Nuevo año, ¿qué haremos?

La opinión de la Periodista….

 
DORIS HUBBARD-CASTILLO   
dehubbard.castillo@gmail.com

Es solo un cambio de calendario’ recuerdo escuchar decir a Ramoncito Pereira —Radio Mía, 1990-1991— al referirse al nuevo año por llegar,  lo cual es cierto definitivamente; pero es, además, un periodo en que tenemos la oportunidad de revisar la lista de propósitos que nos hicimos en el periodo similar anterior y ver con qué hemos cumplido a cabalidad, qué se nos quedó a medias y qué ni siquiera miramos, amén de los propósitos que anotamos a medio camino —tomando en cuenta que hacemos una planificación a cumplir en 12 meses—.

Al abrir la nueva agenda debemos recoger, sin frustración, lo que se nos ha quedado pendiente y reevaluarlo, para ver si lo volvemos a anotar o lo dejamos de lado definitivamente. Pero las nuevas metas, los nuevos retos, no pueden faltar en nuestros propósitos; así como tampoco deben faltar el optimismo, el compromiso, la responsabilidad, las buenas intenciones… y el convencimiento de que podemos, debemos, tenemos, que salvar todos los obstáculos para salir adelante como personas y así contribuir al desarrollo pleno del país.

En el año que recién terminó ayer nos vimos envueltos en una suerte de realidades que, aunque no todos somos responsables, sí todos somos afectados directa o indirectamente. Por ejemplo, los escándalos de las últimas dos semanas, suficientes para los guiones de varias malas telenovelas, sobre lo cual cada vez que veo los dimes y diretes pienso ‘este país no se merece esto’…, ‘esto’, igual que otras desafortunadas malas historietas, pasan como mala herencia al nuevo año. No por ser al final del año, sino porque son asuntos tan… ¿escabrosos?, ¿vergonzosos?, ¿lamentables?.. que no paran allí, siguen, se extienden y amenazan con seguir quitándonos tiempo y atención que debemos dedicar a los asuntos verdaderamente importantes.

Pero esto no es nuevo, nos ha pasado año tras año, durante décadas y décadas. Solemos dejar los temas importantes de lado, por atender idioteces inventadas o traídas de los cabellos muchas veces para distraer la atención de… la pobreza con apellido o sin él (pobreza y pobreza extrema); la delincuencia; la inseguridad ciudadana; nuestros indígenas, que suban o bajen las estadísticas de pobreza, representan siempre el mayor índice nacional de ella; la deserción escolar; el pésimo estado del sistema de educación, de salud; el déficit habitacional (en el periodo anterior se hablaba de 20000 viviendas, ahora hay que sumar los damnificados por las inundaciones y más); el subempleo; un crecimiento económico que no permea, que se queda en las alturas, pero para ‘los de abajo’, solo caridad… soluciones que malacostumbran a la gente a que todo lo tiene que recibir sin esfuerzo… politiquería pura… el paternalismo criticado… votos ¿para la reelección?.. y aparece el escepticismo, y me vuelvo a preguntar —retóricamente, aclaro—, ¿es por ahí que vienen los escándalos que nos ‘pillan’ la atención cada cierto tiempo, son solo cortinas de humo, petardos distractores de los asuntos a los que no quieren que les prestemos atención?

Entonces, me vuelvo a decir ‘este país no se merece esto’, porque ‘esto’ no nos deja avanzar como pueblo, como NACIÓN. Con ‘esto’ todos nuestros esfuerzos avanzan, pero con importantes ‘tiradas’ hacia atrás.

Pero… ¿qué haremos? Seguir trabajando, pero haciéndole ver a quienes ostentan los poderes (económico y político) que este pueblo no es tonto, no todo… y, pese a lo malo, mantener el deseo de seguir hacia adelante, sin detenernos demasiado tiempo a ver el circo, porque hay que trabajar para que siga existiendo el pan para todos, por la justicia social, por el bien común.

Que sea el 2011 un año de retos enfrentados con éxito y metas realizadas. Dios y la Virgen María nos guarden.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el  1 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Desde que tú no estás…

La opinión de la Periodista….

DORIS HUBBARD-CASTILLO 
dehubbard.castillo@gmail.com

Tu ausencia me ha convertido en mejor persona, porque perderte fue y ha sido como un despertar, hoy estoy más consciente de las personas a las que amo y de que las amo, porque no quiero que me vuelva a suceder lo mismo que contigo.

Lamento tanto, cada día desde que te fuiste, que nos hayamos tenido que separar para que tu presencia en mi vida fuera más fuerte, más evidente y más sentida por mí. Tú nunca tuviste ese problema, siempre me demostraste que me querías, pese a mi aparente indiferencia.

Ale, en nuestro Panamá ha pasado mucho… y no ha pasado nada, en estos… 21 años. Los panameños seguimos siendo iguales, nobles, pero animales de costumbres, nos enredamos por tonterías, siempre tenemos una emergencia y lo realmente importante lo dejamos a un lado, para después, cuando haya tiempo. Este 20 de Diciembre nos encuentra con muchos de nuestros hermanos literalmente en la calle; muchos han tendido su mano solidaria, ya sabes, siempre es así, pero mucho otros solo están preocupados por las compras de Navidad y otras nimiedades; pero, ¿lo importante? Ya te digo, a veces nos cuesta definir qué es lo importante sin primero entrarnos a golpes, insultarnos y criticarlo todo, para luego dar con las soluciones y ponerlas en práctica.

Los temas relacionados a la invasión militar de EE.UU. a nuestro país en 1989, como cantidad de muertos, por ejemplo, siguen en el limbo; el Barrio Mártir, sigue siendo mártir, pero hasta allí, por definición propia… ningún gobierno ha tenido la entereza, por decirlo de alguna manera, de cerrar este capítulo con, por lo menos, un censo, siendo algo tan fácil.

Hemos progresado en ciertas áreas, pero en otras, como educación, valores, familia, nacionalismo, damos tres pasos al frente y dos para atrás, creo que a veces cuatro… En estas fechas es importante la reflexión, pero muchos solo le aconsejan a otros que la hagan, pero no practican lo que profesan.

Dios quiera que un día logremos ese Panamá con el que tú soñabas, igual que otros muchos panameños de antes y hoy.

Querido Alejandro… es otro 20 de Diciembre y sigo teniendo la esperanza de que un día de estos me dejes en ridículo por decir que te asesinaron en esos días de 1989… durante la ‘Causa Justa’, y te aparezcas vivo, con tu amplia sonrisa, ojalá sea en la puerta de mi casa… Ya sé cómo reaccionaré… me quedaré un buen rato callada frente a ti, mirándote de arriba a abajo, incrédula, —¿recuerdas cómo te miraba cuando me enojaba contigo?—… luego, me acercaré y te acariciaré la mejilla, como hacía siempre que nos encontrábamos, te jalaré hacia mí y, tras decirte ‘¡pero sí que eres idiota, ¿dónde carajo estabas?!’, te daré un abrazo, me quedaré pegada a ti unos minutos y luego te haré pasar a la sala, para que veas el Nacimiento y la vela roja que prendo en estas fechas por ti… hermano querido, ¿cuándo regresas?..

* Hermana de Alejandro Antonio Hubbard Torrero.

*

<> Este artículo se publicó el 20  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Verano florentino con sabor panameño

Una nueva presentación de Ureña Ramos, en conjunto con el talentoso artista florentino Alberto Gallingani, constituye el cierre de la temporada del Verano Florentino 2010.
En el marco de esta manifestación artística, que se llevará a cabo el 11 de septiembre, también será presentado un trabajo de jóvenes talentos panameños.
DORIS HUBBARD-CASTILLO 
Desde hace más de 30 años, el artista panameño —oriundo de Santiago de Veraguas— Aristides Ureña Ramos reside en Florencia, Italia, en donde, con sus cutarras inseparables, deja cada día un poquito del sabor de nuestra tierra con los trabajos que presenta a solas o en conjunto con otros artistas italianos o de otras latitudes.

Una nueva presentación de Ureña Ramos, junto con el talentoso artista florentino Alberto Gallingani, constituye el cierre de la temporada del Verano Florentino 2010, que tendrá lugar este sábado en Florencia, evento sobre el cual Ureña Ramos señala algunos aspectos en entrevista vía correo electrónico con La Estrella.

HÁBLEME DE LA OBRA, Y EN QUÉ LUGAR SE PRESENTARÁ.

Para cerrar la temporada artística del Verano Florentino 2010, la manifestación llamada ‘La república libre de las artes y de las culturas, El Salvino’, en su cuarta edición, ha invitado a algunos artistas con distintos lenguajes expresivos, proponiéndoles a través del intercambio de sus creaciones, enfrentarse al tema ‘Habitar los confines’. La manifestación se realizará el próximo sábado 11 de setiembre en los locales del antiguo Manicomio de San Salvi, de la ciudad de Florencia, estructura recuperada por la Municipalidad y dotada como Centro expositivo para las artes contemporáneas.

¿QUÉ ARTISTAS PARTICIPARÁN?

Bueno, te daré el nombre de algunos artistas y grupos que estarán presentes en esta manifestación: Lanci, Fuad, Tesi, Bonafé, Larocca, Adanzé, Trombetti, Scuderi, Coppola, Ureña Ramos, Deaphoto, Bigagli, Chille, Gallingani… y otros. Para este año se presentará un video con las obras del proyecto de jóvenes artistas panameños con el título: ‘Laboratorio Panamarama 2010’, que presentaré por segunda vez en Italia. Ellos han colaborados con una serie de videofotos digitales.

HÁBLEME DE ‘LABORATORIO PANAMARAMA 2010’, ¿QUÉ PRESENTAN ESTOS JÓVENES ARTISTAS Y QUIÉNES SON?

Este laboratorio es una oportunidad para jóvenes artistas panameños que han querido experimentar su creatividad a través de una multiplicidad de lenguajes, sin sentirse vinculados al ‘medio expresivo’, poniendo en el centro de sus problemáticas las motivaciones de la idea y la creatividad en la forma de representar tales ideas… Dentro del Laboratorio Panamarama 2010, estos artistas han documentado sus ideas, a través de escritos, fotos, videos… siendo esta documentación el producto artístico o la obra representativa del proyecto. Los artistas invitados para este año son: Dilsa Rivera, que presenta la obra ‘Digital sobre el Casco Viejo’; Shayla Valdés con ‘Lolita Coconut’s’; Marissa Chav con ‘Action-Action’; Yasmin Kshyr Aguilar, con ‘Pensamiento al cotidiano’; Amy Aizprúa con ‘DoKumenta accion’; y Ricaurte Him, con ‘Siluetts’. Para mí es importante hacer dialogar las lejanas periferias culturales, a través de estos ‘puentes’ de oportunidad, hacer ver el genio creativo de nuestros jóvenes artistas en las importantes tarimas europeas… Porque este proyecto fue realizado como instrumento para los jóvenes y abierto a todos ellos.

CUÉNTEME UN POCO DE SU TRABAJO, DE SU PARTICIPACIÓN EN ESTE EVENTO.

Como ves, desde el tema central, ‘Habitar los confines’, sigue la línea de manifestaciones que nos encuentran empeñados desde hace cuatros años dentro de ella. El lugar del diálogo, el encuentro de las culturas, las periferias no comunicantes, las diversidades, eran una serie de trabajos coherentes con las problemáticas de nuestra actualidad política y social. En esta ocasión, bajo este tema, nos han llevado a presentar un trabajo de performances, con el título de ‘Antagonismos diferentes’, en el cual Alberto Gallingani y yo nos enfrentamos a la búsqueda de los lugares ‘No habitados’ de nuestros confines culturales. Nuestros trabajos de performances, firmados Gallingani & Ureña Ramos, siempre han tenido una serie de características, lo anónimo, la esencialidad, la repetitividad de sonidos ancestrales; y para este nuevo trabajo hemos llevado a la esencialidad de todos los elementos que hay dentro de nuestra presentación… Un ejemplo, ¿es la cultura europea antagonista de la latinoamericana? Bueno, Gallingani parte desde el profundo de la música clásica, interpretando la esencialidad de sus sonidos para controponerla en una unión a los tambores afropanameños. Como también, mi trabajo parte de las tamboreras montijanas, en la parte esencial de sus sonidos (no imito los mismos sonidos, voy a su parte ancestral y esencial), produciendo aquellos rumores, sonidos, que en la esencia profunda de los individuos nos une, europeos y americanos… y es ese el lugar en el que tratamos de convivir y habitar. Como verán, la parte de anonimato viene expresada a través del uso de máscaras, porque detrás de una operación de travestimiento, se propone a los participantes una no personalización del artista… convirtiendo al ejecutor en un personaje por sí mismo… vestidos uno en blanco y otro en negro, con figuras antagónicas. En la gestualidad, a través del lenguaje mímico, hay una identificación cultural…, pero para esta performances hemos dedicado particular atención a los estados emocionales como rabia, serenidad, esquizofrenia, tranquilidad, pero estos serán proyectados a través de algunos videos que acompañan nuestra performances, pues, durante las presentaciones serán pasadas imágenes y letreros en nuestros dos idiomas . Ureña Ramos, quien nunca ha cortado sus raíces con su tierra, está también involucrado en el montaje de unos murales en la Universidad de las Américas (Udelas), Regional de Sa ntiago de Veraguas. El veterano artista santiagueño ha dejado en alto el nombre de Panamá en el ámbito artístico europeo.

<> Artículo publicado el 10 de septiembre de 2010 en la sección de Arte y Cultura, en el diario La Estrella de Panamá,  a quien damos, lo mismo que a a la autora, todo el crédito que les corresponde.

¿Tienes BlackBerry o vida social?

La opinión de la periodista….

DORIS HUBBARD-CASTILLO

Llega un momento en que convertimos lo bueno en malo por nuestra tendencia a hacernos adictos, a abusar de todo lo que cae en nuestras manos… y, de paso, nos convertimos en seres muy desconsiderados con quienes nos rodean… familia, amigos, compañeros de trabajo o cualquiera que se nos cruce en el camino. Un ejemplo es la tecnología, la cual per se, pues, claro que no es mala; pero sí es malo, muy malo, el abuso que cometemos con ella.

Con esto de la comunicación celular, sin la cual ‘ya no podemos vivir’, han surgido los ‘eternos comunicados’, que parece que si no están mirando su aparatito dejan de vivir al segundo. Toman actitudes muy molestas para los demás, pero como buenos adictos no se dan cuenta de lo que causan. Ya sea en casa o en la calle, en medio de una reunión, en el templo, en el restaurante, donde sea, están pegados a esos aparatos y no hay manera de que le presten atención a nada más; encima están en una furibunda competencia para ver quién tiene el más caro, más completo, el último que salió. Muchos tienen hasta tres aparatos y andan en busca de otro ‘mejor’. De esto último las empresas celulares son testigos, lo dicen a cada rato, pues, cada una habla de que tiene más clientes que habitantes el país; creo que somos… 3.1, 3.5 o 3.6 millones, no sé (hasta el 16 de mayo pasado tenía la esperanza de poder referirme a una cifra más exacta, pero ustedes saben que no me es posible).

Yo, cómoda como siempre he sido, tengo un celular para lo que lo necesito, hacer y recibir llamadas y mandar mensajes cuando se amerita, no creo necesitarlos —más bien, no me interesan— con cámara fotográfica, radio, videograbadora, Internet, radar… de repente sí una brújula para cuando no sepa dónde estoy y el resto de la Humanidad que me rodea esté tan conectado a sus aparatos que no me preste atención, poder moverme y llegar a donde necesito.

Yo tengo mis propios ‘adictos’, que, aunque muy queridos, me amargan la vida con su atención enfermiza a la nueva extremidad que poseen. Hace unas semanas invité a un amigo a comer a mi casa, llegó, pero se bajó del carro con el BlackBerry, leyendo no sé qué;   después de una muy breve conversación se sentó a la mesa… revisando los mensajes, videos, Internet, su correo… en ningún momento los dejó de ver —nuestra ‘conversación’ lo interrumpía de vez en cuando, así como los comerciales con retazos de películas que suelen pasarnos nuestros canales de TV—;   se levantó de la mesa, fue al sanitario, luego al sofá y siguió con sus ojos pegados a la pequeña pantalla… yo, como soy muy educada, no quise interrumpirlo más, así que lo dejé atender su ‘comunicación’ tan importante… en la sala de mi casa; hasta que de repente, como a los 35 minutos, se despidió, porque parece que vio un mensaje que le recordó algo… Pero no crean que es del todo desconectado de la vida que lo rodea… luego que se fue, como a los cinco minutos, me mandó un mensaje de texto para darme las gracias por la comida y elogiarla. Vaya, por lo menos se dio cuenta de que lo alimenté… aunque haya dejado la mitad por estar ocupado con la extensión de su mano…

Otra ‘adicta’ en mi vida, es mi sobrina de 17 años, a la que amo entrañablemente, pero ya no se comunica conmigo, excepto por mensajes de texto; cuando está en mi casa se la pasa o hablando o mandando y recibiendo mensajes, si quiero comunicarme con ella tengo que esperar a que se vaya para mandarle un mensaje; una vez llegamos a ser las mejores amigas, porque siempre hablábamos, hasta dormidas…, pero… ahora me la ganó el BlackBerry…

La tecnología debemos tenerla a nuestro alcance como lo que es, una excelente herramienta de trabajo, en caso de los celulares, de comunicación, que ha venido a facilitarnos la vida… no ha quitarnósla. Entonces, ¿por qué dársela voluntariamente? Escribí esto inspirada por el mensaje de una amiga y decidí compartirlo con ustedes, porque, quizás, les esté pasando igual… o ustedes se lo estén haciendo a quienes los aman, esos que siempre quieren compartir con ustedes y con quienes contarán aún después de que venga una guerra de las galaxias y acabe con la (…) comunicación celular; ellos estarán allí, esperando para retomar la última conversación cara a cara en el punto en que quedó al momento en que ustedes se compraron su primer celular.

<>
Este artículo fue publicado el  24 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Tu libertad, mi libertad…

La opinión de la periodista….

.

DORIS HUBBARD-CASTILLO

Hoy, es un buen día para hablar de derechos, es un día que celebra Francia y todo el mundo libre, que cree en la democracia como mejor forma de vida.

Tengo muchas ideas en torno a los hechos relacionados con aquel 14 de Julio que todos celebramos con especial cariño, pero en este pequeño espacio solo voy a hablar de lo que significa, quizás hasta románticamente, para quien lo exalta, por lo menos para mí.

Me recuerda que los seres humanos somos naturalmente de espíritu libre, que ante las amenazas a esa libertad, ese espíritu se impone, como lo hace la misma naturaleza cuando el mar reclama su espacio.

Me recuerda que somos básicamente buenos, nadie, excepto muy raras excepciones —que las debe haber—, nace malo, malvado, perverso, son sus experiencias, sus primeros años de vida, quizás su entorno, quizás la decisión de serlo, lo que malogra, para quienes creen en Dios, una maravillosa obra de Sus Manos.

Me recuerda que mis derechos terminan en el punto exacto en el que comienzan los de mi prójimo y que no debo olvidar eso nunca; que debo respetar a todos, incluso —o con especial esfuerzo— a mis adversarios.

Me recuerda que debemos ser tolerantes, aún con esa mujer intensa que insiste en molestarnos con opiniones que no le hemos pedido; o con ese hombre que opina diferente a nosotros, pero con respeto defiende sus ideas, lo cual todos debemos defender; porque disentir es su derecho, vuestro derecho, mi derecho.

Feliz día a la Libertad… y a todos los espíritus libres.

<>

Este artículo fue publicado el  14 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Miedo y cobardía

La opinión de….

DORIS HUBBARD-CASTILLO

Para mí, no es lo mismo sentir miedo que ser cobarde. El miedo es un sentimiento, si se le puede llamar así, natural de quien está vivo y desea seguir estándolo, es parte de ese instinto natural de supervivencia que nos mantiene caminando.

La cobardía es propia de quienes se paralizan totalmente ante las amenazas —grandes o pequeñas— y prefieren agachar la cabeza, doblar espalda y rodillas, aunque estén recibiendo leñazos a diestra y siniestra.

El miedo nos obliga a reaccionar, a mantener la mente alerta ante cualquier peligro, sin ver fantasmas donde solo hay sombras, hace fluir la sangre con rapidez y por eso llega al cerebro, donde se generan las ideas y se da el origen de la razón.

La cobardía solo nos permite ver nuestros propios intereses y muchos son tan cobardes que ni para defender esos intereses son capaces de tener una reacción digna.

El miedo puede ser amigo perfecto de la dignidad, porque sentir miedo, es normal cuando hay quien o quienes nos amenazan, pero no por eso logran que perdamos la conciencia de quiénes somos, qué queremos ni mucho menos que cambiemos de ideas, de discurso, para sobrevivir.

Quien tiene miedo y pese a él se levanta, no es un súper hombre o súper mujer, es un ser humano con dignidad que no ataca, pero sabe defenderse, principalmente cuando su arma principal son las ideas, la palabra… Alguien dijo: ‘El valor no es la ausencia del miedo, sino el miedo junto a la voluntad de seguir’. El mensaje tiene destino abierto.

<>
Este artículo fue publicado el  11 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

‘Solo tu presencia’

La opinión de la periodista…

DORIS ELIZABETH HUBBARD-CASTILLO

Cuando escucho a niños y niñas responder que quieren a sus papás porque les compran cosas, porque en su casa no falta nada, y otras respuestas que giran en torno al papel de proveedor de la mayoría de los padres, yo pienso ‘a mí me habría bastado con su presencia’.

Mi mamá me dio las mejores lecciones de vida, basada en sus propias experiencias. Ella adoraba a mi abuelo ‘Cundo’, su papá, y por el ejemplo de él como padre amoroso, respetuoso, presente, ella solía decirme: ‘Los hijos no deben juzgar a sus padres’, ‘a papá se le ama sin preguntas’, ‘papá es papá, y simplemente se le ama y respeta’, incluso, ‘los hijos no se meten en los problemas entre papá y mamá, nada de tomar partido’.

En esa figura se centró, jamás la escuché decir una palabra fuera de lugar sobre mi padre, puedo afirmar que ella me enseñó a amarlo y respetarlo, y hasta a tolerar y perdonar situaciones que me hacían daño.

Por ello, además de por la forma como ella me enseñó a ser —nada de preocuparme por cosas materiales, ‘si hay para cosas finas, qué lujo, pero si no hay, pues, lo que haya es lo que cuenta’ hay que dar gracias por ello, porque siempre hay alguien delante o detrás de uno en la fila—, lo único que yo necesitaba era su presencia.

Muchos padres confunden el amor con tener las manos llenas de dinero para satisfacer las necesidades y caprichos materiales de sus hijos e hijas; para mí esas manos deben estar llenas de amor, solo de amor, porque con él viene lo demás, el respeto, la guía sana y oportuna, el buen consejo. Estoy convencida de que la presencia de sus padres, como la de sus madres, es lo que necesitan los hijos; lo reitero… lo demás viene por añadidura.

<>

Artículo publicado el 20 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.