Un solo país, un solo equipo

 La opinión del Banquero:

Rolando de León de Alba

En el argot deportivo se diría “todos somos la marea roja”. Y así se ha comportado el país, como un gran equipo que ha salido a dejar el nombre de Panamá en el sitial que se merece.

Es justo felicitar a todos los panameños que han hecho su esfuerzo por garantizar la transparencia en nuestro país luego de las informaciones emanadas por un grupo especial de periodistas investigativos en las que se involucró el nombre del istmo. Empezando por los cibernautas, que se han hecho sentir con opiniones claras y posturas correctas, pasando por los ministerios de Relaciones Exteriores, Economía y Finanzas, Presidencia, la Superintendencia de Bancos, los miembros del comité independiente de expertos que están evaluando las prácticas del sistema financiero de Panamá, hasta llegar a las altas autoridades estatales y del sector privado.

Se suman a este esfuerzo los medios y empresas de comunicación, diversas compañías que han generado campañas digitales innovadoras, así como estrategias publicitarias para que juntos “mantengamos viva y bella, la más increíble obra de arte… Panamá”, como dice el eslogan de nuestra campaña ambiental.

Es necesario destacar la labor realizada por el sector financiero del país al lograr la aprobación de la Ley 23 del 27 de abril de 2015, que adopta medidas para prevenir el blanqueo de capitales, el financiamiento del terrorismo y de la proliferación de armas de destrucción masiva. Esta norma jurídica se logró gracias a que los diputados depusieron sus intereses políticos y se vistieron con la camisa de Panamá para poder salir de la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional, en la que fuimos incluidos el 30 de junio de 2014. Desde su primer día, la actual administración gubernamental se tomó esta tarea muy en serio y logró la aprobación de esta ley con el apoyo del sector privado y político.

Hoy tenemos otro reto y es salir juntos, como país, de la lista francesa de estados y territorios no cooperativos en materia fiscal, cumpliendo con todos los requerimientos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Ya se dan los primeros y vitales pasos, sin que se haya visto afectado el buen desempeño de la economía nacional, que es ejemplo de la región, evitando siempre que se utilice la plataforma financiera de Panamá para fines ilegales.

Como banquero, que he servido a mi país en múltiples facetas, tengo que reconocer que vivimos un momento histórico en el que todos a una sola voz decimos que el éxito económico de Panamá va más allá de la creación de sociedades que puedan ser utilizadas para evadir el pago de impuestos. Pertenecemos a un país comprometido con la transparencia financiera, con un crecimiento anual por encima del 6% y que juntos estamos saliendo de esta situación que nos hará más fuertes para seguir brindando nuestra plataforma financiera, más solidificada que nunca, al mundo.

Vale la pena destacar que agrupaciones como la Asociación Bancaria y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá ponen todo su empeño para apoyar cada una de las iniciativas que se desarrollan en beneficio de la transparencia de la nación. Unidos le estamos dando ejemplo al mundo de cómo podemos convertir una situación conflictiva en una oportunidad de mejora que le concederá a nuestro país un mejor futuro en materia económica y social. Por ejemplo, ya Panamá anunció, a través de sus altas autoridades que se uniría, en 2018, a la iniciativa de la OCDE para el intercambio automático de información fiscal, enmarcado en la creación de estándares internacionales comunes para compartir estos datos.

Así como inicié este artículo deseo culminar. En este momento estamos todos en la cancha como la gran “marea roja” que somos, con nuestra camiseta de Panamá bien puesta, como exhorta el arzobispo metropolitano de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa, y dispuestos a decir, con gallardía, “alcanzamos por fin la victoria en el campo feliz de la unión”.

<> Artículo publicado el 30  de mayo  de 2016  en el diario La Prensa,  a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Los héroes anónimos de la información

La opinión del Diputado de la República por el Circuito 8-7…

 

VÍCTOR  JULIAO  III
vjuliao@asamblea.gob.pa

Mi vida ha estado ligada a ellos, sea como hijo de un destacado político, como músico, como representante de corregimiento, diputado y como director y realizador del programa ‘Tu día de suerte’.    Tengo grandes amigos que se dedican a la fotografía y a la filmación y por esa y otras razones no puedo pasar por alto la fecha del seis de febrero.

Es importante resaltar que ese día, pero en 1981, el camarógrafo de Canal Dos, Rogelio Martínez, cumplía una misión informativa en la capital de Costa Rica, la ciudad de San José. Junto a la laureada periodista, Luz María Nolí, le daba cobertura al proceso electoral de esa nación centroamericana.

Fotógrafos y camarógrafos son dados a buscar el sitio adecuado, para captar la mejor escena. Fue así como Rogelio Martínez subió a la azotea de Teletica, con el afán de filmar la caravana de uno de los candidatos. Un camarógrafo, por lo general, tiene más del 50 por ciento de la visión ocupada en el lente de su cámara. Este fenómeno le impidió advertir, a Rogelio Martínez, que estaba dando un paso, hacia una estructura frágil, lo que provocó su caída. Martínez murió cumpliendo su noble apostolado. De eso han pasado 30 años. Luz María Noli tuvo uno de los peores momentos en su carrera profesional. Su compañero de trabajo; ese hombre con una sonrisa a flor de piel yacía en el suelo, muerto.

A raíz de lo ocurrido y por esa amistad que compartieran, el señor Luis H. Moreno, le propone al alcalde Guillermo Cochez, en 1990, la aprobación de un acuerdo municipal para declarar el seis de febrero Día del Camarógrafo y Fotógrafo.   Para esa época, Luis H., Moreno era el gerente del Banco Nacional de Panamá. Cabe destacar también la forma cobarde como los seguidores de Manuel A. Noriega, hirieron de bala a Fernando Araúz, un camarógrafo que en vida demostró arrojo, valentía y temeridad.    Pese a las presiones y amenazas, él supo captar las mejores escenas para que el mundo entero se diera cuenta de los acontecimientos ocurridos en nuestro país.

Quienes conocieron a Rogelio Martínez dan cuenta de su correcto comportamiento, de su gran profesionalismo y de sus muchos quilates como hijo, hermano, padre y amigo. Aprovecho la ocasión para mandarles un mensaje de felicitación a todos los fotógrafos y camarógrafos, en especial a esos profesionales que trabajan en la Asamblea Nacional, a los que día a día nos informan como héroes anónimos y los que me han acompañado para llevarles un día de suerte a miles de panameños. Voy a analizar con mi equipo legal para elevar la fecha a rango de ley. Los grandes acontecimientos que nos presentan en el cine, la televisión o el Internet, tienen detrás a los verdaderos inspiradores y realizadores, son ellos los que nos llevan hasta nuestros hogares, el clímax de un hecho. Para ellos nuestro apoyo, respeto y reconocimiento.

Nuevamente mis felicitaciones para esos hombres y mujeres, quienes a través de su lente, nos ponen como testigos de la historia.

 

Este artículo se publicó el 15 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Los nuevos medios: ¿por qué importan?

La opinión del Comunicador Social…

ERNESTO A. HOLDER
ernestoholder@gmail.com

Literalmente hay cientos y cientos de estudios, ensayos y artículos sobre el poder de los medios, la influencia de los medios; el poder y la influencia de los medios; los medios y el poder; medios y manejo del poder; control de los medios y poder. Es decir, no importa cómo se titula, ha sido motivo de análisis y estudio por científicos sociales alrededor del mundo y de varias formas hemos tratado este tema en este espacio. Pero necesariamente hay que revisitarlo en el marco de varios acontecimientos ocurridos en las últimas semanas.

Es evidente que muchos grupos de influencia y en especial muchos gobiernos, no podrían adelantar sus planes y programas sin un uso adecuado y constante de los medios de comunicación y las posibilidades que tienen de llegar a grandes sectores de la población. Las oportunidades y ventajas que ofrecen los medios tradicionales, radio y televisión primordialmente, son bien conocidos.

A inicios y, durante gran parte del siglo pasado, los medios impresos ejercían el rol que durante la segunda mitad del siglo los medios electrónicos tradicionales ocuparon. Pero la razón de este artículo tiene que ver con la creciente influencia de los nuevos medios y las tecnologías para alcanzar objetivos de comunicación; tecnologías insistentemente cambiantes, con objetivos comerciales que comienzan a ampliar una brecha en materia de información y comunicación entre las diversa capas sociales.

Siguiendo los acontecimientos en Egipto, la efectividad de las primeras manifestaciones en rechazo al gobierno de Hosni Mubarak; la capacidad de aglutinar en tiempos mínimos a miles de manifestantes, se debió, ante todo, a la posibilidad que ofrecen los nuevos medios a través de la Internet y los medios sociales (Facebook, Twitter, etc.). Igual los sistemas de comunicación por celular (Chat, SMS).

No solo eso, estos sistemas de comunicación ofrecían la ventaja de cambiar las convocatorias a otro lugar en tiempo récord por medio del envío y reenvío a los seguidores de la causa y sin que las autoridades pudieran reagruparse con suficiente tiempo para montar estrategias de rechazo. Igual ocurrió en Irán hace unos años.

El viernes 28 de enero, el gobierno egipcio suspendió los servicios de Internet y telefonía celular. El New York Times en su página tecnológica reportó que esta suspensión causó 90% de pérdida en el envío y reenvío de data desde Egipto, que tiene una población de 80 millones de habitantes.

La empresa Vodafone, basada en Londres, proveedor de telefonía celular tiene 28 millones de subscriptores en Egipto, en una nota de prensa informó que: ‘todos los operadores de telefonía móvil en Egipto han recibido instrucciones de suspender su servicio en algunas áreas selectas’. Vodafone dijo que estaba ‘obligada a cumplir con la orden’, según señala el Times.

Jim Cowie, jefe de tecnología de la empresa estadounidense Renesys, que monitorea el tráfico mundial de Internet, de manera metafórica dijo que: ‘…, es como si hubieras redibujado el mapa y ya no son un país’, en referencia a cómo desapareció la actividad de Internet hacia y desde Egipto cuando el gobierno de Mubarak dio la orden de suspender el servicio.

Después de esto y en medio de las presiones de gobiernos aliados de abandonar el poder, durante toda la semana pasada, los seguidores de Mubarak han intimidado, perseguido, golpeado y amenazado a varios corresponsales de la prensa internacional, según los reportes periodísticos. Rob Mahoney, subdirector del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), alarmado dijo que ‘estos incidentes están ocurriendo a una escala sin precedentes anteriores’. Se han dado más de 100 incidentes de detenciones, golpizas y asaltos desde que las fuerzas de apoyo al gobierno tomaron las calles. Y en los noticieros y medios a lo interno de Egipto, no se han dado trasmisiones sobre lo que ocurre afuera en las calles de la ciudad.

Y ¿por qué importan los nuevos medios? Hay nuevas maneras de información y comunicación que están redefiniendo el estatus de las relaciones político—sociales (esto lo entendió Barack Obama claramente en su campaña de 2008). Aún queda por estudiar a fondo sus alcances más por lo cambiante de la tecnología y su potencial infinito y universal de provocar un cambio de conducta social. Google y Twitter con su tecnología ilimitada ofrecieron servicio gratuito a los egipcios por encima del cierre que se ordenó, pero ese es otro estudio y discusión pendiente sobre la influencia de las trasnacionales en los asuntos internos de las naciones.

Mientras eso ocurre, las estructuras de poder, ven con recelo las amenazas a su modus vivendi y el enorme potencial de estos medios. Como Mubarak, tratarán de imponer su dominación sobre las estructuras sociales, con el único objetivo de preservar y ganar más espacios, aunque sea a la fuerza.

 

Este artículo se publicó el  7  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La obligación de ser transparente

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com

Wikileaks es una revolución de la información. A pesar de los argumentos conservadores de muchos analistas sobre el valor de los cables del Departamento de Estado y el peligro que encierra la divulgación de las opiniones personales de políticos y diplomáticos sobre política exterior hay paradigmas que se derrumban frente a tanta información confidencial revelada. Hay una realidad. Wikileaks permitirá a los ciudadanos independientemente del cargo que ostentan a revelar secretos cuando su conciencia entra en conflicto con decisiones políticas. O cuando las decisiones empresariales o financieras no sean conforme a los estándares éticos o morales.

 

La última revelación de Wikileaks serán las cuentas bancarias de personalidades políticas en el banco suizo Julius Baer. Todo esto es una fiesta para la ciudadanía. Los corruptos no tendrán en el futuro espacio para esconder sus dineros mal habidos. Los políticos no podrán mentirles a los ciudadanos sobre la verdad de sus intenciones. Un mundo donde gran parte de lo que hoy denominamos secreto o intimidad especialmente en lo que concierne a la vida pública y la vida financiera será materia de conocimiento público. Estamos experimentando apenas un comienzo de lo que vendrá en los próximos 20 años en materia de transparencia pública.

 

En Túnez, país ubicado en el norte de África, los cables diplomáticos revelados por Wikileaks sobre el nivel de corrupción del Presidente y su familia lograron generar disturbios públicos que provocaron la caída del gobierno. Un gobernante totalitario se tambaleó frente a un evento fuera de su control.

 

Hoy en día, ningún gobernante puede contar con el silencio de los inocentes. Esa capacidad para hacer lo que a bien le parezca y esperar la tolerancia popular es ilusoria.

 

La revolución de la información ha sufrido una transformación. Lo reservado se ha convertido en público. Cualquier ciudadano tiene la capacidad de hacerle llegar a millones de personas en forma gratuita información valiosa que puede hacer tambalear gobiernos, cambiar la dirección de un país y revelar ilicitudes.

 

Mientras más personas se atrevan a denunciar a través de los nuevos canales de información por Internet no hay necesidad de conocer periodistas, esperar que la prensa escrita los publique ni someterse a la censura o el auto censura.

 

El mundo a cambiado los tontos que piensan que controlando medios, avasallando a su población o persiguiendo a los opositores evitarán que se revelen sus pecadillos se equivocan. Se lo debemos a Wi kileaks quizás hoy en día más relevante que las redes sociales de Facebook o Twitter.

 

*

<> Artículo publicado el 19  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La información es poder

La opinión del Educador retirado…

AZAEL ÁLVAREZ A.
opinion@laestrella.com.pa

Un proverbio francés dice que la información es poder y un adagio anglosajón asegura que el hombre informado vale por dos. E stos refranes, adagios y proverbios se vienen repitiendo a lo largo de los años y tal vez en siglos y milenios; los mismos emanan de la sabiduría popular y son considerados por la gente como verdades que apoyan consejos, críticas, pues se adaptan al sentir de quienes los emiten y también de quienes los reciben.

Estas frases memorables (proverbios) han jugado un papel importante en la evolución y desarrollo del lenguaje universal y se transmiten en todos los idiomas importantes conocidos.

No hay duda que la información es poder, recordemos que la prensa es el cuarto poder del Estado. Los periódicos han librado numerosas batallas, a lo largo de la historia del periodismo han ocurrido casos que vale la pena no olvidar tal como lo fue la investigación publicada por el Washington Post, periódico norteamericano que acabó con la presidencia de Richard Nixon. Caso este más conocido con el nombre de ‘Wattergate’.

Otro caso sobre el poder de la información, muy sonado fue cuando Juan Montalvo, escritor célebre, dijo: ‘Mi pluma lo ha matado’, en ocasión del suicidio del dictador Moreno, que el combatía con sus escritos, por los abusos de este gobernante de facto del Ecuador.

Poder inmenso tiene la información en las campañas políticas tanto que se dice que lo que no se anuncia no se vende. Por eso, en este sentido, se gastan miles de millones en el mundo. La comunicación cuesta caro. Pongámonos a pensar cuanto se gasta con las herramientas y aparatos en las tecnologías, nuevas y hasta viejas para hacer y agilizar la comunicación. Como ejemplo de ello citamos una sola cosa, los celulares que existen funcionando en Panamá y en todo el mundo.

Antes de terminar este artículo que espero que lo acoja La Estrella, decana de la prensa panameña, y el tercer periódico más antiguo después del Mercurio de Chile y el Comercio de Lima, Perú. Periódico este que antaño fui colaborador, deseo abordar algo sobre la noble labor del periodista y la importancia de defender la libertad de expresión, derecho que se debe considerar como sagrado aquí en Panamá y todos los países democráticos del mundo.

También decir y recordar la importancia de los valores tales como la honradez, honestidad, objetividad y todos los principios básicos del periodismo en general, consignado en los libros de ética, en manuales de redacción que existen para que se cumplan. Recordar que el mandato de la ley de Dios nos dice: ‘No levantar falso testimonio, ni mentir’.

Recordemos también que por calumnia e injuria la historia del periodismo registra graves conflictos y sentencias. Eduardo Chivás, prominente político cubano, -antes de Castro-, se pegó un tiro por no poder probar sus aseveraciones y comentarios, lo mismo le pasó a Getulio Vargas, ex presidente de Brasil.

Aquí en Panamá, hace ya mucho tiempo Aquilino Boyd, gran político tuvo que acudir a las armas de fuego, para resolver un conflicto según él de injuria o de calumnia.

Siempre debemos tener presente las leyes y normas sociales. Estos deben contar con la aquiescencia del público y nunca olvidar los preceptos y principios constitucionales tal como el que dice: ‘el poder emana del pueblo y lo ejerce el gobierno a través de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; que trabajarán separadamente, pero en armónica colaboración.’

La prensa, -el cuarto poder-, está llamada a cumplir su rol con eficiencia y honestidad, siendo como lo es, agente vital del desarrollo del país.

Este artículo se publicó el 23 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Sobre la información, los informantes y el informe

*

La opinión de…

Juan Carlos Ansin 

WikiLeaks resultó ser una bomba informática de conmoción masiva. No tanto por lo que hasta ahora se ha revelado, que en su mayoría no pasa de chismes y de confirmar que la diplomacia de USA debe ser muy aburrida. Ocuparse de enviar información basada en opiniones y sospechas emitidas por comentaristas inescrupulosos o por funcionarios amargados, dibuja un panorama patético del país que toma decisiones basado en datos subjetivos con objetivos predeterminados.

La información es un derecho vinculado al conocimiento, pero también puede ser una mercancía publicitaria o un instrumento de poder. La importancia de toda información radica en su capacidad de afectar el sistema. En este caso particular, la capacidad de conocer o entender algo que afecte la toma de decisiones políticas. Es por eso que la información y la libertad de expresión van de la mano. Si no somos libres de recibir y dar información, tampoco lo somos para expresar nuestras opiniones. La información, es pues, materia prima del conocimiento y herramienta del progreso.

De modo que el peligro de las revelaciones de WikiLeaks no está sólo en la información revelada, sino en el uso que el gobierno de Estados Unidos haya hecho con los informes de sus “funcionarios espías”.   Algo que deben recordar muy bien el ex presidente Pérez B. y Samantha Smith.   Ni qué decir cuando nos desayunaron con que el Comandante en Jefe Noriega era empleado de la CIA. Me pregunto si algún WikiLeaks revelará a presidentes informantes de gobiernos extranjeros.

Algunos chismes sobre nuestros funcionarios causan estupor por su ingenuidad y la hipocresía manifiesta de la política criolla. Quizá sea muy poco interesante saber qué medicinas toma fulanito, o con quién viaja zutanito, pero sí lo sería conocer la actividad de cabilderos republicanos influyentes, que tal vez tengan su quinta columna en el mismísimo Palacio de las Garzas, para petardear posibles competidores con algún gallinazo oculto. Las presiones de USA para favorecer a sus empresas y eliminar a sus competidores, no es novedad alguna, ya pasó aquí con el puerto de contenedores y la empresa china que ganó la licitación. Esto demuestra la falsedad de la pregonada libre competencia y demás utopías pseudoliberales con que suelen camuflar tratados.

Algo debe quedar claro en esta tragicomedia del siglo XXI: La información, venga de donde venga, es un bien público que debe gozar de los mismos derechos que tiene la libertad de expresión. Dicho esto, la forma de obtenerla, es importante. Robar información clasificada, torturar enemigos o escuchar comunicaciones privadas sin autorización judicial, son delitos que deben ser castigados. Pero no puede condenarse al que lo publica, sobre todo, si advierte de su contenido antes de hacerlo público. En el caso de la revelación de la identidad de la agente secreta encubierta, Valerie Plume, por Scooter Libby –a la sazón, consejero del vicepresidente Cheney- fue condenado por cuatro de los cinco cargos de los que había sido acusado. Ninguno por haber revelado información secreta. Terminó siendo parcialmente perdonado por Bush 43.

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.   Lo resaltado lo hicimos nosotros.

El derecho al precio a la vista

La opinión del Comunicador Social…


ABILIO ABEL GONZÁLEZ
aaglopez77@yahoo.com

La información de precio es indispensable, para que el consumidor decida al momento de comprar. La Ley 45 de 2007, establece que todos los bienes que se ofrecen en un determinado local comercial, deben tener en forma clara, precisa y en un lugar visible el precio al contado de los mismos.

Según el especialista de mercadotecnia, Iván Thompson, ‘el precio es la expresión de valor que tiene un producto o servicio, manifestado por lo general en términos monetarios, que el comprador debe pagar al vendedor para lograr el conjunto de beneficios de tener o usar el producto o servicio’.

Si los consumidores que acuden a cualquier establecimiento comercial, no ven el precio del artículo o servicio que desean adquirir, entonces desconocen el monto a pagar, por lo que es una falta a la transparencia del agente económico o comerciante hacia sus clientes.

Cifras proporcionadas por la sección de Estadísticas de la Acodeco, revelan que de enero a septiembre del presente año, se dieron en todo el país 219,877 faltas de precios a la vista de los consumidores. De acuerdo a fuentes de esta institución gubernamental, esta es una de las infracciones que regularmente cometen los agentes económicos en todo el país.

Los consumidores deben exigir el derecho a la información de precio y denunciar a los que se oponen al mismo. Asimismo, hay que reportar aquellos casos donde no atiendan su reclamo, cuando al adquirir un producto, cuyo precio es anunciado en el anaquel y al pagarlo el lector de código de barras le registra un precio mayor. Si usted detecta esta irregularidad, no dude en presentar su queja inmediatamente al empleado correspondiente. La Ley de Protección al Consumidor señala que ‘…En caso de que un producto tenga más de un precio marcado por el proveedor, prevalecerá el menor, y el proveedor estará obligado a venderlo con ese precio…’.

En una reciente visita al Mercado Agrícola Central, o de Abastos, como popularmente se le conoce, me percaté de la carencia total de precio a la vista de los productos que allí se comercializan. Teníamos que preguntar de puesto en puesto, para así conocer quién mantenía el mejor precio. Al solicitar a algún vendedor que lo colocara a la vista, nos miraba con desconfianza, ignorando o en una clara infracción a la Ley, nos manifestaba ‘que si nadie lo tenía, por qué él debía hacerlo’.

Esto es un solo ejemplo de lo que acontece en el mercado nacional, pues, si mencionamos todos aquellos locales, como en las llamadas ferias libres, abarroterías, ventas de autos usados, ferreterías, entre otros, tener precio a la vista es como si fuera un pecado comercial. Incluso en algunos supermercados, hay ocasiones en que el precio brilla por su ausencia y cuando el producto tiene un precio menor a otros, lo quitan a la vista y ni el lector de código o verificador de precio lo tiene registrado.

Los agentes económicos, que gozan de la libre oferta y demanda, no tienen ningún motivo para incumplir con informar sobre los precios de sus productos o servicios que ofrecen, a menos que tengan temor a la libre competencia.

 

<> Este artículo se publicó el 28 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.