Estrategias o chanchullo

La opinión del abogado….

.

LUIS ALBERTO TESTA

.

Estrategias o chanchullo

.
El interés del pueblo expresado en las urnas del 3 de mayo está centrado en la solución de los problemas básicos, que frenan su inserción al desarrollo socioeconómico que experimenta el país.   A saber: la educación, la salud, trabajo con salarios dignos, la seguridad ciudadana, transporte y servicios públicos eficientes e inversiones sociales en infraestructuras en las áreas de pobreza.

Cansado de discursos demagógicos, de burocracias electoreras y de “ proyectos “ para salir millonarios, arriesgó por un pragmatismo sencillo, claro y directo. Sin la seguridad de que la opción los lleve a puerto seguro. Se enloquecieron con la estrategia de imágenes y mensajes mediáticos diferentes, confrontadores e incisivos.

Bien, como quiera que la estrategia de campaña dio los resultados esperados, “ locura colectiva “, se ha estimado que no hay motivos para variar la conducta y seguir haciendo lo que hasta ahora les ha producido apoyo e imagen.

Aunque los objetivos los estén cambiando. Ya no se proyectan (dizque por respeto) las imágenes de los asesinatos ni quiénes los cometen. Tampoco los miles de panameños que amanecen por veredas peligrosas a buscar transporte.   Las colas en los hospitales ni los fracasos estudiantiles son ya una prioridad.   Después del “ show “ del Gabinete en las Garzas todavía no aterrizan los beneficios para la comunidad anfitriona.   Las banderas y letreros de soberanía en Amador llegan por este grupo 20 años tarde.   Y a pesar de ello no producen los efectos de los objetivos planteados.  Anunciaron deudas morosas por $36,000,000 y solo recaudan $1.8.

A pesar de estos escenarios manipuladores de sentimientos, no se hace, ni se dice, nada de rebajar la canasta básica alimentaria ni de los aumentos al salario mínimo, por el contrario,  se monta otro espectáculo al mejor estilo de la revolución bolivariana para anunciar una rebaja en la energía eléctrica, que resulta en un “ fiasco “ del 100% de aumento para el 90% de los clientes a nivel nacional (que consumimos menos de 500KW),  para reducirle la factura a los industriales y comercios en general, así como a Paitilla, Punta Pacífica, Punta del Este, Altos del Golf, o sea, los grandes consumidores.

Igual hicieron al eliminar aranceles a más de 150 productos (para hacerse más rico los importadores, o sea:  él mismo), porque nada ha bajado en la economía social.   Pero como decía Rey Barreto, ese gran músico cubano que “ a tres de café.. una de azúcar “.   Se acudió, entonces, al sentimiento familiar y se estimularon las “ fibras humanas “, pero no al combate de la pobreza,  sino de los viejitos de más 70 años, para entregarles a 20,000 de ellos en este primer acto, los 100 billullos que les aprobó la Asamblea.

Como hay que seguir el drama y la explotación de imagen, después habrá dos entregas más con acumulados, como en los viejos tiempos de la POYA HIPICA, o sea, que a 70,000 viejitos los divides en tres grupos para mantener la expectativa, sin importar que muchos se puedan morir en la víspera.

El guión (orden del programa) tiene que seguir su marcha. “ Alguien tiene que pagar.. lo que rompió Rafael “, dice una canción de mis años mozos. La Zona Libre de Colón, los puertos, casinos y prostíbulos de caché, etc, deben ser ajustados para que paguen el desproporcionados aumentos de los policías (ineficientes y corruptos), los cien de los viejitos, el viaje a donde Benedicto y el nuevo avión que viene.

A pesar de que la promesa de campaña decía: “ Ricardito.. usará su avión y helicóptero privados ”; pero es que la vaina ahora es con violín.   Lo interesante de estos nuevos episodios es que mantienen el mismo estilo de conducta de la campaña electoral: la confrontación, el rofeo al estilo gansteril, como si se tratara del nuevo “ boss ” (nada de diálogos ni consensos, como tampoco licitaciones públicas); la vaina es de Fidanque a Toledano, aunque con ello se desvirtúe el principio de la seguridad jurídica, o sea, reglas clara del juego para traer y respetar las inversiones.

Se han tomado del Banco Nacional más de 200,000,000 y se programan préstamos por otros 300 adicionales, para accionar los escenarios que hemos señalado, incluyendo nombramientos, nuevos alquileres, carros y más viajes.   Todos los gastos superfluos de funcionamiento, en detrimento de las finanzas públicas y las expectativas de mejores días.

Como quiera que no hay seguridad en las recaudaciones tributarias, y han anticipado un presupuesto inflado de ficción coercitiva, porque nadie garantiza el comportamiento y desenvolvimiento económico de la crisis; ahora nos madrugan un proyecto de reformas fiscales que incluye el aumento de 5 a 7% el impuesto de ITBM que pagamos todos los consumidores del país, pero se preguntan.. “ Bueno, ¿cuál es el propósito de todo esto. ¿Qué se persigue? ”. Incluir en las mismas reformas la rebaja de la escala tributaria del impuesto sobre la renta (que no pagamos el 85% de los panameños, porque devengamos menos de 1,500 mensuales), de 30% que pagan y deben seguir pagando todas las personas naturales y jurídicas que devengan más de 60,000 al año, a solo un 15%. Ese 15% de ciudadanos y empresas que se beneficiarían con la rebaja son precisamente de los sectores industriales, comerciantes mayoristas, financieros, bancos y seguros de la misma oligarquía y burguesía que nos gobiernan hoy y que ya retienen más del 80% de los ingresos nacionales.

¿Entonces, quién es el que pone el interés particular o el de grupo por delante del interés del pueblo? ¿Dónde quedan las promesas de campaña?

Ordenar las finanzas y diversificar las políticas económicas de estímulo a la producción nacional, y no el endeudamiento para gastos improductivos y politiqueros.  Buscar recursos a garrotazos en medio de una situación de decrecimiento económico, refleja la ausencia de programas y estrategias creativas para ampliar las expectativas del desarrollo.  Hacer crecer la Deuda y el Déficit Fiscal en medio de un proyecto de ampliación canalera, que nos costará como mínimo $5,000,000,000 más intereses y el afán de un tren por $1,000 millones más para empeñarnos a los brasileños. No es lo conducente.

La tendencia del presupuesto 2010 aumenta en $320,000,000 los gastos superfluos y de funcionamiento. Burocratizan con más estructuras disfuncionales la organización y funcionamiento del Estado.   Para satisfacer repartos politiqueros y amigables. La gestión de los gobiernos presentan constantemente incertidumbres, que deben ser resueltas con racionalidad política, estrategias claras y precisas. Políticas incluyentes que facilitan el diálogo y el consenso son herramientas para lograr objetivos.
.

<>
Publicado el 26 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Modernización y eficiencia del gasto

Modernización y eficiencia del gasto

.


La opinión del Abogado…

LUIS ALBERTO TESTA

.
Hasta hace poco tiempo centrábamos la atención del Estado en la producción de mejoramientos técnicos en determinadas áreas administrativas, consideradas claves para algunos objetivos específicos. Se accionaba para impactar un sector, pero muy pocas veces orientábamos la estrategia hacia el mejoramiento funcional del Estado.

.
La discusión hoy se centra en que el Estado ha dejado de ser una estructura sectorial coordinada políticamente, para convertirse en una estructura funcional de coordinación técnica intersectorial y con una orientación política por objetivos. El Estado organizado por problemas que se han acumulado en nuestras sociedades, en virtud de su creciente obsolescencia en sus capacidades técnico-burocráticas.   Cuando hablamos de agro. por ejemplo, ya no podemos verlo como un tema sectorial, toda vez que involucra otras funciones, como las política internacionales (libre comercio), el ordenamiento territorial, la infraestructura vial, la cadena de frío, el medio ambiente, etcétera.

.
Hay funciones básicas que el Estado debe cumplir. La gestión institucional y política que debe coordinar la organización electoral.   La armoniosa relación entre los poderes, su administración interior y la gestión de crisis. La conducción Macroeconómica, que debe velar por la juiciosa administración y aplicación de los impuestos y la Hacienda Pública, la política exterior, la defensa nacional, el orden y seguridad pública, la educación, salud y cultura.

.
Para que se puedan cumplir eficientemente, el Estado deberá garantizar sistemas de información de alta calidad técnica e instalados en red, que le permitan el adecuado conocimiento de variables frente a una decisión; y la capacidad de coordinación intersectorial, que permitan hacer operativas las decisiones.


La modernización del Estado debemos entenderla como el conjunto de acciones destinadas a producir cambios, ajustes, desarrollos o consolidación en las instituciones, normas y procedimientos a través de los cuales el Estado se gobierne políticamente, realice sus objetivos, gestione sus intereses y se relacione con el sistema internacional.

.
La experiencia panameña nos indica que el crecimiento multisectorial experimentado en las tres últimas décadas del siglo pasado, si bien respondieron a necesidades específicas de la coyuntura, hoy, con las nuevas dotaciones tecnológicas, las nuevas modalidades de integración social, la búsqueda de mayores oportunidades en la distribución de los bienes de la sociedad, debemos privilegiar un Estado más orientado al desarrollo de funciones que a la gestión de sectores.

.
Si analizamos la calidad de los servicios que prestan nuestra instituciones, la forma de sus organizaciones y la poca eficiencia de sus gestiones versus los altísimos costos económicos y sociales que estamos pagando, solo podemos concluir en que la sectorización con que hemos administrado el Estado, nos ha resultado ineficiente para garantizar la coherencia y justeza de los objetivos planteados.

.
La modernización no debe entenderse necesariamente como privatización. Toda vez que esta última responde a una visión reduccionista del Estado, situando la discusión en el traspaso de activos estatales a manos privadas. Y no es lo que se propone en la estrategia de funcionalidad que abordamos. Trabajar sobre una racionalidad o lógica estatal en los ámbitos económicos, legales y de justicia, los sistemas de gestión.

.
El cambio dramático en lo sistemas de gestión y las capacidades gerenciales que se tiene sobre las reformas que debemos aplicar por ejemplo en el servicio civil, o Carrera Administrativa, rebasan con creces las evidencias de un funcionariado de baja calidad técnica y eficiencia, productos del clientelismo político y el gigantismo estatal de las coyunturas señaladas anteriormente y que nada tienen que ver con una administración pública ágil, flexible y eficiente.

.

<>
Publicado el 21 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde