Lluvias e inundaciones, ¿hasta cuándo?

La opinión del Arquitecto y Urbanista….

JORGE  RODRÍGUEZ  SAM

Durante la pasada estación lluviosa miles de personas sufrieron los efectos de las inundaciones. Algunos vieron sus propiedades afectadas y los menos afortunados perdieron sus vidas. ¿Cómo podemos disminuir el impacto de los torrenciales aguaceros en los centros urbanos del país?

No existe una sola solución mágica ante este problema. El problema afecta a todos, por tanto, todos debemos contribuir a su solución.

A medida que nuestras ciudades han experimentado crecimiento y desarrollo, más y más tierras han sido convertidas en superficies impermeables, que no permiten la adecuada filtración de agua en el subsuelo. Las construcciones de edificios, áreas de estacionamientos, aceras peatonales, calles y avenidas, contribuyen a exacerbar las inundaciones.   La Ciudad de Panamá presenta la peor condición en el país, pues luego de fuertes aguaceros las aguas de lluvia fluyen por toda la ciudad como una gran red de canales pluviales al aire libre. Esto no es aceptable, pues atenta contra la seguridad y el bienestar de los habitantes.

¿Cuántas vidas han de perderse para que las autoridades competentes atiendan e identifiquen soluciones efectivas a este problema?

Urbanismo ‘sostenible’ contribuye a disminuir las inundaciones.

Compañías promotoras y de construcción, arquitectos, ingenieros y urbanistas deben promover diseños y construcciones ‘sostenibles’, que reduzcan significativamente el volumen y flujo de aguas pluviales dentro de nuevos proyectos y demás terrenos colindantes.

No es aceptable la construcción de nuevos proyectos (de cualquier tipo) que crean más problemas, debido al gran volumen de agua pluvial que generan y que luego es vertida en las propiedades vecinas y vías públicas.

En otros países, el adecuado control y manejo de aguas pluviales es fundamental para la aprobación o rechazo de cualquier propuesta de proyecto urbano. Por tal razón, las urbanizaciones residenciales, desarrollos comerciales e industriales son severamente regulados.

Las inundaciones, en áreas urbanas, pueden ser controladas con las siguientes recomendaciones:

1. El Ministerio de Obras Publicas y municipios del país deben implementar el mantenimiento efectivo de los sistemas (canales y tuberías) pluviales existentes con el debido y constante mejoramiento (mantener los caudales de los ríos y quebradas libres de basura). A la vez dichas autoridades deben establecer regulaciones que promuevan diseños efectivos que ayuden a identificar el volumen y destino de las aguas pluviales generadas por cada proyecto. No es aceptable que nuevos proyectos urbanos viertan las aguas pluviales que generan en las vías públicas (calles y avenidas) y terrenos vecinos.

2. Promover el desarrollo de proyectos que crean un menor impacto en el ambiente.

3. La creación de más áreas verdes y parques que permitan mayores áreas de filtración de aguas pluvial en el subsuelo y el uso de ciertas especies de plantas nativas que ayuden a restablecer la absorción de los suelos naturales.

4. ‘Urbanismo Sostenible’ promueve el uso de lagunas de retención y/o áreas de bio—retención en el desarrollo de proyectos de construcción que ayuden a reducir la velocidad en el flujo de aguas pluviales que resultan por los torrenciales aguaceros. Elementos constructivos como tanques subterráneos para la recolección de agua de los techos para la irrigación de jardines y áreas verdes públicas. El uso de pavimentos permeables en áreas de estacionamientos que permitan la adecuada filtración de agua al subsuelo.

¡Educar a los profesionales y a la comunidad en general es fundamental!

Los municipios deben educar a las comunidades, a través de campañas publicitarias y adecuadas señalizaciones. Debe ser prioritario el hacer respetar y cumplir las leyes y reglamentos municipales, todos por igual. Un país cuyas leyes no son cumplidas equivale a un país sin leyes.

Nuestras escuelas, universidades, gremios profesionales y clubes cívicos deben crear conciencia en los futuros profesionales del país sobre el concepto de ‘sostenibilidad’ en el ambiente y como puede ayudar en nuestras vidas.

Panamá tiene aspiraciones de ser un país atractivo al turismo con una economía atractiva a la inversión nacional e internacional. Panamá tiene la oportunidad de proyectarse, a nivel regional, como un país con nuevos modelos de desarrollo urbano que son responsables al ambiente. Es difícil proyectar una imagen positiva cuando no podemos resolver los problemas básicos de nuestras ciudades, como son el crimen, la basura y el transporte. Se hace aun más difícil resolver dichos problemas, cuando además la población debe lidiar con las inundaciones.

El adecuado control y manejo de aguas pluviales (lluvias) es fundamental para evitar las catastróficas inundaciones que se repiten anualmente en nuestro país.

La estación seca con sus frescas brisas y soleados días es el tiempo propicio para hablar de playas, béisbol y carnavales. Pero luego llegará la estación lluviosa con sus lluvias… y más inundaciones!

<>

Este artículo fue publicado el  9 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Más parques y áreas verdes

Más parques y áreas verdes

La opinión del Arquitecto y Urbanista….

JORGE RODRÍGUEZ SAM

.
Durante mi reciente visita a la Ciudad de Panamá tuve la grata oportunidad de pasear por la Cinta Costera antes de su apertura al público. La ubicación y el concepto de diseño me parecieron atinados, pues permiten al público nuevamente tener acceso a espacios abiertos y amplios que dan a las bellas vistas del “Mar del Sur”, además de permitir áreas de recreación, que tanta falta hacen en esta ciudad.

El acelerado ritmo de construcción de edificios, con altas densidades, ha creado espacios hacinados, obstrucciones a la visual del público, pocas áreas verdes y, por supuesto, el fuerte y trágico impacto del tráfico vehicular (tranques) que generan estos edificios. Todos somos conscientes de los problemas que resultan a consecuencia de crecimientos urbanos desordenados.

Los municipios del país deben afrontar y resolver eficientemente el rápido crecimientos que experimentan algunas de nuestras comunidades. Las autoridades municipales deben prever las futuras necesidades y no esperar a reaccionar a los problemas de crecimiento urbano o rural.

Las aéreas verdes y parques proveen gran beneficio económico a las comunidades, que sirven por lo siguiente:

  • Permiten el ejercicio físico de sus habitantes, por tanto contribuyen a crear una sociedad más saludable y sana;
  • Ayudan a reducir la infraestructura requerida para la canalización de las aguas de lluvia (menos costos en inversiones públicas);
  • Contribuyen a reducir las inundaciones, debido a lluvias, porque permiten la eficiente filtración de las aguas en el subsuelo;
  • Contribuyen a acrecentar el valor comercial de la tierra en proyectos cuyos edificios poseen aéreas verdes aledañas, debido al ambiente atractivo que ofrece, y;
  • Contribuyen al paisaje estético de la ciudad y a la promoción del turismo.

La creciente población del país crea presión para construir nuevos parques regionales, comunitarios, de urbanizaciones, áreas verdes, plazas y complejos deportivos que servirán para salvaguardar la salud y el bienestar de nuestras comunidades.

Los municipios pueden desarrollar un Plan Maestro basado en los siguientes puntos:

1. Participación ciudadana que contribuya a establecer “ La Visión ” o el plan de lo requerido por la comunidad;

2. Las normas de zonificación deben exigir áreas apropiadas para parques y juegos en las nuevas urbanizaciones;

3. Identificar áreas de prioridad para establecer futuros parques (en terrenos contiguos a escuelas);

4. Establecer áreas verdes en la servidumbre de ríos y quebradas (áreas sujetas a inundaciones);

5. Establecer una red de parques y aéreas verdes, que permitan la conexión entre barriadas y crear relaciones más cercanas entre sus habitantes;

6. El desarrollo de programas de recreación infantiles y juveniles en parques o centros deportivos, como ligas de fútbol, béisbol, baloncesto, tenis, etc, y;

7. El mantenimiento adecuado de parques y estructuras existentes.

El Plan Maestro para Parques y Áreas Verdes es una guía que, actualizada periódicamente, ayudará a las autoridades municipales a llevar a cabo la visión de las comunidades, mediante el desarrollo por etapas, prioridades, presupuestos, demografía, etc.

En el año 2003, Peter Harnik (“ The Trust for Public Land “) completó un estudio en que analizó 12 ciudades en EUA con altas densidades de población. El estudio incluyó a la Ciudad de Miami, que clasificó en último lugar con respecto a áreas de parques en relación al número de habitantes (5% del área total de la Ciudad de Miami era destinada para parques y áreas verdes). En aquel entonces, Miami, con una población de 362,470 habitantes, destinaba 1.2 hectáreas de parques para cada 1,000 habitantes. El estudio indicó que las otras ciudades tenían un promedio de 3.2 hectáreas de parques para cada mil habitantes.

¿Cuántos parques y áreas verdes requieren la Ciudad de Panamá y demás ciudades del país?

Cada ciudad es diferente y posee cualidades únicas. Sus habitantes y autoridades municipales deben participar conjuntamente en identificar las necesidades específicas en cuanto a áreas de recreación, parques, juegos, etc.

El Plan de Desarrollo Urbano del MIVI identifica la existencia de un déficit de instalaciones recreativas en las aéreas metropolitanas cuya población es de aproximadamente 800,000 habitantes. Dicho déficit se traduce a menos de 1/3 de hectárea de parques por cada mil habitantes.

El estándar propuesto por el Sistema de Espacios Abiertos (SEA) provee un promedio de una hectárea de espacio público recreativo para cada mil habitantes residentes en las aéreas metropolitanas y aéreas revertidas.

No esperemos a construir otra Cinta Costera o cuando el gobierno obtenga los fondos suficientes para tal inversión.

Cada municipio del país puede iniciar la planificación y diseño de parques cuyos costos no impacten grandemente los fondos públicos. Los municipios pueden coordinar con grupos cívicos, estudiantiles y residentes para ayudar en el mantenimiento de parques y áreas verdes. Las aéreas verdes en zonas residenciales son adecuadas para reunir a vecinos, entablar amistades y promover la conexión social que ayuda a nuestras comunidades a ser más fuertes y saludables.

Pero, no basta con construir parques. Debemos construir comunidades cuyos habitantes participen y trabajen conjuntamente por el bienestar de sus municipios y el país.

El gran reto para nuestras comunidades es hacer respetar y cumplir las leyes y reglamentos, como son las normas de zonificación, Plan Maestro de Desarrollo, etc. Todos somos parte de una comunidad y debemos velar por promover, proveer y proteger la buena calidad de áreas de recreación y esparcimiento, además de mejorar las oportunidades para actividades culturales.

El futuro del país depende de las nuevas generaciones. Nuestra juventud requiere de espacios y áreas verdes apropiadas para el esparcimiento y el sano desarrollo físico y mental.

<>
Publicado el 3 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde