Leyes y Periodismo

*

La opinión del Periodista…

ELIS   CABALLERO
Los medios de comunicación social son símbolos de la democracia panameña, por su postura activa en la cobertura informativa; sin embargo algunos han decaído en el lenguaje social, al estigmatizar las normas amarillistas de otros países.

Cuando nos inspiramos para este mensaje lo hacemos con un respeto hacia nuestros colegas; animados por despertar la conciencia publica sobre normas periodísticas, las cuales se han perdido debido a los abusos otorgados por Ley a ciertos funcionarios y al libertinaje informativo.

En Panamá ha existido siempre el derecho legal para las personas que se sientan calumniadas en su honor mediante denuncia a los tribunales de justicia; pero las acciones jurídicas pasan a entidades publicas y tribunales de honor que no se ajustan a la realidad.

El Gobierno Nacional presento hace unos años un anteproyecto de Ley que deroga varias disposiciones contenidas en las denominadas “leyes mordaza” contra la libertad de expresión.

El documento presentado a la Asamblea Nacional prohíbe a todo servidor público con mando y jurisdicción imponer a periodistas sanciones pecuniarias o privativas de libertad a quienes consideren que se faltó el respeto en el ejercicio de sus funciones. A mi entender el objetivo del proyecto es promover un proceso de autorregulación propio y ético en los medios de comunicación social, promoviendo el respeto libre de expresión.

Los principios periodísticos deben respetar las acciones e ideas de cada persona sin llegar a usar los medios en forma negativa a fin de solucionar problemas de tipo personal.

Sin embargo, con los últimos acontecimientos en materia de libertad de expresión pareciera más que nada una sed de venganza, tal vez no de las máximas autoridades del país, sino de un grupo colegiado que involucra ahora artimañas legales para sancionar a colegas.

Me parece que esta condena hacia trabajadores de la pluma busca dar un mensaje, no sabemos por parte de quien hacia los medios o corporaciones.

Pero en mi opinión sin ajustarme a los términos jurídicos que pudieran determinar la sanción legal hacia los comunicadores o empresa nuestra condición para defender la libertad de expresión deber ser única y solidaria.   Hoy a pesar que el Gobierno dice respetar la libertad de expresión, que en mi caso particular es cierto, no debemos desmayar en vigilar las acciones de los Órganos del Estado porque si se están ejerciendo presión sobre poderosas empresas de comunicación hacia abajo o sea para nosotros los de a pie la cosa podría ponerse peor.

*
<>Artículo publicado el  19 de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en:   https://panaletras.wordpress.com/category/caballero-elis/
Anuncios

Leyes y Periodismo

La opinión del Periodista….

ELIS   CABALLERO
mrelis_13@yahoo.es

Los medios de comunicación social son símbolos de la democracia panameña, por su postura activa en la cobertura informativa; sin embargo, algunos han decaído en el lenguaje social, al estigmatizar las normas amarillistas de otros países.   Cuando me inspiré para este mensaje lo hago con respeto hacia mis colegas; animado por el deseo de despertar la conciencia pública sobre normas periodísticas, las cuales se han perdido, debido a los abusos otorgados por Ley a ciertos funcionarios y al libertinaje informativo.

En Panamá ha existido siempre el derecho legal para las personas que se sientan calumniadas en su honor, mediante denuncia a los tribunales de justicia; pero las acciones jurídicas pasan a entidades públicas y tribunales de honor que no se ajustan a la realidad.

El Gobierno Nacional presentó hace unos años un anteproyecto de Ley que deroga varias disposiciones contenidas en las denominadas ‘leyes mordaza’ contra la libertad de expresión.

El documento presentado a la Asamblea Nacional prohíbe a todo servidor público con mando y jurisdicción imponer a periodistas sanciones pecuniarias o privativas de libertad a quienes consideren que se faltó el respeto en el ejercicio de sus funciones.

A mi entender el objetivo del proyecto es promover un proceso de autorregulación propio y ético en los medios de comunicación social, promoviendo el respeto a la libre de expresión.

Los principios periodísticos deben respetar las acciones e ideas de cada persona, sin llegar a usar los medios en forma negativa, a fin de solucionar problemas de tipo personal.

Sin embargo, con los últimos acontecimientos en materia de libertad de expresión pareciera más que nada una sed de venganza, tal vez no de las máximas autoridades del país, sino de un grupo colegiado que involucra ahora artimañas legales para sancionar a colegas.

Me parece que esta condena hacia trabajadores de la pluma busca dar un mensaje, no sabemos por parte de quién hacia los medios o corporaciones.

Pero en mi opinión, sin ajustarme a los términos jurídicos que pudieran determinar la sanción legal hacia los comunicadores o empresas, nuestra condición para defender la libertad de expresión deber ser única y solidaria.

Hoy, a pesar de que el Gobierno dice respetar la libertad de expresión, que en mi caso particular es cierto, no debemos desmayar en vigilar las acciones de los Órganos del Estado, porque si se está ejerciendo presión sobre poderosas empresas de comunicación hacia abajo, o sea, para nosotros los de a pie, la cosa podría ponerse peor.

*

<> Este artículo se publicó el 14 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/caballero-elis/

Participación ciudadana en el interior

La opinión del periodista…

ELIS CABALLERO

La Asamblea Nacional, consciente de que la promulgación de leyes eficientes hace necesario abrir un espacio legal para que la sociedad se exprese sobre sus aspiraciones, crea una Dirección Nacional para la Participación Ciudadana. Para ello se debió reformar el reglamento interno de la Asamblea, cuyo artículo 118 ahora permite presentar propuestas legislativas ciudadanas, las cuales bajo previo estudio técnico—jurídico pueden convertirse en Leyes de la República.

El procedimiento dice que cualquier persona natural o jurídica puede presentar una iniciativa ciudadana mediante un escrito o correo electrónico, donde presentará una idea general sobre el tema con la explicación o motivos que la sustentan.  Una vez se emita el concepto técnico de viabilidad, se redactará un borrador de anteproyecto de Ley de acuerdo al Manual de Técnica Legislativa.

Hasta ahora han sido aprobadas cinco leyes que fueron presentadas por iniciativas ciudadanas, como son la Ley 59, sobre el Día Nacional del Reciclaje; Ley 49, en honor a Lloyd Labich; y El Torito Guapo de Antón, entre otras. La mayoría de estas propuestas fueron presentadas por ciudadanos residentes en la capital; sin embargo, creemos que se debe buscar un mecanismo que permita también a los ciudadanos del interior ejercer su derecho a expresar sus ideas ante la Asamblea Nacional.

Es por eso la Asamblea inaugurará en Chitré la primera oficina Regional de Participación Ciudadana, donde los azuerenses podrán tener un lugar donde aportar sus ideas. Significa esta oficina regional una medida para incrementar los índices de transparencia del primer Órgano del Estado hacia la comunidad y permite una mayor interacción de los ciudadanos con la información inmediata de sus diputados. Los ciudadanos comunes tendrán mucho que proponer sobre Salud, Asuntos Comunitarios, Ecológicos y Principios Éticos.

<> Este artículo se publicó en 8 de septiembre de 2010 en el diario Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Elegancia

La opinión de….

ELIS  CABALLERO

Algunas veces debemos seguir conductas elementales de imagen acorde con nuestra sociedad; sin embargo, en esta cultura moderna de igualdad, las reglas de cortesía y elegancia parecen cosas del pasado.

La elegancia, definida por el diccionario de la Academia Española, se muestra como la forma bella de expresar los pensamientos, además de significar gracia, nobleza y sencillez. Pero para algunos, en especial los que dicen ser representantes del pueblo (diputados) esta gracia social de elegancia deja mucho que desear cuando se expresan y visten.

Esta cultura de imagen, que debe hacer valer todo funcionario, se incrementa en forma negativa cuando algunos personajes aparecen ante los medios de comunicación social vestidos de guacamaya o parecidos a un semáforo.

A un año del primer periodo de sesiones de la Asamblea Nacional, si bien hemos visto una mejora en la educación y vestir de los honorables diputados (principales y suplentes) aún algunos dejan mucho que desear al momento de escoger sus combinaciones para estar ante la prensa o sus comunidades.

El vestir con elegancia, como forma elemental para expresar imagen, ofrece una perspectiva al pueblo sobre las cualidades de sus representados. Como ejemplos puedo citar a Miguel Fanovich, Noriel Salerno, Crispiano Adames, Marylin Vallarino, Dana Castañedas, Manuel Cohen, José Muñoz y el suplente José Moreno, entre otros.

La elegancia como sinónimo de prestigio, debe ser asumida por cada uno como un estilo propio con variantes sociales y educativas, que forman un patrón de conducta, el cual debe ser aceptado o rechazado por la sociedad.

<>

Este artículo fue publicado el  24 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Chiriquí: 161 aniversario

La opinión de…..

ccc

ELIS CABALLERO

Chiriquí está ubicada al Oeste del país, teniendo como límites: al Norte, Bocas del Toro y la Comarca Ngäbe Bugle; al Oeste, Costa Rica; al Este, Veraguas; y al Sur, el Océano Pacífico. Tiene una superficie de 6476.2 km2, con una población de 368790 habitantes (2000), quienes ocupan 87509 viviendas.

Políticamente está dividida en 13 distritos: Alanje, Barú, Boquerón, Boquete, Bugaba, David, Dolega, Gualaca, Remedios, Renacimiento, San Lorenzo, San Félix y Tolé. Su descubrimiento se atribuye al español Gaspar de Espinosa, en el año 1519, siendo creada la provincia el 26 de mayo de 1849, durante la época en que Panamá formaba parte de Colombia.

Hoy, con 161 años de fundación, el distrito de Gualaca tiene el honor de recibir a todos los nacionales y extranjeros, para que celebren el aniversario de la provincia, cuna del sector primario y agroindustrial.

Chiriquí, rodeada con tierras fértiles y lugares paradisiacos, tiene una responsabilidad histórica con la cadena alimentaria, más ahora que el petróleo está encareciendo la vida de los panameños; proponiendo además convivir con proyectos ambientales y urbanísticos, que busquen la conservación de sus bosques y fauna.

Pero, pese a su ascenso económico, nuestra provincia no escapa de distritos empobrecidos, que tratan de salir hacia mejor futuro, como la Comarca Ngäbe-Bugle, San Félix y Barú.

Grandes hombres y mujeres, no importando sus clases sociales, políticas o generacionales han luchado porque este lugar al Oeste de la capital de la República tenga mejores días, como Santiago Anguizola, Rodolfo Aguilar Delgado, Camilo Gozaine, José Moreno, Ramón “ Monchi ” Cano y Pascual Ureña.

El distrito de Gualaca, con una visión futurista, tiene la responsabilidad de mostrar las tradiciones e historia de Chiriquí; así como invitar a los visitantes a recorrer los lugares desarrollados para el comercio, la industria y agricultura.

Por ello, los chiricanos debemos mostrar con orgullo en el 161 aniversario nuestras riquezas naturales, con amabilidad y cordialidad hacia los invitados nacionales o extranjeros, que buscan un lugar paradisiaco donde poder hacer turismo ecológico y residencial.


<>

Este artículo se publicó el 23   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Asamblea Nacional

La opinión del Periodista…..

.

ELIS CABALLERO

La Asamblea Nacional de Diputados, como órgano independiente del Estado, está edificada sobre una base de 71 personas pertenecientes a distintas clases sociales y tendencias políticas. Pero, como todo parece fácil en campaña, los elegidos por sufragio directo ideaban un nuevo concepto social para sus comunidades; sin embargo, cuando se enfrentan a la cruda verdad legislativa, empieza la realidad.

Y esta realidad confirma que las promesas sociales que afirmaron cumplir durante la pasada campaña política abarcan demasiadas necesidades y poco dinero para atenderlas producto de factores políticos y económicos.

Sin embargo, dentro del nuevo periodo constitucional debemos analizar lo difícil que puede ser el papel del diputado (a) y las críticas a la Asamblea Nacional.

Diputado es estar comprometido con el país en materia de leyes, ser una figura pública a nivel nacional, sacrificar su vida personal y familiar; por último atender a diario las presiones políticas y sociales de sus comunidades.

Por eso las opiniones civiles formuladas hacia la Asamblea, merecen una atención especial, porque cuando se producen estas críticas sobre ausentismo y prerrogativas, se debería especificar con nombre y apellido. Hoy, a un año de gestión pública, los funcionarios elegidos por nosotros, llámense presidente, representantes, alcaldes o diputados, ya tienen una radiografía de cómo deben enfrentar los retos sobre Salud, Educación, Vivienda y Seguridad Ciudadana.

Por eso el gobierno está enfocado en seis temas, poniendo como ejemplo la seguridad pública con un proyecto que está golpeando duro a las mafias, incautándoles una gran cantidad de recursos y encarcelando a los que violan la Ley. Otro punto es el anuncio de un plan integral de solidaridad alimentaria con una inversión millonaria, dirigida a mejor la calidad de alimentación y nutrición de 52,000 familias en pobreza extrema.

Estos retos planteados por el presidente Ricardo Martinelli incluyen programas de becas universales, útiles escolares gratuitos a los infantes con desventaja socioeconómica, apoyo a la microempresa a través de AMPYME; mereciendo el apoyo incondicional de los Padres de la Patria.

Los políticos no son “ almas de Dios ”, eso lo sabemos todos; pero, si fueron escogidos por el pueblo, deberán ser personas dedicadas a tiempo completo a sus comunidades; buscando, además, aprobar leyes más justas.

Personas como Miguel Fanovich, Gabriel Méndez, Marcos González, Dana Castañeda, Crispiano Adames, Manuel Cohen y Jorge Arrocha tendrán que demostrar en la Asamblea su trabajo para ayudar y orientar las acciones del Gobierno, sus comunidades y el país.   Estas personas asumen el cargo de diputados de la República de Panamá y deberán combatir todos sus esfuerzos contra los mismos problemas de siempre: Salud, Educación, Vivienda y Pobreza Extrema; añadiendo ahora la Inseguridad.

<>

Este artículo se publicó el 6   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Municipios y su autonomía

.
Municipios y su autonomía

.
Elis Caballero
.

Los Gobiernos de los diferentes países organizan distintas estrategias que permitan conocer y resolver los problemas de sus comunidades. Pero realmente es a través de los municipios como se pueden resolver los problemas locales.

La ley de descentralización de los municipios y la creación de la Comisión de Asuntos Municipales de la Asamblea Nacional es una de las iniciativas para lograr un mejor trabajo en las comunidades. Sin embargo, no son las únicas.

En 1997 se propuso un anteproyecto de ley mediante el cual se inicia la descentralización del Gobierno, allí se proponía el traspaso del 12% del presupuesto de inversiones a los 71 municipios del país que existían en ese entonces y las tres comarcas.

Uno de los artículos establecía que el 20% del monto de inversiones se debía usar para crear un fondo base para todas las alcaldías y comarcas y el otro 80% se dividiría entre el número total de habitantes del país.

En pocas palabras, si lo asignado era 60 millones dedólares habría que dividir 11 millones entre 70 municipios y comarcas; teniendo una cifra base de 120 mil dólares (20%) para cada uno.

También se establecía que las partidas para obras sociales no podían superar el 30% del presupuesto para gastos administrativos y planillas especiales.

Más bien sería para desarrollar proyectos de electrificación, agua potable, carreteras, reforestación y desarrollo turístico.

Con la implementación de esta Ley de Descentralización se autorizaba al Presidente de la República, con aprobación del Consejo de Gabinete, a aumentar progresivamente el presupuesto asignado a los municipios y comarcas a medida que dichos organismos se vayan consolidando en resolver y administrar sus propios recursos.

La descentralización municipal es positiva, pero con orden, pues es un proceso muy técnico que debe ejecutarse en consenso con representantes, alcaldes, Gobierno y funcionarios.

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.