Tecnología de estudio: metodología

La opinión de la Licenciada en Ciencias Políticas y  Presidente de Fundación Libertad y Desarrollo Social…

Elvira Muñoz de Hom  

Debido a que hemos recibido muchas llamadas telefónicas en la que se nos ha preguntado cuál es la metodología y la aplicación del tema de Tecnología de Estudio, de cómo puede influir en la vida de una persona, además de algunos comentarios como que a ellos nunca les habían enseñado a estudiar, es que hemos decidido hacer el presente artículo.

El propósito de la Tecnología de Estudio es ser la base de cualquier aprendizaje. Con esto se quiere decir que primero que nada, se deben de dar las herramientas básicas para poder aprender y luego poder sembrar nuevos conocimientos para que se puedan aplicar correctamente. Es decir la aplicación de lo estudiado.

La metodología de los seminarios que se imparten, tienen una parte teórica, donde se estudian cuáles son las barreras al estudio, cuáles son los fenómenos que se presentan en el estudiante a la hora de enfrentar una barrera y cómo se solucionan. También se llevan a cabo prácticas de cómo estas mismas barreras nos han afectado en nuestra vida cotidiana al no haber aprendido ya sea una lección escolar o una lección de vida en el caso de los adultos.

Al ser una tecnología precisa para poder aprender, vemos por ejemplo, cómo la felicidad inclusive de nuestras vidas depende de la calidad de aprendizaje que tengamos, y que, dificultades con las que nos hemos enfrentado, puede tener relación directa con algunas de las tres barreras al estudio.

Su duración varía del nivel de profundidad que se quiera hacer o de los cambios que se deseen lograr y del público meta que se desee abordar, por ejemplo, si son profesores, los problemas que enfrentan a la hora de querer trasmitir sus conocimientos, como detectar si el estudiante está teniendo comprensión total, o parcial. Si son estudiantes, cómo detectar y ubicar en cuál de las barreras tiene dificultades para seguir avanzando correctamente en su aprendizaje.

El nivel de profundidad puede variar de un público a otro, pues se hace especial énfasis en los profesores, quienes tienen como propósito enseñar correctamente y hacer que el alumnado duplique sus conocimientos para poder aplicarlos.

Hemos de destacar la labor que ha realizado la Autoridad del Canal de Panamá, con padres de familia e hijos así como el Banco General, quienes han llevado esta técnica a todas sus sedes, como una forma de ayudar dentro del ámbito de responsabilidad social empresarial, a sus colaboradores en aspectos tan necesarios como es la calidad del aprendizaje de las futuras generaciones de profesionales. Agradecemos también este espacio que se nos ofrece con el fin de poder ayudar a la mayor cantidad de personas que lo deseen.

.

<> Artículo publicado el 27 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Tecnología de Estudio: Propósito activo

La opinión de la Licenciada en Ciencias Políticas y Presidente de Fundación Libertad y Desarrollo Social…

Elvira Muñoz de Hom

El señor L. Ronald Hubbard en 1964 apuntaba que: Una cultura se mantiene unida única y exclusivamente por la educación, ya sea que esa educación se obtenga por experiencia o por enseñanza.

La cantidad de dinero invertido por los gobiernos en educación es enorme y, de hecho, por lo general, es el mayor presupuesto después de armamento en algunos países.

La educación se define como “aprender, saber o lograr el conocimiento de un cierto tema” y sería en la dirección de lograr llevar a cabo ciertas acciones profesionalmente. Se espera que una persona educada sea capaz de lograr ciertas cosas en el tema en el que ha sido educada. Debería ser capaz de lograr las acciones y resultados que se enseñan en el tema. Con una clara comprensión de lo que constituye la educación, podemos ver que muchas cosas pasan por educación cuando no lo son.

No se puede desasociar la educación de una personalidad activa, un papel y un profesionalismo.

Dar una buena educación tiene el propósito de que el individuo pueda hacer, es decir tiene que tener una finalidad a la vista, un propósito activo.

A medida que el propósito de un determinado tema desaparece, desaparece también el tema de la comprensión del hombre. Se extingue gradualmente, no solo en la sociedad, sino también en el individuo.

Una persona no puede ser educada en un tema que no termine en una actividad específica, ya que esa persona no tiene forma de verificar si alguna vez aprendió algo.

Los estudios que carecen de propósito se vuelven obsesivos.

El estudiante, nunca puede comunicar su tema por la simple razón de que la comunicación resulta difícil: las personas dejan de escuchar porque no sienten que tengan ninguna utilidad para ellas. Esta situación es común en el campo de la educación.

Así que para que un tema educativo exista y continúe siendo un tema en el cual uno se pueda educar, o si esperas que alguien se eduque en el tema, este tiene que tener un propósito que se pueda ver que es una acción alcanzable. El valor del tema depende simple y totalmente del valor de alcanzar ese propósito expresado.

Ahí tienes un tema que continúa a través de los milenios, solo se debe a que su propósito lo ha acompañado y su propósito se comprende.

Estos datos son de vital importancia, en el ámbito de los educadores, y con esto no me refiero solo a los profesores, sino a todos aquellos que educamos de una forma u otra, lo que incluye a los padres de familia a la hora de educar en valores morales, en urbanidad, convivencia, u cualesquiera actividades de mejor convivencia.

<> Artículo publicado el 15 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Tecnología de Estudio

La opinión de la Licenciada en Ciencias Políticas y Presidenta de la  Fundación Libertad y Desarrollo Social…..

Elvira Muñoz de Hom 

Cuando hablamos de estudio, estamos hablamos de datos que se adquieren y que serán utilizados una vez que hayamos comprendido como funcionan estos. El estudio, no es solo un tema escolar, el estudio es tan básico e inherente en el Ser Humano, como la necesidad de aprender a hablar, caminar, comunicarse, etc.

Gran parte de lo que aprendemos, lo hacemos en edades tempranas por medio del ejemplo, lo que indica que el ejemplo de los padres es vital en el crecimiento y educación de los hijos.

Según la definición de responsabilidad, dada por el Señor L. Ronald Hubbard, es: la habilidad y el deseo de asumir el estatus de fuente y causa total de todos los esfuerzos y contra esfuerzos en todas las áreas de nuestras vidas.

Esto es parte fundamental en el aprendizaje, no podemos enseñarles a nuestros hijos que ellos no sean responsables por sus decisiones y que evadan la responsabilidad que les compete. Si tienen problemas, ocasionados por sus propios actos, responsabilidad según la definición anterior, no tiene nada que ver con culpa, tiene que ver con el asumir las consecuencias de las decisiones que se toman, el asumir que somos nosotros y no ningún otro quien tiene el resultado de una determinada decisión. Esa es la habilidad de asumir el estatus de fuente y causa. Si tenemos padres que no asumen responsabilidad real con sus hijos, tenemos hijos que tampoco asumirán sus responsabilidades, ni con sus padres ni con sus estudios por ejemplo.

La importancia de enseñar a los hijos a tener reglas, disciplina, intercambio justo en el hogar por todo lo que se les da, de tener valores morales como una guía práctica de supervivencia y de convivencia, esto es fundamental en el resultado de los hijos que deseamos tener. No podemos lamentarnos de nuestros hijos, sin antes haber revisado que ha sido lo que le hemos enseñado y cual es nuestra responsabilidad en eso. Si se hiciera un análisis correcto de los casos de pandilleros, encontraríamos que tenemos grandes irresponsabilidades por parte de los padres, inclusive muchos de ellos adictos, prostitutas, o ausentes de alguna otra manera.

Con esto no quito la responsabilidad de estos adolescentes, pero su responsabilidad no es total, tienen una carencia de guía y de valores morales, que no les permite tomar decisiones correctas, porque no se les ha educado correctamente. Si tenemos una sociedad en deterioro, gran parte es responsabilidad entonces de los padres, pero tenemos otro vértice en este triángulo educativo, que es la calidad de la educación que se brinda en nuestro país, repercutiendo directamente en la deserción escolar quedando en el desamparo los jóvenes que hoy llamamos delincuentes.

<>

Artículo publicado el 31  de agosto  de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a la  autora,   todo el crédito  que les corresponde.

Tecnología de estudio

La opinión de la Licenciada en Ciencias Políticas y  Presidenta de Fundación Libertad y Desarrollo Social…

Elvira Muñoz de Hom

El filósofo y filántropo L. Ronald Hubbard dice que “la confianza en uno mismo es solo creer en la propia habilidad para decidir y en las propias decisiones”.

Si definimos en un diccionario la palabra habilidad dice: capacidad y disposición para una cosa. Acción que demuestra destreza e inteligencia.

Las dos definiciones tienen que ver con la frase introductoria de este artículo.

Cuando hablamos de tener niños sanos o individuos sanos mentalmente, estamos hablando de una persona que tiene confianza en sus propias habilidades, es decir tiene destrezas es inteligente, pues tiene capacidad de hacer cosas hacia las cuales tiene una disposición de querer hacerlas, y que lo beneficiará en su modo de vivir, proyectándose positivamente en lo social.

Pero ¿cómo le damos habilidades a un individuo que no estudia?   O que si estudia, aprende poco, y esto no quiere decir que no pase los exámenes, quiere decir que no es capaz de aplicar el conocimiento.

Ahora bien, cuando hablamos además de muchachos o muchachas que del todo no van al colegio, que no trabajan, que no hacen nada, como podemos pensar que son personas útiles para la sociedad, si no tienen seguridad en sí mismas, que no tienen capacidad de aprender y de hacer nada en la vida.

Ahí estamos hablando de problemas serios, estamos viendo una sociedad en deterioro, un alza en la criminalidad, y un mayor consumo de drogas invariablemente.

Existe una angustia en la mayoría de los padres de familia, que esperan soluciones reales de los entes gubernamentales competentes como lo es el Ministerio de Educación, y seguimos sin respuestas ante problemas como la deserción estudiantil y el consumo de drogas en poblaciones de jóvenes, esto como una respuesta a la baja calidad de aprendizaje.

Pueden preguntar a otras madres y padres de familia cual es la angustia más grande con respecto a sus hijos estudiantes.   La respuesta se centrara en que el joven pueda caer en malos pasos, y se refieren a drogas, pandillas, malas amistades.

Pareciera no tener lógica que un joven estudiante, que está en la fase de aprendizaje para poder ser efectivo en su futuro, quiera dejar de estudiar, y vemos sin embargo el abandono de las clases porque no pueden aprender, porque lo que estudian no tienen la comprensión para aplicarlo y porque no tiene habilidades desarrolladas en su proceso de aprendizaje.

Sin embargo existe una tecnología de estudio funcional, sencilla y económica para cualquier padre de familia, que podremos ver en esta página en los días subsiguientes, como una respuesta urgente a las necesidades de los miles de hogares de nuestro país.

<>

Este artículo se publicó el  19  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Tecnología de estudio

La opinión de la Lic. en Ciencias Políticas y Presidenta de Fundación Libertad y Desarrollo Social…

Elvira Muñoz de Hom 

El filósofo y filántropo L. Ronald Hubbard dice que “la confianza en uno mismo es solo creer en la propia habilidad para decidir y en las propias decisiones”.

Si definimos en un diccionario la palabra habilidad dice: capacidad y disposición para una cosa.   Acción que demuestra destreza e inteligencia.

Las dos definiciones tienen que ver con la frase introductoria de este artículo.

Cuando hablamos de tener niños sanos o individuos sanos mentalmente, estamos hablando de una persona que tiene confianza en sus propias habilidades, es decir tiene destrezas es inteligente, pues tiene capacidad de hacer cosas hacia las cuales tiene una disposición de querer hacerlas, y que lo beneficiará en su modo de vivir, proyectándose positivamente en lo social.

Pero ¿cómo le damos habilidades a un individuo que no estudia?   O que si estudia, aprende poco, y esto no quiere decir que no pase los exámenes, quiere decir que no es capaz de aplicar el conocimiento.

Ahora bien, cuando hablamos además de muchachos o muchachas que del todo no van al colegio, que no trabajan, que no hacen nada, como podemos pensar que son personas útiles para la sociedad, si no tienen seguridad en sí mismas, que no tienen capacidad de aprender y de hacer nada en la vida.

Ahí estamos hablando de problemas serios, estamos viendo una sociedad en deterioro, un alza en la criminalidad, y un mayor consumo de drogas invariablemente.

Existe una angustia en la mayoría de los padres de familia, que esperan soluciones reales de los entes gubernamentales competentes como lo es el Ministerio de Educación, y seguimos sin respuestas ante problemas como la deserción estudiantil y el consumo de drogas en poblaciones de jóvenes, esto como una respuesta a la baja calidad de aprendizaje.

Pueden preguntar a otras madres y padres de familia cual es la angustia más grande con respecto a sus hijos estudiantes.   La respuesta se centrara en que el joven pueda caer en malos pasos, y se refieren a drogas, pandillas, malas amistades.

Pareciera no tener lógica que un joven estudiante, que está en la fase de aprendizaje para poder ser efectivo en su futuro, quiera dejar de estudiar, y vemos sin embargo el abandono de las clases porque no pueden aprender, porque lo que estudian no tienen la comprensión para aplicarlo y porque no tiene habilidades desarrolladas en su proceso de aprendizaje.

Sin embargo existe una tecnología de estudio funcional, sencilla y económica para cualquier padre de familia, que podremos ver en esta página en los días subsiguientes, como una respuesta urgente a las necesidades de los miles de hogares de nuestro país.

<>

Este artículo se publicó el  19  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.