Nacimiento de la Policía penitenciaria

La opinión del Abogado y Militar de Carrera…

EDGARDO  FALCÓN
edgardofalcon@hotmail.com

Hace mucho tiempo gravitaba la necesidad de que quienes custodiaban los centros carcelarios no fuera los miembros de la Policía Nacional, una organización que no se ha profesionalizado en los últimos sesenta años.

Su última modernización vino de la mano de José Antonio Remón Cantera, Manuel Antonio Noriega modernizó el ala militar de la Guardia Nacional y las llevó a convertir en Fuerzas de Defensa.   En otra oportunidad me ocuparé de ese tema, pues los últimos gobierno y principalmente éste piensa que aumentando los salarios se obtiene una Policía moderna olvidando que ese renglón es una de las pestañas que ayuda a modernizar la institución.

Las otras vienen del adiestramiento, re-adiestramiento, cosa que no se da actualmente, la disciplina y la moral.

Ahora después de los incidentes en el Centro de Cumplimiento de Menores de Tocumen, renace la necesidad que los custodios del Sistema Penitenciario se hagan cargo de la totalidad de la seguridad interior de los mismos.

Para que esto ocurra de forma profesional, primero estos agentes penitenciarios, deben tener el mismo salario que los policías y los miembros del Servicio Nacional de Fronteras, con escalafón paralelo, que desarrollen carrera y asiendan tal cual ocurre en los otros cuerpos policiales del país.

Debe tener su propio director y este cuerpo de custodios debe estar bajo el mando directo del Ministro de Seguridad Pública.

El intentar reclutar agentes sin tener un verdadero programa conllevará a obtener más de lo mismo, personal con baja moral, fácil de corromper y algunos con malas costumbres traídas de sus antiguos trabajos (policías jubilados o dados de baja por mala prácticas).

El colocar a quienes tienen la misión de custodiar los Centros Penitenciarios en el mismo escalafón que los miembros de los otros órganos de seguridad del país, permitirá obtener un mejor producto que el que hasta ahora se ha venido obtenido, que estos miembros de la Policía Penitenciaria, sepan que su misión es tan importante como la de los otros miembros de seguridad del país.

El Ministerio de Gobierno, le corresponde entre sus funciones, coordinar con el Órgano Judicial o el Ministerio Público los traslados de los detenidos a las distintas sedes donde son requeridos, llevar el cómputo del tiempo que mantienen detenidos y su puesta en libertad, su alimentación, su asistencia médica, la organización de sus días de visitas y otras cosas de carácter administrativo, en síntesis administrar los centros carcelarios.

Por último se requiere una adecuación de las normativas legales que regulan la materia que en algunos casos confiere facultades a quien no deben tenerlas y en otros casos le quita facultades a quien debe ejercerlas, adecuar la Ley Penitenciaria en un solo bloque normativo, estableciendo misiones claras para cada órgano.

Solo así podremos generar cambios profundos que perduren, no tratando se solucionar un problema porque se generó una crisis; solo de esta forma estaremos gobernando hacia el futuro, no para el momento.

La función de un estadista es esa, gobernar para el futuro no para el presente.

Este artículo se publicó el 18 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,
Anuncios

‘La fiebre no está en la sábana…

La opinión del Abogado…

EDGARDO FALCÓN

En días pasados apareció un escrito de mi autoría en esta sección de opinión sobre lo mal que están las instalaciones de Migración, así como la selectividad con que son aprobadas las visas y las resoluciones en beneficio de un reducido grupo de abogados que no supera la cifra de tres.

Como consecuencia de ello se dieron represalias en mi contra y se llegó incluso a exclamar que, mientras la actual administración regente esa oficina pública, mis trámites migratorios no serán atendidos, sin importar que estén dentro del marco legal.

Pero allí no terminaron quienes piensan que hay que matar al mensajero, pues, hicieron llegar a un medio escrito documentación de dos de mis clientes, señalando que soy un estafador.

No tengo nada que ocultar. Como abogado, forcé, mediante un Habeas Corpus, que el caso de un joven peruano, señalado en la documentación citada, pasara a la esfera penal y en su indagatoria, así como en sus declaraciones ante los funcionarios de Migración, señaló cómo había conseguido un pasaporte panameño falso.   A este señor lo representé en la esfera penal y fue condenado a días multas, porque cooperó con las investigaciones. Hoy en día, el Ministerio Público descubrió a esa red de falsificadores de pasaportes y muchos de ellos están detenidos o gozan de medidas cautelares distinta a la detención preventiva.

El otro caso aducido, con el propósito de silenciar las críticas, es el de una dama colombiana que por más de dos años mantuvo carné de casada con panameño, pero al final decidió trabajar en una casa de ocasión. Migración le negó el cambio de estatus por no pasar la entrevista matrimonial. Esa no es responsabilidad del abogado.  Los trámites migratorios, así como pueden ser aprobados, pueden ser negados.

Al mandar estos casos a los medios de comunicación social querían matar al mensajero (desprestigiándolo) y buscaban la fiebre en la sábana; porque pensaron que así la mala noticia desaparece, igual que su pésima administración y pueden volver a sus malas prácticas, como si nada hubiese ocurrido.

Señores de la actual administración del Servicio Nacional de Migración, trabajen, generen el cambio que el señor presidente prometió, dejen de ser selectivos en la aprobación de las visas y en las firmas de los expedientes de acuerdo a una Ley que dejó de regir hace más de dos años.    Aquí debo señalar, sobre este tema de la ley sin vigencia, que todos los abogados, que no gozamos ni queremos gozar de los favores de esta administración migratoria, debemos pedir un áudito de los trámites actuales que bajo esa Ley han seguido registrándose, como cambios de estatus de nacionalidades restringidas, como la china y la hindú, que de forma ilegal ingresaron a nuestro país; les recuerdo que solo pueden verse beneficiados aquellos cuyos trámites se iniciaron mientras la misma estaba vigente y no están permitidos nuevos trámites bajo el amparo de esa Ley; demuestren con sus actos que estoy equivocado.

¿Cómo entender que al Licenciado Ramón Lima, durante su corto tiempo como director de Migración, le cuestionaron porque su firma de abogados tramitaba en esa entidad y se decía que había un conflicto de intereses y ahora no solo tramita la actual administración, sino que ellos mismos se firman sus resoluciones y las publican con un desprecio olímpico a todos los abogados que tramitamos en esa esfera administrativa.

Hojas y hojas de visas aprobadas de una misma firma de abogados y el resto de los abogados al final de la fila junto con sus clientes, porque sencillamente nos negamos a engrasar la rueda migratoria.

Señores, trabajen, pero bien, hagan honor a la confianza que el señor presidente depositó en ustedes y produzcan los cambios que él prometió en su campaña política, para que al final de su administración migratoria mire hacia atrás y vea su legado. La fiebre no está en la sábana… ¿por qué matar al mensajero?

<>

Artículo publicado el 10 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

María Cristina, una directora más

La opinión del Abogado…..

.

EDGARDO FALCÓN

Quienes durante años hemos litigado en la esfera administrativa migratoria nunca pensamos que el eslogan del cambio, que el presidente Ricardo Martinelli mantuvo durante su campaña política, nunca se haría realidad o, por los menos, con la actual administración que dirige el Servicio Nacional de Migración, el mismo no llegaría a ponerse en práctica en esa institución.

Es fácil constatar lo dicho con solo visitar las instalaciones que mantiene el Servicio Nacional de Migración en la avenida Cuba o en la vía Ricardo J. Alfaro, las condiciones a las cuales son sometidos a diario los extranjeros, que en aras de legalizar su estatus migratorio se ven obligados a concurrir a ellas, así como los abogados que los asisten: no hay sillas (¿Qué se hicieron las que había?), muchos de los extranjeros permanecen largas horas de pie, los servicios sanitarios no se mantienen limpios y además deben soportar una calor infernal; pues, el aire acondicionado está dañado desde hace mucho tiempo, los pasillos sucios, las paredes sin pintar, heredadas de esa forma de la administración anterior.

En días pasados en los diferentes medios informativos se observó cómo el Servicio Nacional de Migración allanaba una agencia de viajes en el centro comercial de El Dorado y aseguraba la captura de cuarenta ilegales de la raza china, eso está muy bien. Pero, ¿qué tiene que decir la actual administración de los cientos de miles de expedientes de ciudadanos chinos que duermen el sueño externo de los mortales sin que hasta la fecha, después de casi un año, la actual administración haya firmado las resoluciones que se mantienen en espera de ser firmadas, como el caso de los hermanos Liangwei Liu y Jinbin Liu, quienes desde el año de 2007 esperan que se les firme su resolución de permanencia definitiva con derecho a cédula o la familia de Chen Melian y sus dos hijos gemelos y sin decir el caso de la ciudadana colombiana Bibiana Yaneth Trejos, cuyo expediente se ha extraviado en más de una ocasión y ha tenido que repetir su entrevista matrimonial?

Todos estos casos con más de tres años en espera de lo mismo; que sus resoluciones sean firmadas, pero resulta sospechoso que a solo un reducido número de firmas de abogados, que no superan la cifra de tres, todas sus resoluciones le sean firmadas, las presentan hoy y mañana ya tienen resoluciones, con cambio de estatus sin carné de trámite, pero el resto de los abogados que tramitan en Migración tienen que esperar el nunca llegar. Esto se presta para la corrupción en una institución donde siempre se le ha señalado por esas prácticas.

Existe un terror implantado por parte de la administración actual, los funcionarios a diario tienen que soportar los gritos e insultos que provienen de las más altas esferas de esa institución; con la prohibición de no ingresar a las oficinas de la Dirección, el funcionario de Migración debe esperar afuera como todos los usuarios lo hacemos. En otra ocasión escribiré sobre la violaciones a los derechos humanos que con esta administración se han dado.

El cambio que prometió el señor presidente de la República no ha llegado a una institución que debió ser el símbolo de los cambios, primero por tener un pasado de corrupción, segundo por tener que atender diariamente a los extranjeros que buscan legalizarse y tercero por sus empleados, que votaron con la esperanza de un cambio de actitud de quienes dirigen la institución, lo cual no ha llegado.

<>

Este artículo se publicó el 27 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.