ambientales fortalece esa misión. Solo hay una casa para todos y tenemos que cuidarla.

Temas ambientales críticos como el agua, desechos, cambio climático y ordenamiento territorial ocupan las primeras posiciones en la crisis ambiental en Panamá. Ante esta situación, necesitamos de la educación ambiental formal e informal, la participación ciudadana, el diálogo ambiental y de todos los sectores para construir un consenso nacional en materia ambiental.

Hay avances en materia de educación ambiental, de recursos didácticos y herramientas para fortalecer la conciencia ambiental, tal es el caso de las Guías Didácticas de Educación Ambiental para primero a sexto grado, una guía Marina, una guía para Educación inicial y una guía de Cambio Climático. Todos estos esfuerzos necesitan del apoyo de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales, para lograr los objetivos.

El Primer Foro de Educación Ambiental, promovido por la Autoridad Nacional del Ambiente y el Ministerio de Educación, es una muestra del interés por contribuir a concienzar a los regentes de la educación y las organizaciones no gubernamentales, así como las autoridades de orden local y provincial. Se dio el primer paso y hay compromisos y tareas que realizar; todos somos importantes en la conservación y preservación de las riquezas naturales del país.

.

<>
Publicado el 5 de septiembre de  2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que le corresponde

Efemérides, medio ambiente y rostros

Efemérides, medio ambiente y rostros
Por:    ESMERALDA NÁJERA – Educadora, Escritora..

*
El hábitat es de cristal, en el vivimos plenamente del aire, todavía con temperaturas soportables; gracias a la ayuda de los árboles, ríos y mares podemos vivir los seres de tierra, comer de sus frutos y de los productos que compramos para alimentarnos. La condición de fragilidad cabe a nuestro Medio Ambiente en estos momentos y aún seguimos beneficiándonos, cada vez más sin medida y control de sus recursos como de sus elementos naturales, rebasando los límites de tolerancia dando por resultado que ha empezado a rajarse, si seguimos así, puede romperse, cuidémoslo.. es único.
Este relato muestra la realidad de hoy, de la época actual de los ciudadanos globales, del desarrollo sostenible con rostro humano. El medio ambiente juega un papel vital para la preservación de la vida en el planeta y en muchas ocasiones somos consciente de esto, pero no se le presta la atención necesaria.
Ante ello la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas establece el 5 de junio de l972, como el Día Mundial del Medio Ambiente , cuya celebración cabe todos los años, con el propósito de promover la participación, la cooperación y el cambio de actitud de los seres humanos para con el ambiente.
Hoy día vivimos nuestra realidad, un medio ambiente y un planeta enfermo encaminado a colapsar, si no reparamos nuestro comportamiento.
Este año el lema para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente es ¡Tu planeta te necesita! Unidos por el cambio climático! , cuyo objetivo busca frenar el calentamiento global y el cambio climático.
El cambio climático, es un reto para el siglo XXI, porque sus impactos son una verdadera amenaza y un problema con el cual tendremos que aprender a vivir, pues, los daños causados por los humanos son irreversibles y sus consecuencias se pueden minimizar con la ayuda de todos.
Tu planeta te necesita , es el llamado para que hagas un alto a tus acciones negativas para con tu entorno y empieces a realizar actividades positivas. Dentro de las acciones positivas para mitigar el calentamiento global y el cambio climático están: motivar a los habitantes para que se conviertan en agentes activos, dinámicos del desarrollo equitativo y sostenible de su entorno, propiciar el cambio de hábitos y actitudes en comunidades para que así valoren los temas ambientales de la que dependemos para subsistir, incrementar el trabajo colaborativo y de solidaridad para disfrutar de un país y de un planeta sano y seguro.
¡Tu planeta te necesita! Empieza desde tu casa, Recicla (plásticos, papel periódico, blanco y de raya, cartones, envases de aluminio, vidrios, etc.) Reusa (no tires a la basura lo que todavía es útil), Reduce (elige productos con menos envoltorio).
Se publicó el 5 de junio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá