Preludio de una destrucción anunciada

La opinión del Periodista…

EUCLIDES  FUENTES  A.
fuenarroyo@hotmail.com

No estaban silenciadas aún, en las calles aledañas a la Asamblea Nacional, las reacciones de los indígenas ngäbe buglé, cuando ya se había registrado en la Gaceta Oficial, como Ley de la República, el instrumento que autoriza el preludio de la destrucción.

No se trata solo de poner fin, como lo han advertido desde hace años científicos alarmados por la devastación del planeta, sino también de la existencia de regímenes que basan su razón de ser en la avaricia, en detrimento de pueblos y países sobre la base de la explotación del hombre por el hombre.

El clamor popular no cuenta, la advertencia de la gente que estudia y conoce de las disciplinas que distinguen al ser humano de las bestias, mucho menos. La desesperación por engullir todo les convence de que hay que imponerse a sangre y fuego.

No hubo escarmiento tras la masacre de Bocas del Toro, cuando en menos de 12 meses se registra otra escalada represiva para aniquilar el instinto de conservación de quienes experimentaron, hace más de 500 años, el criminal despojo de vidas y tierras que trajo el colonialismo europeo al nuevo continente.

En la ceguera por vender el sagrado patrimonio nacional arrancando jirones de nuestra geografía para indolente y graciosamente regalar millones a empresas o gobiernos extranjeros, a cambio de migajas monetarias, que solo beneficiarían a una élite temporalmente poderosa, desatienden los ejemplos de liberación que diseñan en las vías públicas del lejano Oriente, los pueblos de las comunidades árabes.

La ola iracunda de los conglomerados humillados, víctimas de la soberbia de los que pisotean democracia y derechos humanos en otras regiones, alcanzará sin duda alguna la conciencia de nuestros hermanos pauperizados en todas las latitudes y el pueblo panameño no será la excepción.

Puede ser el preludio de la destrucción, tanto de nuestro medio ambiente, como de enterrar para siempre la arrogancia suicida de los que se burlan de la inteligencia y la sensatez de la ciudadanía.

 

Este artículo se publicó el 15  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Los fuegos artificiales y fatuos del discurso de los economistas

La opinión del Periodista….

EUCLIDES FUENTES ARROYO
didi21panama@hotmail.com

El brillo multicolor de los fuegos artificiales que por apenas unos cuantos segundos fascina a los ojos de los humanos en días festivos, es similar al discurso de casi todos los economistas del neoliberalismo que a diario nos hablan de un crecimiento económico que nunca podrán palpar nuestros pueblos depauperados por el sistema que los agobia.

Recientemente volvimos a toparnos con la exageración de estas fantásticas teorías, esbozada por un conferencista sudamericano invitado a ‘ilustrar’ a periodistas sobre temas tan áridos y controvertidos como la cuestión económica y, de paso, las amenazas y retos de la libertad de expresión.

Con aire doctoral para una audiencia cautiva en los eufemismos del lenguaje del experto economista, afirmó que la pobreza ha disminuido en los últimos años porque estamos siendo testigos del crecimiento económico en casi todos los países del subcontinente.

Pero, ‘crecimiento económico’ para quien, preguntó atinadamente un colega señalando que en las calles el aumento que se nota es el de la actividad informal porque cada día asciende el número de menesterosos y personas que tienen que vender algo para obtener el pan nuestro de cada día embaucando a veces a un consumidor intemperante.

Depende de cómo mire usted el vaso, respondió el economista, usted puede verlo medio lleno, o medio vacío pero las estadísticas así le demuestran, que sí hay tal cosa. El cielo iluminado por fuegos artificiales vino a mi mente. Es real que crecen las cuentas bancarias, por ende el aumento económico, no de las grandes masas de ciudadanos faltos de recursos, sino de una élite minoritaria que tiene el potencial para invertir en la apertura de negocios, en expandir sus empresas financieras, bancarias, aseguradoras y que pintan el panorama del boom de la construcción con su proliferación de rascacielos.

Si bien es cierto que este auge económico se traduce en mayor número de plazas de trabajo para el hombre de a pie y en consecuencia hay niveles de reducción de la pobreza, es justo reconocer que la pésima distribución de esa riqueza no produce equilibrio entre los pocos que tienen mucho, muchísimo, y los muchísimos que tienen poco o nada. Se multiplican los edificios gigantescos y las exclusivas barriadas de mansiones fastuosas, que han empujado a una golpeada clase media a vender sus propiedades y desplazarse hacia las nuevas barriadas marginales al este y oeste de la provincia de Panamá.

Ya su poder adquisitivo ha sido mermado por la carga impositiva que a partir del año 2,009 puso sobre sus hombros una administración elogio de la locura.   El censo de población tan pésimamente realizado que no se conoce cuantos habitantes tiene Panamá, no deja saber el número de pobladores y su realidad en materia de haberes y carestías. Se pasa por alto que es, precisamente, la gente más humilde la que cada día se llena más de hijos pues no hay ninguna política estatal que regule el desajuste social No hay la menor consideración con un sector importante de la sociedad, los jubilados, que justamente en el último año ven reducido su ingreso como tales, gracias a las medidas tributarias que hicieron recaer sobre las mayorías el pago de impuestos que, claro está, sí pueden pagar los siempre ricos y los nuevos multimillonarios del régimen que impuso la nefasta moda de las contrataciones directas y la eliminación del control previo.

Como si fuera poco una deficiente administración del ente de seguridad social obliga a la ciudadanía a gastar lo que no tiene porque no hay ni medicamentos y mucho menos una adecuada atención a los que desdichadamente enferman.

Esto se debe a que su Gerencia está pendiente no del servicio honesto a la población, sino de donde pueden salir negociados como la compra de corredores con el dinero de los asegurados o la adquisición de vehículos costosos e innecesarios, amén de lo que pueda resultar de la computarización.

Me dice un entrañable amigo que analiza que ese ‘crecimiento’ del que nos hablan con no disimulado entusiasmo los tecnócratas del capitalismo salvaje, es como cuando usted siembra un árbol y al verlo crecer nota que el tronco está abultándose pero que las ramas flacas se doblan hacia el suelo. La savia que nutre la planta sólo alimenta al tronco y todo el ramaje carece de ese nutriente para fortalecerse. Así señala, gráficamente, la mentira piadosa de quienes pretenden embaucarnos con la terminología engañosa del discurso economicista.

*

<> Este artículo se publicó el 3 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El Periodismo tipificado como delito

La opinión del Periodista….

EUCLIDES FUENTES ARROYO
didi21panama@hotmail.com

La divulgación de los asesinatos perpetrados por soldados estadounidenses de dos periodistas de la agencia Reuters y otros civiles en Irak, por parte de Julian Assange a través de su sitio WikiLeaks en Internet, han servido para que los voceros del imperio hayan decretado tipificar como delito la tarea del periodismo comprometido con la sagrada norma ética de divulgar la vedad.

La complicidad de casi todos los gobiernos del planeta con los excesos de un verdadero terrorismo de Estado, que es el que practica el gobierno de Estados Unidos con sus invasiones a países de todos los continentes del mundo, a quienes ellos someten para satisfacer sus muy particulares intereses, ha quedado al descubierto con las documentadas informaciones que, para bien de una humanidad no subordinada a la mentira ni a la propaganda imperial, ha diseminado por todo el planeta el colosal trabajo del periodista Assange.

Porque no solo WikiLeaks nos ha enterado de los crímenes de guerra perpetrados por la soldadesca yanqui en Irak y Afganistán, y de finales del 89 e inicios del 90 en Panamá, hechos por mucha gente conocidos, pero no divulgados en sus detalles sino hasta ahora, sino que evidencian el grado de abyección de los conductores de países que no se han erguido para poner un alto a la entronización de la conducta criminal en sustitución de la diplomacia y el ejercicio de las relaciones internacionales.

Y precisamente por denunciar que, al igual que en Panamá cuando la invasión genocida ejecutada por George Bush padre ultimó a tiros a un corresponsal español, ahora revela nuevos crímenes de guerra, e intromisiones intolerables, cercenando el derecho de los pueblos a la autodeterminación, el todopoderoso régimen de la Casa Blanca pretende sentar cátedra de prepotencia tipificando como delito de lesa humanidad el ejercicio de ese periodismo que hace de la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, su razón de ser.

A Julián Assange no basta con amenazarlo de muerte, perseguirlo, bloquearle su espacio cibernético e inventarle procesos; se le quiere demonizar en una maniobra que muestra el cinismo de un fascismo resucitado que amenaza con reeditar los horrores de la Segunda Guerra Mundial, esta vez desde las cercanías de nuestros pueblos latinoamericanos. Cobra actualidad aquella sentencia que se le escuché alguna vez a un hermano mexicano al lamentarse de esta manera: ‘Pobre México y pobre Latinoamérica, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’. Pero lo más triste es que a estas alturas de la civilización, aún hay mentalidades ovejunas que se tragan ese cuento de que la potencia arpía es paradigma que se arropa con la defensa de los derechos humanos, la democracia y la libertad.

*

<> Este artículo se publicó el 11 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Hablemos de humanidad

La opinión del periodista….

Euclides Fuentes Arroyo

En Níger país africano con vastos territorios desérticos, cunde el hambre de humanos y animales, e igualmente la misma situación se da en otros puntos del continente negro, mientras en el sur de nuestra América el frío empuña la guadaña que priva de su existencia a los más desvalidos y nuestra turística provincia de Bocas del Toro, sufre las consecuencias de una masacre que ha privado de la vida a muchos ciudadanos cegados por los impactos de los perdigones; esto último algo que en Panamá muchos creyeron que no podía ser ejecutado por el gobierno de las promesas incumplidas.

José Martí, el apóstol de la independencia latinoamericana, dijo que “ningún dolor humano nos es ajeno”. Basados en esa premisa no podemos silenciar nuestra voz cuando en alarde despreciativo a nuestros hermanos de todo el mundo, presenciamos los abusos de las minorías privilegiadas que, montadas en el potro del poder, pretenden seguir cabalgando, como históricamente lo han hecho, sobre el sufrimiento y la expoliación de sus conciudadanos.

Un hermano entrañable considerado así por encima del calificativo de amigo, no aprueba mi versificación porque prefiere la prosa. Quiero complacerlo precisamente porque se trata de un humano ejemplar que a pesar de sus limitaciones como empresario  adinerado, en la práctica demuestra que es necesaria la toma de conciencia de que nuestro paso por la vida no está en la simple satisfacción egoísta de nuestra calidad de vida, sino en compartir con el prójimo alegrías y tristezas.

Es cierto que la caridad no va a resolver los problemas de los desafortunados, pero también es cierto que la preocupación, verdaderamente cristiana, por nuestros hermanos carentes de fortuna, que se traduce en solidaridad con sus dolores, es un paliativo que refleja la grandeza de nuestra condición de seres humanos.

Mientras hay mentalidades que sólo piensan acrecentar sus fortunas pisoteando los más elementales derechos del individuo, desconociendo que los humildes tienen que alimentarse y en base a esa necesidad especulan elevando el costo de los alimentos, habrá siempre elementos conscientes que no aprueban los desmanes abusivos de los que se enriquecen a costa de la depauperación de sus semejantes.

Mientras hay patronos que blanden sobre sus empleados el garrote vil de la explotación y el maltrato, habrá otros que saben compartir con quienes les permiten acrecentar sus riquezas, los beneficios de una actividad de doble vía, es decir, trabajo y capital.

Se trata nada más y nada menos, que asumir conscientemente el papel que cada cual tiene que jugar, para mantener el clima de armonía que garantice la supervivencia de los que tienen la sartén por el mango y los que con sus manos laboriosas producen el pan nuestro de cada día.

Este mensaje realmente sincero, tiene la posibilidad de ser asimilado por mentes dotadas de la inteligencia que Dios le otorgó a algunos congéneres, o desestimado por aquellos oscurecidos por la soberbia prepotente que fuerzas malignas y oscuras han predestinado a pertenecer al bando de los deshumanizados.

Panamá 26 de julio de 2,010.  E.F.A. ced. 7-44-677

<>  Este artículo fue enviado por correo electrónico para su publicación por el autor a quien damos todo el crédito que le corresponde.

La corrupción sí paga, el nuevo mensaje

La opinión del Periodista…

.

Euclides Fuentes Arroyo

Que la corrupción sí paga parece ser el último y nuevo mensaje de los personeros del cambio a la reversa. Eso es lo que se desprende de las denuncias que los medios de comunicación formulan a diario por la proliferación de pagos exagerados por productos que no lo valen, amén de contrataciones directas, licitaciones o concesiones para proyectos millonarios y el silencio cómplice de quienes supuestamente deben velar por la ética de la administración pública de nuestra querida Panamá.

Curiosamente algunas “estrellitas” de la televisión que fueron favorecidas, unas con el voto popular para puestos de elección, y otras por su protagonismo como figurines de programas, o simples colaboradores que con arribismo oportunista usurparon una tarea periodística para lo cual carecen de la idoneidad respectiva, son los señalados por la conciencia ciudadana como los ejecutores de las felonías. No todo lo que brilla es oro.

Conscientemente se aupó la candidatura alcaldicia de quien saltó del plató de la television , a ser pesadilla de la capital. A sabiendas de su renuncia tácita a la ciudadanía panameña, de su traición al delatar desde las tanquetas de la invasión genocida a sus compatriotas, y de incurrir en perjurio ante las autoridades y con todo un expediente de ilegalidades, los propiciadores de esa  monstruosidad aprovecharon su control del poder legislativo para impulsar el escarnio de un parlamento que cada día escala más alto el desprestigio de ese órgano estatal.

En el MIDES y en Educación, así como en Salud y otras instancias gubernamentales se multiplican los señalamientos por la irregularidad en los procedimientos para autorizar concesiones o compras de lo que precisa la administración para cumplir sus compromisos y realizaciones. Pero lo más grave es que la opinión pública observa que cuando se advierte la infracción de la norma por parte de un funcionario responsable, no se dan las explicaciones ni aclaraciones del caso, sino que se produce la represalia con la destitución del denunciante. Eso lleva al ciudadano común a pensar que en estos casos quien señala la corrupción terminará pagando con la cárcel el plato que rompió el superior jerárquico.

Escándalo mayúsculo y cinismo inconmensurable el que desde la cúpula del Ejecutivo se insinúe o se aliente la deslealtad y se capte la membresía hacia el partido gubernamental de elementos públicamente estigmatizados por la prensa local con acusaciones de malversación de fondos de los contribuyentes y pendientes de proceso legal.  Son casi diarias las alusiones de comentaristas de medios escritos, radiodifundidos o televisados a personajes del mundillo burocrático politiquero que serán  perdonados, con el archivo de sus procesos, por sus adhesiones al libro de militantes de las huestes oficialistas.

A todo esto, aquellos designados con fanfarrias y fuegos artificiales como inquisidores de la corrupción, brillan por su silencio cómplice cuando se trata de los trepadores que viven al margen de la legalidad, mientras se convierten en cajas de resonancia, únicamente en caso de que la persecución de la corruptela guarde relación con sus adversarios políticos.

El mensaje que le están dando al panameño de a pie es que el juega vivo de los apostatas y traidores, de los tránsfugas y de los que justifican lo injustificable de las conductas amorales, sí vale la pena, que en fin, la corrupción sí paga.

Panamá 28 de julio de 2,010     E.F.A. ced. 7-44-677

<> Artículo enviado el 28 de julio de 2010 por e-mail para su publicación por el autor,   a quien damos todo el crédito,  el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

A un año de ñamería

La opinión del periodista….

EUCLIDES FUENTES

De aquí a que Martinelli salga

tributos y recargos por doquier

el habla habrás de perder,

el caminar y hasta la nalga.

La clase pobre y la media

pagando están la inflación

todo el pueblo, ese montón

sufre la tragicomedia.

Se amenaza a trabajadores

no quieren más sindicatos

sino amarillos baratos

los serviles son mejores.

La huelga no será un derecho

ni buen salario una conquista

un pecado ser optimista

u hombre de pelo en pecho.

Código laboral le estorba

al régimen indolente

y enrarecido el ambiente

la avaricia se desborda.

Pretenden modificarlo

para perpetuar injusticias

contra un pueblo sin malicia

fácilmente doblegarlo.

Cuentan con una mayoría

de venales diputados

con criterios pignorados

desprovistos de hidalguía.

En la mira está el Seguro

la caja de la sociedad

en manos de la ansiedad

de un elemento impuro.

Cada obra que se anuncia

insinúa un negociado

sin transparencia acabado

que merece la denuncia.

El principio de soberanía

y dignidad nacional

en su fase Terminal

está en plena agonía.

Noticia sensacional

en diario tico divulgada

se cocinó en la embajada

con un regaño imperial.

Sin separación de poderes

continúa el nepotismo

pues todo sigue lo mismo

de los malos sus placeres.

Sucumbe el medio ambiente

con nefastas concesiones

la danza de los millones

la debacle se presiente.

De tanto arrebato fascista

no escapa ni la opinión

se censura al periodista

en la radio y televisión.

Para silenciar el grito

a la guapa Maribel

le anudaron el cordel

a Tapia, Castillero y Chito.

Esto apenas es el saldo

de un año de ñamería

la sensatez sí sabía

era indigno del respaldo.

<>

Este artículo fue publicado el  10 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Quien con bebé duerme amanece defecado

La opinión del periodista….

.

Euclides Fuentes Arroyo

Vieja práctica que sólo sorprende a los despistados que olvidan que cuando a ellos les interesa sacar los trapos sucios de la gente que gobierna subordinada a sus intereses hegemónicos, es la repetición de la misma fórmula que le aplicaron , en su momento, al entonces hombre fuerte de Panamá, Manuel Antonio Noriega.

Como por circunstancias del control publicitario ahora no pueden recurrir a los medios del patio, filtran en el exterior de país toda la información clasificada por sus agencias de inteligencia o espionaje, que para el caso es lo mismo. Ayer utilizaron las cadenas televisivas o diarios estadounidenses, para que las agencias noticiosas internacionales y la prensa local rebotaran las sensacionales noticias que causaban el efecto explosivo de una bomba de tiempo. Hoy es  el sitio web de un vecino fronterizo.

Desde el fin de semana, aprovechando la amplia difusión  global que tienen las páginas que circulan por Internet, los ciudadanos de este país y los vecinos del continente, se están desayunando con todo un caudal de información relacionada con señalamientos no muy santos hacia el mandatario de la República.

Al igual que Noriega, Pinochet y últimamente Uribe y Martinelli, creer que porque el poder imperial se muestra dadivoso desde sus sedes diplomáticas, ya se tiene patente de corso para operar al libre albedrío y sin consulta, equivale a pensar que se puede dormir al lado de un bebé sin amanecer con el aroma de las defecaciones de rigor.   Los ejemplos sobran de que, como bien lo señalaba un líder criollo, “los Estados Unidos no tienen amigos, sino intereses”.

Primero fue Pinochet al que aventaron sin paracaídas cuando ya la etapa de martirizar al hermano pueblo chileno había sido consumada y no lo necesitaban, el que sufrió que fueran sus amos los que denunciaran la cuantía  de millones del erario público que depositó en la banca internacional. Luego todos sabemos lo que ocurrió con Noriega y cómo a Uribe le frustraron su obsesión por reelegirse una vez más.

En el caso de Ricardo Martinelli ahora le dicen, a través de un diario digital tico, que no es uno, sino que son dos los parientes involucrados en irregularidades de suma gravedad.   La divulgación de pelos y señales no proviene de fuentes domésticas por lo documentadas y precisas que son todas las notas que producen las pesquisas  de agencias antidrogas y de inteligencia norteamericanas. Es su contubernio investigativo con las autoridades de los países en donde está la presencia no sólo de sus diplomáticos, sino de  sabuesos de la DEA, la CIA y cuanto aparato emplean para detectar los objetivos.

Buen ejercicio para los que gobiernan, sería repasar la historia de los que alcanzaron el poder con la bendición del Tío Sam, para aprender que ellos no cambian la estrategia de tirar la piedra y esconder la mano, cuando de sus intereses se trata, para que la genuflexión y el sometimiento a su voluntad no sea una cuestión a medias, sino de tiempo completo.

Euclides Fuentes Arroyo ced. 7-44-677

<>

Artículo enviado el 14 de mayo de 2,010 por correo electrónico a Panaletras para su publicación por el autor a quien damos todo el crédito y las responsabilidades que le corrresponden.