En el PRD

.

En el PRD
.
José Arroyo Hudson
.

Para algunos parecerá tedioso y hasta molestoso seguir insistiendo en la renuncia del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, pero es que la situación en la que la actual cúpula mantiene sumida al resto del colectivo así lo amerita, por que hoy por hoy el partido se encuentra sumergido en la más grande crisis jamás experimentada por la membresía de nuestro glorioso Partido.

La adversa circunstancia política, que experimentamos con los resultados de las pasadas elecciones, ha creado un magnifico escenario para que los actuales dirigentes, manifestaran su visión de estadista y el alto grado de sentimiento por el mejoramiento de nuestro partido, ocasión que era propicia para que estos señores que hoy conforman el CEN  del PRD, pusieran a disposición de las bases, sus respectivos cargos, situación que en estos momentos estuvieran dando paso a un verdadero proceso de reingeniería dentro del colectivo.

Nos encontramos con un partido inoperante en su totalidad, estancado en su fase organizativa producto de la poca credibilidad y el desinterés que en estos momentos están mostrando los dirigentes del partido de Omar, lo que consideramos como una contradicción, puesto que no entendemos qué motiva a estos señores a permanecer en la alta dirigencia del partido, al cual mantienen en la misma circunstancia desde hace mas de diez años, situación esta que nos pone en condición de solicitarle a la actual dirigencia que depongan actitudes con el único interés de poder seguir adelante, y poder consolidar un nuevo liderazgo, situación que hasta este momento nos mantiene huérfano de líder, que pueda seguir adelante fortaleciendo el proyecto Torrijista.

El capricho de la actual dirigencia está causando un daño profundo en la estructura del partido, lo cual no nos permite avanzar y esta situación ha encendido la alarma de preocupación nacional, porque en estos momento tenemos, una cúpula partidista con un gran desgate que no les permite poder pronunciarse de una forma efectiva; por verse involucrados en escándalos de corrupción, como el recientemente reabierto caso CEMIS, el cual involucra directamente a tres de sus miembros más prominentes: Martín Torrijos, Balbina Herrera, Héctor Alemán, circunstancia esta que no le permitiría hacer una oposición combativa y constructiva en defensa del humilde pueblo panameño; la situación en la que se mantiene el PRD, pone a pensar que existe un plan para acabar con el legado del General Omar Torrijos, a lo cual nos oponemos.

Mantendremos enarbolada la bandera del torrijismo, por que nuestro partido, que no tiene dueño y en el que estamos dispuesto defender la herencia que nos dejó Omar Torrijos Herrera.

<>

Publicado el 31 de julio de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios