Debemos planificar no improvisar

La opinión del comentarista de fútbol y del programa Háblemos de Fútbol en KW Continente…..
.
DENIS UREÑA S. 

Una vez más nos encontramos en el calvario que cada cuatro años divide pensamientos, opiniones y sentimientos para los fanáticos de la selección de fútbol de Panamá. Todavía con los eternos sinsabores que nos han dejado los negativos resultados de nuestra selección absoluta de fútbol, nos sorprendemos de las extravagantes y confusas alternativas que nos ofrecen nuestros dirigentes a la hora de tomar la importante decisión sobre quién llevará las riendas de nuestra selección mayor de fútbol.

¿Cuáles son los argumentos y el perfil que buscan para encontrar un técnico que cumpla con sus exigencias y expectativas? ¿Conocen el entorno futbolístico que tenemos? ¿Tienen alguna idea lógica de lo que es el fútbol? Estos cuestionamientos se los hacen muchos panameños, que escuchan y leen en diversos medios de comunicación que la alta dirigencia de nuestro fútbol tiene en mente traer al Sr. Alfio ‘Coco’ Basile como técnico de nuestra ya golpeada y maltratada selección de fútbol.

Pareciera que nuestros dirigentes asumen que el pueblo panameño aún no ha aprendido de sus desacertadas contrataciones, craso error, ya este pueblo ha aprendido mucho y no se convence de que nuestro fútbol necesita técnicos de primer mundo para progresar y saben que ese no es el camino hacia sus ansiadas aspiraciones mundialistas.

Técnicos como el Sr. Da Luz, Cesar Maturana, Alexandre Guimaraes nuestro más reciente fiasco, abonan más dudas sobre la capacidad de contratar técnicos de nuestros dirigentes. Es cierto que ha habido sus excepciones caso Mihai Stoichita, quien aportó algo de fútbol y también ayudó a que algunos jugadores nuestros partieran al anhelado y exigente fútbol europeo, asimilando algo de fútbol, y no dejar de mencionar a Eugenio ‘Cheche’ Hernández, quien nos hizo llegar por primera vez a un Hexagonal final en las eliminatorias mundialistas y a disputar una final de la Copa de Oro, la cual culminamos segundos. Hay que recalcar que nos llevó al Hexagonal final; sin embargo, no ganamos ningún partido.

Refrescando levemente sobre algunos de los anteriores técnicos, es importante señalar que el Sr. Julio César Dely Valdés, con su escaso bagaje como técnico, tomará las riendas interinamente de la selección mayor de Panamá (sin cobrar un solo centavo) y después fue alejado sin argumento alguno, sentando un precedente deplorable, ante una de las más grandes glorias de nuestro balompié nacional.

Ningún dirigente en este país conoce más de fútbol que Julio César Dely Valdés, ninguno. Pero nuestro fútbol carece de las facultades más elementales y sencillas que se necesitan para poder aspirar a llegar a otro hexagonal, después de ver nuestra liga y la participación de nuestros equipos en la Concachampions, nos percatamos de que todavía no sabemos jugar bien al fútbol. Es evidente que no contamos con una estructura futbolística idónea para poder aspirar a logros mayores, soñamos con llegar al mundial del 2014, pero me pregunto: ¿Con qué?

Si bien es cierto, la experiencia y el andamiaje del Sr. Basile como técnico y jugador sobrepasan abismalmente los del Julio César Dely Valdés, él no será quien nos lleve a disputar un mundial, eso es utópico. Basile en su vasto pasaje como técnico, y debemos recordar su polémica salida de la selección argentina que fue la última vez que dirigió, no será el que nos haga el milagro de vernos por primera vez en una cita mundialista, porque en el fútbol los milagros no existen, los resultados se trabajan y cuestan mucho. También es peligroso que los gobiernos se inmiscuyan en los deportes, porque es como mezclar gasolina con fuego y normalmente siempre pierde el deporte.

Considero que si Basile llegara a Panamá, sería bueno que nos ayudara con su valiosa experiencia a ESTRUCTURAR nuestro fútbol, porque nuestro fútbol es huérfano de estructura y de muchas cosas más. Yo pienso que ese sería el mejor aporte que nos podría brindar y no sembrar 5000000 de dólares en piedras.

Nuestro fútbol es limitado y muy podre y considero que se debe trabajar primero en crear categorías inferiores, clubes, preparar técnicos a nivel local y estadios propios para poder pensar en traer técnicos de primer nivel.

Ya es hora de hacer las cosas bien, porque los resultados no se darán y después estaremos crucificando técnicos y no reconociendo nuestras mediocridades.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios