Lo que es y lo que son

Lo que es y lo que son

Por:
Dennis Cardoze – Médico, Especialista en Psicología Infantil, Escritor
*

Muchas veces me he preguntado ¿por qué los panameños maltratamos tanto nuestra lengua nacional? ¿Cuándo se empezó a dar esta degeneración lingüística que nos caracteriza entre las naciones que han heredado el mismo idioma? A buen seguro, las generaciones de nuestros abuelos y bisabuelos cuidaban más el idioma que las más recientes. Estoy convencido de que una de las causas de este fenómeno, es un declive paralelo en la formación intelectual que se debe adquirir en los centros escolares desde los primeros grados, amén del desinterés por la lectura que es a su vez resultado de lo anterior.

Además de la costumbre de no pronunciar las eses y algunas otras letras, del “hubieron” por hubo, de las aberraciones del pretérito imperfecto de la primera persona del plural como “teníanos” por teníamos, y el dequeísmo, muy extendido incluso entre personas que han alcanzado títulos universitarios, como “yo pienso de que…, el candidato dijo de que…”, etc., se dan otros modismos poco aceptables, como cuando se dice “volveremos con cualquier cantidad de noticias… a la cita acudió cualquier cantidad de personas…”

Otro es el uso del anglicismo “accesar”, que según el Diccionario Panhispánico de Dudas, es innecesario y debe sustituirse por el verbo intransitivo español acceder, como en “el lector puede acceder a la información mediante…” Esta palabra, que se empezó a extender en el ámbito informático, se ha generalizado rápidamente a otros contextos.

Igualmente se ha hecho costumbre el uso de los términos empoderarse por el más correcto de apoderarse, y falencia, queriendo denotar falla o deficiencia, siendo su verdadero significado el de engaño o error. Se ha dado el caso también de utilizarlo en forma redundante como en “mis falencias y errores…”

Otra modalidad –que parece ir afianzándose entre reporteros– es la de añadir a las frases las palabras “lo que es” y “lo que son”. Como muestras de esta nueva forma de hablar, cito las que recuerdo haber oído últimamente: “Estamos en lo que es la Avenida Balboa… La policía disparó lo que son tiros al aire… El herido fue llevado a lo que es el hospital Santo Tomás… Se quiere combatir lo que es el crimen organizado… Fue apuñalada en lo que es la espalda… En pocos minutos se empezará a dar lo que lo son los resultados de las mesas de votación…”

Es obvio que se trata de pleonasmos que no tienen cabida, porque, en el caso de los ejemplos citados, lo correcto sería decir: Estamos en la Avenida Balboa… La policía disparó tiros al aire… El herido fue llevado al hospital Santo Tomás… Se quiere combatir el crimen organizado… Fue apuñalada en la espalda… En pocos minutos se empezará a dar los resultados de las mesas de votación… No hay necesidad de complicar la frase intercalando expresiones como lo que es o lo que son.

Y como colofón, esta otra aserción habitual: “El muerto responde al nombre de…” ¿Sabía usted que los muertos responden? Bueno, aunque no lo creo, pero dicen que un tal Lázaro…
<_>

Publicado el 4 de junio de 2009 en el diario La Prensa.

Anuncios