Realidades y ciencia ficción

La opinión de…

Mirla Maldonado

En química, y aunque no sea idónea para argumentar en ese campo,   existe un concepto que adaptado de esta disciplina científica a otras áreas del conocimiento empírico permite comprender frente a un hecho dónde acaba la realidad y dónde comienza la ficción.   Se trata de los catalizadores de procesos, es una práctica de laboratorio que consiste en realizar un experimento en el que dos elementos de diferente composición química se mezclan y se obtiene otra sustancia diferente.

En ciencias sociales, estos catalizadores de procesos son individuos que en unos casos, por ejemplo, irrumpen con su característica personalidad y transforman el ámbito de relación, como puede ser la política, la economía, la sociedad, etc.   Hay ocasiones en que estos cambios pueden ser perturbadores y en otros, modificar situaciones sufrientes en campos gravitacionales de creciente felicidad.

Por ejemplo, desde que nos separamos de la Gran Colombia, el 3 de noviembre de 1903, aún no se conoce a quién le afectó más el divorcio, si a los colombianos o a lospanameños, cierto es que de esa fotosíntesis, además del folclore y su comida, heredamos el juega vivo.   El periodismo insurgente, en tanto, es un bálsamo contra el dique de contención de un mundo que se deshumaniza, y el mejor catalizador para evitar la catástrofe.

Salvatore Puledda, un químico italiano en su novela el Informe Tokarev, relata la búsqueda de una explicación científica a estos fenómenos psicosociales y para los que las distintas corrientes de pensamiento no tienen respuesta.   Será un misil mental o bomba inteligente que cambiará el rumbo del planeta y consiste en transformar la naturaleza en un invento o avatar, para que la anfetamina de los pueblos sea indisoluble.

A través de un experimento en una cámara de supresión sensorial –Puledda nos introduce en un mundo casi onírico, para destacar que hay síntomas de un cuadro amplio de locura colectiva.   Así acabé de comprender estas revelaciones en un cuento de ciencia ficción sobre El Retardado y la Mosca, ¿porqué gente con mentalidad de un insecto nos domina?,   solo basta que las opiniones vengan de alguien con más poder para que el jarabe recorra el torrente sanguíneo, sin comprobar la fecha de expedición y sus contraindicaciones  médicas.

Los procesos bioquímicos que se conciben en las relaciones humanas, influyen simultáneamente en la sociedad, de este modo el efecto dominó en la economía, la desintegración familiar en sociología y la interactividad en las redes sociales (internet), forman un híbrido de intercambio, de un mundo que nace y otro que se muere.   Una holografía de sirenas que reclaman su espacio (la paridad de las féminas),  es la mejor simbiosis de un cambio de civilización, en un proceso que redundará en la equidad de la distribución del poder.  En esos futuros experimentos recomiendo que usemos sensores del alma para aniquilar a la mosca, eso sería una buena acción.

<> Este artículo se publicó el 5 de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Ante el cambio curricular (II)

La opinión del Licenciado en Filosofría, Etica y Valores…

Marcos A. Pareja 

En el caso de Filosofía, se plantea que el docente imparta Filosofía/Lógica en el mismo curso, lo cual es sumamente complicado y reduciendo así a su mínima expresión. Partiendo del supuesto que esta no es muy importante. Bueno, qué raro, pues si se quiere hacer de Panamá un país del primer mundo lo primero que hay que hacer es proporcionarle al pueblo una educación del primer mundo. Además entre las figuras que han descollado en esta disciplina tenemos al filósofo y matemático Mockus en Colombia y en Panamá al Doctor Ricardo Arias Calderón, graduado en la Sorbonne de Francia.

En algunos países de Europa y en Australia se ha establecido un plan piloto muy prolífico de enseñanza de lógica a los niños en primaria. Como parte formadora de un pensamiento abstracto y como propedéutico necesario sine qua non en las carreras científicas, sin embargo acá hacemos todo lo contrario.

Según el ranking de las mejores universidades del mundo: http://www.webometrics.info/top12000_es.asp en la cual se clasifican 12003 universidades, ocupando el primer lugar está la Universidad de Harvard; el puesto 22, la Universidad de Cambridge; y el 41, la Universidad de Oxford. Toda estas con excelentes planes de post-grado en Filosofía. En el ranking latinoamericano http://www.webometrics.info/top200_latinameri ca_es.asp?offset=0 De número uno está la UNAM en México (puesto 70 a nivel mundial) con post-grados en Filosofía y Filosofía de la Ciencia con 6 diferentes especialidades en cada una, gran motivo de orgullo para todos los latinoamericanos; en segundo puesto, la Universidad de Sao Paulo; y en el tercer puesto, la Universidad de Chile.

Del lado de nuestros vecinos, la Universidad de Nacional de Colombia ocupa el puesto 10 (521 a nivel mundial) Y la Universidad de Costa Rica, el puesto 15 (575 a nivel mundial), en puestos muy honorables. Sin embargo, Panamá http://www.webometrics.info/rank_by_country_es.asp?country=pa no aparece, pues ocupa el puesto 3458, la Universidad Tecnológica de Panamá y el 4984, la Universidad de Panamá (a nivel mundial). Por ende la Universidad de Panamá no puede darse golpe de pecho pues tiene su cuota de culpa del nivel educativo actual.

<>
Este artículo se publicó el 27 de agosto de 2010 en el diario Panamá América a quienes damos igual que al autor todo el crédito  que les corresponde.

Ciencias sociales: Avances y retrocesos

La opinión del representante docente en la Comunidad Educativa del Instituto América……

JOSÉ  CAMBRA

En anteriores documentos del Ministerio de Educación se hablaba de un estudiante que necesariamente deba aprender a aprender, en razón de los contextos cambiantes en que está destinado a desenvolverse en estos tiempos de globalización, eso sí, desde una formación sólida en valores. Ni lo uno ni lo otro está plenamente contemplado en la elección de materias de la propuesta actual de nuevos planes de estudios.

En dichos planes (salvo en los de Ciencias y Humanidades que han sido enmendados), tal competencia no se corresponde con la eliminación de la materia de historia en 10° en la que se aborda la fase contemporánea. Lo anterior denota incongruencia entre competencias y asignaturas, además de descuido en la necesaria secuencia de conocimientos entre los diferentes niveles del sistema educativo, tal y como exige la teoría curricular. Así es palpable con la eliminación de ese espacio de reflexión y aprendizaje en el que se abordaría el fenómeno de la globalización, pues deja inconclusa la secuencia del conocimiento de la historia en la premedia, pues en ella apenas se llega a tocar hasta historia antigua y media. Para hacer efectivo ese nuevo plan de estudios sin historia contemporánea en 10°, se requeriría una modificación del aprendizaje de la historia en el anterior nivel que contemplara tales contenidos, antes de pensar siquiera en implementarla en la media.

Por otra parte se mantiene, en la última versión de propuesta ministerial de nuevos planes de estudio, la eliminación en 12° tanto de la historia de la Cultura Americana que se impartía en el bachillerato de Letras, como de la Historia de las Relaciones entre Panamá y los Estados Unidos, eliminación esta última desde el peregrino e infundado argumento de que la devolución del Canal hace poco útil tal conocimiento, a contramano de debates vigentes hoy en la opinión pública como el mejor usufructo de ese bien, la ampliación del mismo, el Tratado de Protección Comercial con los Estados Unidos, la relación entre acuerdos como el Salas Becker y las llamadas bases aeronavales, la vigencia intervencionista de una versión norteamericana del Tratado de Neutralidad que ningún plebiscito aprobó, entre otros tantos.

Tales problemáticas y otras más le estarían siendo vedadas no solo a los estudiantes de los bachilleratos académicos, sino también a quienes cursen estudios tanto en áreas de comercio como en los institutos profesionales y técnicos, con la eliminación en ellos de la materia de Problemas políticos y socioeconómicos de Panamá, ausente en los nuevos planes de estudio para esas áreas. Lo que sí ha sido enmendado de la versión original, es la eliminación en 11° Humanidades de la Ética y valores, haciéndola extensiva incluso al 12°, más no así en el resto de los bachilleratos, salvo en el de gestión familiar.

En lo referente a materias que tienen que ver con el pensar bien como lógica y filosofía, en los nuevos bachilleratos de Ciencias y Humanidades se ve disminuida su carga horaria. En 11° de Ciencias y Letras, de tres (3) y cuatro (4) horas de lógica a la semana respectivamente, se reduce a solo una (1). Filosofía, que corresponde a 12°, pasa de darse tres (3) horas en Ciencias y cuatro (4) en Letras (denominada Humanidades en la nueva propuesta), a reducirse a dos (2) horas semanales. Contradictorio con lo anterior, el que filosofía aparezca con dos (2) horas en los nuevos planes de estudio de todos los siete (7) bachilleratos industriales, es un avance para ofrecer un espacio a ese estudiantado desde donde formarse en pensar con cabeza propia.

La Ley 50 de noviembre de 2002, establece en su artículo 12 que es función de la Comunidad Educativa Escolar el elaborar y apoyar el Proyecto Educativo de Centro.

Para diciembre del 2009, cuando tuvimos en el Instituto América la visita de la viceministra de Educación y de la directora de Currículum, hacia ya tres semanas que la Comunidad Educativa había abordado el tema del PEC, sin que desde el Ministerio de Educación existiera información sobre transformación curricular alguna, lo cual ocurrió también en el conjunto de Comunidades Educativas, tanto de centro como regionales.

El no presentarlas ante esas instancias no solo viola la Ley, sino que desdice del discurso ministerial que supuestamente las considera pivote para velar por la calidad de la educación, por lo que su convocatoria debe ser ineludible.

<>

Publicado el 18 de febrero de 2010 en el Diario   La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ciencia y reflexión en nuestro tiempo y espacio

.

La opinión del Abogado…..

.

Ramiro Guerra Morales

Lejos estamos de lo que algunos científicos, verbigracia Humberto Cerroni denominan la búsqueda constante del camino “hacia una ciencia social unitaria e integrada”. Los caminos son tortuosos pero como señalaba Carlos Marx “llegará el día en que la ciencia natural abarque la ciencia del hombre, al tiempo que la ciencias del hombre abarcarán la ciencia natural. No habrá más que una sola ciencia.” Por ahora la situación se presenta con altos criterios de dualidad, sobre todo lo relacionado con la existencia de la humanidad.

La búsqueda científica por conocer y ordenar todo el cuadro o mapa genético que propicie un salto de calidad en el tratamiento y la curación de las enfermedades y con tal descubrimiento, el diseño de la tarjeta o disco computarizado del cuadro ordenado de los genes del individuo, constituirá una revolución en el campo de las ciencias médicas.

Algunos van tan lejos, que llegan a afirmar que llegará el momento en que la fecundación artificial y el diseño humano por clonación convertirá la relación sexual como medio de producción de la especie humana, en un objeto de museo de antiguallas o reliquias. Evidentemente se trata de una perspectiva para no decir imposible, extremadamente remota. Realidades de hoy, siglos atrás se tenían como imposible y nada cuerda.

No cabe duda que los científicos de las ciencias biológicas han venido colocándose en la vanguardia de los cambios que tienen que ver con la reproducción y la permanencia de la raza humana en el planeta o universo.

Sin embargo, por el lado de las ciencias sociales, las cosas no andan bien. El protagonismo y la acción del hombre sobre la naturaleza, nos está conduciendo al desastre planetario, que amenazan la existencia de la vida en la tierra. Con justa razón, el ex secretario general de la naciones unidas, el Dr. Kofi Annan, señalaba que gran parte de los fenómenos naturales que traen destrucción y muerte no son tales, en tanto que tienen su origen en la acción del hombre.Verbigracia, el recalentamiento de grandes zonas del planeta, tiene que ver con la destrucción de la capa de ozono.

Federico Engels, en el Siglo XIX, en su conocida obra , “Dialéctica de la Naturaleza”, llegó a sostener que el fenómeno arriba mencionado, pudiera debilitar a la masa candescente solar, lo que pudiera traducirse en un enfriamiento del planeta tierra, lo que acabaría con la vida.

Lo que viene ocurriendo en el ártico, descongelamiento de masas de hielo del tamaño del territorio de un país como Bélgica, a la larga y en forma proporcional pudiera influir en disminuir la potencia y capacidad de calentamiento solar.  El problema mencionado se agrava con la devastación de zonas inmensas de plantas y árboles, generando amplias zonas desérticas y procesos crecientes de agua.

Como se deriva de lo anterior, mientras la ciencia lucha por perpetuar la especie humana, la acción del hombre en grado sumo también la está llevando a su destrucción. Catastrófica contradicción, pero no reversible, existen fuerzas que viene luchando para preservar la naturaleza y el hombre con la máxima científica de que la conciencia humana es el punto más alto del desarrollo de la naturaleza y que no se trata de una antípoda.

<>

Publicado el 10 de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.