Las mujeres en la política

La opinión del  Empresario y Político…

Samuel Lewis Galindo 

Se le ha planteado a la opinión pública un proyecto de ley en la que se pide paridad en los puestos de elección a los hombres y las mujeres. Anteriormente esta disposición establecía el 30% en la que obligaban a los partidos políticos a la postulación de mujeres, lo cual no pudo cumplirse por diversas razones.

Sin entrar a discutir la constitucionalidad del proyecto, voy a tratar el tema en forma sencilla y práctica. Debo declarar que no soy “machista”, ni nada parecido. Quiero aclarar esto antes de entrar en el tema.

Las mujeres no necesitan decretos que les protejan sus derechos. Ellas se imponen por su liderazgo y así lo han hecho muchas de ellas. La historia nos tiene muchos casos en donde las mujeres se han destacado en las distintas actividades que han realizado. Sin obligación de ninguna especie, sino solo por su talento y al esfuerzo las mujeres han superado a muchos hombres.  Así tenemos que la Dra. Ester Neira de Calvo, la legisladora Gumercinda Paéz, la educadora Sara Sotillo y las políticas Mireya Moscoso, Balbina Herrera y Mayín Correa, para mencionar solo unos pocos casos, donde distinguidas damas han sido exitosas.

Ellas les deben todo a sus méritos personales y no necesitaron de nada, es decir, de ninguna ley para lograrlo.   Cada cual se gana en los partidos su derecho sin que haya necesidad de tomar en cuenta su sexo, color o religión.    Solo cuentan su esfuerzo, dedicación y liderazgo.   Los partidos, por lo regular, no discriminan.   Buscan siempre a posibles ganadores.   Su fin es llegar al poder para lo cual buscan a las personas que más arraigo tienen en la comunidad.    También hay que tomar en cuenta que los partidos políticos en su afán por democratizarse han establecido las primarias de donde salen para los puestos de elección.

¿Cómo, me pregunto, quedaría este proyecto si por alguna razón no cuentan los partidos con el número establecido de mujeres en las postulaciones.    Estarían entonces los partidos incumpliendo con la ley?   Como viene ocurriendo con el 30%.

<> Artículo publicado el 12  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

*

Otro engaño a las mujeres

La opinión del Médico y político…
JORGE GAMBOA AROSEMENA

En este país de injusticias, las mujeres, los niños, los jóvenes, los negros, los chinos, los campesinos, los indígenas, los viejos y cualquiera que no tenga a ‘Don Dinero’ como instrumento para traficar influencias es discriminado.

En lo político, hace ya varios lustros, se introdujo el eufemismo de que las mujeres tenían, prácticamente, garantizada la postulación en el orden de 30% de los cargos a elegirse. Ripio legal que ilusionó a más de cuatro personas bien intencionadas, pero poco reflexivas. Se suponía que esa garantía llevaría a la Asamblea Nacional y a los Consejos Municipales cifras cercana al 30% de mujeres.   El tiempo se ha encargado de desmentir a los que así se ilusionaron. Asamblea y Consejos no tienen ni 10% de representación femenina.

Ahora, la comisión revisora del Código Electoral pretende subir la cuota de postulación de mujeres a 50%.   Los politicastros varones, esos que hacen todo tipo de chanchullos, están relamiéndose porque en este sistema colapsado, donde lo inmoral y hasta ilegal campea, estos individuos tendrán más oportunidades de salir compitiendo contra mujeres, porque ellas son menos inclinadas a estas prácticas.

Pero llamo la atención sobre el planteamiento errado.   Si fuera correcto el planteamiento, por qué no se piensa en postular proporciones equivalentes al componente poblacional de nuestra nación; así debería postularse, además del 50% de mujeres, 40% de jóvenes entre 18 y 35 años, como un 9% de indígenas, como la proporción que haya de población afrodescendiente que el pésimo Censo indique y, si los jóvenes tienen derecho, qué me dicen del 10% de mayores de 60 años que conforman nuestra población. Y para hacer la situación más caricaturesca, con lo que reclaman los de preferencias homosexuales, que se dicen 10%, entonces un 10% de las postulaciones deben ser de este grupo.

Los postulados deben ser los ciudadanos más íntegros, los más ilustrados y los más aptos, sin que el término ‘ciudadano’ tenga otra conceptualización de sexo más allá del gramatical género del lenguaje. Debemos escoger a los mejores para desempeñar los cargos sin importar si son mujeres u hombres.

Esta sociedad sin valores, sin ilustración, sin capacidad reflexiva permite engañar a las mujeres y hace que un escándalo político administrativo vaya enterrando al anterior. Bocas del Toro quedó olvidado y ahora es la indignidad del mazo en el pasaporte lo que entretiene.

21 años de supuesta democracia perdidos.

<> Artículo publicado el 8 de octubre de 2010  en el diario El Siglo, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Mujer y paridad política

La opinión del Ingeniero y Director Ejecutivo de Fundación Instituto Panameño de Estudios Cívicos….

*

Guillermo Antonio Ruiz 

Ha iniciado el debate sobre la necesidad que la mujer adquiera por medio de una regulación en el Código Electoral, que los partidos políticos postulen de forma paritaria hombres y mujeres.

Me temo que el “lobby” que presenta esta iniciativa va a lograr su objetivo más por dinamismo de sus integrantes que por sentido común o lo que es más importante, realidad social y política.

El problema de nuestro país en la política parte por la calidad de los candidatos hombres. Los mejores panameños no son los que nos representan en los puestos de elección popular en la mayor parte de los casos. Las maquinarias electorales “muelen” a los buenos, pero menos experimentados, y, usualmente, terminan postulados los más vivos y avezados en el tema.

Pero el hombre la tiene fácil. En un ambiente machista donde madres y padres enseñan a los niños que los hombres no lloran, si te pegan pégale, etc., la mujer en gran medida también ha asimilado un esquema de sumisión donde se prima la relación filial a las aspiraciones personales, entre otras.

Ninguna de las razones anteriores tiene algo que ver con una restricción electoral que impida a la mujer su participación política. Berta Torrijos de Arosemena fue la primera Presidenta del PRD. Su gestión no fue precisamente cosmética ni decorativa. Balbina Herrera ha ocupado el mismo cargo dos veces en el mismo partido. Mireya Moscoso se dio el lujo de rechazar la postulación para candidata a Presidenta de la República en que luego aceptó y para lo que fue electa más tarde. Nuestro país ha tenido Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Presidenta de la Asamblea Nacional, Presidenta de la República, Procuradoras de la Nación y Administración, Gobernadoras, Ministras, etc. Todo para motivo de orgullo nacional.

No hay ley o Código Electoral que pueda resolver el tema del machismo en muchas familias o la mala calidad de los candidatos hombres. Eso solo lo resuelve la educación y específicamente la educación cívica y democrática, así como la enseñanza de la paridad del hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida como la crianza de los hijos, mantenimiento del hogar, la educación, etc.

Las mujeres y hombres preparados que quieran ser candidatos lo van a ser y bien. Ya lo han demostrado. Ahora, si esta propuesta logra su objetivo, lo que sucederá es que tendremos paridad en la cantidad de hombres y mujeres mediocres como rellenos de las listas electorales en perjuicio del sistema democrático. Insisto, lo que hay que promover es la participación de la juventud en la política independientemente de su género. Ahí está el futuro de la paridad.

 

<> Artículo publicado el 5 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Realidades y ciencia ficción

La opinión de…

Mirla Maldonado

En química, y aunque no sea idónea para argumentar en ese campo,   existe un concepto que adaptado de esta disciplina científica a otras áreas del conocimiento empírico permite comprender frente a un hecho dónde acaba la realidad y dónde comienza la ficción.   Se trata de los catalizadores de procesos, es una práctica de laboratorio que consiste en realizar un experimento en el que dos elementos de diferente composición química se mezclan y se obtiene otra sustancia diferente.

En ciencias sociales, estos catalizadores de procesos son individuos que en unos casos, por ejemplo, irrumpen con su característica personalidad y transforman el ámbito de relación, como puede ser la política, la economía, la sociedad, etc.   Hay ocasiones en que estos cambios pueden ser perturbadores y en otros, modificar situaciones sufrientes en campos gravitacionales de creciente felicidad.

Por ejemplo, desde que nos separamos de la Gran Colombia, el 3 de noviembre de 1903, aún no se conoce a quién le afectó más el divorcio, si a los colombianos o a lospanameños, cierto es que de esa fotosíntesis, además del folclore y su comida, heredamos el juega vivo.   El periodismo insurgente, en tanto, es un bálsamo contra el dique de contención de un mundo que se deshumaniza, y el mejor catalizador para evitar la catástrofe.

Salvatore Puledda, un químico italiano en su novela el Informe Tokarev, relata la búsqueda de una explicación científica a estos fenómenos psicosociales y para los que las distintas corrientes de pensamiento no tienen respuesta.   Será un misil mental o bomba inteligente que cambiará el rumbo del planeta y consiste en transformar la naturaleza en un invento o avatar, para que la anfetamina de los pueblos sea indisoluble.

A través de un experimento en una cámara de supresión sensorial –Puledda nos introduce en un mundo casi onírico, para destacar que hay síntomas de un cuadro amplio de locura colectiva.   Así acabé de comprender estas revelaciones en un cuento de ciencia ficción sobre El Retardado y la Mosca, ¿porqué gente con mentalidad de un insecto nos domina?,   solo basta que las opiniones vengan de alguien con más poder para que el jarabe recorra el torrente sanguíneo, sin comprobar la fecha de expedición y sus contraindicaciones  médicas.

Los procesos bioquímicos que se conciben en las relaciones humanas, influyen simultáneamente en la sociedad, de este modo el efecto dominó en la economía, la desintegración familiar en sociología y la interactividad en las redes sociales (internet), forman un híbrido de intercambio, de un mundo que nace y otro que se muere.   Una holografía de sirenas que reclaman su espacio (la paridad de las féminas),  es la mejor simbiosis de un cambio de civilización, en un proceso que redundará en la equidad de la distribución del poder.  En esos futuros experimentos recomiendo que usemos sensores del alma para aniquilar a la mosca, eso sería una buena acción.

<> Este artículo se publicó el 5 de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

La unión hace la fuerza

La opinión de la Diputada de la República…

Yanibel Ábrego

En las últimas semanas los diversos medios de comunicación ventilan un tema que guarda mucha importancia y que representa una lucha que por décadas se ha estado llevando en la política criolla: la paridad de género en las postulaciones en los cargos de elección popular a nivel de partidos políticos. Sin lugar a dudas es un tema que despierta pasiones, pero que es visto con muy buenos ojos por diversas agrupaciones circunscritas a nivel nacional.
La reciente aprobación de la paridad de género en las postulaciones por parte de la Comisión Nacional de Reformas Electorales (CNRE) es un paso en la dirección correcta al perfeccionamiento de nuestra democracia político-electoral la cual estaba arrojando un común denominador: la vertiginosa reducción de mujeres postuladas por los partidos y ocupando puestos de elección como alcaldías, representaciones, y diputaciones.

Irónicamente nuestra Asamblea Nacional ostenta el porcentaje más bajo de mujeres en toda Latinoamérica, con tan solo un 8.5% de curules ocupadas. Lo anterior generó reacciones de entidades de alto nivel como la Organización de las Naciones Unidas quienes no dudaron en pronunciarse respecto a esta realidad.

Las estadísticas revelan que el número de mujeres inscritas en partidos políticos en nuestro país asciende a 574,038 aproximadamente. Consideramos que el escenario es propicio para poner en marcha la paridad de género en los próximos comicios electorales.

Tenemos que reconocer la voluntad del Magistrado Gerardo Solís quien, desde el primer momento en que las diversas organizaciones mostraron la iniciativa sobre la paridad de género en el sistema electoral, se mostró consecuente con las aspiraciones femeninas y demostró su intención para que lo solicitado no quedara en letra muerta.

Para nadie es un secreto las vicisitudes que enfrentamos las mujeres en las contiendas electorales. Mi caso no fue la excepción, razón por la cual, resulta de vital importancia que todas las que ocupamos puestos de elección popular dejemos un legado a las presentes y futuras generaciones facilitando el camino para que la mujer incremente su grado de participación y pueda involucrarse con mayor potestad en la toma de decisiones en lo concerniente a los temas nacionales. No es una lucha de algunas, sino de todas.

En adelante se deben tomar acciones que garanticen la sostenibilidad del 50% de postulaciones de las mujeres, una vez sea ratificada la propuesta, con el objetivo que no corra con la misma suerte de la propuesta vigente del 30% y que simplemente ningún partido político respetó en las elecciones del año 2009.

Reiteramos nuestra posición que la paridad no es sinónimo de enfrentamiento con el género masculino, por el contrario, es un derecho adquirido que debe valorarse y respetarse. Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que el número de mujeres electas en puestos de elección popular se incrementará notablemente para los próximos comicios electorales. ¡La unión hace la fuerza!

<> Artículo publicado el 4 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.