De pueblo de borregos y mitos

– La opinión del Ingeniero, Banquero Internacional y Diplomático…

Eudoro Jaén Esquivel

Hace unos años escribí un artículo bajo el título “Somos un pueblo de borregos”. Me refería a la paciencia estoica, casi masoquista, de nuestro pueblo para soportar las incomodidades, groserías y maltrato de los bien nombrados “Diablos Rojos”.

Criticaba la ausencia de sentido comunitario en organizarnos para ejercer nuestro poder de usuarios, ya que sin compradores no hay ventas; sin ventas no hay empresa y sin empresa no hay trabajo.

Decía que nuestro país estaba secuestrado y nuestros gobiernos chantajeados por un puñado de pseudo–líderes sindicales del transporte (colectivo y selectivo), quienes obtienen beneficios del Estado con solo amenazar con irse a la huelga. Inclusive elegimos a pseudo–líderes transportistas como diputados que llegan dominar la Comisión de Transporte. Criticaba, igual, nuestra ausencia de sentido comunitario y egocentrismo, al no organizar transporte colectivo con nuestros vecinos y compañeros de trabajo, lo que los gringos llaman car pool, como se acostumbra hacer en otros países.

Han pasado los años desde mi artículo y nuestro pueblo continúa hasta el día de hoy sufriendo del mal transporte público masivo del área metropolitana. Continuamos en no querer compartir nuestro medio de transporte con otros, ni siquiera con familiares, o por pereza, ya que a nadie le gusta caminar y todos quieren estacionarse a solo metros de su puesto de trabajo. Así que cada cual quiere poseer un auto, para el deleite de las agencias de autos, banqueros y “garroteros”; aunque sea chatarra, un chasis y cuatro ruedas.

Por supuesto que el pésimo transporte público contribuye a la tendencia de un carro por cada miembro de familia, situación que hace cada día más desesperante circular por nuestras abarrotadas calles. Afortunadamente, al fin se visualiza el fin de los “Diablos Rojos”, pero la camarilla sigue dando que hacer. Ahora resulta que el salario que ofrece la nueva concesionaria no es suficiente para los “sufridos” conductores y “pavos”, reciclados en responsables nuevos conductores. Aducen que ganan más en las condiciones actuales. Causa estupor y perspicacia este súbito interés de los pseudo líderes sindicales por el bienestar de sus “muchachos”, nunca antes demostrado. Apuesto que el Gobierno cede con subsidios y otras “ayudas”.

Por el otro lado, sigo insistiendo que somos un país surrealista. Un ejemplo: por años venimos viviendo el mito de que el país fue desmilitarizado, que aquí no existe ejército, pues lo prohíbe la Constitución; ¡qué vana ilusión! Tenemos ejércitos, salvo que los llamamos de otras maneras. Los llamamos “servicios”. El “Servicio” de Protección Institucional, la guardia pretoriana del Presidente, es un ejército.

El “Servicio” de Fronteras y el “Servicio” Aeronaval, son ejércitos. La Policía Nacional con todo y los nuevos uniformes tipo Chicago Police es un cuerpo militar. Los jefes de nuestras fuerzas armadas son todos milicos y reciben adiestramiento militar de gringos e israelitas. Tenemos un Ministerio de Seguridad pleno de milicos y cripto–milicos que bien podría llamarse Ministerio de Defensa o de guerra más a tono con el despliegue militar con lanza cohetes que vimos en la festividades patrias.

No tengo absoluto problema con que Panamá cuente con fuerzas armadas, siempre he mantenido en público y privado que todo país soberano tiene el derecho y la obligación de garantizar su integridad territorial y para eso se necesitan ejércitos y Panamá no es una excepción. Lo que critico es la hipocresía de todos los gobiernos post–invasión de abusar de nuestra inteligencia con el cuento de que somos un país sin ejército; como también la hipocresía de muchos comentaristas y políticos que en público muestran desacuerdo con la creciente militarización del país y en privado se regocijan con el despliegue y porte militar de nuestras fuerzas armadas en desfiles.

*

<> Este artículo se publicó el 19  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/jaen-esquivel-eudoro/
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: