El efecto bumerán

La opinión de….

Mirla Maldonado

La cuenta regresiva o la hora cero en el calendario de las naciones está cerca, y en su agenda de prioridades una preocupación: afrontar el fin de la era del petróleo, la energía que aceleró la industria y el comercio a escala mundial en el siglo XX.

En realidad, nuestras actividades están mayormente rodeadas de energías fósiles, desde los alimentos, medicinas, vestidos, calzados, casa, edificios, escuelas, oficinas, campos, fábricas, hasta los vehículos usados como medio de transporte. En un tronar de dedos, cambiará nuestro modo de pensar, y en consecuencia de actuar.

El derrame del crudo en el golfo de México por el gigante del petróleo British Petroleum, con una pérdida de 100 mil barriles diarios –según cifra suministrada por el Gobierno de Estados Unidos– complica el asunto; mientras nuestros personajes de la política panameña parecen acabados de salir de un caleidoscopio y muestran una flagrante ineptitud para dirigir el país.

Los expertos aseguran que puede no ser más que el principio de un desastre ecológico de imprevisibles consecuencias para el planeta, porque el mayor ecosistema marino de Estados Unidos está en peligro.

En Panamá los grupos ecologistas advierten de la importancia de los estudios de impacto ambiental –ver Ley 30– porque conocen la dimensión de un problema que ha estado exento de la consulta hacia aquellos sectores directamente involucrados en el tema. La naturaleza no perdona cuando tiene que cobrarse el daño que recibió.   Y de eso, países como Nicaragua, Guatemala, El Salvador, tienen harta experiencia.   Jamás permitamos que la estupidez de los bárbaros acabe con el pulmón de la ciudad de Panamá:   el Parque Natural Metropolitano.

Un comunicador responsable debe señalar la posibilidad futura, aunque el calígula del patio –emperador romano famoso por su crueldad– nos haya inyectado con los espejuelos de la modernización. ¡Dum, Dum! Parada… llegamos a la estación de un Metro que contamina.

¿Está cuidando nuestra casa, Sr. Presidente? ¿Su casa o su máquina tragamonedas? ¿Cuáles son las políticas climáticas del gobierno? ¿Qué medidas se están tomando a lo interno, para afrontar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que causan el calentamiento y/o repercusiones del cambio de energías renovables en la cadena alimenticia?

En estos tiempos de vorágine, es complicado enviar un cohete a la Luna, requiere de matemáticas, hardware y software desarrollados por expertos, pero qué simple debe ser respetar los derechos humanos, no sea que después tenga que contratar un especialista de la NASA para resolver un problema que requería de un cambio de actitud.

El escenario de acontecimientos no puede verse como si se tratara del mágico mundo de Harry Potter. Las sociedades tecnológicas se encuentran en el marco de una ecología industrial. Es sumamente difícil romper los nudos de la red sin que repercuta en todo lo demás.

En el tablero del ajedrez nacional, el rey está caracterizado por el mazo, rompe con las reglas del juego, y el riesgo de un bumerán será estrepitoso para el país. Una cosa fue la copia al carbón de la Cosa Nostra–PRD, y otra la aplanadora parlamentaria de un partido personalista–CD, sin una estructura orgánica y con un aliado –Partido Panameñista– que está más preocupado por la tarta de frutas –elecciones 2014– que por los problemas del país. Cuidado y nos invade la ola verde o el fenómeno Mockus de Colombia, como una propuesta de partidos verdes ecologistas que se forman en la región.

Mientras estos personeros de la política panameña se reparten el pastel, la demanda del oro negro ha aumentado en las últimas décadas, y la producción del crudo ha disminuido, en un proceso que según conocedores es irreversible. ¿Qué relación hay entre ecología y petróleo? ¿Será progresivo el cambio a energías limpias? ¿Cómo afectará la salud de la población? ¿Cuáles son los factores de la producción que resultan en detonante de esta implosión? ¿Cómo impactará en la economía del país? ¿Por qué si se conocen otras fuentes de energía, como la eólica, la solar o la hidráulica, no se comienzan a implementar con la urgencia que requiere el momento?

Estas son las preocupaciones de una desconocedora de las leyes que rigen el medio ambiente. ¿Serán estas las preocupaciones de la biempensante clase política panameña?

<>

Este artículo se publico el 3 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: