De pinchazos procuradores, Metro Bus y sobresaltos

La opinión de…

 

Eudoro Jaén Esquivel

Los panameños vivimos de sobresalto en sobresalto. No pasa una semana sin un escándalo nuevo. No es mera coincidencia que los medicamentos que más se agotan en nuestras farmacias son Lomotil y Tafil.

Me remito a los escándalos más recientes, pues si empiezo desde el comienzo no tendré espacio. Empezamos con el escándalo de una avioneta “iguanando” en un potrero de Los Santos que destapó el tema de la penetración del narcotráfico en el Ministerio Publico, lo que a su vez motivó la salida del Procurador encargado o suplente (nunca llegué a entender cuál era su verdadero título) a quien, en mi concepto, le cayó injustificadamente la teja y se convirtió en la oveja de sacrificio.   Ahora se nombra a otro “de confianza” (esta vez, la primera opción “de confianza”, no llegó a home).   El tema no se ha agotado. Creo que apenas toma fuerza y con las promesas de “limpieza”, del nuevo Procu, continuará siendo el tema para rato.

De repente, desde la madre patria, el diario El País destapa otro tamal criollo con aquello de la solicitud de ayuda para “pinchar” que a los gringos no les supo bien y, por justa razón, (no “justa causa”). Los gringos de The New York Times, a quienes no le falta maldad, ahondan sobre el tema, incluyendo el mensaje subliminal de poner una foto del jefe entre dos gobernantes africanos con problemas de relación con la DEA. El temita de la solicitud de ayuda de la DEA para “pinchar” ha puesto a los spin doctors del Gobierno a trabajar sobretiempo, buscando cómo enterrar la noticia o darle otro giro, hasta ahora sin mucho éxito. Nos toman por tontos con los argumentos que usan, pero somos un pueblo sabio.

Eso de que la gringa no gustaba del jefe y todo fue su revancha, porque “la pararon firme”, me la cambean, como decimos por allá. El nuevo giro que quieren dar es que vienen Wikileaks del PRD, como si un mal justifica otro mal. Mejor aceptar la realidad de que metieron la pata. De todas maneras eso está oficialmente permitido en este gobierno. Lo que no se permite oficialmente es meter la mano. La noticia anticipando los Wikileaks del PRD, que creo es cierta, tendrá a muchos ingiriendo Lomotil y Tafil a puñados.

Si alguna vez tuve dudas de que somos un país surrealista, las perdí con el tema de jours: las quejas sobre el Metro Bus.   Solo tenían horas de estar circulando cuando ya abundaban quejas. Hay más quejas que elogios. Ahora resulta ser que para muchos los Diablos Rojos eran lo máximo.    Abundan los comentarios a favor de los Diablos Rojos: que los Metro Bus son más caros; que en los Diablos Rojos iba más gente sentada; que se podía dormir, porque los respaldares era más altos; que se podía subir y bajar por la misma puerta y donde nos venía en ganas.    Otras quejas de los metro buses son que el aire acondicionado no funciona (¿funcionaban en los Diablos Rojos?); que hay que caminar mucho por la ubicación de las paradas, que opera el sistema de que “entre que caben 100”,  que los asientos son incómodos: que hay que ir parados, etc., etc.

¿Devolvemos los metro buses a Colombia, donde sí saben usarlos?

 

*

<> Este artículo se publicó el  31  de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

De pinchazos procuradores, Metro Bus y sobresaltos

La opinión de…

Eudoro Jaén Esquivel

Los panameños vivimos de sobresalto en sobresalto. No pasa una semana sin un escándalo nuevo. No es mera coincidencia que los medicamentos que más se agotan en nuestras farmacias son Lomotil y Tafil.

Me remito a los escándalos más recientes, pues si empiezo desde el comienzo no tendré espacio.   Empezamos con el escándalo de una avioneta “iguanando” en un potrero de Los Santos que destapó el tema de la penetración del narcotráfico en el Ministerio Publico, lo que a su vez motivó la salida del Procurador encargado o suplente (nunca llegué a entender cuál era su verdadero título) a quien, en mi concepto, le cayó injustificadamente la teja y se convirtió en la oveja de sacrificio.    Ahora se nombra a otro “de confianza” (esta vez, la primera opción “de confianza”, no llegó a home).   El tema no se ha agotado.    Creo que apenas toma fuerza y con las promesas de “limpieza”, del nuevo Procu, continuará siendo el tema para rato.

De repente, desde la madre patria, el diario El País destapa otro tamal criollo con aquello de la solicitud de ayuda para “pinchar” que a los gringos no les supo bien y, por justa razón, (no “justa causa”).  Los gringos de The New York Times, a quienes no le falta maldad, ahondan sobre el tema, incluyendo el mensaje subliminal de poner una foto del jefe entre dos gobernantes africanos con problemas de relación con la DEA. El temita de la solicitud de ayuda de la DEA para “pinchar” ha puesto a los spin doctors del Gobierno a trabajar sobretiempo, buscando cómo enterrar la noticia o darle otro giro, hasta ahora sin mucho éxito. Nos toman por tontos con los argumentos que usan, pero somos un pueblo sabio.

Eso de que la gringa no gustaba del jefe y todo fue su revancha, porque “la pararon firme”, me la cambean, como decimos por allá. El nuevo giro que quieren dar es que vienen Wikileaks del PRD, como si un mal justifica otro mal.   Mejor aceptar la realidad de que metieron la pata.   De todas maneras eso está oficialmente permitido en este gobierno. Lo que no se permite oficialmente es meter la mano. La noticia anticipando los Wikileaks del PRD, que creo es cierta, tendrá a muchos ingiriendo Lomotil y Tafil a puñados.

Si alguna vez tuve dudas de que somos un país surrealista, las perdí con el tema de jours: las quejas sobre el Metro Bus. Solo tenían horas de estar circulando cuando ya abundaban quejas. Hay más quejas que elogios. Ahora resulta ser que para muchos los Diablos Rojos eran lo máximo. Abundan los comentarios a favor de los Diablos Rojos: que los Metro Bus son más caros; que en los Diablos Rojos iba más gente sentada; que se podía dormir, porque los respaldares era más altos; que se podía subir y bajar por la misma puerta y donde nos venía en ganas. Otras quejas de los metro buses son que el aire acondicionado no funciona (¿funcionaban en los Diablos Rojos?); que hay que caminar mucho por la ubicación de las paradas, que opera el sistema de que “entre que caben 100”, que los asientos son incómodos: que hay que ir parados, etc., etc.

¿Devolvemos los metro buses a Colombia, donde sí saben usarlos?

<>
Este artículo se publicó el 1 de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

De “Spin” y “Spin Doctors”

La opinión del Ingeniero, Banquero Internacional, Diplomático…

Eudoro Jaén Esquivel

El término “spin” es un término del idioma ingles definido como una forma de propaganda que trata de persuadir a la opinión pública a favor o en contra de una organización o una personalidad, generalmente con tácticas manipulativas. Las personas que se dedican a diseñar “spin” se conocen como “spin doctors”. Son las personas que usando tácticas de manipulación masiva, buscan cambiar con argumentos torcidos la realidad de un acto.

Buscando la traducción al español de los vocablos “spin” y “spin doctors” encontré la siguiente definición:

“La acepción de estas dos palabras de origen anglosajón, nos deriva a una traducción al castellano que no tiene literalidad, pero sí que comprendemos su significado en la aplicación efectiva en el ámbito político. Un “Spin Doctor”, es el “alma mater” del “backstage theater”, el director entre bastidores, una figura muy común en la cultura política anglosajona, donde su utilidad y preeminencia superan con creces al de un simple jefe de gabinete o asesor.   Jesús Insuza.”

Vemos entonces que “spin” está asociado con política y que los “spin doctors” son personajes muy influyentes en los gobiernos, llegando a alcanzar mayor influencia que los Ministros de Estado. El ejemplo clásico de “spin doctor” es el inglés, Edward Bernays, quien se le considera el Padre del “Spin”, estuvo asociado como “spin doctor” de Tony Blair y se mostraba muy orgulloso de su profesión.

Algunas de las técnicas que utilizan los “spin doctors” son:

• “Enterrando la malas noticias” anunciando una noticia o realizando un acto de agrado popular al mismo tiempo que aparecen noticias impopulares con la esperanza de que los medios se enfoquen en la noticia favorable o popular.

• Lo que los americanos llaman “recogiendo cerezas” (“cherry picking”), que significa seleccionar solo los hechos o datos favorables, omitiendo los negativos

• “Negación ambigua o engañosa”, la frase “non-denial denial” se hizo famosa durante el escándalo de Watergate y se trata de un declaración por un miembro del gobierno tan ambigua que al final no es una negación y deja abierta al posibilidad de que se entienda que el hecho adverso es realmente cierto. Algunos ejemplos. Bill Clinton alegando “yo no tuve relaciones sexuales con esa dama”. Otros “no nos vamos a rebajar nuestra dignidad dando respuesta a esa pregunta. o “eso es absurdo” sin decir si cierto o falso. Y uno del patio “el aumento del ITBMS es solo de 2.0%” creando la impresión que fue un aumento no significativo, cuando el aumento real es de 40%

• Utilizando eufemismos para disfrazar la verdadera agenda.

Estoy seguro que muchos de nuestros lectores reconocerán estas tácticas pues las tácticas del “spin” no se limitan a las culturas anglosajonas ya que han sido introducidas en nuestros medios; especialmente porque muchos candidatos presidenciales latinoamericanos utilizan los servicios de “spin doctors” anglosajones en sus campañas.

Nosotros tenemos nuestros propios “spin doctors” Uno de nuestros Ministros trabajo como cabildero en Washington y sin duda adquirió experiencia en “spin”;   un Director de una entidad estatal de rango ministerial es un experto en publicidad y sin duda conoce bien la técnica del “spin”.    Estoy seguro que ambos influyen en el contenido de las comunicaciones a los medios tanto orales como escritos.

*
<>Artículo publicado el  23 de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

De pueblo de borregos y mitos

– La opinión del Ingeniero, Banquero Internacional y Diplomático…

Eudoro Jaén Esquivel

Hace unos años escribí un artículo bajo el título “Somos un pueblo de borregos”. Me refería a la paciencia estoica, casi masoquista, de nuestro pueblo para soportar las incomodidades, groserías y maltrato de los bien nombrados “Diablos Rojos”.

Criticaba la ausencia de sentido comunitario en organizarnos para ejercer nuestro poder de usuarios, ya que sin compradores no hay ventas; sin ventas no hay empresa y sin empresa no hay trabajo.

Decía que nuestro país estaba secuestrado y nuestros gobiernos chantajeados por un puñado de pseudo–líderes sindicales del transporte (colectivo y selectivo), quienes obtienen beneficios del Estado con solo amenazar con irse a la huelga. Inclusive elegimos a pseudo–líderes transportistas como diputados que llegan dominar la Comisión de Transporte. Criticaba, igual, nuestra ausencia de sentido comunitario y egocentrismo, al no organizar transporte colectivo con nuestros vecinos y compañeros de trabajo, lo que los gringos llaman car pool, como se acostumbra hacer en otros países.

Han pasado los años desde mi artículo y nuestro pueblo continúa hasta el día de hoy sufriendo del mal transporte público masivo del área metropolitana. Continuamos en no querer compartir nuestro medio de transporte con otros, ni siquiera con familiares, o por pereza, ya que a nadie le gusta caminar y todos quieren estacionarse a solo metros de su puesto de trabajo. Así que cada cual quiere poseer un auto, para el deleite de las agencias de autos, banqueros y “garroteros”; aunque sea chatarra, un chasis y cuatro ruedas.

Por supuesto que el pésimo transporte público contribuye a la tendencia de un carro por cada miembro de familia, situación que hace cada día más desesperante circular por nuestras abarrotadas calles. Afortunadamente, al fin se visualiza el fin de los “Diablos Rojos”, pero la camarilla sigue dando que hacer. Ahora resulta que el salario que ofrece la nueva concesionaria no es suficiente para los “sufridos” conductores y “pavos”, reciclados en responsables nuevos conductores. Aducen que ganan más en las condiciones actuales. Causa estupor y perspicacia este súbito interés de los pseudo líderes sindicales por el bienestar de sus “muchachos”, nunca antes demostrado. Apuesto que el Gobierno cede con subsidios y otras “ayudas”.

Por el otro lado, sigo insistiendo que somos un país surrealista. Un ejemplo: por años venimos viviendo el mito de que el país fue desmilitarizado, que aquí no existe ejército, pues lo prohíbe la Constitución; ¡qué vana ilusión! Tenemos ejércitos, salvo que los llamamos de otras maneras. Los llamamos “servicios”. El “Servicio” de Protección Institucional, la guardia pretoriana del Presidente, es un ejército.

El “Servicio” de Fronteras y el “Servicio” Aeronaval, son ejércitos. La Policía Nacional con todo y los nuevos uniformes tipo Chicago Police es un cuerpo militar. Los jefes de nuestras fuerzas armadas son todos milicos y reciben adiestramiento militar de gringos e israelitas. Tenemos un Ministerio de Seguridad pleno de milicos y cripto–milicos que bien podría llamarse Ministerio de Defensa o de guerra más a tono con el despliegue militar con lanza cohetes que vimos en la festividades patrias.

No tengo absoluto problema con que Panamá cuente con fuerzas armadas, siempre he mantenido en público y privado que todo país soberano tiene el derecho y la obligación de garantizar su integridad territorial y para eso se necesitan ejércitos y Panamá no es una excepción. Lo que critico es la hipocresía de todos los gobiernos post–invasión de abusar de nuestra inteligencia con el cuento de que somos un país sin ejército; como también la hipocresía de muchos comentaristas y políticos que en público muestran desacuerdo con la creciente militarización del país y en privado se regocijan con el despliegue y porte militar de nuestras fuerzas armadas en desfiles.

*

<> Este artículo se publicó el 19  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/jaen-esquivel-eudoro/

Nuevo edificio de la Caja de Ahorros

La opinión del Ingeniero, Banquero Internacional y Diplomático…

Eudoro Jaén Esquivel

Imponente y hermoso el bien logrado nuevo edificio, futura sede de la Casa Matriz de la Caja de Ahorros.

Felicito a los nuevos ocupantes por la comodidad, mejor ambiente de trabajo y sobre todo, la mejor comunicación entre las distintas dependencias que componen la Casa Matriz, hoy dispersas en varias locales separados, lo que indudablemente mejorará la comunicación e interrelación entre estos importantes componentes de la Alta Gerencia.

Sin duda, es un logro significativo. Lo cierto es que si hay alguien hay que darle mérito por la génesis de este proyecto, que lleva varias administraciones de estar gestándose, es al Ingeniero Joaquín Carrasquilla, fiel y noble servidor de la Caja, hoy en merecido retiro.

Durante mi primera administración de la Caja, al oírme quejarme de las incomodidades que representaba tener componentes de la Gerencia General dispersos en distintos locales a distintas distancias de Casa matriz, aparte de los costos reales que esta situación causaba; el Ingeniero Carrasquilla me informa que existía un viejo proyecto de los años 1970s para construir un nuevo edificio. Me adelantó que él había conservado los planos del proyecto y me que podríamos buscar la manera de actualizarlos con el Arquitecto “Bilo” Sosa, diseñador del proyecto.

De esta conversación, se gestó el proyecto de nuevo edificio. Se logró los servicios del Arquitecto Sosa y con modificación se diseño lo que hoy vemos.

Cada vez que paso enfrente del nuevo edificio siento la necesidad de dar mérito público a la diligencia y cariño de Joaquín Carrasquilla a la Caja, salvaguardando los antiguos planos e impulsando la idea de construir un nuevo local.

Gracias, Joaco.

*

<>Artículo publicado el  1  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/jaen-esquivel-eudoro/

De lo Bueno, lo Malo y lo Feo de nuestro Panamá

*

La opinión del Ingeniero,  Banquero, Diplomático….

Eudoro Jaén Esquivel 

Lo Bueno

Comencemos con nuestra inigualable Posición Geográfica, el activo que más ha influido nuestra historia y contribuido a forjar nuestra nacionalidad. Una área dedicada al intercambio cultural y comercial desde la época pre-colombina, que ha permitido la construcción de las rutas interoceánicas más importantes del mundo: el Canal, el Ferrocarril Interoceánico, las carreteras Transístmica y Panamericana. Hoy los panameños hemos convertido la antigua Zona del Canal en la plataforma logística más importante del Hemisferio Occidental que incluye dos zonas francas en ambos océanos.

Tenemos la misma capacidad de interconexión tecnológica que New York. Cinco de los cables de telecomunicación más importantes del mundo atraviesan nuestro Istmo, cuales canales.

Somos el cuarto Centro Bancario Internacional más importante del mundo.

Estamos desarrollando alta capacidad de generación de energía hidroeléctrica.

Nuestro sistema monetario, con ausencia de banca de emisión, uso del dólar como moneda de curso legal, ausencia de controles de cambio y libre flujo de liquidez, no tiene igual.

Contamos con una creciente economía de turismo.

Somos un pueblo hospitalario, cosmopolita, con una historia moderna libre de violencia, después de la Guerra de Mil Días.

Tenemos una economía, moderna, basada en el Sector Servicios; sólida, como lo demostró nuestra tradicional resistencia a “shocks “externos durante la crisis del 2007-09.

Nuestra economía muestra tasas de crecimiento sobre el nivel de la Región Latinoamericana.

Nuestro ingreso per cápita del PIB es de los más altos en la Región Latinoamericana.

Logramos obtener Grado de Inversión, luego de ardua labor de los dos últimos gobiernos.

Somos el segundo país más competitivo de la región latinoamericana, después de Chile, según el Foro Mundial de Competitividad.

Lo Malo

Según el mismo Foro, somos el penúltimo país en la región latinoamericana con “mayores problemas para hacer negocios”.   Ocupamos el quinto lugar en la región, número 59 de 133 países, después de Chile (30), Puerto Rico (40), Costa Rica (55), Brasil (52) y solo superamos a México (60). El índice considera: ineficiencia de la burocracia, corrupción, crimen y robo, acceso al financiamiento y regulaciones laborales restrictivas.

Somos uno de los países de la región, con la peor distribución de riqueza; 20% de los panameños acumulan 50% de la riqueza y 40% de los más pobres solo el 12%.

Como es natural, con tan baja distribución de riqueza, tenemos un alto índice de pobreza; 30% de los panameños vivimos en pobreza.

Libramos una lucha desigual contra el crimen, narcotráfico y la corrupción.

Contamos con bajos grados de escolaridad. Nuestro sistema educativo público es endémicamente deficiente.

Nuestros servicios de seguridad social están en crisis.

Es cierto que nuestras cifras macroeconómicas son envidiables, pero tienen un efecto colateral negativo. Ante los organismos internacionales somos un país rico, lo que limita acceso a ayuda monetaria bajo términos favorables a países en desarrollo. Es irónico que en un país con tan baja distribución de riqueza y alta pobreza, la ayuda económica para combatir esos males sociales sea limitada por tener imagen macroeconómica de “país rico”.

Lo Feo

Los “diablo rojos” y los taxis.

La cultura del “juega vivo”

Nuestra clase política de siempre.

Una clase obtusa, oportunista, agrupada en partidos políticos electoreros, sin disciplina y formación ideológica, que busca solo su bienestar, que vive con espaldas a las verdaderas necesidades del pueblo y que nos está llevando a un derrotero peligroso.

Viven en otro planeta. No oyen la voz del pueblo. No se enteran de los fenómenos sociales que surgen en todo nuestro alrededor de este Pueblo de América. No se dan cuenta que están sentados en barriles de pólvora. Por lo contrario, todas las semanas prenden una nueva mecha.

¿Hasta cuándo piensan que este pueblo pasivo va a soportar tanto abuso de su paciencia?, emulando a Cicerón.

¿Quo vadis, Panama?

*
<> Este artículo se publicó el 20  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/jaen-esquivel-eudoro/

*

De “pinchazos italianos y similitudes”

La opinión del Ingeniero, Ex Banquero y Diplomático…

Eudoro Jaén Esquivel 

“¿Siente que su teléfono está pinchado? ¿Teme ser víctima de escuchas telefónicas?   Sólo tiene que contratar nuestra línea encriptada”.   No es una broma, es un anuncio publicitario que aparecía en la prensa italiana, que da una idea del temor que sentían lo italianos por los “pinchazos”.Hasta muy recientemente, Italia tenía el récord europeo de escuchas telefónicas. Según datos oficiales el año pasado se “pincharon” 112,000 teléfonos, cifra diez veces superior al de los otros países del Unión Europea. Italia llego a conocerse como “el País de los Pinchazos”.   Esta situación sufrió cambio este año.   Italia va a perder su hegemonía europea de escuchas.   En junio-julio, Silvio Berlusconi, gracias a su control de la Cámara de Diputados y el Senado, logró pasar una ley que hace casi imposible que se publique en los medios las escuchas telefónicas.

La ley, conocida como “Ley Mordaza, recibió fuerte oposición, ya que los editores y periodistas serian lo más afectados.  Si publican informaciones obtenidas por medio de escuchas telefónicas podrían ser sancionados con multas de más de 450.000 euros (U.S.$600mil).   A los reporteros que firmen estas noticias les puede caer incluso penas de cárcel.”   Una autorización necesitaba la aprobación de tres jueces.   Y solo se concedían prórrogas no mayores de 48 horas.

La oposición fue tan recia que en un momento se logró el apoyo de todas las editoras incluyendo las de propiedad de la Familia Berlusconi.   En un acto extraordinario, Italia amaneció el 9 de julio casi sin periódicos por la llamada “Jornada de Silencio” convocada como protesta por la Ley Mordaza;   los periódicos italianos llegaron a publicar sus portadas en blanco como señal de protesta.

La protesta continuó uniendo a los jueces con los editores y eventualmente forzando a la Cámara a suavizar la Ley Mordaza, aunque sin contar con la entera satisfacción de la opinión que considera las modificaciones como cambios cosméticos.

Ahora la ley permitirá que sea el juez, de acuerdo con la defensa y la acusación, quien decida la autorización de publicar la escucha durante una llamada “audiencia-filtro “y qué partes de las interceptaciones pueden ser publicadas por ser relevantes y cuáles deben permanecer secretas.

La modificación enfureció a Berlusconi quien había mantenido firme su posición de no reformar el proyecto original.   Y arremetió contra su aliado Gianfranco Fini, Presidente del Senado y Giorgio Napolitano, Presidente de Italia.   La pelea con Fini fue tan seria que este abandonó la alianza con el Gobierno, poniendo en peligro la permanencia del Gobierno Berlusconi.

Berlusconi ha declarado guerra a los Fiscales y a los Jueces ya que no los controla y los considera sus enemigos.   Los consideraba izquierdistas radicales. Buscaba con la Ley Mordaza hacer imposible que se publiquen las escuchas, pues si creemos los medios, es vulnerable a ese riesgo con varios casos que dan vuelta por los Tribunales de Italia.

Aunque logró una ley escudo que lo protege de juicios mientras ostenta el cargo de Presidente del Consejo de Ministros, teme la publicación de escuchas..

Panamá no está inmune al fenómeno de los “pinchazos”. Aquí también se vive un clima de temor a escuchas ilegales de nuestras conversaciones telefónicas.   Las personas temen expresar sus opiniones en sus conversaciones telefónicas.   El temor es bastante generalizado.

Salvo que la gran diferencia con Italia es que allá el que tiene miedo que le publiquen sus escuchas es el gobernante; mientras que acá ese temor es de los adversarios políticos y los críticos del gobierno.   Para algunos líderes sindicales y opositores los temores no son infundados.

¿Quo vadis Panamá?

<> Artículo publicado el 7  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.