Educación 2010, el nuevo reto

La opinión de……

.

Ana Rivera


Por muchos años he escuchado la misma canción: Hay que transformar la educación, lalala. Autor de la letra y música: Todos los gobiernos. Sin embargo hoy, Panamá, Centroamérica y el mundo están bajo la sombra de modelos económicos que nos obligan a cambiar la perspectiva educativa, por las mismas exigencias y competencias globalizantes.

¿Por qué el cambio a la perspectiva educativa?

Seamos honestos, necesitamos, por nuestro bien, reformular acciones. Todos somos responsables de la educación.

Muchos se preguntarán ¿cómo, cuándo y dónde se podrá hacer esto?

Todos los agentes participativos de la sociedad, responsables del porvenir de este noble país, tienen que sentirse identificados con este nuevo reto.

El nuevo reto no es responsabilidad del ministro o ministra de turno de la cartera educativa. Este reto es de todos y todas las personas que aman este bello terruño: Panamá.

Anteriormente, hemos observado que se han hecho transformaciones en diferentes ámbitos de la educación, como lo son: el curricular, el administrativo, el tecnológico, entre otras.

Pero, hoy, necesitamos transformaciones que vengan de lo interno de cada uno de esos agentes educativos: Padre y madre de familia, estudiantes, profesores, administrativos y la sociedad en general.

Dichas trasformaciones deben ser plasmadas en nuevas maneras de actuar. Como ejemplo: los profesores deben aplicar nuevas formas didácticas atrayentes al alumnado. Por otro lado, los padres deben apoyar, supervisar y corregir las labores o asignaciones que desarrollen sus hijos en casa. También los administrativos y directivos de plantel deben velar por el buen funcionamiento de cada uno de los colegios en nuestro país.

Pero, sobre todo, debe reinar la verdadera esencia de la educación, que se resume en un constante proceso multilateral de conocimientos, valores y costumbres, en donde la formación del hombre y la mujer no se limitan, sino, fluye en un constante ir y venir de información libre y audaz.

La educación de hoy, depende de todos. Si fracasamos, fracasamos todos, Si triunfamos, triunfaremos todos.

<>

Publicado el 23 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito de les corresponde.

Anuncios