“CEPAL: Un informe interesante”

La opinión de…..

.

Benjamín Colamarco Patiño

Revisando documentos, encontré el informe de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), denominado “Panorama Social”, con fecha de agosto de 2009.

Siendo un informe de un organismo internacional, dependencia de la ONU, con una alta credibilidad, me dispuse a releerlo, encontrando una serie de datos sumamente interesantes sobre nuestro querido país.

Quisiera primero precisar que la política económica 2004-2009, se fundamentó en la Disciplina Fiscal y la Estabilización Macroeconómica. Se inició el proceso de saneamiento de las finanzas públicas para lograr un entorno estable. Se establecieron mecanismos de monitoreo para controlar, en lo posible, las oscilaciones del ciclo económico, a la vez que se influyó en la asignación de recursos para mejorar la eficiencia económica y se establecieron programas que influían en la distribución de la renta.

Se logró así un rápido crecimiento económico y bajo desempleo, con disponibilidad de ahorro corriente para financiar la inversión social y el desarrollo de la infraestructura.

Según los indicadores analizados en el informe de CEPAL, Panamá como país, quedó mejor posicionado en términos de avances sociales, que la mayoría de las naciones latinoamericanas evaluadas.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, registró que las brechas sociales panameñas se han achicado, y la distribución del ingreso se ha mejorado.

Para el año 2009, en plena crisis financiera y recesión mundial, Panamá fue el país que mejor desempeño tuvo en América Latina.

Si analizamos el coeficiente de Gini, que mide la distribución del ingreso y la magnitud de la brecha en riqueza, Panamá también mejoró. Las brechas se redujeron, se logró una clara mejoría. El Gini en Panamá era muy alto en el 2002 (0.58) y en el 2008 había bajado a 0.51. En este tema, una bajada de siete puntitos es muy importante. Panamá se ubicó (2009) en el grupo de los países que están en un nivel medio en términos de distribución junto a Chile y Argentina.

En el 2008, el 10% más rico de la población panameña captó el 31% de la riqueza total del país y el 40% más pobre el 15.5%. Sin embargo, si analizamos la evolución de los indicadores encontramos que ha habido una mejoría: en el 2002, el 10% más rico captaba el 36.2% de la riqueza y el 40% más pobre captaba solo el 12.2%. En consecuencia podemos afirmar que con el PRD hubo una mejoría en la distribución del ingreso en Panamá.

Dicha mejoría la podemos atribuir a 5 factores importantes:

1. Crecimiento económico y aumento en el ingreso de las familias.

2. La caída de la pobreza que hubo entre 2003 y 2008, el porcentaje de hogares pobres bajó de 30.5% a 21.4% en ese período.

3. Disminución de la tasa de fecundidad en los hogares pobres.

4. Se han ido incorporando más mujeres al mercado laboral. Ya hay muchos hogares pobres donde hay dos perceptores de ingresos y no uno solo.

5. El gasto (Inversión) social aumentó y se están aplicando programas de transferencias condicionadas. Por ejemplo: la Red de Oportunidades que ha tenido un impacto positivo en términos de distribución del ingreso, porque son transferencias públicas (subsidios) que están totalmente concentradas y focalizadas en hogares pobres.

Panamá para el 2008 prácticamente había duplicado su gasto social que pasó de $200.00 per cápita anual en 1991 a $400.00 en el 2008. Por ejemplo, la administración Torrijos, destinó entorno al 11.4% del PIB al gasto social en el 2007.

La pobreza total pasó del 37% en el 2004 al 24.9 en el 2008.

El desempleo total bajó de cerca del 13% en 2004 al 5.6% en 2008.

En perspectiva, analizando estos datos objetivamente, constatamos que los resultados fueron buenos.

<>

Este artículo se publicó el  15  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Filosofía de la escuela torrijista

El punto de vista del Economista, Ex Ministro de Estado……
.

Benjamín Colamarco Patiño

Filosofía de la escuela torrijista

.

Desde de la perspectiva de una concepción doctrinaria coherente y dialéctica, no puede haber práctica sin teoría, ni podemos incidir o intervenir en la realidad para transformarla en procura del bien común, sin principios e ideología.

La ideología es como el azimut, nos permite mantener la dirección, nos permite que haya direccionalidad en nuestro actuar, hace que haya coherencia en la acción política.

La Declaración de Principios del PRD es clara, cito: “El Partido Revolucionario Democrático es una organización política permanente cuyo pensamiento político, fines y objetivos se inspiran en el Ideario Torrijista y en los postulados ideológicos y programáticos de la Social Democracia”.   De allí nuestra filiación y participación en la Internacional Socialista, de la cual somos miembros plenos desde hace más de 20 años.

La Escuela Torrijista de Formación Política y Gobierno “Ascanio Villaláz”, es un ámbito para acceder, refrescar y actualizar conocimientos.  Debe ser un ámbito abierto para la investigación, el estudio, la creación y el debate de las ideas. No puede transformarse en ente que dirime las controversias internas de coyuntura o que asume posiciones de parte vinculadas a intereses creados o agendas individuales, de allí el acuerdo que debe preservar la Escuela, basados en principios claros y una visión alejada del sectarismo y del oportunismo. Ni siquiera se busca el conocimiento por el conocimiento mismo, sino por la Formación Política y Ciudadana del Militante del Partido.

La Escuela Torrijista de Formación Política y Gobierno, debe aportar a los participantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, conocimientos fundamentales que fortalezcan la cultura política del militante Torrijista; debe aportar asimismo métodos para pensar, pero sobre todo deberá aportar ayuda y claridad a la hora de hacer el examen de conciencia sobre el sentido de nuestro propio quehacer político. Debe entregarle a los participantes, las herramientas conceptuales, históricas, metodológicas y de orden doctrinario, que le sirvan para desarrollarse y desenvolverse con fundamento, en sus respectivas instancias de militancia interna en el Partido, y que posibiliten su accionar en el liderazgo y organización de sus comunidades o gremios, con argumentos y base ideológica sólidos. En fin, debe ayudar a clarificar en su momento, la toma de posición frente a uno mismo como militante de un partido progresista y democrático como el nuestro y frente a lo que uno como político y ciudadano hace.

Debe lograr formar y capacitar líderes de alto rendimiento, constructores de nuevos caminos, capaces de impulsar y renovar de forma permanente el proyecto político del PRD como partido líder de la teoría y práctica de la democracia panameña.

La Escuela Torrijista de Formación Política y Gobierno, que se reinstaló el pasado 22 de agosto de 2009 en el PRD, ha de constituirse en un ámbito institucional que pueda ofrecer a sus participantes, conocimientos y experiencias que le sirvan y lo ayuden a participar en los debates en todas las estructuras partidarias, gremiales y comunitarias, con creencias y convicciones claras, que los identifiquen como líderes comprometidos con una visión de país compartida, orientados en la dirección que enmarca nuestra ideología, con las flexibilidades y adaptaciones propias de los espacios de producción social que son dinámicos, pero con posturas concretas ante la vida y la sociedad que permita identificar con claridad su identidad política Torrijista del siglo XXI.

<>
Publicado el 30  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“El difícil arte de hacer posible lo necesario”

La opinión del Economista, Ex Ministro de Estado y Vice Presidente del PRD.

Benjamín Colamarco Patiño

.

“El difícil arte de hacer posible lo necesario”

.
“El difícil arte de hacer posible lo necesario”  Estoy convencido de que lo público y la forma de desenlazar los diferendos, requiere de la capacidad de deponer intereses individuales, identificar fórmulas de avenimiento y construirle viabilidad política a una salida que edifique y no debilite, que unifique equipos y no escinda por personalismos.

Hace poco más de diez días, un grupo destacado de fundadores del PRD, promovió un acto por la unidad, que fue acogido por la dirección superior y las bases del colectivo.   La actividad pública, fue apenas el inicio de un proceso complejo y arduo, pero fundamental, estratégico, para la sobrevivencia de un Partido como el nuestro, que recoge la acumulación del Torrijismo y las luchas históricas de nuestro pueblo por lograr estadios superiores de desarrollo integral con equidad y sin exclusiones.

El PRD es sin lugar a dudas el instrumento más idóneo y mejor instalado que tiene nuestro pueblo para la construcción progresiva de una mejor sociedad, de esa sociedad ideal a la que todos aspiramos, ampliando las oportunidades para la gente: una sociedad materialmente más equitativa, políticamente más democrática y socialmente más justa.

Siempre he pensado que la Política, con mayúsculas, no la micro política, no aquella insustancial de la politiquería y el clientelismo oportunista, es el actor principal de la transformación social.   Esa transformación, ese proceso evolutivo requiere una direccionalidad, para caminar en la correcta dirección histórica y esa dirección, ese rumbo lo traza la ideología y nuestros principios y valores: libertad, igualdad, pluralismo, justicia social y solidaridad.

En consecuencia, la construcción de la Unidad, pasa necesariamente por la recuperación de nuestra identidad política en el seno de la sociedad, en las comunidades a las que servimos. La unidad no puede reducirse a la retórica, ni podemos pensar que la unidad se fragua con el simple cambio de figuras.

La unidad debe sustentarse en el fortalecimiento institucional del PRD; la unidad debe fraguarse con el cemento de la confianza y los objetivos compartidos; la unidad requiere no las movidas personales del “quítate tú para ponerme yo”, ni salidas teatrales sorpresivas, sino un verdadero Cambio de Actitud.

La unidad necesita que preparemos, formemos y entrenemos a los cuadros del relevo, a los nuevos líderes del siglo XXI, a quienes nos acompañen a impulsar la evolución transformadora que espera el pueblo, en procura de un nuevo orden Social Democrático y humanista.

La unidad debe permitirnos amalgamar el liderazgo colectivo, disciplinado y organizado que resuelva el atraso de la teoría que sustenta el diseño de sistemas sociales.   Esto implica el diseño de las reglas del sistema social en que queremos vivir; el diseño del proyecto de gobierno para un período determinado que sea coherente con el programa ético – político de largo plazo para la transformación de la realidad siguiendo el rumbo establecido y la dirección y orientación de la conducción del juego social cada día, evaluando y corrigiendo por resultados.

Siendo esto así, debemos cumplir toda una serie de tareas que impulsen la construcción de la unidad concreta, que eviten las desviaciones oportunistas y que logre que la agenda de unidad, la agenda ideológico – programática, esté siempre por encima de las agendas individuales y personales.

.

<>
Publicado el 13 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.