El grito de las mujeres

La opinión de…

Mirla Maldonado

Es común suponer que para el pensamiento moderno (secular), estas divas están reducidas a ser buenas para recorrer del brazo, como en el Palacio de Buckingham de Londres, como damas de compañía, en las recepciones de oficina, en la salita de estar o como protagonista de telenovelas. Afortunadamente, este criterio ceremonioso de corte renacentista está retrocediendo con el cansancio de la masculinidad, y esa pérdida del poder omnímodo, de la razón por la fuerza, es un comportamiento instintivo similar al cromagnon de las cavernas, solo que ahora está perfumadito y afeitado.

Este grito es por las asesinadas que representan el flagelo de la violencia, en unas cifras que permanecen ocultas (sin un estudio comparativo en América Latina), ante el horror del femicidio que crece –como el símbolo de la copa de campeones y nacidos para matar– en una narración del crimen pasional que recoge el periodismo rojo o de sucesos policíacos.

Las estadísticas revelan datos de aquellas que se atreven a hacer denuncias, mientras otras lloran y callan en silencio, el indeterminado número de vejaciones que su compañero sentimental y proveedor en el hogar descarga con ellas, frente a un poder superior lleno de abusos y maltratos.   La dicotomía o dilema del ser, como expone el dramaturgo inglés William Shakespeare en su obra: La Tragedia de Hamlet está en: si la mujer decide abandonar la salita de estar, ser independiente y exigir una relación de iguales, seguro tendrá que apartar las piedras. Una infamia que se consolidó con el triunfo del patriarcado.

Desde antiguo, la mujer es una esclava del hombre, en las religiones misóginas (odio a las mujeres) se cuestionó mucho la figura de las sacerdotisas, y es que, en sentido teológico, la mujer es la razón principal de la expulsión del hombre del paraíso.   En la Biblia se nota una tendencia excluyente de la mujer. Los primeros libros del Evangelio no mencionan a la mujer en cuanto a los oficios, sino que estos eran una actividad exclusiva para los hombres. No dejaban a la mujer entrar al templo porque eran consideradas de menor categoría, y mucho menos si estaba menstruando. Existe una parte en donde dicen que la mujer es impura cuando está así.

La discriminación a la mujer es un problema milenario y no está relacionado nada más a la violencia física, sino a las desigualdades en distintos espacios de relación (familiar, laboral, político), en donde no se reconoce sus diferencias como una persona que tiene un denominador común a cualquier género de la especie humana que merece respeto. La evidencia de estas desigualdades se reflejan en la ínfima presencia femenina en altos cargos directivos.

Es probable que el grito esté disfónico por aquellos que dicen: ¿creen que por ser mujer se merecen un puesto? –o es que el privilegio de haber nacido en una raza, religión o grupo sexual, es una patente de corso para el atropello y la sumisión.   Un ejemplo de una saña bien ejecutoriada fue la destitución de la procuradora que, en consecuencia, desenmascaró la acción perversa y la vulnerabilidad de la abogada, que se acentúa cuando hay pérdida del control y se requiere realizar maniobras, que a la faz de todos y todas quede claro que existe superioridad.

En realidad el título de esta intifada debió ser: cuando las mujeres despierten, que de consumarse, disminuirá la violencia intrafamiliar, restableceremos el desequilibrio social y la falta de solidaridad entre las mujeres desaparecerá. Es un comportamiento permisivo que practican hombres y mujeres (machismo), que enriqueció a las industrias Metro Goldwyn Mayer y Columbia Pictures, en cintas cinematográficas como Superman, Increíble Hulk o Batman.

A menudo se escuchan gritos de dolor, porque la vida margina a muchas mujeres hasta hacerlas indignas frente a sí misma y frente a los demás. Hoy se habla de perspectiva de género para evitar un lenguaje que invisibiliza a las mujeres, porque el borrador presume que, por pensar distinto, son la representación del demonio, una verdadera molestia para el lobo, perro y cancerbero (de raza fina) que ladra en señal de que cabalgamos.

*

<> Este artículo se publicó el 26  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la  autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/maldonado-mirla/
Anuncios

Realidades y ciencia ficción

La opinión de…

Mirla Maldonado

En química, y aunque no sea idónea para argumentar en ese campo,   existe un concepto que adaptado de esta disciplina científica a otras áreas del conocimiento empírico permite comprender frente a un hecho dónde acaba la realidad y dónde comienza la ficción.   Se trata de los catalizadores de procesos, es una práctica de laboratorio que consiste en realizar un experimento en el que dos elementos de diferente composición química se mezclan y se obtiene otra sustancia diferente.

En ciencias sociales, estos catalizadores de procesos son individuos que en unos casos, por ejemplo, irrumpen con su característica personalidad y transforman el ámbito de relación, como puede ser la política, la economía, la sociedad, etc.   Hay ocasiones en que estos cambios pueden ser perturbadores y en otros, modificar situaciones sufrientes en campos gravitacionales de creciente felicidad.

Por ejemplo, desde que nos separamos de la Gran Colombia, el 3 de noviembre de 1903, aún no se conoce a quién le afectó más el divorcio, si a los colombianos o a lospanameños, cierto es que de esa fotosíntesis, además del folclore y su comida, heredamos el juega vivo.   El periodismo insurgente, en tanto, es un bálsamo contra el dique de contención de un mundo que se deshumaniza, y el mejor catalizador para evitar la catástrofe.

Salvatore Puledda, un químico italiano en su novela el Informe Tokarev, relata la búsqueda de una explicación científica a estos fenómenos psicosociales y para los que las distintas corrientes de pensamiento no tienen respuesta.   Será un misil mental o bomba inteligente que cambiará el rumbo del planeta y consiste en transformar la naturaleza en un invento o avatar, para que la anfetamina de los pueblos sea indisoluble.

A través de un experimento en una cámara de supresión sensorial –Puledda nos introduce en un mundo casi onírico, para destacar que hay síntomas de un cuadro amplio de locura colectiva.   Así acabé de comprender estas revelaciones en un cuento de ciencia ficción sobre El Retardado y la Mosca, ¿porqué gente con mentalidad de un insecto nos domina?,   solo basta que las opiniones vengan de alguien con más poder para que el jarabe recorra el torrente sanguíneo, sin comprobar la fecha de expedición y sus contraindicaciones  médicas.

Los procesos bioquímicos que se conciben en las relaciones humanas, influyen simultáneamente en la sociedad, de este modo el efecto dominó en la economía, la desintegración familiar en sociología y la interactividad en las redes sociales (internet), forman un híbrido de intercambio, de un mundo que nace y otro que se muere.   Una holografía de sirenas que reclaman su espacio (la paridad de las féminas),  es la mejor simbiosis de un cambio de civilización, en un proceso que redundará en la equidad de la distribución del poder.  En esos futuros experimentos recomiendo que usemos sensores del alma para aniquilar a la mosca, eso sería una buena acción.

<> Este artículo se publicó el 5 de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Arrastre de conductas maquiavélicas

La opinión de…

Mirla Maldonado

La suma de actos contradictorios es una trampa para el Estado democrático de derecho –y será una furia de titanes, que acompañada del flagelo de la traición por quienes manejan los hilos del poder, acabarán por desarticular esta frágil democracia.

Ylia Prigogine, físico belga y premio Nobel 1977, advierte que en sistemas alejados del equilibrio esas formaciones que él denomina estructuras disipativas generan una bifurcación, es decir, una tendencia a la desestructuración social, como acontece en los sistemas cerrados.

El triángulo de las Bermudas se inició con la separación del cargo de la procuradora de la Nación Ana Matilde Gómez –mediante resolución de la CSJ del 28 de enero de 2010– y posterior condena a prisión del pasado 11 de agosto, en un fallo duramente criticado, por el tinte político que mostró el proceso acusatorio. Seguido de la polémica Ley 30, del 16 de junio de 2010, que suscitó trágicos sucesos en la provincia de Bocas del Toro y es considerada, como una aberración constitucional que viola la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

El ciclo se completa con el bastión político del partido Panameñista, en el Municipio capitalino, con su chivo expiatorio –el alcalde del distrito capital: Bosco Vallarino; quienes quieren hacernos creer que su interés está en sanear la deteriorada imagen de la Alcaldía –cuando sabemos que es un trampolín político para su batalla por el poder en 2014. Los vagones del tren se descarrilaron y en consecuencia el inquilino de Palacio, imposibilita la conducción de los tres órganos del Estado en una dirección coherente.

El poder arbitrario que continúa un curso inercial, carente de visión política en el manejo de conflictos, está acentuando los problemas debido a su tosudez en no querer derogar la Ley 30 y –con métodos que el propio Maquiavelo reprocharía, porque Nicolás Maquiavelo fue un ilustre político: intentó unificar una Italia fragmentada.

En su obra cumbre, El Príncipe, advierte que el fin justifica los medios (refriega sangrienta en Changuinola), ambos comportamientos deplorables, de este homus corruptus de principios del siglo XXI, alguien que está podrido o echado a perderse y pone en riesgo la estabilidad social. En una alegoría paradójica, podemos decir que estos “titanedes” apuntan al colapso de un sistema –defectuoso pero perfectible– para los bienpensantes.

Y el centro parvulario de Las Garzas de San Felipe, que impone su poder por la fuerza: reformas tributarias, la ínfima ejecución de un presupuesto de 10 mil 574 millones en 2010, millonaria propaganda mediática, escándalos de corrupción en el Mides, FIS, Prodec, la falsa desaparición de V. P. (Valentín Palacio), cambios al Decreto Ley No. 23 de 1963, que regula la explotación minera están generando una preocupación sospechosa de un maquiavelismo en su nivel escolar primario.

Un modelo que se inició en Gran Bretaña dentro de las facciones whig y tory a fines del siglo XVII, con el surgimiento de los partidos políticos que por estas latitudes, cambiaron de bando, –3 mil 500 perredés– se inscribieron en el partido oficialista Cambio Democrático, pero su práctica es similar, son vulgares aves de rapiña que mediatizaron los movimientos populares (transporte, magisterial, sindical etc), con tácticas dilatorias, como es dejar sin efecto tres artículos de la Ley 30, para disminuir el impacto de las protestas –en este torneo de tenis ejecutivo–.

Otra experiencia que acabó con la fuerza del movimiento magisterial, fue una propaganda negra –es una estrategia que originalmente utilizaron los servicios secretos de la CIA y la KGB y consiste en filtrar noticias falsas, a través de los medios de comunicación con el fin de desprestigiar a su contrario– se divulgó en la gestión del ex ministro de Educación y psicólogo Pablo Thalassinos en contra de los educadores, quienes en un estado de indefensión, hoy observan cómo se encarece la vida y recrudece la violencia.

El resultado de estas medidas impopulares es parte de un plan mundial orquestado por el poder económico –la banca–, por ejemplo, mendiga la inversión y da garantías para que los acreedores se hagan cargo de las decisiones finales, –en ese sentido “el Gobierno compartirá la carga financiera, en un plan de inversiones de más de 13 mil 600 millones de dólares” (La Prensa 16/8/2010), y con esto usurpar los recursos naturales, en una democracia de sangre campesina derramada, donde escasea el sonido de los pájaros, el aire se hace irrespirable y un niño regala palomitas de la paz en el semáforo.

<>
Artículo publicado el 28 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

El efecto bumerán

La opinión de….

Mirla Maldonado

La cuenta regresiva o la hora cero en el calendario de las naciones está cerca, y en su agenda de prioridades una preocupación: afrontar el fin de la era del petróleo, la energía que aceleró la industria y el comercio a escala mundial en el siglo XX.

En realidad, nuestras actividades están mayormente rodeadas de energías fósiles, desde los alimentos, medicinas, vestidos, calzados, casa, edificios, escuelas, oficinas, campos, fábricas, hasta los vehículos usados como medio de transporte. En un tronar de dedos, cambiará nuestro modo de pensar, y en consecuencia de actuar.

El derrame del crudo en el golfo de México por el gigante del petróleo British Petroleum, con una pérdida de 100 mil barriles diarios –según cifra suministrada por el Gobierno de Estados Unidos– complica el asunto; mientras nuestros personajes de la política panameña parecen acabados de salir de un caleidoscopio y muestran una flagrante ineptitud para dirigir el país.

Los expertos aseguran que puede no ser más que el principio de un desastre ecológico de imprevisibles consecuencias para el planeta, porque el mayor ecosistema marino de Estados Unidos está en peligro.

En Panamá los grupos ecologistas advierten de la importancia de los estudios de impacto ambiental –ver Ley 30– porque conocen la dimensión de un problema que ha estado exento de la consulta hacia aquellos sectores directamente involucrados en el tema. La naturaleza no perdona cuando tiene que cobrarse el daño que recibió.   Y de eso, países como Nicaragua, Guatemala, El Salvador, tienen harta experiencia.   Jamás permitamos que la estupidez de los bárbaros acabe con el pulmón de la ciudad de Panamá:   el Parque Natural Metropolitano.

Un comunicador responsable debe señalar la posibilidad futura, aunque el calígula del patio –emperador romano famoso por su crueldad– nos haya inyectado con los espejuelos de la modernización. ¡Dum, Dum! Parada… llegamos a la estación de un Metro que contamina.

¿Está cuidando nuestra casa, Sr. Presidente? ¿Su casa o su máquina tragamonedas? ¿Cuáles son las políticas climáticas del gobierno? ¿Qué medidas se están tomando a lo interno, para afrontar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que causan el calentamiento y/o repercusiones del cambio de energías renovables en la cadena alimenticia?

En estos tiempos de vorágine, es complicado enviar un cohete a la Luna, requiere de matemáticas, hardware y software desarrollados por expertos, pero qué simple debe ser respetar los derechos humanos, no sea que después tenga que contratar un especialista de la NASA para resolver un problema que requería de un cambio de actitud.

El escenario de acontecimientos no puede verse como si se tratara del mágico mundo de Harry Potter. Las sociedades tecnológicas se encuentran en el marco de una ecología industrial. Es sumamente difícil romper los nudos de la red sin que repercuta en todo lo demás.

En el tablero del ajedrez nacional, el rey está caracterizado por el mazo, rompe con las reglas del juego, y el riesgo de un bumerán será estrepitoso para el país. Una cosa fue la copia al carbón de la Cosa Nostra–PRD, y otra la aplanadora parlamentaria de un partido personalista–CD, sin una estructura orgánica y con un aliado –Partido Panameñista– que está más preocupado por la tarta de frutas –elecciones 2014– que por los problemas del país. Cuidado y nos invade la ola verde o el fenómeno Mockus de Colombia, como una propuesta de partidos verdes ecologistas que se forman en la región.

Mientras estos personeros de la política panameña se reparten el pastel, la demanda del oro negro ha aumentado en las últimas décadas, y la producción del crudo ha disminuido, en un proceso que según conocedores es irreversible. ¿Qué relación hay entre ecología y petróleo? ¿Será progresivo el cambio a energías limpias? ¿Cómo afectará la salud de la población? ¿Cuáles son los factores de la producción que resultan en detonante de esta implosión? ¿Cómo impactará en la economía del país? ¿Por qué si se conocen otras fuentes de energía, como la eólica, la solar o la hidráulica, no se comienzan a implementar con la urgencia que requiere el momento?

Estas son las preocupaciones de una desconocedora de las leyes que rigen el medio ambiente. ¿Serán estas las preocupaciones de la biempensante clase política panameña?

<>

Este artículo se publico el 3 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Piratas del conocimiento

La opinión de….

——

Mirla Maldonado

Carl Sagan, un prestigioso astrofísico norteamericano y ganador del premio Pulitzer en 1978, se refirió al cosmos como el orden en el universo, y realizó una comparación en relación al caos de finales del siglo XX. Sagan dice que, dentro de los 4 mil millones de años de historia de la vida sobre nuestro planeta, dentro de los cuatro millones de historia de la familia, hay una sola generación privilegiada, que podrá vivir este momento único de transición: la nuestra.

En las encrucijadas de la historia, se presentan cambios repentinos del pensamiento, nuevos paradigmas, descubrimientos médicos (cura de enfermedades), etc. Y a nadie en su inteligencia crítica, se le ocurre ir contra ese destino grandioso y cósmico que dirige a los pueblos en su búsqueda de un mundo mejor. Ese es el enfoque de las nuevas corrientes de superación personal.  La dirección apunta a que en esa coordenada debemos ver qué cosa nos une.

El principio de la termodinámica en la física dice que la energía no se pierde ni se destruye, sino que se transforma. Un modelo económico con síntomas de agotamiento debe renovarse. Es un absurdo exponer a toda la humanidad a una tragedia mayor, en un mundo moderno con avances en la ciencia y la técnica, como ha sido la revolución científica de Thomas Kuhn desde Nicolás Copérnico hasta Isaac Newton, la revolución en los computadores personales (PC), desde Microsoft hasta Google.

Aldous Huxley, en Un mundo feliz, presenta la composición del estado del mundo, después del triunfo de los dioses del consumo y el bienestar. Dice que las palabras pueden ser como los rayos X, si se emplean adecuadamente penetran. Esta es una de las cosas que intento enseñar a mis estudiantes: a escribir de manera penetrante.   La educación prohibida (Facebook) es más penetrante que la educación oficial (tablero, tiza), y cómo se podrá controlar la interactividad (era digital) en nuestro mundo de relaciones, si estamos frente a un cambio de civilización.

Y eso, el ver la televisión de China a través de un celular satelital, ingresar en la web a la Biblioteca de la Unesco, comprar un jeans japonés en un portal virtual, es una fascinación que no encontrabas en el medioevo. La supercarretera de la información: world, wide, web, está haciendo práctica la vida de unos y complicando la de otros. Alcanzaremos por fin la victoria del primer mundo, “cuando ese desarrollo sea de todos y para todos”.

En ese sentido –en una fábula para ejecutivos de empresa, se podrá indicar que la reforma laboral promoverá el desarrollo y las oportunidades al modificar el proceso de huelgas– para evitar perjudicar el tránsito de terceros. Una página web dirá dónde estarán los mejores precios de la canasta básica, el dinero electrónico (money card) controlará la actividad económica del país. Los taxis amarillo, metro bus y el metro embellecerán la ciudad cosmopolita, y con eficientes semáforos inteligentes se erradicarán por completo los tranques en el país. Un chip controlará los gritos de la palabra gooool en todos los idiomas, mientras millones miran cómo un avatar patea la pelota. Y con teatro en casa, los televisores de alta definición –HD (los más vendidos en las últimas semanas) y las emociones en 3D– sentiremos la fiebre futbolística.

La sociedad civil habrá triunfado, porque no existirán más noticias de violencia –que puedan entristecer la mirada de los televidentes, la computadora y el internet gratuito que done el gobierno, permitirá que estemos informados de lo que ocurra en el mundo globalizado.

En esta ciudad cosmopolita, la armonía y la tolerancia terminarán por establecer relaciones cordiales, y la familia panameña vivirá en una cultura de paz.  Y si alguno quiere negar el desarrollo con quejas y denuncias, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, dirá: “déjese de zoquetada”, porque ha entrado usted al primer mundo.

<>

Este artículo se publico el 12 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

Violencia en TV y propuestas de paz

La opinión de…..

.

Mirla Maldonado

La mosca en el vaso de leche resultan los noticieros de violencia, en medio de los clamores de paz.

Desde que el ser humano llegó a la Luna en 1969, a bordo de la cápsula Apolo 11, su aporte a la ciencia y a la tecnología supera las expectativas de esta época moderna, con avances en comunicaciones, robótica e ingeniería genética.

Este destino que mueve a los pueblos en su proceso de cambio en los inicios de este siglo está empañado con imágenes de conflictos, drama y desastres que aparecen en los medios televisivos.

El grotesco tratamiento de la información es una constante que se repite en los noticieros televisivos, en donde se presenta la violencia en forma cruda y real. Los medios de comunicación deben resguardar la salud pública y mental de sus ciudadanos, ser mediadores de conflictos y no promotores de la violencia en sus distintas manifestaciones.

La imagen como portadora de carga despierta un estímulo. La situación se agrava cuando estas imágenes, mensajes e informaciones son el referente de niños y jóvenes que copian los modelos aprendidos en la televisión.

El Diccionario del Nuevo Humanismo define la violencia en la ideología como la implantación de criterios oficiales, la prohibición del libre pensamiento, la subordinación de los medios de comunicación, la manipulación de la opinión pública, la propaganda de conceptos de trasfondo violento y discriminador que resultan cómodos a la élite gobernante, etc.

En la política es el dominio de uno o varios partidos, el poder del jefe, el totalitarismo, la exclusión de los ciudadanos en la toma de decisiones, la guerra, la revolución, la lucha armada por el poder, etc; en la religión es el sometimiento de los intereses del individuo a los requerimientos clericales, el control severo del pensamiento, la prohibición de otras creencias y la persecución de herejes; en la familia es la explotación de la mujer, el dictado sobre los hijos, etc; en la enseñanza es el autoritarismo de los maestros, los castigos corporales, la prohibición de programas libres de enseñanza, etc; en el ejército es el “voluntarismo” de jefes, la obediencia irreflexiva de los soldados, los castigos, etc; en la cultura son las censuras, la exclusión de corrientes innovadoras, la prohibición para editar obras, los dictados de la burocracia.

Mientras abordemos el problema de la violencia como un hecho aislado, con ribetes propagandísticos (show mediático), seguiremos viviendo en un mundo de terror e inquietud. Desafortunadamente se han presentado propuestas violentas para acabar con la violencia.

El recrudecimiento de las penas, las políticas de criminalidad y encarcelamiento no solucionarán el problema, porque la enfermedad no está en la sábana (crimen organizado, narcotráfico, delincuencia), sino en nuestros valores que presentan sus paradigmas en medios televisivos.

Esta propuesta xenofobia, en parte, hace suponer que la violencia es importada, crea un cerco e impide las posibilidades de crecimiento, en un mundo multipolar y convergente de la realidad mundial.

A través del castigo físico, las películas violentas y los programas televisivos, se enseña que la agresión física es normal. ¿Dónde quedan las buenas noticias? ¿Dónde están los actos no violentos que los seres humanos generan? ¿Será que no les conviene que la gente se imagine un futuro sin violencia?

Después alarmados se preguntan ¿Cómo es que llegamos a estos niveles de violencia? cuando la metodología de los grandes centros de poder, es la violencia. Y si la televisión está tan preocupada por la violencia ¿Por qué la alimenta?

Es simplemente un comercial de la paz que llevo donde el carnicero, la billetera, el estilista, aunque los aplausos sean para el bandolerismo semántico y los mercaderes de la palabra… y emulando al gran profeta del Líbano: Khalil Gibrán. ¡Bendito! ¡Bendito! los ladrones que me robaron las máscaras, porque fue así que enloquecí, y en mi locura encontré la paz, en un anuncio televisivo.

<>

Este artículo se publicó el 28 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.