Ni el tiempo, ni el espacio harán la ausencia

La opinión de….

GEORGE THOMAS

Aún cuando han transcurrido 48 meses de la súbita desaparición tras un accidente automovilístico del Ing. Dominador Káiser Bazán, al regresar de la toma de posesión de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, aquel fatídico miércoles 8 de agosto de 2006, nos ha sido difícil comprender ese fenómeno del destino.  Los que tuvimos la dicha y la oportunidad de conocer a Káiser, lamentamos su temprana partida de la vida terrenal, porque sin duda él representaba una gran promesa para el desarrollo del Panamá que necesitamos y anhelamos.

La trayectoria del Ingeniero Bazán plasma por sí su diligencia, persistencia y compromiso, como puede testificar su participación efectiva y capacidad organizativa, que obliga nuestro reconocimiento, como EXPO—CAPAC y Expocomer, hoy conocida como la Vitrina del comercio mundial, así como también COSPAE y el lanzamiento hace dos años de la Fundación ‘Instituto de Competitividad Dominador Káiser Bazán’.

Sería difícil en este limitado espacio detallar su participación en gremios cívicos y empresariales, entidades educativas y profundo compromiso social y empresarial. También cuando fue vicepresidente de la República, el apoyo que dio a la idea de construir el Museo de la Biodiversidad, bajo el diseño del más famoso arquitecto a nivel mundial, Frank Gehry.

Como presidente de la Fundación Amador, logró donaciones de empresas privadas nacionales e internacionales e incluye en su quehacer la construcción de un acuario espectacular, que exhibirá una marina del Caribe y del Pacífico, como parte de la historia que proyectará en esa magnífica obra, que, como otras en las que estuvo involucrado, contribuirá al desarrollo turístico, a la economía e infraestructura nacional.

Han pasado cuatro años de la ausencia física del amigo Káiser Bazán, pero hoy lo recordamos como un verdadero amigo y hacedor del bien.

<>

Este artículo fue publicado el  13 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor (a), todo el crédito que les corresponde.
Anuncios