Economía de cholos

La opinión del mecánico de instrumentos eléctricos.…

.

Horacio Flores 

Nunca supe nada de casas y bienes raíces porque mis padres simplemente compraron un lote y construyeron una casa en Loma Colorada -David- y la misma estuvo lista 6 meses después de haber nacido por allá en 1971. Bueno para los estándares de la época tenía mucho, panel de “breakers” y no fusibles de tapones, cuartos con puertas, servicio higiénico aunque no había agua potable pero la obteníamos de un pozo al cual teníamos conectado un motor que abastecía toda la plomería de la casa, sofisticados para la época considerando mi papá un albañil y mi mamá ama de casa.

Me toca salir del país a estudiar gracias a PTP (Petroterminales de Panamá) a principios de los ‘90 y me doy cuenta de muchas cosas tales como:

1- Las casas son un negocio.

2-No se usa el dólar sino tarjetas de crédito.

3- Las casas aunque no las has terminado de pagar pueden servir de financiamiento para comprar carros, irnos de viaje o darnos cualquier otro lujo o simplemente para pagar la bendita tarjeta. A esta ventaja que ofrecen las casas, aun sin cancelar técnicamente, le llaman “equity” (término que ha colaborado en el colapso económico de las naciones más ricas del mundo).

Hay un refrán que dice que lo que pasa allá pasa aquí. Bueno a finales de los ‘90 se empieza a ver con gran fuerza ese mismo sistema económico en nuestro querido Panamá, con los mismos resultados que en los países industrializados, familias en problemas económicos, bancos cobrando, garroteros sofocando, en fin lo mismo, gracias a Dios sin el famoso “Bubble Burst” (ruptura de la burbuja).

Cholos, no caigan fácilmente en esos comerciales que les dicen si tienes casa plata tienes, piensen mucho antes de entrar en estas transacciones leoninas. Es mejor siempre agotar las posibilidades de acuerdo a las necesidades reales que tenemos en nuestra vida que se que son muchas.   Es cierto, ya no es tan fácil como comprar un lote y construir una casa, pero sí podríamos cuidar tal vez el único patrimonio que le podríamos heredar a nuestros hijos aparte de una buena educación que es un techo que no se lo debas a nadie, juega mosca…

<>

Este artículo se publicó el  5  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios