Tus hijos pueden ser víctimas de la internet

La opinión de…..

Aisaida Batista

.
Tus hijos pueden ser víctimas de la internet

.

Mucho se ha hablado de avances y tecnología en este siglo. La internet es uno de estos grandes avances, millones de hogares se suman a este servicio tecnológico de comunicación. Hoy día los estudiantes, niños y niñas de todas las edades hablan el argot de la internet, que muchas veces los padres no entendemos.

Nuestro país es parte de este proceso de modernización. Muchos pueden ser los beneficios de esta herramienta, sin embargo, ante esta gran demanda surge el fantasma de la violencia hacia la niñez.  Hombres y mujeres inescrupulosos aprovechan esta puerta abierta para entrar a tu casa, acceder a tus hijos e hijas y abusar de ellos.  ¿Cómo? A través de la pornografía infantil que circula en la red y que se comparte incluso en el celular.

Una de las actividades que se realizan en la internet es asistir a las salas de chat.  Nuestros chicos son casi adictos a estas conversaciones.  Parecen inofensivas pues no los “conoces” realmente, sin embargo muchas de estas personas son depredadores a la caza de nuestros hijos e hijas.   Primero obtienen su confianza (se hacen amigos/as), empiezan a compartir información, intercambian imágenes por la webcam, cámara incorporada que ya casi todas las PC traen, atracción en la que ingenuamente caen, sin darse cuenta de lo que realmente hay detrás de todo eso, comparten experiencias eróticas, y responden a los desafíos “a que no te atreves a mostrarme…” y siempre un poquito más.

Hay programas que graban lo que está pasando en la conversación y esa escena que parecía breve e inofensiva por la distancia y ausencia física “entre dos”, se puede convertir en una situación de dominio público, que se comparte, se vende y que lesiona la dignidad de los niños, niñas y adolescentes involucrados.


También hay personas inescrupulosas que graban las violaciones y abusos a los que someten a cientos de niños y niñas en el mundo y este material es colocado en el ciberespacio para compartirlo con otro “consumidor”.

Parece macabro, asqueroso, sin embargo es la triste realidad de muchos menores de edad, a los cuales este tipo de acto les vulnera sus derechos.

La pornografía infantil es un delito que debemos prevenir con información y comunicación en el hogar.   Las consecuencias a corto, mediano y largo plazo muchas veces son irreparables.

Hablar del tema de comunicarnos con nuestros hijos e hijas parece una tarea imposible, por el poco tiempo que dedicamos al hogar y las múltiples responsabilidades que adquirimos, pero por la salud y bienestar de ellos, vale la pena saber qué están haciendo y para qué utilizan internet.

.

<>
Publicado el 16 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios