Los entuertos del asilo de María del Pilar Hurtado

La opinión del Periodista…

ABDEL FUENTES
abdel.fuentes@yahoo.com

En noviembre del 2010 el presidente Ricardo Martinelli, concedió asilo territorial a María del Pilar Hurtado, una ex funcionaria colombiana que es procesada en su país por escuchas ilegales. El ex presidente Álvaro Uribe, estuvo tras el indulto. Así lo confirmó a CNN en español Daniel Coronell, director del medio independiente en Colombia, Noticias Uno, quien asegura haber sido confirmado de ello por Hurtado, antes que Panamá le concediera el asilo.

 

Recientemente, el viernes 21 de enero de 2011, el Tribunal Superior de Bogotá, ordenó a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes hacer pública la investigación contra Uribe por las interceptaciones ilegales realizadas por el Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia (DAS), organismo de inteligencia del cual la señora Hurtado fue directora. La decisión del Tribunal es una respuesta a la negativa de la Comisión de Acusaciones ante la solicitud que le hizo un representante del Colectivo de Abogados, José Alvear Restrepo, de hacer público dicho proceso. El tribunal concluyó que la comisión está obligada constitucionalmente a adelantar las investigaciones de manera pública, permitiendo el acceso general al expediente y realizando sus deliberaciones de cara a la Nación.

 

Del 2003 al 2009 el DAS de Uribe interceptó ilegalmente las comunicaciones de jueces de la Corte Suprema, políticos opositores, periodistas y organizaciones defensoras de los derechos humanos.   Según la agencia EFE, el ex subdirector de Fuentes Humanas del DAS, William Romero, detenido actualmente, en diciembre del 2010 acusó a Uribe de ser el principal destinatario de las interceptaciones ilegales. Declaró a varias emisoras colombianas que recibió órdenes de Hurtado para darles seguimiento a magistrados de la Corte S uprema de Justicia. También reveló que la información era suministrada a Uribe, según lo manifestado por Hurtado.

 

Romero y la detective del DAS, Alba Luz Flórez Gélvez, detenida por el mismo proceso, le piden a María del Pilar Hurtado que regrese a Colombia, para que admita su responsabilidad en el espionaje ilegal realizado cuando fue directora del DAS entre agosto de 2007 y octubre de 2008.

 

Romero quien teme por su vida ha denunciado ser objeto de amenazas y asegura que Hurtado se asiló en Panamá para proteger a Uribe. De acuerdo al periodista colombiano Juan Cendales, no es la primera vez que a ex funcionarios de Uribe, investigados en procesos judiciales, tratan de encontrarles refugio. Asegura que este parece ser el camino diseñado por Uribe para quienes podrían terminar señalándolo como cerebro de sus acciones ilegales. Cita los casos de Jorge Noguera, primer director del DAS, hoy en prisión por sus vínculos criminales con el para-militarismo y quien fue designado cónsul en Milán, en medio del proceso que se le seguía. Salvador Arana, –actualmente en prisión–, fue enviado a la embajada de Colombia en Chile, cuando era acusado del asesinato de un alcalde del partido, ‘Polo Democrático Alternativo’. Varios jefes paramilitares fueron extraditados a Estados Unidos cuando sus confesiones empezaban a tocar el círculo más estrecho de Uribe.

El espectador.com de Colombia, del 24 de enero de 2011, informa que Luis Guillermo Pérez, representante de las víctimas de las ‘chuzadas’ del DAS, presentará una demanda constitucional en Panamá en contra del Gobierno de Martinelli por el asilo de Hurtado.   Este asilo, junto a una legión de barbaridades, obras de la administración actual, es más elocuente que sus propagandas de televisión. ¡Vamos bien !

 

Este artículo se publicó el  2  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Presidente Martinelli entrega viviendas a unidades del Senafront

-Gobierno reitera compromiso de lucha contra el narcotráfico/delincuencia-

Reproducción del reportaje de nuestra colaboradora, la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez

Nuevas viviendas acondicionadas a sus necesidades recibieron -de manos del presidente Ricardo Martinelli- los cabos Alexander Pérez y Aristides Guevara, ambas unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), quienes resultaron lesionados, perdiendo parte de sus extremidades, cuando realizaban su labor de patrullaje en playa Isaías en la provincia de Darién, limítrofe con la República de Colombia.

 

El presidente Martinelli destacó que como gobierno se hará todo lo que esté al alcance para lograr que los uniformados del Senafront se recuperen, ya que éstos, al igual que todos los miembros de las diversas entidades de seguridad de la nación, arriesgan sus vidas por cumplir con el deber de proteger a los ciudadanos y el territorio nacional. “Siempre vamos a apoyarlos –a los miembros de los organismos de seguridad- ya que son unidades que dan su vida por cuidarnos a todos y merecen todo el apoyo de nosotros”, indicó.

 

El Jefe del Ejecutivo reiteró el compromiso de seguir fortaleciendo los estamentos de seguridad, destinando mayores recursos y tecnología que permitan disminuir los riesgos que asumen diariamente los uniformados. “Seguiremos combatiendo la delincuencia y el narcotráfico para que las unidades no tengan que pasar por esta situación tan difícil”, acotó.

 

Cumpliendo con la promesa de apoyar a los cabos Pérez y Guevara, se entregaron las nuevas viviendas ubicadas en el residencial Valle Dorado y en Villas del Bosque, respectivamente, en el distrito de La Chorrera, donadas por la Caja de Ahorros que realizó los trámites legales para adjudicarles las casas.


Las viviendas fueron remodeladas y dotadas con línea blanca

La compra del mobiliario y línea blanca fue gestionada por la Secretaría de Asuntos Sociales de la Presidencia de la República, a través del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

 

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) realizó las adecuaciones de las casas para acondicionarlas con facilidades para el uso de sillas de ruedas.

Los cabos Pérez y Guevara resultaron heridos durante un patrullaje

Ambos jóvenes recibieron –inicialmente- atención médica en la Clínica Hospital San Fernando, de Panamá.

 

Luego de las gestiones del presidente Ricardo Martinelli y la Embajada de Colombia en Panamá, Guevara y Pérez fueron trasladados a la nación colombiana, junto a sus esposas, a recibir tratamiento de fisioterapia, cirugía plástica y tratamiento psicológico en el hospital militar de Chapinero Alto de Bogotá.  El tratamiento incluyó la colocación de las prótesis.

 

Guevara y Pérez fueron ascendidos recientemente al rango Cabo Primero. Igualmente, fueron condecorados con la medalla “Belisario Porras, en el grado de Comendador”, durante una ceremonia que se realizó en las futuras instalaciones del Senafront en un área cercana a Gamboa.

 

Acompañaron al presidente Martinelli en el evento, el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Carlos Duboy; el ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino, y el gerente general de la Caja de Ahorros, Jason Pastor, entre otras autoridades.

 

GOBIERNO NACIONAL

 

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÀ!

 

 

 

 

<> Reproducción  de reportaje publicado el 16 de febrero de 2011 a las 18:09 en Facebook y etiquetado en nuestro muro por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Nos mintieron

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Desde que el diario La Crítica fue adquirido por amigos del Presidente, hay que prestarle especial atención a las noticias que producen.

Una corazonada me indica que alguien en el Gobierno está utilizando ese diario para filtrar informaciones relevantes que nos ayudan a comprender la versión oficial.   El jueves 30 de diciembre del 2010 apareció una nota, sin responsable, titulada ‘Gobierno y ex embajadora discrepan por seguridad’.   Otra que dice ‘Bombardeo desde estaciones navales’.    La tercera: ‘El interés de Stephenson’.

Las notas señalan un operativo que organizó el Gobierno Nacional con el respaldo de la Policía de Fronteras y las Fuerzas Militares colombianas para acosar, cercar y liquidar a un comandante guerrillero del Frente 57 de las FARC colombiana de alias Silver.

Según el informe, el comandante guerrillero Silver utilizaba, con su contingente de hombres, el territorio panameño para traficar con drogas que se distribuían en el mercado local, en los barrios y otros, que mediante lanchas rápidas se enviaban a Centroamérica.

Las notas periodísticas señalan que el establecimiento de bases aeronavales en Piña y Chapera fueron fundamentales para ejecutar la operación conjunta. Desde Panamá, las fuerzas policiales de Senafront bombardearon sistemáticamente por semanas las posiciones de la unidad guerrillera de ‘Silver’, obligándole a replegarse en territorio colombiano, donde por la coordinación con las autoridades militares colombianas el 4 de octubre y a tan sólo un kilómetro de la frontera con Panamá, la Fuerza Aérea Colombiana bombardeó las posiciones del Frente 57 y abatió a cinco guerrilleros, incluyendo a Luis Mora Pestaña, alias ‘Silver’, y a Jorge de Jesús Posada Medina, alias ‘Ignacio’.

Las autoridades panameñas, en su momento, negaron su participación en la operación militar. ‘Panamá no participó en el ataque a Silver’, declaró el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, al diario La Prensa y aseguró que la ‘Operación Darién’ fue una acción militar colombiana dentro del territorio de ese país y que Panamá nunca estuvo involucrada.

La reacción panameña fue producto de una declaración del Ministro de Defensa colombiano a Radio Caracol el 5 de octubre de 2010, donde agradecía a Panamá resguardar su frontera para esta operación militar a apenas 700 metros de la frontera panameña.

La nota del diario la Crítica, sin firma responsable, no es causal. Parte de una campaña mediática que las autoridades gubernamentales han lanzado para desestimar el informe presentado por la embajadora Barbara Stephenson sobre la solicitud panameña para escuchar las llamadas de los adversarios políticos.   Ya el Ministro de Relaciones Exteriores manifestó que la irritación tenía que ver con la frontera darienita. Nos mintieron entonces y nos siguen mintiendo.

 

*

<> Artículo publicado el 5  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

 

El problema ambiental debe preocupar a todos los panameños

La opinión del Ingeniero Agrónomo….

 

ALFREDO U. ACUÑA H
elpirre41@yahoo.com

Este artículo se escribió antes de que se produjera el desastre natural de los últimos días en el Darién panameño, de Chepo en adelante. Pero considero que tiene plena vigencia.

Con cada arribo a nuestro suelo el ex presidente colombiano Álvaro Uribe aprovecha para realizar señalamientos, que nuestros medios de comunicación publican, que rayan en la intromisión de este señor en los asuntos internos de Panamá. Estos señalamientos están preñados de una demagogia que ofende nuestra inteligencia. Así tenemos que en una entrevista llegó a manifestar que es un desempleado, prácticamente muerto de hambre, y llegó a agregar, en otra: ‘yo no tengo ningún negocio. Yo tengo dos negocios prehistóricos en Colombia: una ganadería, ese es un negocio prehistórico (se olvida de la preexistencia de la fiebre aftosa en Colombia) y tengo un negocios de gitanos, que es de cría de caballos’. (LA PRENSA, viernes 26 de noviembre de 2010).  Se olvida de los grandes avances en materia de genética animal.

Uribe termina una de sus largas entrevistas llamando a Panamá ‘la joya de la corona’ y da una interpretación muy suya de nuestra independencia de Colombia. Cuando lo cierto es que coincidieron varios factores: el deseo del pueblo panameño de ser dueño de su propio destino; la incipiente expansión del imperialismo estadounidense, unido a la falta de gobernabilidad existente en Colombia (ver La Estrella/ Panamá, 30 de noviembre de 2010).

Todo esto me hace recomendarle al señor Uribe que deje de irrespetar al pueblo panameño. Siga dictando sus clases y charlas donde lo llaman, seguro de que lo remunerarán muy bien.

Como habitante de este continente y con vínculos con Colombia; estudié un año en el Centro Interamericano de Ciencias Agrícolas, Centro Interamericano de Reforma Agraria (IICA-CIRA), ya desaparecido, auspiciado por la Organización de Estados Americanos; que funcionó en la Universidad Nacional de Colombia; además desciendo de un abuelo paterno colombiano; lamento que no se logre ningún tipo de entendimiento de paz y reinserción a la vida civil de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), máxime que acabo de leer que guerrillas de las FARC, en lugar de estar prácticamente desaparecidas, arrecian sus ataques. Si bien como panameño deploro esta situación, igualmente me opongo a que el territorio panameño sea utilizado por estas fuerzas beligerantes colombianas. Tanto Colombia como Panamá están en la obligación de proteger sus respectivas fronteras.

Es fácil deducir que existen en nuestro país grupos de trabajos de ambas fuerzas colombianas. Todo parece indicar que el último lo instaló Uribe con supuesta anuencia de nuestro actual gobierno. De ahí el favor del asilo otorgado por Panamá a María del Pilar Hurtado, ex directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) durante el gobierno de Uribe.

Sobre el tema que siempre se mantiene en el tapete y que tiene que ver con la construcción del último tramo, de aproximadamente unos 80 kilómetros, de la carretera Panamericana que va de Yaviza a Palo de las Letras, me ha venido asaltando la pregunta: ¿qué intereses tendrá el ex mandatario colombiano de marras con que esta carretera se construya conforme a los intereses colombianos, cuando es un asunto en el cual es determinante la posición panameña? En mi reciente artículo titulado: ‘La vía que no debe terminar en la frontera con Colombia’ (La Estrella / Panamá, lunes 27 de septiembre de 2010), abundo porque debe esperarse tomar cualquiera decisión sobre este importante tema.

En un imaginativo escrito que tituló: ‘Qué sería de Panamá sin EL TAPÓN DEL DARIÉN’, Alida Spadafora, nos presenta el escenario de lo que una abuela hablaría con su nieto en el 2070 (LA PRENSA, sábado 27 de noviembre de 2010).

El muro ecológico del cual habló el ex presidente colombiano en mención, a uno de nuestros canales de televisión, no es más que una retórica ‘grecolombiana’, la cual hace mucho usó Uribe.   Lo cierto es que nuestro país arriesga 579 mil hectáreas que constituyen el Parque Nacional Darién, que por su importancia internacional fue declarado por la UNESCO Sitio del Patrimonio Mundial en 1981 y Reserva de la Biósfera en 1982.

Esto no debemos los panameños cansarnos de manifestarlo. A menos que aceptemos que Uribe vea pastando en el área que actualmente ocupa este parque panameño, ya deforestado y sembrado en pastos, a su ganado vacuno y caballar.   De nosotros los panameños depende.

 

*

<> Este artículo se publicó el 19 de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Un asilo y muchas interpretaciones políticas

 

La opinión del Experto en Relaciones Internacionales….

 

GUILLERMO TATIS G., HIJO
gtatisg@gmail.com

El asilo territorial otorgado a la doctora María del Pilar Hurtado, ex directora general de la policía secreta (DAS) de Colombia ha generado una tempestad mediática de uno y otro lado de la frontera colombo-panameña, que no se justifica y que más allá del hecho mismo lo que desean sus detractores locales, aquí y allá, es aprovechar la oportunidad para golpear a sus gobiernos y ajustar cuentas políticas.

Por los lados de Bogotá se la tilda de una gran irresponsabilidad política y de un acto inamistoso con el gobierno del presidente Santos. La prensa colombiana sostiene que se ha hecho una interpretación torcida del asilo en la que se perjudica y lesiona la imagen de su país, además de constituirse en un golpe que lastima y va en claro detrimento de la justicia colombiana. Por su parte el gobierno, a través de su cancillería se lamenta de que no fuera informada y manifiesta oficialmente en un comunicado posterior que no habrá nota verbal de protesta.

De hecho el gobierno panameño ha aclarado que la medida tomada no puede interpretarse como de arreglo de recámara para proteger al ex presidente Uribe, a funcionarios de alto y mediano perfil, de este o del anterior gobierno que trabajaron o siguen trabajando para el gobierno del presidente Santos y pudieran en algún momento estar implicados en el caso de las ‘chuzadas telefónicas’, como se sugiere, y que se actuó con ‘el ánimo de contribuir a la estabilidad política y social de la región’, y en mi opinión, actuando soberanamente y ajustado a las normas establecidas en la Convención de Caracas sobre Asilo Territorial y el Pacto de San José, sobre la base de los Derechos Humanos, que expresa que toda persona tiene derecho a buscar y recibir asilo.

Hay que tener claro que la ex funcionaria colombiana, si bien se la menciona en el caso de las ‘chuzadas’, no ha sido incriminada aún ni mucho menos indagada o vinculada judicialmente en ese proceso, como ya se da por hecho en Panamá. La base de su solicitud de asilo ni tan siquiera fue por ello. La doctora Hurtado invocó temores sobre su seguridad personal. Todos podemos recordar sin mayores esfuerzos todos los crímenes de lesa humanidad que las organizaciones delincuenciales han cometido contra sindicalistas, líderes comunales, ministros de Estado, senadores, diputados, gobernadores, alcaldes, candidatos presidenciales y ciudadanos de bien entre los que se cuentan comerciantes, industriales, ganaderos, inversionistas, labriegos, profesionales, en fin, la lista de los muertos y secuestrados, por las organizaciones criminales y cazarrecompensas es grande, muy grande, de manera que afirmar que la vida de la doctora Hurtado en Colombia está garantizada es ilusorio.

Pero la opinión pública vertida a los medios y reproducida por ellos, la rechazan y hasta hacen una insustancial e inicua comparación en cuanto a que por un lado el gobierno panameño ha concedido asilo a la doctora Hurtado, una persona procesada y acusada por supuestas víctimas de espionaje político y que por el otro condenó y destituyó a una ex procuradora Gómez, sin advertir, primero que ella fue investigada, encausada, juzgada y condena, y segundo que quienes llevaron todo el proceso que determinó su situación jurídica fueron las autoridades judiciales, no el Ejecutivo. La doctora Hurtado no está en una situación ni parecida con la de la licenciada Gómez, la ex directora del DAS no ha sido llamada a indagatoria en todo este proceso, situación que le permitió salir legalmente de Colombia, como naturalmente pudiera regresar de la misma forma si su vida no corriera peligro.

El Estado panameño conoce de la situación legal y política que rodea el sonado caso de las ‘chuzadas telefónicas’ y de la compleja situación política que vive Colombia. Los enemigos del sistema democrático llevan años tratando de socavar la democracia y el orden constitucional, desde dentro y fuera de sus fronteras, al ex presidente Uribe, al presidente Santos, al Ejército, a la Policía, al DAS y a todas las agencias de seguridad y defensa del Estado se les acusa de violadores de los Derechos Humanos, principios en los que estos denunciantes se escudan cuando son descubiertos. Ellos no son otra cosa que pregoneros solapados al servicio de su ideología, que es la de acabar con la democracia e instaurar una dictadura fascista vacía y falaz como la del Socialismo Siglo XXI. No le juguemos a los inocentes ni caigamos en sus emboscadas políticas. Para Colombia ha sido duro alcanzar la democracia y más difícil aún les ha sido conservarla, no vale la pena darle la razón a quienes la atacan desde las oscuras madrigueras.

Pudiera haber muchas más interpretaciones como opiniones diversas, pero lo cierto es que es al Estado que concede el asilo, territorial o diplomático, al que corresponde calificar las causas que lo motivan, así lo dice la letra y espíritu de todas las Convenciones y Pactos interamericanos vigentes sobre estos derechos, lo demás es paja, como dicen los colombianos.

 

*

<> Este artículo se publicó el 10  de dicembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Qué hay detrás de ese asilo?

La opinión de…

Mauro Zúñiga Araúz

Que Panamá les otorgue asilo político a delincuentes y violadores de derechos humanos no es nada nuevo. Recordemos al sha de Irán, a Cedras, a Serrano Elías; pero el concedido por Martinelli Berrocal a María del Pilar Hurtado, directora del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), de Colombia, va a tener repercusiones muy graves para la población.

A Álvaro Uribe Vélez, ex presidente de Colombia, se le vincula con el narcotráfico y con el crimen organizado desde la década de 1980. El libro de Joseph Contreras, editor de Newsweek, y Fernando Garavito, el Señor de las sombras, y el de Sergio Camargo, Álvaro Uribe Vélez, el narcotraficante No. 82, dan cuenta de esa relación. De igual manera, se le imputa ser el gestor de los denominados “falsos positivos”: la muerte de personas inocentes a quienes disfrazaban como miembros de las FARC. También es acusado por violar la libertad de expresión, perseguir a periodistas y violar la intimidad de figuras públicas.

Martinelli Berrocal se reunió el domingo 21 de noviembre, en Honduras, con Uribe. Según un boletín de prensa, la reunión fue para tratar sobre el tema de Hurtado; no obstante, el secretario de comunicación del Estado panameño al ser cuestionado por la ausencia de informe sobre la reunión, dijo que se trataba de un asunto “privado”. ¿Un asunto privado sobre el escándalo público más destacado y descarado de lo que va del siglo?

María del Pilar Hurtado está acusada en su país y contra ella se ha iniciado un proceso por violar los derechos humanos. Panamá la acoge. Martinelli Berrocal no se conforma con volver a ubicar a nuestro país en la lista de los países violadores de derechos humanos. La masacre que realizó contra la población indígena el pasado mes de julio ya fue denunciada en su momento en los respectivos organismos internacionales, como la violación de la libertad de expresión y la persecución a los periodistas. Ahora quiere que el mundo entero sepa que está dispuesto a aceptar a cualquier malhechor que solicite asilo.

El problema se complica con las declaraciones que dio Gustavo Preto, ex senador colombiano en un programa matutino. Dijo que en la Casa de Nariño (que es la casa presidencial en Bogotá) se planeó la implicación de un magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia con los grupos de narcotraficantes y terroristas, coordinado por la señora Hurtado. Es decir que el señor Uribe mantenía unas relaciones tan cordiales con estos grupos que les iba a pedir el favor de hacer un montaje para involucrar al magistrado auxiliar con ellos.

¿Qué hay detrás de ese asilo? ¿Fue la susodicha reunión privada para entregar algún maletín por el favor? O hay algo peor: La panameñización del problema colombiano. ¿Se vendió a la población? ¿El escenario bélico que se vive en Colombia será traslado a Panamá? ¿La señora Hurtado va a ser incorporada a los organismos de seguridad del Estado? ¿Aparecerán ejecutados periodistas y opositores a la dictadura civil? ¿Se incrementarán los secuestros? ¿Se iniciarán actos terroristas en los sitios públicos? ¿Se implementarán los “falsos positivos”? ¿Conocía Martinelli Berrocal la gravedad del terrorismo de Estado que vivía Colombia bajo la presidencia de Uribe?

Panamá se ha mantenido al margen de esa guerra que está desangrando a los hermanos colombianos y ha sido exigente en el respeto de los derechos humanos de todos, sin distingos de clases, de ideologías, de cargos públicos o privados, etc., pero el excelentísimo, a saber con qué siniestros propósitos, insiste en que los panameños seamos víctimas de ese terrorismo programado. Señor Presidente: ¿hasta cuándo va a seguir jugando con la vida de los panameños? Usted es el responsable directo de todos estos actos delictivos que se van a iniciar e incrementar en Panamá.

Dentro de este devastador panorama me permito una línea para felicitar con mucho cariño a todas las madres panameñas y extranjeras que viven en nuestro país. ¡Feliz día!

*

<> Este artículo se publicó el 8 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El gato negro, el tigre celta y los wikileaks

La opinión del Médico…

JUAN CARLOS  ANSIN

La pequeña Irlanda vuelve a la escena mundial. Nacida de un cuento celta, hoy vive el drama más absurdo que Beckett haya podido imaginar:  El telón del Abbey Theater oculta las verdes colinas, los castillos de piedra y los pubs donde los irlandeses suelen, además, beber su poesía.    Se abre el telón y el Allied Irish Bank, el Banco de Irlanda y el Ulster, están en llamas. La gente vocifera pidiendo que le devuelvan su dinero. Un viejo de nariz enrojecida y mirada viscosa, porta un cartel: “¿En qué se diferencia un banco irlandés de Mr. Madoff? En que Madoff está preso”. 

Irlanda ha enfrentado, más de una vez, hambrunas terribles. La que motivó el mayor éxodo de su historia, fue superada gracias al solanum tuberosum, un tubérculo originario de la América del Sur: la papa.   Hoy vuelve a vivir un tumulto económico, menos trágico, pero no menos ruidoso ni de menores consecuencias.

Segundo acto: Un gato negro se cruza en el camino hacia el país de las hadas financieras y éste se desploma como por arte de magia. Un cliente pide a gritos su dinero y el banco dice no. En el último acto, un vidente del mundo real pincha la burbuja que sostenía al Bank of Ireland. La burbuja financiera, inflada con dinero virtual (papeles, bonos, hipotecas y plástico), revienta junto a las pompas de jabón con las que juegan un puñado de ejecutivos mientras fuman tabacos socialistas.

La conclusión de los economistas europeos, que han acudido al rescate para evitar que Irlanda se hunda definitivamente en el mar de la desesperación globalizada, pone los bueyes por delante. Afirman que esta crisis financiera no fue originada por la bancarrota del Estado, sino por la de las empresas privadas que, en su caída, buscaron hacerse a un lado.

Hasta hace muy poco, “cantalantes” locales y “bienpagaos” del exterior, que en los medios suelen ponerle letra a la encantadora música del flautista de Hamelin, con loas a la libertad de vender gato por tigre, también inundaron las páginas de opinión con sus cuentos del Tigre Celta. En Irlanda nunca hubo tigres, pero sí gatos demoníacos, según Yeats.

La bomba de racimo de los Wikileaks con que la “autocensura negociada” de El País, Le Monde, el New York Times, The Guardian y Der Spiegel, bombardearán al resto del mundo, por muchos años, son sólo boquitas de entrada, chismes que el imaginario popular ya conocía. No es novedad para nosotros que el de Honduras fue un golpe de Estado. Tampoco lo es que al juez Garzón lo quitaron de en medio para que no investigara el campo de concentración de Guantánamo, o que Israel presiona a USA incitando a Palestina.   Ni que las FARC violan las fronteras de Colombia.    Lo que promete ser el plato fuerte, es la trama financiera y su red de distribución global. Porque, siempre que hay denuncias hay que ir tras la huella del dinero. Otro gato demoníaco anda suelto, y la jauría ya lo está buscando.

<>Artículo publicado el 5  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.