El subsidio electoral…

La opinión del Ex Legislador de la República…


JOSÉ DOMINGO TORRES

El tema lo ha traído al tapete el ciudadano presidente de la República.   En un inicio habló de la eliminación del subsidio electoral, luego bajó la temperatura y manifiesta que hay que disminuir el monto asignado a los partidos políticos en calidad de subsidio, regular y reglamentar mejor su uso.

Comparto totalmente este nuevo enfoque sobre el subsidio electoral.    El pasado 11 de enero de 2010, publiqué en este mismo medio un artículo en el que advertía al Tribunal Electoral la necesidad de revisar el monto destinado a los partidos políticos y la necesidad de revisar los controles sobre dichos fondos. (Ver: Ojo al subsidio electoral, 11 de enero de 2010, La Estrella de Panamá).

Decía en el artículo citado que lo primero que se debe revisar en las reformas electorales que se discutirían en enero de 2010 es, si el 1% que se destina de los ingresos corrientes del Gobierno central al subsidio de los partidos políticos, es hoy un monto razonable vs otras necesidades, como la pobreza y los altos niveles de violencia que vive la sociedad.

Cuando hablamos del 1% de los ingresos corrientes del gobierno central, estamos hablando de que en el primer quinquenio que se hizo efectivo el subsidio directo a los partidos políticos en nuestro país (1999—2004) se destinaron $15.3 millones, en el segundo quinquenio (2004—2009) se destinaron 20 millones y en el tercer quinquenio (2009—20014) se destinarán 33.7 millones del Presupuesto General del Estado, lo cual sumaría unos $69 millones desde 1999 a 2014. Y este monto irá subiendo en la medida que los ingresos corrientes del gobierno central vayan subiendo.

Hablar de sumas millonarias en subsidio electoral, es hablar del buen uso que los partidos políticos le den a estas partidas y es allí, según mi criterio, donde está el problema. En el manejo que le dan las cúpulas de los partidos políticos al subsidio electoral.

El Tribunal Electoral tiene sus auditores internos, para verificar los gastos, y la Contraloría de la República igualmente fiscaliza el subsidio de los partidos políticos; aún así, existen algunos dirigentes de los partidos beneficiados con el subsidio, que lo que hacen es inventar seminarios que nunca se dan y, si se dan, no llenan ningún objetivo que no sea el crear el evento para justificar gastos. Esto es perder el dinero del pueblo.

El Tribunal Electoral debe reforzar los mecanismo de fiscalización del subsidio electoral a los partidos políticos con mayor celo, evitando que le metan gatos por liebres con actividades inventadas.

Los rubros en que hay que tener mayor fiscalización son: capacitación política, honorarios, gastos de organización, gastos de participación en cursos y conferencias dictados por terceros y, sobre todo, en salarios y servicios profesionales.

Concluyo con una cita de José María Figueres, ex presidente de Costa Rica: ‘el financiamiento del Estado a los partidos políticos no debe verse como un gasto, sino como una inversión en el fortalecimiento de nuestras democracias’,  pero su uso, agrego yo, debe ser con responsabilidad por parte de quienes se benefician de él.

*

<> Artículo publicado el 14 de octubre de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.
Mas del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/torres-jose-domingo/

Bocas: ¿Quién indemniza a quién?

La opinión del Administrador de Empresas y Ex Legislador de la República….

.

JOSÉ DOMINGO TORRES

Con el pasar de los días una densa calma parece volver a Changuinola, escenario de los violentos enfrentamientos entre la población civil y las fuerzas del orden público.   Los sentimientos de pesar por la muerte de Antonio Smith Montezuma y Virgilio Castillo se mantienen a flor de piel, igual sentimientos se manifiestan con los heridos por perdigones en uno o ambos ojos, de más de 50 moradores del área que se vieron perjudicados, muchos de ellos que ni siquiera estaban en las refriegas que se estaban dando.

El Gobierno Nacional ha empezado el proceso de indemnización para los familiares de los caídos y heridos.   Se ha hecho público que la viuda de Virgilio Castillo recibirá un subsidio permanente del Estado y la viuda de Antonio Smith también recibirá una pensión. Los hijos de ambas mujeres en edad escolar serán becados, han informado voceros del gobierno.

Por otra parte, a los heridos en uno o ambos ojos se les está brindando la atención médica requerida, a través de la Caja del Seguro Social y el Ministerio de Salud. El presidente de la República personalmente ha manifestado que, si tienen que recurrir a una atención especializada en el extranjero, no se escatimarán recursos para darle esa atención a los heridos.

Si bien es cierto todo esto se pudo haber evitado, la realidad es que sucedió y en buena hora que el Gobierno Nacional trate de alguna manera de mitigar el dolor y el sufrimiento de estas humildes familias y de cada uno de sus familiares.

Pero además de estas víctimas de la violencia en Bocas del Toro, hubo también otros que se vieron afectados. ¿Quién los indemnizara?

¿Quién se hará responsable de los actos vandálicos que se dieron en las propiedades públicas y privadas en Changuinola? ¿Quién indemnizará por los actos vandálicos que se dieron en una entidad bancaria del área y en vehículos públicos y privados?

¿Quién responderá por otras víctimas fatales, que fallecieron porque no pudieron cruzar las barricadas de los manifestantes para buscar una ayuda médica?

¿Quién responderá por las pérdidas económicas, de miles y miles de dólares, que sufrieron pequeños comerciantes de Changuinola, producto de esos actos de violencia?

Con los actos violentos de Bocas del Toro, perdieron los sindicalistas, los trabajadores, los ciudadanos comunes y corrientes, los turistas, el Estado, en dos palabras: Perdimos todos.

Hay otras indemnizaciones y compromisos que ha prometido el gobierno: (1) Cubrir el salario de los trabajadores bananeros durante los días de huelga; (2) La jubilación especial para los trabajadores de las bananeras; (3) Una equiparación salarial para los trabajadores bananeros.

Las primeras indemnizaciones dirigidas a los familiares de las víctimas fatales y de los heridos en uno o ambos ojos me parecen justas por parte del Estado.

Pero debo expresar mi preocupación sobre el compromiso de cubrir salarios de los trabajadores durante los días de huelga. El Código de Trabajo establece claramente quiénes deben pagar esos días, si la huelga es legal o ilegal y el tema de jubilaciones especiales debe ser discutido con la Caja del Seguro Social, que es la que se encarga de vigilar las jubilaciones de todos los panameños.

Debemos ir solucionando de poco a poco las situaciones vividas. Pero a la vez el gobierno debe ser consciente en no prometer cosas que vayan a trastocar al resto de las entidades del país.

Cuando todo vuelva a la calma, porque esta tensión no puede ser permanente, es necesario que el gobierno y los grupos sindicales beligerantes del país se sienten alrededor de una mesa de diálogo, para establecer claramente los límites de responsabilidad cuando hagan uso de su derecho a disentir, ya sea a través de huelga o manifestaciones.

El gobierno tiene que aprender a escuchar a la sociedad civil. Los sindicatos deben respetar las reglas del sistema democrático. Quienes aspiren a tomar el poder político, que participen políticamente, se postulen a los cargos públicos y busquen los votos.

Si los dirigentes sindicalistas llegaran al poder político del país, no les conviene un país en crisis social o económica; como no le conviene a ningún grupo organizado.

Hay que hacer un alto, para que no se repita otra sublevación contra las autoridades constituidas, como sucedió en Changuinola. En ese escenario todos perdemos y va a llegar un momento en que no habrá forma de indemnizar a nadie, porque todos se sentirán con derecho a reclamar algún tipo de indemnización.

<>

Este artículo fue publicado el 2 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Quién capitaliza los errores del gobierno?

La opinión del Administrador de Empresas y Ex Legislador de la República…

.

JOSÉ DOMINGO TORRES

Pertenezco a ese 60% de panameños, que frente a la oferta electoral de la última campaña presidencial, no dudó en votar por Ricardo Martinelli para presidente de la República.

Durante su primer año de gobierno el presidente Martinelli y su equipo de gobierno estuvieron navegando en un país en calma. Si bien su estilo de gobierno trajo enfrentamiento con sectores de la sociedad civil y los medios de comunicación, la oposición política no le hacía mella a su gestión.

La mayor oposición del presidente Martinelli ha sido del propio equipo de trabajo y de su propio estilo de gobierno.

Lo que sí derramó el vaso de agua fue la imposición de la Ley 30, conocida con la ‘Ley Chorizo’. No es cierto, como él señala, que si la mencionada ley se hubiera dividido según los temas se demoraría años en aprobar ese paquete de leyes. En una equivocada economía legislativa se decidió meter en una ley de aviación temas laborales, ambientales, penales, entre otros y allí tienen los resultados.

El oficialismo tiene los votos en la Asamblea Nacional para aprobar las leyes que ellos crean necesarias para el desarrollo y modernización del país; así que era innecesario recurrir a subterfugios y madrugonazos para aprobar leyes como la misma Ley 30.

Los tristes acontecimientos que se desarrollaron en la provincia de Bocas del Toro y el mismo gobierno lo reconoce, no debieron ocurrir. Y agrego yo, si cada uno de los actores oficialista hubiera hecho su trabajo.

Cómo es posible que los servicios de inteligencia del Estado no hayan detectado oportunamente lo que se venía tramando en sectores de Changuinola. Cómo es posible que las autoridades regionales y nacionales del Ministerio de Trabajo no le prestaran la atención inmediata, expedita a las reclamaciones de los trabajadores del Sindicado Bananero de Bocas del Toro, antes de que ocurrieran los hechos.

Peor aún, cómo es posible que la dirigencia provincial de los partidos que componen la alianza de gobierno en Bocas del Toro no tuvieran el mínimo olfato de la protesta que se venía organizando y de los posibles niveles de violencia que la misma protesta generaría.

El recién estrenado ministro de Seguridad y la ministra de Trabajo deberían poner sus cargos a disposición del presidente, si es que el propio presidente no les pide la renuncia; por su responsabilidad de acción u omisión en el manejo de los disturbios ocurridos en Bocas del Toro.

Existe otro elemento muy preocupante que se ha percibido en estos últimos días. La politización del Ministerio Público. Las órdenes de conducción y de arrestos a dirigentes gremiales sin la debida justificación, pone en alerta a quienes de una manera u otra luchamos por que exista una democracia de verdad en el país.

Ahora bien: ¿Quién capitaliza los errores del gobierno? En cualquier otro país la respuesta sería muy fácil: ‘Los partidos de oposición’. Pero estamos en Panamá y aquí las cosas son distintas. Ni el PRD, ni el PP, partidos de oposición, capitalizan los errores del gobierno.   Los errores de gobierno los capitalizan los grupos de izquierda agrupados en Frenadeso.   Y eso para mí es muy preocupante.   El país necesita que el gobierno del presidente Martinelli sea exitoso, que su gestión fortalezca no solo la economía del país, sino el sistema democrático que actualmente vivimos.

Un desencanto generalizado del electorado panameño será aprovechado por los sectores de la izquierda, que utilizan todas las reglas de la democracia como sistema de gobierno, para luego poner la de ellos que coartan las libertades ciudadanas e imponen un régimen de terror, como las experiencias dadas en hermanos países de Latinoamérica.

En buena hora que el gobierno entienda que ha cometido errores y que debe corregir el rumbo que lleva. Cada crisis genera oportunidades. Y la crisis de los actos violentos de Bocas del Toro le brindan al presidente oportunidad para recomponer sus relaciones con los grupos de la sociedad civil. Ellos deben ser un apoyo a su gestión de gobierno y hay que escucharlos. Además, debe recomponer su relación con los medios de comunicación, a lo largo de su período siempre habrá diferencias, pero no se debe hacer de esto una lucha frontal.

El gran reto que sí hay que vencer es el tema de la inseguridad. Sabemos que eso no se hace en un día, pero en esta materia es donde hay que gastar todas las energías gubernamentales.

El éxito o fracaso del gobierno del presidente Martinelli marcará el rumbo que seguirá el país en los próximos años.

No nos engañemos, un fracaso del gobierno actual, no le abre las puertas al PRD, sino a los grupos de izquierda. Y con estos grupos en el poder uno sabe cómo comienza, pero no sabe cómo termina. Allí tenemos el caso de Venezuela para referencia.

<>

Este artículo fue publicado el  19 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Autorregulación vs regulación del Estado

La opinión de……

.

José Domingo Torres

Comparto totalmente la idea de que los canales de televisión local se autorregulen. Pero si no lo lo hacen, es un deber del Estado regular su programación.

La televisión por presentar estímulos audiovisuales, se impone sobre los otros medios de comunicación como la prensa escrita o la radio para citar algunos. La televisión penetra en el hogar, en la vida diaria, en el día a día, se convierte en parte de la familia y muchas veces en las niñeras de muchas familias.

Juan Marcelo Pardo señala en su artículo ¿Qué hace la televisión por nosotros? Lo siguiente “La televisión influye poderosamente sobre los espectadores, configurando su personalidad. Predispone, condiciona y genera actitudes, conductas, formas de pensar, gustos, costumbres y modas. Por eso es que ejerce su influencia especialmente sobre la cultura infantil y la juvenil”.

Desde esa perspectiva, a todos los ciudadanos nos debiera interesar el contenido de la programación de la televisión. El alto contenido de crónica roja que tienen los noticieros de casi todos los canales, yo los llamo los primeros 20 minutos de los noticieros de las 6:00 p.m. –el parte de guerra -, sumado a las series de las narconovelas deben de llevar a la reflexión a los dueños de canales de televisión.

Todos debemos enfocarnos en tener una mejor sociedad y los patrocinadores de noticieros con crónicas rojas y programas de alto contenido de violencia y antivalores como las narconovelas tienen un papel muy importante, dejar de patrocinar y dejar de anunciarse en estos programas por un par de meses; estoy seguro de que así esos programas cambiarían radicalmente.

El diario español El mundo, en su edición del 16 de noviembre de 2002, cita el Informe Kriegel, encargado por el Gobierno francés para evaluar, analizar y proponer soluciones al problema de la violencia en la televisión. Concluye el informe que las escenas violentas difundidas por este medio afectan indiscutiblemente al comportamiento de los niños y de los más jóvenes y recomienda en primer lugar un “pacto de libertad y responsabilidad” que pasa por la prohibición absoluta de difundir programas violentos o pornográficos entre las 06:30 horas y las 22:30 horas, franja susceptible de ser vista por niños.

Más recientemente, el 20 de enero de 2010, la Comisión Nacional de Televisión en Colombia (CNTV) remitió un comunicado a los canales RCN y Caracol mediante el cual el ente rector de las políticas televisivas en el país les recuerda a los dos canales privados la responsabilidad social que le compete en la emisión de los contenidos.

La actuación de la CNTV se fundamenta, agrega el comunicado, en las funciones que le corresponde desarrollar y pretende también atender el cada vez mayor número de televidentes que manifiestan su inconformidad y preocupación por los contenidos de las series El Capo, Las muñecas de la mafia y Pandillas, guerra y paz.

Como podemos ver, la preocupación de los gobiernos por el contenido de los programas de televisión es un tema que no se limita solamente a Panamá. Países de europa, como Francia y de América Latina como Colombia para citar algunos ejemplos buscan las formas de que los programas de violencia y crónicas rojas afecten lo menos posible a su niñez y juventud.

Conclusión: Los canales de televisión deben autorregularse. Pero si no lo hacen, es un deber del Estado regular su programación.

<>

Publicado el 2 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¡Ojo con el subsidio electoral!

.

La opinión del miembre del Partido Popular…..

.

JOSÉ DOMINGO TORRES

A raíz de las declaraciones del ex diputado Jorge Hernán Rubio, en las que exige a la dirigencia del Partido Popular una auditoría física y contable del uso de los recursos del PP, es importante retomar el manejo que los partidos políticos, y en particular el PP, le dan al subsidio electoral, que es de los recursos de todos los panameños.

Tomo prestada la cita de una ponencia del magistrado Eduardo Valdés Escoffery, que atribuye a José María Figueres, ex presidente de Costa Rica: “ el financiamiento del Estado a los partidos políticos no debe verse como un gasto, sino como una inversión en el fortalecimiento de nuestras democracias ”.  Comparto totalmente esa apreciación del ex presidente Figueres, por tanto el presente artículo lo que aspira es a que al subsidio electoral se le dé un uso razonable para lo cual fue destinado y no que sea un nicho para el aprovechamiento particular de las cúpulas de los partidos políticos que manejan el subsidio a su manera.

Lo primero que se debe revisar en las reformas electorales, que se comenzarán a discutir en estos días, es si el 1% que se destina de los ingresos corrientes del Gobierno Central al subsidio de los partidos políticos es hoy un monto razonable vs otras necesidades, como la pobreza y los altos niveles de violencia que vive la sociedad.

Cuando hablamos del 1% de los ingresos corrientes del Gobierno Central, estamos hablando de que en el primer quinquenio que se hizo efectivo el subsidio directo a los partidos políticos en nuestro país (1999-2004) se destinaron 15.3 millones de dólares; en el segundo quinquenio (2004-2009), se destinaron 20 millones; y en el tercer quinquenio (2009-2014), se destinarán 33.7 millones del Presupuesto General del Estado, lo cual sumaría unos 69 millones de dólares desde 1999 a 2014. Y este monto irá subiendo en la medida en que los ingresos corrientes del Gobierno Central vayan subiendo.

Hablar de sumas millonarias en subsidio electoral, es hablar del buen uso que los partidos políticos le den a estas partidas y es allí según mi criterio, donde está el problema. En el manejo que le dan las cúpulas de los partidos políticos al subsidio electoral.

El Tribunal Electoral (TE) tiene sus auditores internos para verificar los gastos y la Contraloría de la República igualmente fiscaliza el subsidio de los partidos políticos, aún así, existen algunos dirigentes de los partidos beneficiados con el subsidio que lo que hacen es inventar seminarios que nunca se dan y si se dan no llenan ningún objetivo, que no sea el crear el evento para justificar gastos. Esto es perder el dinero del pueblo.

El TE debe reforzar los mecanismo de fiscalización del subsidio electoral con mayor celo, evitando que le metan gatos por liebres con actividades inventadas.

Los rubros sobre los que hay que tener mayor fiscalización son: capacitación política, honorarios, gastos de organización, gastos de participación en cursos y conferencias dictados por terceros y, sobre todo, en salarios y servicios profesionales.

Hoy, la lucha de muchos dirigentes por aferrarse a sus cargos es, más bien, la lucha por manejar el subsidio postelectoral que entregará el Tribunal Electoral.

Por eso reitero mi llamado a los magistrados: ¡Ojo con el manejo del subsidio a los partidos políticos!


<>

Publicado el  11  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Partido Popular: se imponen los mediocres

.
La opinión del miembro del Partido Polular….
.
JOSÉ DOMINGO TORRES

En el tercer congreso nacional del Partido Popular celebrado el pasado 13 de diciembre en un hotel de la ciudad capital, las sillas que otrora ocupara la élite de intelectuales, médicos, profesores, profesionales, líderes sindicales y líderes naturales de la antigua Democracia Cristiana hoy Partido Popular no estaban vacías. En política las sillas siempre alguien las llenas. Ahora esas sillas estaban llenas por incondicionales, primos, sobrinos, tíos, cuñados, parientes cercanos de algunos dirigentes del PP, que han encontrado, gracias al subsidio electoral, algún modo de compensación económica.

No hubo debates de temas nacionales ni regionales, para qué perder el tiempo.   Lo importante era la elección de la directiva del Tercer Congreso Nacional, que ya había sido consensuada con los promotores de mediocres del PP. Presentada la misma y sin oposición se da inicio al Tercer Congreso Nacional.

Lo que más llamó la atención fueron los discursos de algunos dirigentes del PP, el presidente saliente se lamentó del error que cometió el PP en su alianza con el PRD.

Error diría yo, que comete por segunda vez, porque ya había habido una alianza electoral en el 2004, con Martín Torrijos.   De sus palabras, entonces, debo entender que el error de la alianza con el PRD fue en el 2009, con Balbina Herrera, quizá porque no ganó la Presidencia de la República.

Pero lo más patético fue el discurso del saliente secretario general y ex diputado suplente, al arremeter contra el PRD, acusándolo de que estaba metiendo sus manos en el PP. Acusó sin ninguna prueba, estoy seguro, que el ex diputado Rubio, aspirante a secretario general, estaba jugando el papel que la Calcagno había jugado en las recién celebradas elecciones internas del PRD. Y no hago ninguna defensa oficiosa del PRD, porque tanto en la alianza de Martín Torrijos como con Balbina Herrera voté en contra de esa alianza.

Atrás habían quedado para el saliente secretario general y ex diputado suplente sus defensas oficiosas del partido de gobierno PRD, atrás quedaron los momentos que apasionadamente presentaba a Balbina Herrera como la candidata a presidente del Partido Popular, atrás quedaban las continuas reuniones con la alta dirigencia del PRD dándole toda clase de explicaciones de las actividades del PP.

El resultado de las elecciones de los delegados y delegados incondicionales, parientes, primos, cuñados, esposas, amigas de los dirigentes del PP no dieron mayor sorpresa. La presidencia la obtuvo Milton Henríquez, que, aún cuando es una figura fresca para dirigir el partido, no ejerció ningún liderazgo para la elección de las nuevas autoridades, tomó la ley del menor esfuerzo para salir él, y el resto, salvo contadas excepciones, los mismos dirigentes que han llevado al PP a su mínima expresión política.

Es más, el único diputado del PP no salió electo como autoridad del partido en este congreso nacional.  Y al ex presidente del PP y ex vicepresidente de la República, Rubén Arosemena, que atendiendo invitación del propio Milton Henríquez, se postuló a la Comisión Política, no salió.

Esos puestos y los del Secretariado Ejecutivo Nacional eran para los incondicionales, amigos y parientes de los dirigentes promotores de mediocres. Solo 2 ó 4 miembros del comité político con criterio propio lograron imponerse.

Debo concluir: En el Tercer Congreso Nacional del PP, se impusieron los mediocres, salvo contadas excepciones. El nuevo discurso que pretende vender el electo presidente Milton Henríquez, sobre un Partido de centro, desligado del PRD, lo podrá hacer él, y probablemente los vicepresidentes electos Carlos Ernesto González de la Lastra y Javier López. Pero quienes fueron defensores de la alianza del PRD, que solo les faltó colocarle el 11 del PRD a la estrella verde, no tendrán en la opinión pública ninguna credibilidad.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Promotores y mediocres

.
La opinión de…
.
JOSÉ  DOMINGO  TORRES
.

En toda actividad humana existen talentos y mediocres, pero en la política existen además, los promotores de los mediocres.

Los promotores de los mediocres son aquellos individuos con algún grado de talento en la actividad política, pero que para sentirse líderes de sus grupos, se rodean de personas de escasos talentos.   Se cumple así el adagio que dice: “ en el país de los ciegos, cualquier tuerto es rey ”.

Y eso es justamente lo que viene sucediendo en muchos partidos políticos, pero quiero referirme a uno que conozco perfectamente, como lo es el Partido Popular, en el cual he militado por más de 32 años.

Pasadas las elecciones generales en las que el electorado eligió a Ricardo Martinelli como presidente de la República, la actual dirigencia del PP no se ha dado cuenta de que el partido perdió las elecciones.

Lejos de sentarse a hacer un análisis de unos resultados que lo llevaron a una precaria subsistencia con los votos de representantes de corregimiento, la dirigencia está más que satisfecha con haber mantenido la franquicia de partido legalmente reconocido y sus dirigentes se sienten con el derecho de mantenerse en el poder en distintas posiciones para seguir en lo mismo, aprovechándose de su posición de mando, ahora con la vista puesta en el subsidio electoral.

Salvo en el liderazgo del Dr. Arias Calderón, que se hizo rodear de personas talentosas, líderes naturales de sus comunidades, destacados profesionales, abogados y profesores de primera línea, quienes siguieron en el mando de la entonces Democracia Cristiana hoy Partido Popular fueron perdiendo esa práctica de rodearse por así decirlo de personas con talento, con prestigio y con carácter.

Hay un proverbio que dice: “ en política no hay sillas vacías ” y así es. El vacío dejado por los antiguos miembros talentosos del partido ha sido llenado por unos cuantos promotores de mediocres y mediocres en propiedad, salvo contadas excepciones.

Hace dos meses aproximadamente los promotores de mediocres convocaron a sus seguidores y a los mediocres en puesto de mandos del PP, para hacer, según ellos, una elección primaria para escoger al futuro presidente del partido en el congreso nacional, que debe celebrarse el próximo 13 de diciembre de 2009.

Llevaban todo preparado, pero por cosas del destino en esa reunión no salió el candidato que los promotores de mediocres promovían, sino que se impuso el ex diputado Jorge Hernán Rubio, que en su trayectoria política, además de un buen mediador, tiene formado su criterio propio y difícilmente podrían los promotores de la mediocridad manejarlo a su manera.

Así las cosas, los promotores de la mediocridad no se quedaron calmados. Reunidos entre ellos, dispusieron que el copartidario que ellos habían elegido como candidato presidencial para las elecciones de 2014, sin que él mismo se hubiera sometido a ningún congreso ni ningún voto de delegado, fuera a la vez candidato a presidente del partido, desconociendo de esa forma la antigua elección primaria que ellos mismos habían convocado. Así nace la propuesta de postular a Milton Henríquez a presidente del PP y a candidato a presidente de la República en el 2014 por el Partido Popular.

Jorge Hernán Rubio, como buen mediador, decide correr a la Secretaría General del PP, para dejar el campo libre al candidato de los promotores de la mediocridad. Pero estos promotores se oponen a su candidatura y han decidido que Rubio, al no representar sus intereses particulares, no podrá ser el próximo secretario general del PP.

Mal futuro le veo a las aspiraciones del virtual presidente del PP y candidato presidencial Milton Henríquez si los promotores de la mediocridad y los mediocres en propiedad se salen con la suya. Ellos tienen que entender que el PP perdió las elecciones y que no pueden mantener secuestrado al partido.

.

<>
Publicado el 27  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.