Un nuevo año de esperanzas deportivas

La opinión de…

 

Allan Baitel Martínez

La vida nos enseña que después del huracán viene la calma y que el agua siempre encuentra su nivel. Esto ha pasado con el deporte panameño, donde después de turbulentos choques de opiniones e intereses en las elecciones de varias federaciones los resultados tienen un común denominador, el triunfo de la democracia.

En esas contiendas electorales deportivas la voluntad de las mayorías se manifestó contra el continuismo, y contra de figuras desgastadas por acciones relacionadas con la falta de ética, por no decir más. Señores, y la ética es algo importante, trata de la moral y las obligaciones del hombre. Nadie puede ser un ejemplo si no es ético, y las figuras públicas deben ser ejemplos a seguir.

La sociedad ha acogido positivamente a los nuevos dirigentes en las diferentes disciplinas deportivas que integrarán el nuevo Comité Olímpico Panameño.

Todas esas acciones son un buen augurio para el deporte en el nuevo año del 2011. Todavía falta mucho por hacer. Falta aún que dirigentes conflictivos den un paso al costado para que el deporte panameño se unifique de una vez por todas y poder ser un ejemplo para todos.

Los deportes son un derecho de los pueblos, mueven las masas, enaltecen y regalan héroes a sus países y escriben sus nombres con letras de oro en la historia. Nuestra sociedad reclama la institucionalidad en el deporte, para que este se desarrolle y de una vez por todas sea un ejemplo para todos.

El deporte es la rueda que impulsa a un país, facilitando la gestión de los gobiernos, beneficiando a las provincias y mandando un gran mensaje a la comunidad internacional de que Panamá, cuenta con excelentes dirigentes y un gran pueblo del que salen gloriosos deportistas.

Panamá está en el centro del continente, y está realizando obras tan grandes como la ampliación de su Canal, se convierte en un destino turístico, un centro de conexiones aéreas, en un centro bancario y puede y debe convertirse en un centro de eventos deportivos de talla mundial. Esto solo lo lograremos con dirigentes generosos, honrados e intachables que nos darán una unión intocable.

¡Feliz año nuevo! ¡Feliz año deportivo! Estoy seguro de que falta poco para lograr la meta de un Comité Olímpico panameño unificado y fortalecido por federaciones y asociaciones deportivas honestas, con miembros que tengan como meta común el bien del deportistas y no sus ansias de poder y posturas egocéntricas. Estos dirigentes han recibido reveses notables. Un dirigente deportivo tiene que tener como norte servir, sin intereses personales. Juntos lo lograremos.

 

<>
Este artículo se publicó el 14  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Aún hay esperanza para mejorar el deporte

La opinión de…

Allan Baitel Martínez

La actitud de Panamá, como país soberano, de mantener una posición firme ante las presiones de las autoridades internacionales que organizan los Juegos Bolivarianos es digna de elogiar.

No se puede ignorar un proceso electoral correcto, los dictámenes de tribunales panameños y la voluntad del sector deportivo de Panamá más importante y honesto como lo es el Comité Olímpico, compuesto por un grupo de 21 federaciones y asociaciones deportivas.

En ese grupo hay dirigentes dedicados que se han comprometido para que en el mes de diciembre de este año se celebren elecciones transparentes y de cara a la opinión pública.

Nuestro grupo no es un obstáculo a la unión del deporte nacional ni para la celebración de eventos del ciclo olímpico. No se nos puede evaluar con la misma medida que se hace con los dirigentes que siguen aMiguel Sanchiz: un grupo que ha perdido todos los arbitrajes legales a los que se ha sometido. Un comité que ha usurpado y ha sumergido al deporte panameño en sus peores momentos. Ante sus actuaciones no nos podíamos quedar callados, teníamos que actuar y denunciar los irrespetos a las leyes y a los preceptos olímpicos.

Teníamos que hacer un gran esfuerzo por adecentar nuestro deporte. Nosotros contamos con el apoyo de las bases deportivas de cada una de nuestras disciplinas y también con el respaldo de los atletas y de sus familias.

Panamá merece otros dirigentes y otro destino en su historia deportiva. Hay muchas oportunidades para el deporte panameño fuera de una sede de Juegos Bolivarianos. Esos recursos, para organizarlos, pueden ser invertidos en centros de alto rendimiento para deportistas de todo el país, en becas deportivas para que los jóvenes se eduquen y mejoren su calidad deportiva.

Panamá tiene dirigentes creativos. Los encargados de deportes, todos, pueden montar eventos de talla mundial que atraerían a miles de deportistas lo que catapultaría el desarrollo de estas disciplinas en Panamá. La gimnasia, el atletismo pueden hacerlo al igual que otros deportes como el boxeo amateur, la pesa, el triatlón, la lucha y el tenis.

Crezcamos, arreglemos las diferencias. Insto a todos los dirigentes a medirse en unas elecciones democráticas en el mes de diciembre.

Panamá es un país democrático, demos el ejemplo. Vamos a las elecciones por un nuevo Comité Olímpico.

*

<> Este artículo se publicó el 3  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:  https://panaletras.wordpress.com/category/baitel-allan/

Por un cambio en nuestro deporte

La opinión de…

Alan Baitel 

Una vez más el deporte panameño se ve envuelto en los problemas por la dualidad que encontramos en las autoridades del Comité Olímpico de Panamá (COP).

Ante el compromiso de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Mayagüez, que se celebrarán en este mes de julio, vuelve a aparecer en el horizonte deportivo toda la disconformidad que 21 asociaciones y federaciones deportivas panameñas tienen contra un COP que fue escogido en unas elecciones adornadas con fallas y que ya los tribunales de todos los niveles han declarado ilegales.

En nuestro caso, como dirigente de la Unión de Triatlón de Panamá (UTP), representamos a atletas, masculinos y femeninos que van desde los siete años y que sobrepasan la categoría gran máster, que han tenido un crecimiento en sus rendimientos gracias a un igual desarrollo de las actividades locales. La UTP por más de 10 años ha desarrollado calendarios anuales de más de 15 eventos y ha logrado ser reconocida por organismos internacionales por el profesionalismo con que organiza carreras, prepara atletas y se relaciona con entidades y empresas que son un ejemplo en nuestra sociedad.

A veces no sé, si uno mismo deba escribir esto, pero amigo lector, esto es así.

Hemos logrado, con la ayuda de mucha gente construir una entidad deportiva modelo que ahora entra en la etapa de los logros deportivos.

Nuestro sueño es clasificar atletas para las olimpiadas. Ya hemos ascendido algunos escalones, pues tenemos atletas en los Juegos Mundiales de Triatlón Jr., en el Mundial de Ironman en Hawai y en los principales triatlones del mundo.

Es el momento de cumplir el “ciclo olímpico”, ya competimos en los Juegos Centroamericanos, donde conseguimos medallas de plata y bronce. Pero nos estrellamos de la peor manera cuando el Comité Olímpico de Panamá del ingeniero Miguel Sanchiz, sin ningún estudio, ni ningún elemento que los apoye, declara que el triatlón no tiene categoría para los juegos regionales de la ciudad de Puerto Rico.

Detrás de esa aseveración está un pase de factura, porque el triatlón no se alinea con este Comité Olímpico de Panamá que no es el que representa legalmente al deporte panameño.

Esto nos lleva a escribir este artículo, para denunciar la situación negativa para el deporte que provocan dirigentes jurásicos que buscan perpetuarse en el poder, que no saben dar un paso al costado por el bien común.

Queremos resaltar el apoyo de Pandeportes y de personalidades del Gobierno Nacional en tratar de resolver este gran problema. En el pasado mes, la Corte Suprema desconoció a Miguel Sanchiz y a su grupo en un fallo histórico y reconoció a otro grupo de dirigentes que se ha comprometido a celebrar elecciones transparentes en el corto plazo.

En el papel la solución se ve a la vuelta de la esquina, pero aún nos toca convencer a los organismos internacionales de que el antiguo COP no representa verdaderamente al deporte panameño.   Que hay otros dirigentes que están haciendo las cosas mejor y que cuentan de su lado con la verdad y el reconocimiento por sus actos dignos y legales.

<>

Este artículo se publico el 10 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Panamá requiere una mejor dirigencia deportiva

La opinión de …..

.

Allan Baitel


Para el pueblo panameño, el deporte es importante. Es la actividad que reactiva su autoestima y su sentimiento de patria. El deporte regala, con sus triunfos y derrotas, alegrías y tristezas, pero también la satisfacción de haber competido y ser representados por hombres y mujeres valientes. Panamá ha tenido y tiene grandes deportistas que pasean los colores patrios por grandes escenarios deportivos mundiales.

Pero hay muchos más deportistas que necesitan de una dirigencia honesta, desinteresada y dedicada, que no lucre del deporte, que con su labor permita que logren alcanzar las metas que por sus cualidades merecen.

Panamá es un país democrático y que gracias a su desarrollo económico y cultural histórico entra en una etapa liderada por un gobierno que busca el cambio hacia una sociedad más justa. El gobierno ha dado un paso importante en colocar al frente del deporte a una funcionaria con una trayectoria sincera, valiente y honesta.

Pero no es suficiente, entre esos cambios el Gobierno debe apuntar a recomponer la cúpula de la dirigencia deportiva. Ese es un elemento que empaña la imagen de Panamá como una nación que se muestra próspera y que busca mejores mecanismos para distribuir sus riquezas.

El deporte también es una fuente de riqueza, que estimula otros sectores de la economía, y es una pena que aún estén al frente del Comité Olímpico Panameño (COP) dirigentes queenfrentan procesos penales pues no han sabido comportarse de la mejor manera.

Con el reciente fallo de la Corte Suprema que declara fuera de la ley la elección de estas personas, que anteponen sus intereses al sentir deportivo de un país, es el momento justo para lograr romper las ataduras que chantajean el futuro y la decencia del deporte panameño.

Creo que eso les demostraría a todos, al Comité Olímpico Internacional y a la dirigencia jurásica del COP que ya no se puede seguir con esta farsa que perjudica a atletas, a otros dirigentes serios y a un país que merece una representación deportiva más honesta. A Pandeportes y al Gobierno central les pedimos que reflexionen y de una vez por todas tomen acciones valientes y eficaces.

Ya hay 21 directivos de distintas disciplinas que se han agrupado para solucionar el problema, pero necesitan de la ayuda gubernamental, del respaldo del pueblo y de los mismos atletas.

He visto en estas federaciones y asociaciones, que existen buenos dirigentes que tienden puentes para que el deporte forje voluntades. Ayudan para que atletas, se conviertan en jóvenes valiosos, llenos de orgullo que interactúen de la mejor manera con sus padres y se esfuercen por sus colores patrios. El deporte como actividad es algo maravilloso que no podemos dejar que se siga siendo pisoteando por el actual COP.

Es el momento, ya no hay que perder tiempo, busquemos los mecanismos para recuperar nuestro deporte y nuestra dignidad.

<>

Publicado  el   13  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.