En busca de una cultura ‘cool’

La opinión del Médico y miembro del Club Rotario…

CARLOS   VÁSQUEZ

La sociedad contemporánea está sujeta a interpretaciones individuales. Es una cultura que muestra muchas opciones, donde no existen las reglas. Buscan dejar de lado lo normal, aunque sea sólo por una noche, los incitan a reinventar la vida, a innovar, y crear brevemente los momentos, que lo viven solo un instante, lleno de utopía y negación de sí misma. La música la hacen para que se escuche solo a todo volumen, es más, muchos dicen que es hecha para que se sienta, se experimenten sensaciones nuevas, se perciba esa ‘vibración’, que invade y sacude todo el cuerpo. Lo que importa es que todos los presentes sigan el movimiento, lo vivan intensamente. Los bailes de ahora quieren expresar intensidad ‘pura’, pero con una sobrecarga auditiva y visual de luces cambiantes, que puedan excitar y contorsionar a cientos de jóvenes hasta el agotamiento.

Esta cultura ‘cool’, crea un ambiente donde los jóvenes se pueden desinhibir para dar rienda suelta a los sentidos, dejen de ser ellos mismos y puedan entrar en esa ‘onda’ distinta, que les produce letargo y momentos fascinantes. Esta actitud en la juventud muestra una inmensa soledad; tratan de encontrar ‘la compañía’ que no tienen en su casa, desean escapar de la vida alienante y frustrante de cada día. Lamentablemente no son conscientes de la castración mental y la negación de sí mismo a que se ven expuestos.  Se sumergen en un mundo ficticio, donde creen no se sufre si no se goza, compensando con ello la falta de amor, la carencia de caricias maternales y del apoyo de un padre responsable. Las nuevas generaciones viven diferente, experimentan mucha soledad, inseguridad, su vida no tiene sentido, necesitan ‘estos escapes’, embotarse en ensueños, ruido y drogas.

Padres, por favor, dejen de ser ciegos y sordos, ¡despierten! Los hijos los necesitan. Pongan un alto a la competencia por el dinero. Miren lo que hacen sus hijos, interésense por sus amistades, los lugares que frecuentan, sus gustos, aficiones y sus intereses.   Escúchenles, aconséjenles, pongan límites, (créanme que los necesitan), establezcan horarios, enséñenles a seleccionar amistades, diversiones, edúquenlos para que sean responsables de sus actos y que reflexionen; pasen más tiempo junto a ellos.

Es prioritario darle un giro al estilo de vida en el que están inmersos nuestros jóvenes. Si queremos una sociedad más justa y equitativa, debemos trabajarla, pero unidos a ellos, a su sed de justicia, confiando en sus deseos de superar los vicios y lacras que como adultos exigimos e imponemos. Pongamos todos las bardas en remojo, aprendamos de Egipto; ellos se están manifestando por un ‘basta ya’, no por extremismos religiosos o políticas utópicas, dándoles las herramientas para que encuentren el camino de la verdadera libertad.

El futuro de Panamá será promisorio si los animamos a que busquen la excelencia del conocimiento,  del trabajo.

 

Este artículo se publicó el 17 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es nuestro.

Por una cultura del conocimiento

La opinión de…

 

Francisco Díaz Montilla

Según Averroes, filósofo medieval de origen musulmán, “hay cuatro cosas que no pueden ocultarse por mucho tiempo: el conocimiento, la estupidez, la riqueza y la pobreza”.

Si consideramos los indicadores macroeconómicos, sobre todo en los términos que suelen presentar quienes dirigen el Gobierno, Panamá es un país donde se genera mucha riqueza.   Aunque, por supuesto, la generación de riqueza no significa que el país sea rico.    El éxito de pocos no es el éxito de todos, como la riqueza de algunos no es la riqueza de todos.    Es un error lógico (falacia de composición) afirmar –como hacía el actual presidente hace dos años en campaña– que si a uno le va bien, le va bien a todo el país (falacia del todo).   El hecho cierto es que pese a los indicadores y a la desproporcionada retórica aliciesca de los gobernantes, seguimos siendo un país pobre, aunque haya –repito– quienes crean lo contrario. Riqueza en manos de pocos y pobreza como condición de muchos son fenómenos ostensibles…

Con respecto a la estupidez, si es infinita, como señalara Einstein, no habría nada que decir, salvo el hecho de que hay en nosotros una especie de regocijo atávico con ella.  Somos altamente (infinitamente) estúpidos los panameños; por ello, somos muy proclives a la manipulación en todas sus formas o a vivir la vida sin un proyecto personal donde la dignidad, la autonomía, el respeto a sí mismo o al otro sean valores que lo sustenten. En nuestra estupidez, la vida se reduce a un mero estar por instinto, como las moscas, las cucarachas o las lombrices.

Lo que sí se complace en ocultarse, tal vez por más tiempo del que debiera, es el conocimiento; no porque seamos mentalmente tullidos, de hecho puedo dar fe de mucho talento individual de no pocos jóvenes que se preparan en universidades locales y extranjeras. Pero como sucede, en las mayorías de los casos, es un talento del cual el país como tal no se beneficia, ya sea porque esos jóvenes emigran o porque son absorbidos por la mediocridad concomitante a la estupidez

Personalmente creo en la división social del trabajo intelectual, un trabajo que realizan básicamente científicos, matemáticos, filósofos, juristas y artistas, entre otros; cada uno de ellos con diferentes medios, recursos y metodologías. Estos individuos, para mí, tienen un importantísimo reto que asumir, a saber, la constitución de una cultura del conocimiento como alternativa a la cultura de la estupidez que hasta ahora ha imperado en nuestro país.

La dificultad inicial radica en la necesidad de que cada uno de ellos se replantee el sentido de lo que hace. Habitualmente el científico asume que su labor tiene como confín el laboratorio; el matemático vive atrapado en su mundo de ficciones matemáticas; el filósofo –¿existe en Panamá?– en aras de asir lo universal, suele perderse en divagaciones intrascendentes y alejadas de su entorno inmediato; el jurista no siempre es consciente de la dimensión formativa de la ley, de la cual suele sacar ventajas; y el artista en pocas ocasiones supera la burbuja del mundo del arte.   En fin, al parecer han perdido de perspectiva que sus actividades son actividades que educan y, en consecuencia, humanizan.

Una cultura del conocimiento como ideal nacional no solo posibilitará individuos más educados, responsables, autónomos, etc., sino que nos inmunizará contra la estupidez, permitirá generar más riqueza y hará de la pobreza algo atípico que puede ser erradicado y no algo ante lo cual hay que resignarse.

<>
Este artículo se publicó el 6 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sobre la información, los informantes y el informe

*

La opinión de…

Juan Carlos Ansin 

WikiLeaks resultó ser una bomba informática de conmoción masiva. No tanto por lo que hasta ahora se ha revelado, que en su mayoría no pasa de chismes y de confirmar que la diplomacia de USA debe ser muy aburrida. Ocuparse de enviar información basada en opiniones y sospechas emitidas por comentaristas inescrupulosos o por funcionarios amargados, dibuja un panorama patético del país que toma decisiones basado en datos subjetivos con objetivos predeterminados.

La información es un derecho vinculado al conocimiento, pero también puede ser una mercancía publicitaria o un instrumento de poder. La importancia de toda información radica en su capacidad de afectar el sistema. En este caso particular, la capacidad de conocer o entender algo que afecte la toma de decisiones políticas. Es por eso que la información y la libertad de expresión van de la mano. Si no somos libres de recibir y dar información, tampoco lo somos para expresar nuestras opiniones. La información, es pues, materia prima del conocimiento y herramienta del progreso.

De modo que el peligro de las revelaciones de WikiLeaks no está sólo en la información revelada, sino en el uso que el gobierno de Estados Unidos haya hecho con los informes de sus “funcionarios espías”.   Algo que deben recordar muy bien el ex presidente Pérez B. y Samantha Smith.   Ni qué decir cuando nos desayunaron con que el Comandante en Jefe Noriega era empleado de la CIA. Me pregunto si algún WikiLeaks revelará a presidentes informantes de gobiernos extranjeros.

Algunos chismes sobre nuestros funcionarios causan estupor por su ingenuidad y la hipocresía manifiesta de la política criolla. Quizá sea muy poco interesante saber qué medicinas toma fulanito, o con quién viaja zutanito, pero sí lo sería conocer la actividad de cabilderos republicanos influyentes, que tal vez tengan su quinta columna en el mismísimo Palacio de las Garzas, para petardear posibles competidores con algún gallinazo oculto. Las presiones de USA para favorecer a sus empresas y eliminar a sus competidores, no es novedad alguna, ya pasó aquí con el puerto de contenedores y la empresa china que ganó la licitación. Esto demuestra la falsedad de la pregonada libre competencia y demás utopías pseudoliberales con que suelen camuflar tratados.

Algo debe quedar claro en esta tragicomedia del siglo XXI: La información, venga de donde venga, es un bien público que debe gozar de los mismos derechos que tiene la libertad de expresión. Dicho esto, la forma de obtenerla, es importante. Robar información clasificada, torturar enemigos o escuchar comunicaciones privadas sin autorización judicial, son delitos que deben ser castigados. Pero no puede condenarse al que lo publica, sobre todo, si advierte de su contenido antes de hacerlo público. En el caso de la revelación de la identidad de la agente secreta encubierta, Valerie Plume, por Scooter Libby –a la sazón, consejero del vicepresidente Cheney- fue condenado por cuatro de los cinco cargos de los que había sido acusado. Ninguno por haber revelado información secreta. Terminó siendo parcialmente perdonado por Bush 43.

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.   Lo resaltado lo hicimos nosotros.

Transfusión tecnocrática: una necesidad sentida

*

La opinión del Abogado y Odontólogo, Decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Panamá (UP)….

Omar  O.  López  S.

El hombre es un animal político, nos decía hace ya un tiempo Aristóteles. Los políticos accionan los sistemas, y sin embargo resuelven o enredan mayormente las cosas. En la concepción de este filósofo griego, las relaciones entre los hombres quedan justificadas como naturales en función de la estructura orgánica de la polis (la ciudad), lo que deja ver que en las mismas existe la sumisión de hombres y el mando de otros, y según él  “Porque el regir y ser regidos no es solamente cosa que la necesidad requiera, sino también cosa conveniente; y ya desde el nacimiento de cada uno salen unos para ser mandados y otros para mandar”.

Esta acepción ciertamente histórica ha permanecido vigente en el entramado social del hombre pero en nuestros tiempos no es totalmente cierto que los que dominan o mandan sean los poseedores exclusivos de un poder muy especial: el conocimiento.

Si bien es cierto que el ser político abre ventanas y cataliza oportunidades, el conocimiento que lleva implícito en su área de competencia si la posee, se va disminuyendo por falta de una permanente capacitación.

Esto no es cierto completamente, pero es importante para la toma de decisiones en materia de competencia cuando se llevan los destinos de muchas personas. Lo ideal es un balance entre lo político y lo tecnocrático, sin la idea de querer suplantar el poder político en lugar de apoyarle con un buen asesoramiento para llegar a ejercer la función decisional.

No se pretende retomar el concepto de tecnocracia en su forma pura queriendo aceptar que solo debe considerarse todo lo cuantificable y dejar de lado los principios y criterios de orden moral. Debe existir una simbiosis entre el ámbito de los fines conjugada con el de los medios en donde la razón y la verdad estén dinamizadas bajo un cuadro de valores y principios en los que se enmarca la vida social.

Dejar a un lado lo que Hobbes planteó como “El hombre es el lobo del hombre”, en el que debido a un enjambre de pasiones existentes, obnubilan la razón y nos llevan a la destrucción del sistema que hemos pretendido utilizar para funcionar en el marco de la razón, la verdad y de acuerdo a principios de orden ético y moral.

Ser político es saber manejar con razón y discreción situaciones del diario vivir que tienen impacto en el entorno social y que deben ser tratadas en el marco del conocimiento y del manejo puntual racional con la asesoría de quienes conocen un poco más del tema que nos pueda afectar.

No podemos volver sobre nuestros pasos ante decisiones ya tomadas y que enmarcan hechos fallidos, pero si podemos caminar con buen paso y previsión con una transfusión tecnocrática adecuada y pertinente que nos permita gobernar exitosamente.

*
<>Artículo publicado el 5 de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Tecnología en la era del conocimiento

La opinión de…

 

Leonardo Alessandria

La globalización se ha basado en buena parte en lo que se denomina la “era del conocimiento”, caracterizada por la importancia que adquiere el conocimiento y la investigación como una alta proporción del valor de los bienes y servicios.   En un mundo tan versátil se hace imprescindible hacer uso de las tecnologías y de la información, lo que induce una mayor productividad y una reducción de los costos de producción. En tal sentido, el uso de las tecnologías es un elemento fundamental para lograr altos niveles de competitividad y agregar valor a la producción.

Uno de estos componentes es la llamada tecnología de la información y comunicación (TIC), que en Panamá juega un papel fundamental por la vocación abierta de la economía y el papel que tiene en ella la producción de servicios.

Sectores como el Canal, los puertos, la Zona Libre de Colón, la banca, los seguros, telecomunicaciones, el sector construcción y parcialmente el agropecuario, de hecho, usan tecnología de punta.

Precisamente, el Foro Económico Mundial en su último informe de competitividad tecnológica se enfocó en la importancia de las TIC. Este índice se mide a través de varios componentes y variables que incluyen el entorno del mercado, la infraestructura tecnológica, la intensidad en la utilización de las TIC, la habilidad y capacidad que tienen los usuarios y proveedores para el uso efectivo de las TIC y la prioridad que le confiere el gobierno al desarrollo de productos de avanzada tecnología.

Según el informe 2009–2010, Panamá avanzó ocho posiciones en tecnología con respecto al año anterior 2008–2009, pasando de la posición 66 a la posición 58, quedando así entre los tres primeros lugares en el ranking latinoamericano.

Las variables que mostraron mejoría incluían el desarrollo de clusters, libertad de prensa, la calidad científica de investigación de las instituciones, la sofisticación de los compradores, el gasto de las compañías en investigación y desarrollo, las conexiones telefónicas tanto de las empresas como las residencias, las suscripciones a telefonía móvil y la cantidad de suscripciones a internet.   Las variables que revelaron un retroceso incluían el tiempo requerido para el cumplimiento de contratos, la calidad del sistema educativo, la disponibilidad local para investigaciones y entrenamiento, la calidad de las escuelas de administración y el limitado acceso a internet de las escuelas.

Algunas entidades públicas han jugado un papel importante en este tema. Por ejemplo, la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental ha promovido el uso de las tecnologías como la red nacional de internet, que consiste en ofrecer acceso a internet WiFi gratuito, de frontera a frontera, cubriendo cerca del 80% de la población nacional. Otro proyecto es “Panamá sin papel” que busca renovar la forma en que el ciudadano tramita con el Estado para que todos los procedimientos se hagan de manera ágil y transparente.

La Secretaria Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, también ha estado enfocada en potenciar el desarrollo científico y tecnológico del país y cerrar la brecha de la desigualdad para fomentar un desarrollo equitativo que mejore la calidad de vida de los panameños.

Otras iniciativas realizadas entre 2008 y 2009 que contribuyeron al mejoramiento del índice de preparación tecnológica fueron Panamá Tramita, Panamá Emprende, Panamá Compra, la Gaceta Oficial Digital, por citar algunos casos.

Solo a través de la generación y aplicación de nuevas tecnologías, Panamá podrá imprimir a su crecimiento y desarrollo un carácter sostenible que le brinde una auténtica y sólida ventaja competitiva para mantener y mejorar su liderazgo económico y comercial a nivel mundial. La adopción y adaptación de tecnologías producidas en países más avanzados es el camino más provechoso para las empresas panameñas, ya que el país no cuenta con una capacidad instalada suficiente para producir tecnologías propias.

*

<> Este artículo se publicó el  13  de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sociedad del conocimiento, de riesgo y de la información

La opinión de Licenciado en Filosofía, Etica y Valores….

Marcos A. Pareja  

Cuáles son los fundamentos y límites de la ciencia? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?

Ciencia: scientia, episteme. En “círculos cultos, ciencia significa conocimiento que se obtiene por métodos de investigación dignos de confianza (el método científico) que exhibe cierto grado (variable) de organización Lógica” como conocimiento fundado (warranted) Ernest Nagel.

Tecnología: conocimiento alimentado de otro saber la ciencia sumado al proceder práctico de la técnica, que procede de forma híbrida determinada por el fenómeno. Ejemplo: la medicina y la informática.

Sociedad de la información: Esta nació como sucesora de la era tecnológica o post-industrial “ciencias para las masas”, con sus procesos de celulares de punta, globalización, apertura del internet se hace patente la capacidad de guardar, almacenar y difundir la información.  A través de medios digitales emerge la implantación de las tecnologías de información y comunicación (TIC); información y conocimiento tiene un lugar privilegiado.  No obstante hay que tener claro que la información no es lo mismo que conocimiento.

Sociedad del Conocimiento: Nacida de la evolución de la era de la información. Fundamento filosófico “el conocimiento es poder” Foucalt.   Término acuñado por Peter Ferdinand Drucker abogado, administrador y tratadista austríaco.   La Era de la discontinuidad (1969) Introduce el concepto de trabajador del conocimiento y el concepto de innovación. La Sociedad Post-Capitalista (1999). “En esta sociedad donde nos estamos dirigiendo muy rápidamente, es el “saber” y no el capital el recurso clave”. El verdadero valor agregado. Ejemplo:

En Rusia se logró crear un Brain Computer (dispositivo que lee el pensamiento).   La terapia genética con células madres ha logrado crear células hepáticas (hígado);    En la universidad de Maryland USA, José Contreras-Vidal, neurólogo, desarrolló una técnica no invasiva basada en electroencefalograma que permitiría controlar un brazo robótico mediante actividad cerebral.

Sociedad de Riesgo: Término acuñado por Ulrich Beck La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad (1986), problemas sociales (Trabajo flexible, Pauperización de la condición de vida; discursos feministas y ecologistas.   Pensamiento único, desinformación deliberada y deseducación) y catástrofes por el mal uso de la ciencia provoca este lúgubre panorama. Fundamento filosófico: “el hombre es la medida de todas las cosas”,  visión bíblica del hombre creado a semejanza de Dios mal interpretada como patente de corso para el Homo-Consumidor-destructor del Ambiente.

Ejemplos:

En Panamá el supuesto derrame o no de cianuro en Petaquilla.   Hace unos años el derrame tóxico en la bahía.

Internacionales:   bomba nuclear Japón, caso Chernobyl Ucrania, Humo contaminante en Rusia, caso de los mineros en Chile y el derrame de petróleo en el golfo de México.

“La Naturaleza es la tentación a la técnica” J. García Bacca. ¿Cuáles son los fundamentos y límites de las ciencias? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas? ¿Intesante análisis ah? 

“Ciencia sin consecuencia es la ruina del Hombre” por eso debemos promover la ciencia pero con responsabilidad que nos asegure una estancia biosostenible pues este es nuestro único hogar, la Tierra”.

Porque “Uno de los temas que en los próximos años se va a debatir con mayor brío es el sentido, ventajas, daños y límites de la técnica”. Ortega y Gasset.

Dado el problema de la distribución de las riquezas se presenta ahora un nuevo problema surgido en el seno de la llamada sociedad del conocimiento. Es la democratización del conocimiento y la información donde aparece un abismo infranqueable entre la sociedades que lo ostentan y las que no.   “La educación en todo tipo de entornos culturales, la accesibilidad de la información se afirma como un bien y un derecho básico”. (Eduardo Bustos Guadaño; UNED, España).

Puesta la máxima el conocimiento es poder es lo que se ha llamado como el abismo o brecha digital la cual tiene “3 dimensiones: tecnológica, de conocimiento y de participación” (Crovi, Delia UNAM); Lo importante es saber si nuestras autoridades son conscientes de esto y qué medidas han tomado.

No es suficiente con implementar computadoras y otros TICs, sino que para una verdadera valoración axiológica, epistemológica y tecnológica se requiere de una correcta capacitación del factor más importante, el Humano.

Toda sociedad que quiera integrarse a este modelo, sociedad del conocimiento debe implementar medidas serias y consecuentes con este fin, pues no solo es importante la acumulación del conocimiento sino la calidad del mismo.

No hay avance en las ciencias sin comprensión o comunicación de los mismos y menos sin la adecuada y debida formación de la conciencia crítica algo difícil de creer luego de la disminución de las horas en Lógica y Filosofía ¿Esta es la propuesta del cambio curicular?

Aprendamos de países cercanos como México, Costa Rica y España. Cuyos avances en materia educativa son innegables motivo por el cual muchos profesionales de nuestro país se ven forzados a estudiar en ellos ante la falta de estas carreras o del nivel académico adecuado.

Si el conocimiento es poder permitamos conocer y que ese poder llegue a los más y no a los menos. Sin autocrítica no hay una verdadera crítica.

*
<> Este artículo se publicó el 18  y el 23 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/pareja-sosa-marcos-a/

Ética y Valores Debate: Ciencia y Religión II parte

*

-La opinión del Licenciado en Filosofía…

Marcos A. Pareja 

Francis Crick, se preguntaba ¿Dónde está el alma? Para este científico ganador del Premio Nobel, el alma no es más que el resultado de una simple reacción bioquímica con sede en las neuronas cerebrales (los mitos de la ciencia). Esta parece ser la opinión en nuestro país del respetado infectólogo, cientificista Xavier Saenz Llorenz; sin embargo, ante esta posición se revela la psicología transpersonal y otras técnicas de esta índole.La pregunta se podría plantear así: ¿el cerebro genera la conciencia? o ¿El cerebro transmite la conciencia? De la primera, parten todos los filósofos materialistas y los científicos. De la segunda, parten la psicología transpersonal, La Holística, Rosalind Heywood, Arthur Koestler y en la filosofía, Bergson con su concepción del cerebro como filtro de la conciencia. 

Posiciones Conciliatorias: Estas buscan mediar entre estas dos fuerzas: episteme y dogma.  Scientia y religio. Ejemplo: Santo Tomás de Aquino, Theilard de Chardin y Edwin Kerr, científico cristiano que trabajó en la N.A.S.A.

Utilización ideológica: También los descubrimientos científicos no están libres de manipulación, pues una teoría puede ser utilizada como justificación a un sistema político o una posición filosófica.

A. Oparín en su libro Origen de la Vida, comienza con un ataque al idealismo y al final del libro expone según él, la única filosofía que concuerda con su teoría científica; que según él, es el materialismo dialéctico “única filosofía acertada y científica”.   Porque “hoy día, cuando ha sido estudiada con todo detalle la organización interna de los seres vivos”. Es posible demostrar que “la vida no es más que una forma especial de existencia de la materia” y así destruir toda metafísica imperial reaccionaria.

Los religiosos que buscan que la ciencia debe seguir sus lineamientos se olvidan de que “la religión tiene básicamente una dimensión moral y escatológica; por ejemplo, sus documentos sagrados no fueron planteados como tratados acerca de la naturaleza” Guillermo Coronado, Ciencia y Religión (UCR).

El cientificismo por otro lado, cae en el error de “olvidar que el hombre posee no una sino varias formas de construir su concepción del mundo; ciertamente la ciencia es aquella que mejor puede ser controlada y que expresa… pero no es única ni excluyente” de las demás formas del saber.

En resumen ambas ofrecen beneficios sociales indudables, pero en ambas hay fanatismo y excesos.

<> Artículo publicado el 11  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

¿Para qué sirve la filosofía?

La opinión de…

Marcos A. Pareja

Ante la propuesta del cambio curricular y la disminución de las horas en filosofía y lógica, cabe preguntarnos si es esto lo que realmente nos conviene como sociedad.  ¿Es esto adecuado para la formación educativa de nuestros estudiantes? Trataremos de hacer un esbozo sobre el tema, pasando de una primera parte explicativa y, al final, expondré mi opinión personal.

¿Qué es la filosofía? “La filosofía es el arte de formar, de inventar, de fabricar los conceptos”, dirá el filósofo francés Gilles Deleuze en Qu’est-ce que la philosophie? (¿Qué es la filosofía?)

¿Para qué sirve la filosofía? “Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa”, señala Deleuze.

Por su parte, Gustavo Bueno, filósofo español, dice que la filosofía forma buenos ciudadanos (cívica y ética), sirve de freno ideológico para todo tipo de fundamentalismo religioso, político y científico, y para promover el pensar, el pensamiento crítico.

En el programa Filosofía Aquí & Ahora del Canal Encuentro del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Argentina, José Pablo Feinmann explica que “la filosofía se hace preguntas que no todos quieren preguntarse”.

Para Michel Foucalt, otro filósofo francés, “la filosofía no solo es una forma de cultura sino que es la forma de cultura”.

En resumen, es mi opinión que la filosofía nos brinda las herramientas necesarias para la vida en sociedad. Como entes deliberantes y participativos de toda auténtica sociedad democrática o que aspire a serlo. Por ende, preguntas como ¿Qué es el amor? ¿Qué es la justicia? ¿Qué es la verdad? ¿Qué es lo bello? ¿Qué es el bien? ¿Por qué existe el mal? ¿Existe Dios? ¿Qué debo hacer? ¿Qué es la ciencia? ¿Por qué existe la pobreza?, son preguntas que no pueden ser encaradas por la ciencia, lo novedoso y relevante no son tanto sus respuestas sino la forma en que son tratadas (la duda metódica, el criticismo, la filosofía analítica etc.)

La filosofía es la cultura por excelencia, como matriz y artífice de ella. Dado que, como lo señala su propia historia en la antigüedad, es el elemento civilizador ante la barbarie. Es el arquetipo y paradigma cognitivo generador de todas las ciencias. Por ende, podríamos decir que casi todas las ciencias y sus conceptos son una hechura griega. Ejemplos: psicología phsike logos; política polis y politeia; democracia demo cratos; historia ídem Heródoto; ginecología gineco logos salvo la química que viene del árabe al-quimia.

La filosofía hace preguntas incómodas pero sumamente necesarias. Para poder pensar se requiere de libertad como condición sine qua non para su ejercicio pleno. Por consiguiente, no es verborrea insustancial sin sentido.

“El conocimiento es poder”, “la verdad los hará libres” “Más Platón y menos Prozac”.

<> Este artículo se publicó el 25 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

*

Enseñanza de la Filosofía

La opinión del Pedagogo, Escritor y Diplomático…

Paulino Romero C. 

La filosofía, como todas las ciencias, tiene una esencia que se identifica con el fin que pretende conseguir: satisfacer la exigencia, esencial e indomable de cada hombre, de darle un fin a la vida. En el mundo del espíritu no se puede vivir en brazos de la casualidad; y la filosofía es esencialmente vida del espíritu. Por consiguiente, su fin es práctico. Pero también es evidentemente teórico, ya que para decir cuál es el fin de la vida se precisa conocerlo, saberlo.  El conocimiento no solo vale como medio para lograr un fin, sino porque constituye un valor por sí mismo y es por sí mismo forma muy alta de acción. La acción carece de hondura en su dimensión espiritual, si no se piensa con profundidad, es decir, si no se conoce la verdad.

Los enemigos de la vida contemplativa (por desgracia ¡cuántos son hoy en día!), en su carnalidad y grosería, no comprenden que el conocer puro no es negación de la actividad, sino una forma de actividad que, precisamente en cuanto profunda e interior, no es visible ni, por consiguiente, aparente, y que obra en sí misma y da valor, únicamente ella, a las cosas visibles. El fin de la filosofía, pues, es el esfuerzo por conocer cuál es el fin de la vida.

Así entendida, la filosofía es empeño total y absoluto del hombre, concentración y tensión de todas las energías del espíritu. Por esto es conquista personal; nadie puede regalarle a nadie la claridad de la inteligencia o el saber, ni ninguno puede recibirla o aceptarla pasivamente sin mortificar con esto la dignidad de la naturaleza humana.

El hombre vive en el mundo, piensa en la tierra, obra en relación, no solo con los demás hombres, sino con los seres y las cosas que le rodean. El problema de conocer el fin de su vida implica también el problema de conocer la vida universal, su origen, su desarrollo y su fin. El hombre y el mundo: he aquí los problemas de la filosofía. La historia del pensamiento es la respuesta, fruto de milenario y perenne esfuerzo, que los hombres han dado al problema de su propio ser y del ser del universo, en el que vivimos, pensamos y obramos.

Por último, añadamos que la filosofía, en cuanto esfuerzo de conocer al hombre y al mundo, es metafísica. Es coloquio con lo infinito y con lo eterno, con Dios que es la verdad, en el silencio de la conciencia, vencedor de la más experta y rara elocuencia. La filosofía es la forma de actividad espiritual con la que el hombre reflexiona sobre la propia existencia y sobre la realidad que lo circunda. Además, la filosofía, permite un mayor esclarecimiento de los problemas pedagógicos.

<>Artículo publicado el 13 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

¿Por qué informar sobre temas psicológicos?

La opinión de la Magister en Psicología Jurídica y Forense…

Lesbia I. González R.

¿Por qué es necesario informar sobre temas de psicología desde cualquier escenario en que nos sea posible hacerlo?,   precisamente para poder llegar a la población que tal vez no pueda o no tenga acceso a otros medios para conocer saber, educarse y de paso seguramente al conocer algo del tema se motivaran a investigar más.
Se preguntarán porqué escribo sobre esto, resulta que en una conversación con una colega y algunas otras personas, que han visto u oído que ya por varios años realizo intervenciones en medios de comunicación y en programas en particular de corte popular y de todo público, me hicieron notar que algunos de estos programas parecen “frívolos y muy populistas”.

Cuando empecé a ir a la televisión, programas radiales y escribir en la prensa, lo hice consciente de que es importante comunicar información válida, científica y que ayude al oyente, lector o televidente en mi caso sobre materia psicológica.   Consideré que si la persona veía televisión, oía la radio y/o leía periódicos podía de paso acercarse a la información como manejo de la ira, fobias, temores, entender la depresión u otros trastornos; conocer sobre el abuso sexual, la violencia doméstica, los síntomas, los signos para identificar problemas e incluso desde la perspectiva más positiva aprender a ser más exitoso, feliz o lograr metas si lograba oír, ver o leer información de cómo hacerlo; aun cuando no lo estuviera buscando o deseando ya que puede incluso no estar familiarizado con los temas.

Debo confesar que me sentí muy incómoda cuando me dijeron que si voy a esos “shows” me tratarían como a ellos e incluso mi ética y mi nombre estarán en “entredicho”.  Estoy en total desacuerdo con semejante premisa, el buen nombre de una persona y de un profesional está en su capacidad y para mí en su amor a lo que hace y una forma de demostrarlo es dar información lo más científica y digna que sea posible en los escenarios que se presenten, pues uno nunca sabe que beneficios hará en el ser humano que ve, oye o lee del tema, sea quien sea él, del sector de población que sea, mejor si es de los grupos que no tienen acceden a otras fuentes ya sea por desconocimiento o porque simplemente no les ha atraído.

Es más considero egoísta no entregar nuestro saber como una forma de devolver a la sociedad la fortuna que tenemos de haber estudiado y contarnos dentro de la población que cuenta con una profesión, considero que es una labor social que cada ser humano debe hacer por su comunidad, población o país.

Yo amo la psicología y en ella he encontrado grandes respuestas, grandes interrogantes que me han llevado a investigar más y aprender más acerca del comportamiento humano y quiero compartirla con todos los que la requieran.

Sé que tal vez fue buena intención o de buena fe sus comentarios y se lo agradezco, pero iré a cuanta entrevista me hagan y seguiré escribiendo mi buen nombre, estará resguardado por el amor que pongo en hacer el bien de entregar el poco conocimiento que poseo a los demás, especialmente a los que lo necesitan y tal no lo sepan aun o no hayan sido entrenado para ello; se también que cada psicólogo de este país a su modo y donde trabaja lo hace bien y con buenas intenciones, de mi parte llevando al lado el ego que siempre nos acompaña, (negarlo sería inapropiado) en mis presentaciones llevaré también luz, conocimiento, ideas y consejos, que modestamente serán un reflejo del amor al prójimo.

<>Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Tecnología de estudio

La opinión de la Licenciada en Ciencias Políticas y  Presidenta de Fundación Libertad y Desarrollo Social…

Elvira Muñoz de Hom

El filósofo y filántropo L. Ronald Hubbard dice que “la confianza en uno mismo es solo creer en la propia habilidad para decidir y en las propias decisiones”.

Si definimos en un diccionario la palabra habilidad dice: capacidad y disposición para una cosa. Acción que demuestra destreza e inteligencia.

Las dos definiciones tienen que ver con la frase introductoria de este artículo.

Cuando hablamos de tener niños sanos o individuos sanos mentalmente, estamos hablando de una persona que tiene confianza en sus propias habilidades, es decir tiene destrezas es inteligente, pues tiene capacidad de hacer cosas hacia las cuales tiene una disposición de querer hacerlas, y que lo beneficiará en su modo de vivir, proyectándose positivamente en lo social.

Pero ¿cómo le damos habilidades a un individuo que no estudia?   O que si estudia, aprende poco, y esto no quiere decir que no pase los exámenes, quiere decir que no es capaz de aplicar el conocimiento.

Ahora bien, cuando hablamos además de muchachos o muchachas que del todo no van al colegio, que no trabajan, que no hacen nada, como podemos pensar que son personas útiles para la sociedad, si no tienen seguridad en sí mismas, que no tienen capacidad de aprender y de hacer nada en la vida.

Ahí estamos hablando de problemas serios, estamos viendo una sociedad en deterioro, un alza en la criminalidad, y un mayor consumo de drogas invariablemente.

Existe una angustia en la mayoría de los padres de familia, que esperan soluciones reales de los entes gubernamentales competentes como lo es el Ministerio de Educación, y seguimos sin respuestas ante problemas como la deserción estudiantil y el consumo de drogas en poblaciones de jóvenes, esto como una respuesta a la baja calidad de aprendizaje.

Pueden preguntar a otras madres y padres de familia cual es la angustia más grande con respecto a sus hijos estudiantes.   La respuesta se centrara en que el joven pueda caer en malos pasos, y se refieren a drogas, pandillas, malas amistades.

Pareciera no tener lógica que un joven estudiante, que está en la fase de aprendizaje para poder ser efectivo en su futuro, quiera dejar de estudiar, y vemos sin embargo el abandono de las clases porque no pueden aprender, porque lo que estudian no tienen la comprensión para aplicarlo y porque no tiene habilidades desarrolladas en su proceso de aprendizaje.

Sin embargo existe una tecnología de estudio funcional, sencilla y económica para cualquier padre de familia, que podremos ver en esta página en los días subsiguientes, como una respuesta urgente a las necesidades de los miles de hogares de nuestro país.

<>

Este artículo se publicó el  19  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Hablemos de justicia


La opinión de….

RAÚL EDUARDO CEDEÑO

La justicia es algo fundamental, básico, para el buen desenvolvimiento de una sociedad que se precia de ser democrática y humana. Cuando Jesús de Nazareth fue conducido ante Pilatos y reconoció que era rey, dijo: “Nací para dar testimonio de la Verdad y para ello vine al mundo”. Parecía sencilla la respuesta. Entonces Pilatos preguntó: “¿Y qué es la Verdad?”. El procurador romano esperaba la respuesta a esta pregunta y Jesús no se la dio,  ya que dar testimonio de la Verdad no era la esencia de su misión divina como rey mesiánico.

Jesús había venido a este mundo para dar testimonio de justicia, la justicia del reino de Dios, y por esta justicia murió en la cruz.

Ante la pregunta de Pilatos, se plantea, quizás por la sangre derramada por Nuestro Señor Jesucristo, otra importantísima pregunta que se ha convertido en el calvario de las sociedades modernas: “¿Qué es la justicia?”, la cual emana, casi de seguro, a raíz de esa sangre derramada por Él.

Quizás ninguna otra cuestión ha hecho vaciar tanta sangre y lágrimas en toda la historia, así como el objeto de mucha reflexión para pensadores muy ilustres, desde Platón a Kant. S in embargo, la pregunta sigue sin una respuesta clara y contundente, porque parece que ésta ha sido una de esas cuestiones que la sabiduría de generaciones se ha resignado a no poder contestar de manera definitiva.

Para una inmensa cantidad de seres, la Justicia es en primer lugar una cualidad posible del orden social que regula las buenas relaciones mutuas entre los hombres. De igual forma, ella es una virtud humana, ya que un hombre es justo si su conducta se adecúa a las normas de un orden social supuestamente justo. Esto significa que el orden social regula la conducta de los hombres de un modo satisfactorio para todos y los hombres encontramos en él la felicidad, su búsqueda y su aplicación.

Tenemos que buscar siempre la Justicia, porque ella es la felicidad social y, consecuentemente, la paz, tranquilidad y el sosiego de toda la sociedad, aunque muchas veces su aplicación honesta no dará felicidad a todas las partes. Y en política, como arte de gobernar bien, la Justicia está siempre en función de la conciencia y la voluntad de quienes la aplican. La justicia depende del conocimiento y tiene por objetivo explicar, no gobernar porque sí.

<>
Artículo publicado el  15 de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.