Panamá: ¿mejor o peor que antes?

La opinión de la Psicóloga Social  y miembro de la Asociación Panameña de Psicólogos…

ERICKA MATUS

Históricamente hemos escuchado a nuestros padres decir, ahora ya no es como antes… y en efecto la vida transcurre en una espiral de situaciones similares, pero no iguales.

Sin embargo, ¿cómo saber si es mejor o peor?, ¿cuál es la medida que nos permite valorar esta situación? Algunos psicólogos opinan que una forma de valorar si es mejor o peor; es evaluando la calidad de vida, que se puede traducir en indicadores como el tiempo dedicado al trabajo, amigos, familia, ejercicio, alimentación, ocio, etc.

Pero, cualesquiera que sean estos indicadores, siempre es necesario con una autoevaluación, es decir, preguntarme a mí mismo, ¿quién soy?, ¿a dónde voy?, ¿cómo pretendo llegar ahí?, ¿cuál es el plan de vida que seguiré para alcanzar mis metas y objetivos?, desafortunadamente, pocas personas se dedican tiempo para preguntárselo seriamente y peor aún, pocas lo desarrollan y en ese sentido es más difícil saber si en efecto esta situación es mejor o peor que las anteriores.

Diferentes psicólogos han tratado de explicar si esto es mejor o peor a partir de las diferentes posturas que da la teoría de la atribución como Herberg (1957, 1959, 1965, 1966, 1968), o como es el caso de Rotter (1966), quien habla sobre el locus de control, entendiendo éste, como la percepción de una persona sobre quién controla el rumbo de su vida. Es decir, si usted piensa que todo lo que a usted le ocurre, incluyendo la felicidad, el éxito en su matrimonio o noviazgo, la compra de una casa, el éxito en los estudios o en el trabajo y todas sus metas alcanzadas, son producto de su suerte, del destino, de las decisiones de otros, de que sus jefes o empleadores valoren realmente su desempeño, estamos hablando de una persona que tiene un Locus de Control Externo (LCE).

Por el contrario, si usted es una persona que valora positivamente el esfuerzo personal, habilidad, responsabilidad y planea sus acciones, evalúa los riesgos y posibilidades para cada una de las decisiones importantes en su vida y se asegura de que el éxito dependa en mayor medida de su preparación y esfuerzo, entonces hablamos de que usted es una persona con Locus de Control Interno (LCI).

Diferentes estudios en ésta área, han demostrado que las personas con LCI son seguras, satisfechas, propositivas, felices, activas, entusiastas con mayor tolerancia a la frustración, creativas, persistentes que planean su vida y la ejecutan adaptándose a la situación.   Lo que hace que su percepción ante la pregunta: ‘¿La situación cada día está mejor?’, dé oportunidad a realizar una autovaloración sobre su desempeño y ésta siempre es positivas. Por el contrario, las personas con LCE, son personas inseguras, insatisfechas, negativas, pasivas, con poca tolerancia a la frustración, que no planean su vida ni tienen intención de esforzarse en sus actividades diarias, pues un poder superior, jefe, supervisor, suerte o destino tienen preparado su plan de vida, y no importa qué tanto se esfuercen o no, el resultado no depende directamente de ellos y por eso, para quienes tienen un LCE, la situación cada vez está peor.

<>

Artículo publicado el 18 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios