Panamá, ruta de dos mundos

La opinión de….

PAÚL C. PINZÓN P.

Cuando se descubrió América hace más de 500 años, se encontró en Panamá una ruta de tránsito rápido, seguro y económico, esto vuelve a ser tema de actualidad.  Pero qué condición existía antes que ha sido superado hoy, ‘la ignorancia’.   Los panameños y el mundo estamos descubriendo nuevas cosas, la importancia de la conservación ambiental.

Por ejemplo: antes existían muchos recursos naturales y pocos habitantes, ahora existimos muchos habitantes y limitados recursos naturales. Antes eran pobladores de otros continentes los que miraban a Panamá como ruta de tránsito, ahora son nuestros vecinos (Colombia).

Pero resulta que Panamá sigue siendo un sitio especial para el mundo, es el único país de América que posee dos rutas interoceánicas que alivian el traslado del Atlántico-Pacífico para el transporte marítimo y la biodiversidad: uno el Canal de Panamá y el otro el Corredor Biológico compuesto por el Parque Nacional Darién y Kuna Yala. Este último, el anhelo de los países que se han suscrito para conformar el Corredor Biológico Mesoamericano en conservar la conectividad ecológica a través del istmo centroamericano, del cual Panamá es signatario. Cuando se comprometieron en conservar la conectividad, el paisaje que garantiza el proceso de la evolución ecológica y la sobrevivencia de la biodiversidad, que en muchas regiones del mundo casi ha desaparecido.

Pensemos más de dos veces en completar la supuesta conectividad de los continentes, antes buscando riquezas del sur, ahora en favorecer la economía trans-hemisférica (norte-sur).

Pienso qué será de Panamá sin recursos naturales que se encuentran en el Tapón del Darién; es decir, sin los bosques, sin animales, sin agua de buena calidad, con suelos deteriorados, con un desplazamiento indiscriminado de las poblaciones, con el riesgo de tener problemas de enfermedades y plagas que afecten el sector productivo agropecuario y forestal y por qué no, la salud pública y la seguridad nacional. Pienso si los países que utilizarían la vía se condolerían de los panameños y compensarían con creces los daños causados por los beneficios que ellos tengan.

Se imaginan si en la actualidad los transportistas terrestres panameños han tenido que pelear por la estabilidad de sus negocios enfrentando a los transportistas de Norte y Centroamérica, ahora también enfrentados a los del Sur,  cuando al Norte y al Sur hay inferiores costos de producción y logística multimodal relacionada con el transporte.

Considero que para los panameños es muy beneficioso económica, social y ambientalmente, mantener la barrera del Tapón del Darién como está y aún más fortalecida.   No seamos tan ingenuos, nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.   Estudiemos todas las alternativas posibles antes de dar el paso, sobre todo saquemos provecho garantizando nuestra calidad ambiental.

<>

Este artículo fue publicado el  9 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios