Proceso acusatorio

La opinión del Investigador Privado…..

.

PAOLO BOURELLY

En septiembre del próximo año entrará a regir el nuevo sistema penal acusatorio como un proyecto piloto en el Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas).

A diferencia del proceso inquisitivo por el cual se rige la legislación panameña, el proceso acusatorio permitirá agilizar los trámites judiciales, sin mencionar que en un período más corto, las autoridades de justicia deberán recaudar todas las pruebas contra las personas acusadas y de allí determinar si son liberadas o condenadas. Para implementar el sistema acusatorio el Estado debe invertir dinero en la capacitación de los jueces, para que estos puedan llevar a cabo adecuadamente, los procesos del sistema. Por su parte, los investigadores del Ministerio Público deberán encargarse de aportar las pruebas y hacer una investigación totalmente objetiva.

En este sentido, el papel de los abogados defensores es investigar, formular la teoría de defensa del acusado, refutar y aportar pruebas suficientes para lograr la liberación de su cliente.

Bajo esta nueva perspectiva, cobra real importancia para los abogados, especialmente los pagados por los acusados, el papel de los investigadores privados, quienes contribuirían en la búsqueda de pruebas para la defensa; entre éstas se pueden mencionar: audios, fotografías, documentación, videos, búsqueda e interrogatorio de testigos. No obstante, en Panamá no existe una regulación que permita al investigador privado, acceder a los expedientes, documentos, información de propiedades, bancaria, de valores, entre otras indispensables; para realizar exitosamente la investigación y así obtener los argumentos necesarios, para presentar en la defensa del cliente.

En otros países que se rigen bajo el sistema acusatorio, los abogados tienen la posibilidad de apoyarse en los investigadores privados, para que éstos recauden las pruebas correspondientes. Es decir que los investigadores privados, desarrollan las investigaciones necesarias para corroborar los hechos, buscar testimonios, adquirir documentos y presentar las pruebas al defensor.

Dentro del sistema acusatorio tanto los investigadores del Sistema Judicial como los de la defensa privada, deben tener el mismo derecho al momento de efectuar la investigación, para que el proceso se haga de manera justa para el acusado. Sin embargo, tal como está estructurada la ley en Panamá, los investigadores del Sistema Judicial tienen una ventaja sobre los privados, ya que éstos tienen acceso a las bases de datos del Estado, acceso a registro de llamadas telefónicas, información bancaria, de sociedades anónimas, entradas y salidas del país, entre otros, que el investigador privado y los abogados tampoco tienen acceso.

Bajo el proceso acusatorio, debe permitirse a los investigadores privados hacer vigilancias, filmaciones, tomar fotografías, entre otras actividades características del proceso de investigación; y que éstos sean admitidos como pruebas de la parte defensora. Actualmente, en Panamá estos recursos no son aceptados como pruebas durante un juicio.

Introducir el proceso acusatorio en Panamá, representa un avance en el respeto de los derechos de los acusados, sin embargo, implica que se analice la modificación de algunas leyes, para que la defensa que es pagada por los acusados, utilizando la figura del investigador privado, pueda tener el mismo acceso a la información durante la investigación, y así garantizar un proceso justo.

<>

Este artículo se publicó el 10 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Aumento de secuestros y prevención

La opinión de……

x

Paolo Bourelly

En Panamá en los últimos años ha crecido el fenómeno de los secuestros. Esto significa que las autoridades, las personas y las empresas deben estar más atentas a este tipo de delitos, ya sean “tradicionales” o express. El secuestro express tiene como objetivo conseguir dinero de manera más expedita y no necesariamente sumas altas, muy diferente a los secuestros “tradicionales”.

Los secuestros tradicionales son realizados por organizaciones mafiosas o terroristas que privan de la libertad a las personas por semanas o años por altas sumas de dinero. Entre algunas de las organizaciones más conocidas están la Ndrangheta, en Italia, y las FARC, en Colombia, que ha incurrido en este tipo de actividades para financiarse. Este tipo de secuestro es elaborado más inteligentemente y tiene como objetivo a millonarios, políticos o personas con influencias.

El país no escapa a la realidad de estar en la mira de bandas criminales de otros países que ven en Panamá una oportunidad para organizar secuestros tradicionales y beneficiarse de grandes empresas; ya que el dinero que se pueden ganar es mucho mayor de lo que conseguirían con los secuestros express.

Llegado a este punto la pregunta puede ser: ¿cómo podemos hacerle frente a este tipo de fenómeno criminal? Para empezar ningún país tiene los recursos económicos ni los estamentos de seguridad necesarios para proteger a sus pobladores. Todos debemos guardar las medidas adecuadas para evitar situaciones de riesgo; igualmente, las compañías que contratan a extranjeros deben ser conscientes de ofrecer la seguridad necesaria para estos.

La prevención es la manera de reducir los riesgos de ser víctimas de algún tipo de secuestro, aunque no elimina el delito de las calles.

Entre las medidas de prevención que son aplicadas en muchos países se encuentran la instalación de cajeros automáticos que funcionen con el reconocimiento biométrico del iris.  Con estos cajeros si la persona coloca el ojo contrario (izquierdo o derecho) al que tiene grabado en el sistema podría enviar una alarma a la policía e impedir ser víctima de un asalto.

La policía podría reforzar su red informativa con infiltrados en las organizaciones criminales que ya tienen identificadas, así como en los barrios que son controlados por bandas delictivas, así como mantener un amplio nivel de contacto con los estamentos de seguridad de los países vecinos. Ahora bien, para poder ejecutar intercambio de información y tener un grupo de informantes preparados y protegidos es indispensable que las personas que se nombren en los puestos clave de las instituciones de seguridad no sean removidas cada cinco años, como tradicionalmente se hace en Panamá, ya que se convierten en instituciones débiles y no proveen confianza a los entes internacionales de seguridad mejor constituidos.

Igualmente, se podrían analizar otras legislaciones que han contribuido a la reducción de los secuestros. Las empresas multinacionales que invierten en Panamá podrían elaborar manuales de seguridad, cursos de capacitación de seguridad básica y avanzada para su personal local e internacional. Estos contribuyen a aumentar la conciencia de los trabajadores sobre la seguridad personal.

Los secuestros son un fenómeno complejo y mayormente realizado por organizaciones bien establecidas, por ello, a medida que se cierran los cercos de seguridad se van haciendo más sofisticadas. Es importante que tanto el Gobierno Nacional como todos los entes y compañías que tienen que velar por la seguridad de sus trabajadores realicen un esfuerzo y trabajo coordinado para disminuirlo.

Si bien la seguridad tiene un costo, este no es mayor al valor que tiene la vida. Tanto el Gobierno como las empresas internacionales deben realizar un análisis del costo-beneficio para proteger a su gente de los que se dedican a secuestrar y extorsionar por dinero.

<>

Publicado el 3  de marzo de 2010 en el Diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

.