Otro éxito en la promoción de Panamá

*

La opinión del Empresario…

Roberto Alfaro E. 

Durante los últimos catorce años un grupo de empresarios panameños y americanos han invertido tiempo y dinero en promover las mejores relaciones entre los Estados Unidos y Panamá.   Este año no fue la excepción y más de 160 empresarios se reunieron el 18 y 19 de noviembre en la ciudad de Washington para celebrar el denominado “Panamá Week 2010”.
Este costoso evento es financiado por empresas locales y extranjeras que consideran que las relaciones entre ambos países requieren como cualquier buena relación, de una constante comunicación.
Cada participante al evento incluyendo los expositores pagan su cuota de registro y además sus gastos de viaje y estadía, de manera que quienes asisten lo hacen con total convencimiento que esta es la mejor vía para mejorar no solo las relaciones diplomáticas sino también el comercio y la inversión.
El Consejo Empresarial Estados Unidos Panamá (USPA) es el organizador y coordinador del programa y tiene el poder de convocar no solo al sector privado sino al sector público de ambos países. La idea es sostener durante dos días conferencias del más alto nivel para dar a conocer los avances de nuestro país en los sectores más dinámicos de la economía y también despejar dudas a los empresarios de las ventajas que ofrece el país como destino de sus inversiones.
Paralelamente al evento, por separado y en pequeños grupos, los miembros de USPA se reúnen con funcionarios del Departamento de Estado, Congresistas y asociaciones como la Cámara de Comercio de los EEUU, con el objeto de dejar claras las aspiraciones del sector privado panameño y nuestra disposición para servir de enlace y apoyo ante cualquier amenaza que se interponga entre estos objetivos.
El Ministerio de Comercio e Industrias y la Embajada de Panamá en ese país, representados por sus más altos dignatarios, participaron como expositores en el programa, dándole al extranjero la importante impresión de que en Panamá la empresa privada y el gobierno trabajan en armónica colaboración.
Como Presidente de la Junta Directiva de USPA deseo aprovechar este espacio que me brindan los medios de comunicación para agradecerles a todos los expositores, patrocinadores y participantes al evento por seguir apoyándonos año tras año en esta importante misión.   Juntos hemos logrado situar a Panamá como el país con la mayor inversión privada de los EE.UU. en la región.
*
<>Artículo publicado el  26  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/alfaro-e-roberto/
Anuncios

La economía paralela

La opinión del Empresario y  Ex Ministro de Estado …..

Roberto Alfaro E.

Las cifras publicadas sobre el crecimiento económico de Panamá el año pasado, en mi parecer, no se compaginan con la realidad que palpo a diario en las calles, comercios y cines.

Todos hemos comentado en alguna ocasión que Panamá es como un corcho, lo tratamos de hundir pero reflota. En mi termómetro personal, la actividad del país no marca un descenso tan grande como muestran las cifras de la Contraloría del 9% al 2.5%.

Recuerdo en un curso básico de economía que el profesor indicaba que en los países donde no se manejaban estadísticas económicas, una manera sencilla y certera de medir el crecimiento es a través del aumento en el consumo energético, el año pasado el consumo promedio eléctrico del país creció el 8%, llegando en ocasiones al borde de la oferta disponible, por otro lado el de gasolina fue más del 12%.

Por otro lado, las estimaciones oficiales indican que el desempleo ha aumentado 1%, pero otra vez mi termómetro me revela cuando visito un restaurante, hotel o centros comerciales que hay cada vez más extranjeros sustituyendo mano de obra local y esto lo podemos confirmar con el incremento de las divisas que son exportadas mensualmente a otros países de la región.

Otro indicativo, no técnico pero de mucha relevancia sobre la bonanza de nuestro país, es la cadena de artistas internacionales de renombre que a pares por mes llegan buscando su bolsa taquillera de seis cifras altas que pareciera estamos en competencia con “Las Vegas”.

No pretendo descalificar los cálculos de los expertos, pero hace unos años me vi obligado a tomar un curso básico de informática para poder escribir estos artículos, lo primero que el instructor dijo después de enseñarme a usar el teclado fue que estos aparatos solo reproducen lo que uno les alimenta o sea que dependen 100% de la información que el usuario le nutre y así mismo dan sus resultados.

La mayoría de los panameños no efectúan declaración de renta y ante el incremento de los impuestos que nos regaló la “patria new” y ahora “el cambio”, menos van a declarar. Además se estima que solo el 20% de los asalariados se les descuenta renta, esto significa que menos del 50% de los panameños adultos contribuimos al 100% de los ingresos del Estado.

Sin embargo, el ITBM que todos debemos pagar sigue aumentando, un claro indicio de un mayor consumismo personal, a pesar de que los bancos redujeron su cartera de crédito al consumo en un 20% en el 2009.

Ante estas incongruencias no puedo más que pensar que en nuestro país hay más actividad de la que se registra y a falta de un cambio monetario paralelo existe una economía paralela que inyecta anualmente cientos de millones de balboas al sistema cuyas cifras no son introducidas en las computadoras de la Contraloría.

<>

Publicado el 7 de febrero de 2010 en el diario Panamá América Digital, a quienes damos, lo msmo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El calvario de conducir

La opinión del Ex Ministro de Estado…..
.
ROBERTO ALFARO E.
.

El calvario de conducir

.

La mayoría de los males que sufrimos son causados por nosotros mismos pero optamos por culpar al vecino y cuando se tornan graves, al gobierno de turno.

Los gobernantes tienen la obligación de hacer cumplir la ley pero cuando los ciudadanos hacen lo que les viene en ganas y los funcionarios usan el poder para su propio beneficio creamos en un verdadero caos.

Un caso patético es el transporte público y el desbarajuste vehicular, ambos son el producto de no aplicar las leyes y de una anarquía en el sistema tanto colectivo como privado.

Por constitución el gobierno debe procurar y controlar un servicio de transporte público adecuado, pero los militares para beneficio propio y mantener adeptos al régimen, crearon la figura de los cupos que a la postre al igual que sucedió con los juegos de azar pasaron de la responsabilidad del Estado a manos privadas.

Los cupos controlados y vendidos inicialmente por los cuarteles pasaron a negocios particulares con derecho a herencia, a su venta y luego al control de cooperativas con representación en la Asamblea Legislativa.

Al ciudadano impotente no le ha quedado otra que movilizarse por medios propios, adquiriendo miles y miles de autos congestionando al límite las calles y avenidas al punto que a ciertas horas el “juega vivo” colectivo o privado están ya a la par.

¿A quién le echamos la culpa?

Las autoridades del tránsito ponen boletas que no las pagan, la policía se demora dos horas promedio para atender un choque en plena ciudad, el municipio aprueba edificios sin estacionamientos, los ciudadanos utilizamos las pocas vías para aparcar nuestros vehículos y los hombros para rebasar, el ejecutivo permite a empresas sobreexplotar mal concebidos corredores y así sucesivamente.

Pagamos impuestos, derecho a placa, revisado, semáforos, peajes en pocas palabras pagamos para sufrir.

El Metro sin duda ayudará, costará mil millones y varios años más de sufrimientos pero Dios mediante acabará con los diablos rojos, más no es la solución total.

Las autoridades deben de reunirse y hacer un plan vial integral, sencillo, rápido y más económico que los 20 millones invertidos en semáforos.

Sugiero por ejemplo;

*sacar todos los autos de las vías públicas, diez grúas permanentes en la ciudad y un patio seguro donde retenerlos.

*Incentivar con total exoneración de impuestos a dueños de lotes baldíos en la ciudad para que los conviertan a estacionamientos públicos.

*Poner policías de tránsito de 6:00am a 6:00pm en cada barriada prestos a atender los accidentes y retirar los vehículos de las vías.

*Obligar a los corredores Sur y Norte a abrir las barreras del peaje cuando haya más de seis carros en espera en determinada caseta.

Estoy seguro que de haber voluntad política existen como estas muchas otras ideas para aliviarnos el diario calvario de conducir.

.

<>
Publicado el 19  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pregúntenle a los recién salidos

La opinión del Ex Ministro de Estado…..

Roberto Alfaro Estripeaut

.

Pregúntenle a los recién salidos

.

¿Por qué los políticos son tan tercos y no escuchan a quienes tratan de abrirles los ojos ante situaciones que han sucedido y que sin duda volverán a repetirse con los mismos resultados negativos o fatales para sus partidos y para la sociedad?

En la calle me preguntan, ¿por qué actúan nuestras nuevas autoridades en contra de los mismos principios que antes defendían con vehemencia?

Como no soy psicólogo mi respuesta es sencilla: tiene que ver directamente con ese soporífero llamado “Poder” ya que las cosas se ven distintas cuando estás afuera a cuando estas adentro, les añado que, el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces.

Nos negamos aprender en “cabeza ajena” y hasta pensamos que mezclando los mismos ingredientes vamos a obtener una reacción química distinta.

Otros me piden consejos sobre mi experiencia como funcionario de alta jerarquía, confieso que trabajar para el gobierno es algo difícil de enseñar, es como ser padre de familia cada hijo es muy diferente al otro, de manera que saber hacerlo más o menos bien solo se aprende con la práctica.

Igual entrenar buenos funcionarios es lento y oneroso y esa es la razón por la cual debemos promover la carrera administrativa y diplomática para poder ofrecer servicios más o menos satisfactorios al contribuyente.

Similar sucede con los proyectos del gobierno anterior, comenzamos de cero o sea perder un año para darnos cuenta que algo positivo había en lo que se estaba haciendo y que el problema era como se estaba haciendo.

Partimos promoviendo nuevas leyes o cambiando con efecto retroactivo otras que después tendremos que modificar pues en el camino realizamos que en realidad lo que faltaba eran reglamentaciones y recursos económicos o humanos para su ejecución.

El país tiene más leyes de las que necesita y hay que hacerlas cumplir, pero siempre mediante las autoridades competentes. No existen formulas mágicas para aplicar las normas legales, solo busquemos magistrados y jueces probos e invirtamos más recursos en nuestro sistema de Justicia.

Es obvio que otra solución es la autocracia, al respecto considero que el primer “mazazo” fue un buen mensaje, el segundo lo encontré al filo de la seguridad jurídica y los demás con rasgo mediático populista; espero que no terminemos en costosas demandas ante Cortes Internacionales.

Recordemos nuestro reciente pasado, un verdadero líder no se gana el respeto de su pueblo golpeando con el machete sino negociando, conciliando e imponiendo principios éticos y morales.

La autoridad, las adulaciones y los ratings son muy transitorias y por lo tanto debemos accionar y legislar para cuando estemos afuera de ese poder; si no pregúntenle a los recién salidos.

.

<>
Publicado el 18  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

No llores por Endara, Panamá

La opinión del Ex Ministro de Estado….

.

Roberto Alfaro Estripeaut

.
No llores por Endara, Panamá
.
Con ese mismo título rezaba un artículo que publiqué, en el Panamá América, en agosto de 1994 en los últimos días de la gestión de Don Guillermo Endara Galimany.

Había una gran confusión entre los panameños pues no entendían como era posible que a solo cuatro años y medio de la invasión el pueblo eligiera democráticamente un candidato producto de la dictadura.

Para mí que viví esos cuatro años al lado del mandatario me era más fácil comprender que precisamente fue su vocación por la democracia y las libertades las que le ataron al final las manos para ejercer cualquier tipo de presión en contra de sus más acérrimos adversarios.

Comprendí que su humildad y sencillez eran muchas veces confundidas como debilidad o incapacidad y que la única manera de que un político como Endara pudiese haber llegado a ocupar la presidencia de la República era acompañado por un pueblo lleno de idealismo y dispuesto a luchar por los principios de libertad, honestidad y equidad como efectivamente sucedió en los años ochenta. Valores que han perdido la batalla contra las ansias de poder, el dinero y la gloria.

Su segunda y tercera campaña, a pesar de haberlas luchado contra adversarios de menor categoría, estaban ya contaminadas por el juega vivo y las ofertas politiqueras, donde no tienen cabida los hombres íntegros ni las buenas intenciones.

Recuerdo que no había salido del Palacio de las Garzas y ya lo estaban criticando por lo que no había podido resolver, esto me motivo a escribir el referido artículo y cito uno de sus párrafos: “El próximo gobierno recibirá todos los ministerios e instituciones en pleno funcionamiento, con proyectos en ejecución, recursos vigentes y la economía nacional totalmente recuperada. De esta manera sin alardes de ninguna clase el primero de septiembre entregara su gestión el Presidente, la historia dirá la palabra final. Me atrevo con certeza a afirmar que muy pronto Endara estará complacido como todos lo que le acompañamos en su gabinete de haber cumplido plenamente con el deber patrio y de dejar las ingratas responsabilidades públicas. Espero no escuchar a este pueblo en un futuro cercano añorar lo que hoy duramente critica”, cierro cita.

Hoy por doquier se alzan las voces de ese pueblo exaltando las cualidades de estadista que hoy escasean en nuestros ciudadanos y políticos.

Ojalá que hayamos aprendido algo de él y que hagamos un esfuerzo para seguir su ejemplo, por mi parte doy gracias a Dios por haberme dado la oportunidad histórica de trabajar a su lado; paz a su alma.

.
<>
Publicado el 2 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

En esa jamás nos equivocaremos

La opinión del Ex Ministro de Estado….
.

Roberto Alfaro E.
.

En esa jamás nos equivocaremos

.

Aumentos en el desempleo, quiebra de bancos y de empresas, un decrecimiento en el consumo personal y el impago a los vencimientos de las deudas conocidas como “bonos basura”, continúa siendo la tónica en las grandes economías.  Lo esperanzador es que algunos de esos indicadores negativos comienzan a reducirse al punto que algunos economistas optimistas se atreven a pronosticar que la crisis mundial ha tocado fondo.

En contraste nuestro pequeño país parece estar en otra galaxia pues muchos de los indicadores se mantienen positivos o con decrecimientos muy leves o estables.   Las cifras del primer semestre apuntan a un crecimiento anual del 3% que bien podría ser el mayor de todo el continente. Por otro lado, a pesar de que en los últimos años los precios del costo de vida y de los servicios públicos locales se han disparado al alza, todavía nuestro país sigue siendo atractivo, por lo que no me asombré ver este fin de semana los restaurantes, cines y “malls”, aún la iglesia donde asisto, llenos de extranjeros. Mientras en los países industrializados las remesas de divisas de inmigrantes hacia el exterior se reducen, en Panamá crecen, cuando en esos países se toman medidas para incentivar la inversión, aumentar la actividad comercial y promover el crédito, acá aumentamos impuestos, planillas estatales, el costo de las transacciones financieras, los seguros y los aranceles.

En pocas palabras vamos contra todas las reglas para incentivar la producción y el crecimiento, este país es un corcho y no hay manera de hundirlo.   Los cuatro gobiernos desde la invasión y ahora este han hecho reformas fiscales, han aumentado la deuda pública e incrementado las planillas y pareciera que aún no hemos terminado.   ¿Hasta cuándo soportará este corcho?   Yo vuelvo e insisto que nuestro mayor “cuello de botella” y lo que nos terminará hundiendo es la escasez de recurso humano a niveles técnicos y la malísima educación pública por falta de una política integral educativa.

Sabemos que esta situación a los dictadores y políticos populistas les encanta pues así mantienen la “esclavitud de la ignorancia”.   No existe mejor defensa que una buena ofensiva y los docentes comienzan a sonar sus tambores de guerra esgrimiendo su mejor argumento “mejoras salariales”, pero el verdadero fondo es preparar un frente contra cualquier reforma educativa integral.   Si el Gobierno tiene la voluntad política para hacer los cambios necesarios, debe actuar con mucha rapidez pues está quemando sus cartuchos en cosas de menor importancia. El futuro promisorio de nuestro país radica en una juventud bien educada, pongamos todos nuestros esfuerzos y recursos públicos y privados en esos objetivos que en esa estrategia, jamás nos equivocaremos.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cinco años no son nada

Cinco años no son nada
.

La opinión del  Ex-ministro de Estado..

Roberto Alfaro E.

.

El manejo político de la cosa pública me resulta preocupante. Por un lado contrasto el estilo radical de nuestro Presidente que si bien proyecta el sentir de la mayoría del pueblo para que las cosas “cambien”, por el otro plantea una peligrosa concentración de poderes que tantas veces hemos adversado.

Debe existir un balance dentro del propio Ejecutivo, pues se toman decisiones sobre el terreno que si bien son populares no siempre resultan estar bien planeadas y estructuradas. Por mejor intencionado que esté el mandamás no existe en este planeta cuerpo glorioso que sepa, atienda y resuelva todo.

Los gremios empresariales aplaudimos que se ponga orden en la cosa pública y que se termine el juega vivo en las concesiones y contratos con el Estado, pero sentimos que en algunos casos se está actuando al filo de la seguridad jurídica y nos preocupa su efecto boomerang.

Por otro lado, el caldero político no es menos preocupante, no hay oposición de ninguna clase, se escuchan voces aisladas que no representan a sus partidos y la guerra intestina del PRD parece no tener un final feliz.

Una verdadera democracia debe tener buena oposición política, libertad de expresión e independencia de poderes, hoy por hoy no tenemos una dosis adecuada de ninguna de ellas. Las promesas en campaña de eliminar impuestos (CAIR) o explorar la posibilidad de crear el “flat tax” o impuesto nivelado, se ha reemplazado por nuevos impuestos y mayores aranceles, que pareciera en principio afectar solo a sectores de gran actividad económica, pero a la larga formarán parte de los costos de bienes y servicios que tendrá que asumir toda la comunidad en beneficio de las arcas del Estado y que posiblemente nos ponga en desventaja ante la competencia internacional y aumente el contrabando de algunos productos.

No puedo terminar sin comentar sobre la alianza de gobierno, en especial sobre el partido Panameñista del cual formo parte, pues escucho sus bases reclamar mayor atención.

Nuestro Presidente, actual Vicepresidente y Canciller de la República debe aguzar los oídos para no cometer los mismos errores que está pagando la cúpula del PRD, ellos pensaron que podían repicar campanas y atender la procesión y eso no es posible.

El éxito de una alianza no está solo en repartir puestos, hay que alinear objetivos, compartir responsabilidades y conciliar disconformidades. Los partidos deben contar con una dirección a tiempo completo y prepararse para el 2014.

Estamos todavía en el periodo de luna de miel y con buena aceptación popular, pero no olvidemos que ser luz en la calle y oscuridad en la casa termina generalmente en divorcio, cinco años no es nada.

<>

Publicado el 20 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.