Servidores públicos a tiempo completo

*

La opinión del Periodista..

Rolando  Gittens

Con consternación y preocupación se está observando como algo normal, que los servidores públicos estén al mismo tiempo realizando otras tareas en el sector privado.

El problema -sobre todo para las personas que ocupan altos puestos- no es tener dos empleos sino, que además de no ser muy ético, las complejidades inherentes a la administración del gobierno suponen y requieren de una dedicación exclusiva y permanente.

Una de las grandes debilidades de la ejecución gubernamental es la ausencia de una consistente fiscalización y la falta de un adecuado seguimiento para poder acercarnos a una gestión de calidad.

Un caso que llama la atención es la participación del ministro Guillermo Ferrufino en un programa televisivo, está la gobernadora del distrito capital Mayín Correa, quien mantiene su programa diario en una emisora y últimamente en su respetable concurso en televisión de “la cabellera blanca”. ¿Cuántas reuniones de coordinación, viajes y tiempo se necesitan previamente para producir estos programas?

La situación traspasa al Ejecutivo y se interna en el Legislativo. Muchos de nuestros honorables diputados que son abogados, tramitan casos a parte de sus tareas de legislar. El hecho de tener otras responsabilidades quedó al descubierto cuando en agosto pasado el presidente de la Asamblea José Muñoz, fue cuestionado junto a otros por recibir en sus empresas radiales, miles de balboas en concepto de publicidad….” como cualquier otro panameño, los diputados tenemos derecho a tener empresas y negocios”, señalaba en un diario de la localidad José Muñoz.

Si evaluamos el gran desafío social, económico y cultural que el país tiene que enfrentar, la pobreza, la inseguridad, la necesitada atención personal y directa que exigen estos problemas, no logramos comprender como es que les sobra tiempo a nuestras autoridades.

Además hay que tomar en cuenta el posible conflicto de intereses. Hay que imaginarse a un funcionario del ministerio de Economía y Finanzas que maneja una serie de informaciones sensibles, asesorando en su tiempo libre a una corporación o a un banco. ¿Cómo se vería al presidente Ricardo Martinelli atendiendo a tempranas horas de la mañana la administración de sus Supermercados 99?

*
<>Artículo publicado el  3  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/guittens-rolando-a/
Anuncios

Programa FLACSO-PANAMA

La opinión del Periodista….
.
ROLANDO  A.  GITTENS
.

Existen dos caras de la Universidad de Panamá. Una de cierre de calles por estudiantes y de controversia por el poder que protagonizan los profesores. La otra cara es de esfuerzo académico y de investigación que se realiza oculto por las paredes de los laboratorios y de los centros de estudios. La primera universidad y no la segunda, es la que la opinión pública conoce más ya que son noticia para los medios.

 

Es así que el pasado 21 de octubre en la Ciudad del Saber se creó formalmente el programa FLACSO-PANAMA. La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, es un organismo regional instituido por la UNESCO con la finalidad de satisfacer necesidades en el conocimiento de las ciencias sociales en América Latina. Para ello crea post-grados de docencia e investigación.

Un comité directivo conformado por profesores de larga trayectoria académica –algunos egresados de FLACSO- como Carmen Córdoba, Enoch Adames, Carlos Gasnell, Alexis Rodríguez, Marco Gandasegui, Gerardo Maloney y Carmen Miró, serán los responsables de iniciar un proyecto basado en el papel estratégico de las ciencias sociales en la formación de políticas públicas para el desarrollo del país.

Muchos hemos criticado el hecho de que pareciera que la Universidad de Panamá no cumple con uno de sus roles importantes, como es servir como conciencia crítica del país. No obstante hay que admitir que para tener un personal de alto nivel, depende en gran medida del acceso a una información de calidad. Esto se logra a través de la investigación o de la creación intelectual y su posterior publicación.

Y es que en general la sociedad panameña desea ver a las universidades en general pero, sobre todo a la Universidad de Panamá y a la Tecnológica, como fuentes de soluciones y no de problemas.

Parte de la sustentación de una universidad estatal es que sus programas y proyectos se sustenten en experiencias basadas en problemas reales a partir de la investigación, la realización del desarrollo científica y tecnológico.

Es confortable que sea en este mes de aniversario de la Universidad de Panamá, que se haya concretado este acuerdo con un organismo regional que lleva más de 50 anos de promover la docencia, la investigación, la cooperación. Todo un esfuerzo dirigido a la búsqueda de la verdad y del conocimiento.

<>
Publicado el 26 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Actores en la educación

Actores en la educación

.

La opinión de….

Rolando A. Gittens

.

El esfuerzo por comprometer a toda nuestra sociedad en el plan de transformación de la educación pareciera que va por el sendero correcto. Todo parece indicar que la jornada: “Volvamos a las aulas”, que promueve la ministra del ramo, Lucy Molinar, ha permitido recolectar valiosa información de las distintas necesidades de los planteles educativos oficiales.

Estoy consciente de que el problema de la educación es muy complejo, porque implica una serie de variables, pero la información obtenida tiene una importancia que trasciende el mero inventario de necesidades. Si bien es cierto que los padres de familia constituyen un factor importante en el mejoramiento de la educación, esto solo será posible si tienen acceso a más y a mejor calidad de información que les permita, a su vez, tomar acertadas decisiones a favor de sus hijos.

Otro aspecto no menos importante son, sin duda, los profesores. Necesitamos que los profesores recuperen el prestigio casi perdido, que estén bien preparados y sean motivados. Los docentes deben tener evaluaciones que signifiquen un mejoramiento salarial en función de su desempeño profesional y una fiscalización para motivar a los que se preparan y trabajan bien. Los educadores tienen poco tiempo para preparar sus clases y corregir las pruebas y exámenes que colocan. Son tareas agotadoras que se agravan, ya que por sus bajos salarios se ven muchos obligados a laborar en más de un establecimiento.

Estas consideraciones permitirán que los graduandos con mejores promedios tengan interés en ingresar a las Facultades de Educación, que deberán elevar los requisitos de ingreso para que pueda contar el país, por lo tanto, con un buen equipo de profesores.

Hay varios aspectos inherentes al problema de la educación, sobre todo cuando en Panamá hay una sociedad cada día más segmentada y donde las posibilidades de un trabajo ejecutivo están, en gran medida, en función de qué colegio o universidad privada usted se graduó.

Finlandia es un país que se ha adjudicado los mejores resultados en las pruebas hechas en Europa, que miden comprensión, matemáticas y ciencias. Todo su comentado éxito está basado en la formación de los profesores por un lado y por poder involucrar a la sociedad en el tema educacional.

Claro que Panamá no es lo mismo. No tenemos una cohesión social igual que Finlandia, que podamos sentirnos orgullosos, nuestro valor de la familia está bastante trizado y no hay una real responsabilidad familiar de participar activamente en el proceso educativo. No obstante, pienso que estamos en el sendero correcto, un camino angosto y difícil, pero necesario recorrer.
.

<>
Publicado el 2 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Importancia del estímulo agropecuario

Importancia del estímulo agropecuario

*

Rolando A. Gittens
*

Desde hace unos años las cosas en el campo panameño están cambiando. La necesidad de convertirnos en un país autosuficiente en la producción de alimentos e incluso, en uno con posibilidades de exportar, ha elevado el nivel de exigencias para nuestros agricultores.  Ya no basta producir alimentos, ahora hay que preocuparse por la eficiencia, la calidad y los altos rendimientos.

Pero todo esto sólo es posible si dejamos de producir tal como lo habíamos estado haciendo tiempo atrás o sembrando y cosechando tal como nos enseñaron los abuelos.

Los ataques de algunas personas contra el actual gobierno por la entrega de un reconocimiento económico a beneficiarios del Fondo para la Transformación Agropecuaria son injustos, porque se da reconocimiento a todos los que lo soliciten, se dediquen a la producción o actividad agropecuaria y que cumplan con los requisitos formalmente establecidos por la comisión y la Ley que lo regula.

En dicha comisión laboran no sólo representantes del sector público. Existe una persona designada por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, otra por la Asociación de Pequeños y Medianos Productores y otra por la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá.

El incremento de la productividad y de la calidad de la producción agropecuaria depende en gran medida de la inversión en tecnología. Pero el uso ya sea de invernaderos, de semillas certificadas, de fertilizantes, de maquinarias y equipo de última generación o de sistemas de riego requiere de importante financiamiento.

La importancia de los incentivos que reconozcan estos riesgos que realizan los productores y ganaderos son vitales para que se produzca el indispensable cambio. Si la industria del agro detuviera su desarrollo por falta de estímulos, el efecto que se produciría en los campos donde se concentra la pobreza del país sería desastroso.

Y por otro lado, nunca obtendríamos la tan ansiada soberanía y la seguridad alimentaria que todos los sectores del país esperan algún día obtener.

<>

Publicado el 16 de junio de 2009 en el diario La Prensa