La esperanza deportiva

La opinión del Periodista…

GARY CARRIÓN   

Las opiniones de expertos en el campo deportivo confeccionan un perfil positivo de Rubén Cárdenas Pasco, para dirigir PANDEPORTES. Me sumo a este análisis de esperanza, porque el nuevo rector del deporte nacional, aunque no lo conozco personalmente, sí tengo amplio marco de referencia de su trayectoria para asegurar que es un profesional y tiene personalidad para fortalecer el deporte en el área social, intelectual, cognoscitiva, afectiva y ética.

Es necesario enfrentar cuanto antes la realidad modificable en que se encuentra el deporte y conocida por todos. Como atleta, dirigente y profesional, Cárdenas tendrá una comprensión clara de la naturaleza y propósito del puesto que comienza a ocupar y tendrá la capacidad de hacer un análisis objetivo de los requerimientos del cargo y beneficiar a las organizaciones, y principalmente a los atletas.

Como dirigente de delegaciones nacionales e internacionales, asociaciones cívicas y deportiva como el Alianza, F.C., a Cárdenas se le facilitará ver las necesidades basadas en los objetivos, planes y estrategias que desean desarrollar las ligas provinciales de las distintas ramas y darle la oportunidad a los atletas de los rincones más apartados a que participen en contiendas internacionales. En este papel, el ex selección nacional juvenil de la Sub—20, cumple con los requisitos para diseñar este sistema de trabajo.

Para el atleta, ingeniero electrónico y con maestría en Administración de Empresas, no será difícil elaborar planes de trabajo anualmente, en el que deben abarcar los proyectos, propósitos, acciones, presupuestas que justifiquen cada plan y, lo más importante, presentar informes periódicamente sobre todas las participaciones deportivas.

Otra tarea es el cuidado de las instalaciones deportivas y recreativas y el uso adecuado de dichas instalaciones, para lo cual será necesario llevar estricto control de los bienes, muebles e inmuebles pertenecientes a la entidad, además de formar grupos de apoyo, a fin de desarrollar la capacitación permanente de los entrenadores de las disciplinas competitiva y recreativas.

Como reto también está la promoción y facilitar espacios para la formación de nuevos dirigentes deportivos, porque necesitamos personas con conocimientos técnicos y capaces de actualizarse constantemente en habilidades administrativas, integridad y honestidad. En estos aspectos consideramos que el nuevo director de PANDEPORTES tiene la experiencia, liderazgo, comunicación y motivación para lograrlo.

En nuestro país se han perdido las habilidades técnicas de los dirigentes regionales, por no contar con los conocimientos y el dominio de actividades que impliquen métodos, procesos y procedimientos sobre diferentes deportes, dirección y gestión deportiva y, lo más importante, poseer habilidades de trabajar con otras personas, o sea el trabajo en equipo, para así poder resolver problemas.

Vemos como acertada la designación de Rubén Cárdenas, que a pesar de hablar varios idiomas, tener trayectoria como atleta y dirigente, poseer más de un título universitario, se maneja con un perfil bajo y en su agenda no existe la figuración. Su trayectoria muchos la han conocido a través de los medio tras su nombramiento.

‘Iniciaremos una reingeniería del proceso’, dijo el dirigente de 45 años al llegar a PANDEPORTES, instalaciones donde tratará en los próximos cuatro años, de poner en práctica las tareas de dirección, de gestión y de ejecución.

<> Artículo publicado el 12  de octubre de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Manejo de Crisis y Gestión de Riesgos

La opinión del periodista…

GARY CARRIÓN

El Gobierno Nacional acaricia la idea de crear ‘Equipos para Crisis’, con la intención de contar con grupos de tareas que puedan manejar las crisis que ocurran en cada ministerio y atender los problemas antes que lleguen a niveles de enfrentamientos y conflictos.   De acuerdo al presidente Ricardo Martinelli, ‘la idea es que cuando haya una situación de conflicto, la solución sea por las vías pacíficas y no por la fuerza’.

Esta idea de establecer equipos para el manejo adecuado de las crisis en cada ministerio es una buena medida, pues al tener un sistema con personal preparado para el manejo de contingencias, problemas y conflictos se asegura una gestión eficiente de las circunstancias, que de otra forma podrían escalar a enfrentamientos y disputas estériles con saldos sociales y económicos que pudieron evitarse.

Estos equipos para el manejo de crisis deben estar debidamente entrenados en áreas como: 1. Filosofía del Ministerio, visión, misión y objetivos del plan de manejo de crisis; 2. Manual para el manejo de crisis que contenga: a) instrucciones escritas de la estructura de mando y de reemplazo de los miembros claves de la organización; b) instrucciones claras y precisas para atender crisis identificadas; c) definición de las tareas o responsabilidades de cada elemento de la organización, de los directores operativos y líderes de cada segmento de la organización; 3. Tener estructuras físicas definidas dentro y fuera de la organización; 4. Realizar sesiones de entrenamiento y simulacros de crisis periódicamente a todos los miembros de la organización.

Sin embargo, un elemento fundamental que debe ser tomado en cuenta para el manejo de las crisis tiene que ver con lo que ha de hacerse en las etapas previas a la aparición de estas. Esto es lo que se conoce como gestión de riesgos y consiste en un manejo estructurado de la incertidumbre relativa a una amenaza, lo que implica una secuencia de actividades humanas que incluyen evaluación de riesgos, estrategias de desarrollo para manejarlo y mitigación del riesgo, utilizando recursos de la organización de manera que pueda prevenirse las crisis, conflictos, y enfrentamientos que podrían surgir como consecuencia de un mal manejo de los riesgos.

Las estrategias de gestión de riesgos incluyen transferir el riesgo a otra parte, evadir el riesgo, reducir los efectos negativos del riesgo y aceptar algunas o todas las consecuencias de un riesgo particular. De acuerdo a los expertos ‘el objetivo de la gestión de riesgos es reducir diferentes riesgos relativos a un ámbito preseleccionado a un nivel aceptado por la sociedad. Puede referirse a numerosos tipos de amenazas causadas por el medio ambiente, la tecnología, los seres humanos, las organizaciones y la política. Por otro lado, involucra todos los recursos disponibles por los seres humanos o, en particular, por una entidad de manejo de riesgos (persona, miembros del personal, organización)’.

De esta manera, el proyecto de los equipos para el manejo de crisis se complementa perfectamente con un programa de gestión de riesgos, siendo las dos caras de un mismo proceso, encaminado 1. a prevenir los problemas y conflictos antes de que ocurran y 2., a atacar los problemas y conflictos inmediatamente aparecen. De hecho, la prevención de los riesgos es parte importante del manejo de las crisis, puesto que la mejor crisis es aquella que puede prevenirse.

En conclusión, los ‘Equipo para Crisis’ que propone el Gobierno Nacional se convertirán en alternativas de gestión de riesgos y de solución de problemas y conflictos en cada una de las áreas de intervención del Ejecutivo. Así, tenemos que habrá un ‘equipo para crisis’ para los problemas de vivienda, seguridad, salud, educación, obras públicas, asuntos económicos, trabajo, relaciones exteriores, etc., en los respectivos ministerios. Y, sobre estos ‘equipos para crisis’ deberá establecerse un equipo coordinador de los diferentes grupos, cuya función principal será de coordinación, capacitación y entrenamiento.

<> Este artículo se publicó el 17 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.