Que quiere la gente

.
Que quiere la gente

.

Bernabé Pérez Frachiola

.

.

El día tres de mayo de 2009 se llevó a cabo un escrutinio público que dio como resultado la instauración del nuevo gobierno que ostenta la administración pública al día de hoy. Ese mismo día el pueblo en mayoría eligió el rechazar la alternativa que el PRD le presentó, de esto se concluye categóricamente en lo siguiente, “el pueblo panameño no quiere el PRD que le presentamos el día 3 de mayo pasado”.

El PRD es un partido que tiene treinta años de existencia, ha sobrevivido a grandes pérdidas inclusive a una Invasión militar, esta derrota del 3 de mayo no será el elemento que le excluya de participar exitosamente en la siguiente elección nacional. Sin embargo, para recuperar lo perdido, tenemos que realizar dos cosas de extrema relevancia; la primera es cambiar el rostro del partido o la representación pública de la dirigencia que fue rechazada por la mayoría de la población electoral en mayo pasado y la otra es mantener un partido unido con una conducción adecuada. Conducción que conlleve desde la organización de todos los estamentos de dirección del partido, hasta la debida coordinación de acciones con el debido respaldo, a nuestros actuales políticos electos.

Cuando usted encuentra un miembro del partido, que lo ha representado históricamente encuentra eso mismo, historia. Encuentra distinguidos miembros del PRD que al día de hoy poseen gran conocimiento de la cosa política, pero que ya no poseen las energías para mantenerse en el rol operativo que alguna vez jugaron dentro de las distintas estructuras del Partido revolucionario Democrático. Ante esta realidad, se hace absolutamente necesario que se le imprima al partido una obligante dinámica de cambio, que permita una renovación ordenada de los miembros del PRD que lo han representado públicamente, para dar paso a figuras frescas, con la imagen adecuada y la energía suficiente para cumplir con las metas obligantes, expresadas por nosotros en el párrafo anterior.

Los miembros del PRD que han participado de gobiernos anteriores, que han dado su cuota de trabajo al partido y al país, deben entender que su tiempo de representar públicamente a una membresía de más de seiscientos mil panameños ha concluido y, les corresponde pasar a posiciones de asesorías internas, en donde puedan contribuir con su experiencia en las tareas de renovación del Partido Revolucionario Democrático. No deben darse intereses mezquinos, de parte de estos distinguidos miembros del PRD, que ya tuvieron su oportunidad al frente de la cosa pública. Indistintamente de cual haya sido su actuación, se hace necesario que estos copartidarios den paso a un refrescamiento público de lo que representa el PRD, iniciando con la renovación lo que hasta ahora han sido sus cuadros de dirección más connotados.

La membresía del PRD debe abocarse a este proceso de forma rápida y efectiva, de modo que permita al partido reorganizarse desde sus bases para que el mismo se constituya en una oposición responsable y crítica de las acciones negativas del actual gobierno. Y que a la vez, respondiendo a la interrogante sobre lo que quiere la gente; que el PRD se presente ordenadamente como una alternativa viable al país en lo que será el proceso de elecciones nacionales del año 2014.

<>

Publicado el 19 de julio de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde

Anuncios