Sociedad quebrada

La opinión del Abogado y Locutor

Gabriel D’Annunzio Rosania Villaverde

La sociedad fue conmovida por el asesinato de un abogado de la localidad, especialmente porque su viuda, electa como Candidata a Diputada, en las pasadas elecciones primarias de su partido político, señaló que el autor intelectual de este crimen fue un Diputado de su partido político y circuito electoral, reelecto como Candidato a Diputado en las referidas elecciones. Las investigaciones sobre este crimen están en etapa incipiente, pero, en los medios de comunicación social, las redes sociales, los cafetines y los corrillos políticos se publican, sin rigor científico, tanto jurídico como criminológico, las conjeturas y conclusiones sobre este funesto hecho. ¡Sherlock Holmes les hace los mandados!

En nuestro país, se está abandonando, a pasos agigantados, el jolgorio y la alegría que le caracteriza (por algo fuimos certificados como el segundo país mas feliz del mundo), para convertirse en un territorio en el que la violencia, el terror y la crueldad son comunes, dejando desfasada la tesis sobre que lo peor que pudo haber pasado en Panamá, en materia de criminalidad, fue en épocas pretéritas.

Muchos se enfocan en el sensacionalismo de las noticias en las que están involucradas personas de la farándula política (aunque también hay que incluir a otras farándulas que también son generadores de escándalos), pero, la maldad es mayor si incluimos los homicidios, los abortos provocados (mas de siete mil por año), la violencia doméstica, el maltrato infantil y las violaciones carnales, siendo esta mención enunciativa y no limitativa. Y qué decir del tono intolerante, irrespetuoso, grosero y de doble sentido con el que las personas manejan sus diferencias, que es o podría ser causa y efecto de crímenes y violencia.

Si bien es cierto que mediante elecciones libres, limpias y justas se debe garantizar el avance y desarrollo de la sociedad, no es menos cierto que la solución a los problemas no radica exclusivamente en que gane tal o cual partido político o candidato, sino en que cada individuo tome medidas en su fuero interior que conlleven cambios radicales en su entorno inmediato (tanto personal como familiar) que luego se proyecten al resto de la sociedad. ¡Se buscan héroes y heroínas!

Con los altos índices de males sociales existentes, generados por la pobreza mental, sicológica y cognitiva de gran cantidad de personas, que se expresan por medio de la ludopatía, el alcoholismo, la farmacodependencia, el materialismo, el hedonismo y el consumismo, vamos a llevar a la nación a la quiebra moral y espiritual, si es que no estamos quebrados ya. Y lo que mas indigna, es que a muy pocos le importa esto, ya que se trata de una sociedad en la que muchos bailan al son que le toquen con tal de que les den beneficios o llenen sus vientres de comida y licor.

¿Qué nos espera si el significado y alcance sublimes de los conceptos de “padre”, “madre” y “familia” se han diluido cada día mas por una sociedad adicta a la lujuria y la promiscuidad sexual por medio de progenitores, irresponsables e inmaduros, muchos de ellos adolescentes, incapaces de orientar, sustentar y proteger a sus vástagos, de los cuáles llaman orgullosamente “mis hijos”, pero no tienen tiempo de atenderlos porque “están muy ocupados” o simplemente los han abandonado?

¿Cuándo perdimos las características que nos hacen superiores al resto de los seres vivos? ¿Nos ha sucedido lo que dice el viejo proverbio: «El perro vuelve a su vómito y la porcina lavada a revolcarse en el cieno inmundo»? ¿O será como dijo Albert Einstein: «Solo dos cosas son infinitas, el universo y la estupidez humana, y no tengo ninguna duda sobre esta última»?

Hay quienes no dejan de echarle la culpa a los gobiernos, presentes o pasados, lo que tal vez tenga algo de sentido, pero jamás es un reflejo de la verdad histórica y real, ya que todo gobierno se compone de personas, y cada persona es el reflejo de la sociedad quebrada, según comenté en los párrafos anteriores.

Mientras tanto, las iglesias, las religiones, las filosofías y las ONG’s hacen su mejor esfuerzo para tratar de enmendar los problemas y los daños de la sociedad quebrada, pero muy poco pueden hacer, si tenemos en cuenta que el origen del mal está en cada individuo y en cada familia de la cual emerge cada individuo, sin menoscabo que, en algunas de estas agrupaciones, también se actúa con ánimo de dominación humana y de codicia por las riquezas materiales.

Me quedé sin palabras, pero, no pierdo la esperanza de que las cosas tienen que cambiar.

<>

Publicado por el autor en nuestro muro  en Facebook el 27 de septiembre de 2013.

Anuncios

¿Cuándo se que he madurado?

 La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…

GERALDINE EMILIANI 

Cuando ya no tengo dudas de mi, cuando paso por la vida segura de mi misma, cuando mis pasos me llevan al lugar que quiero, cuando ya no lloro ni me lamento por pequeñeces, cuando mi vida empieza a tener sentido, cuando no dudo de lo que soy capaz, entonces he madurado.

Envejecer es una obligación y la madurez una opción, no es un estado mental, es una actitud, es tener sentido común ante la vida. Empezar a madurar no es un asunto de edad. Se puede ser muy joven y a la vez tener una madurez extraordinaria. Sin embargo, hay personas que nunca maduran, viven la vida como niños, mienten para salir del paso, son ridículos, le hacen la vida imposible a los que adversan sus ideas, tienen el cerebro neuronalmente gangrenado y pervertido, son como niños envueltos en el cuerpo de un adulto. Personas que hacen de sus vidas una pantomima porque no tienen un propósito de vida.

Te encuentras con personas que tienen metas, objetivos y planes de vida. Y, aunque se les presente obstáculos por las distintas presiones sociales, familiares, económicas y laborales, saben cómo enfrentarlas, saben como manejarse ante la envidia y el egoísmo, en otras palabras, saben como manejarse ante la estupidez de algunos cuantos. Son personas que tienen el mundo en sus manos y se convierten en los verdaderos sostenedores de la justicia, su propósito es trabajar por el Bien Común.

Hay otros tipos de personas, que siempre están inconformes, aburridos, arrastrando la manta de su frustración, con grilletes en el alma, no saben qué hacer, no hacen nada por cambiar su vida ni tratan de darle solución a sus conflictos, siempre están a la espera que otras personas lo hagan por ellos. El clásico panameño que espera que todo se lo resuelvan o, el clásico político –tonto útil- que no le importa a quien arrinconan por el solo hecho de salirse con la suya. Un ejemplo típico, un diputado de la Asamblea Nacional cuando vociferó que todos somos mentirosos. En su delirio nadie se salvó; vaya cerebro con pensamientos tan absurdos e irracionales. Verdaderamente que nos encontramos con gente tan torpe y dirigiendo la cosa pública. Al observar sus actitudes, este señor es incapaz de mirar atrás con arrepentimiento. ¡Vaya manera de defender al Presidente Martinelli! Flaco favor le hace. A veces pienso que lo que busca es hundirlo. Calladito se vería mejor.

Y, no solamente él, hay otros tantos politiqueros –tontos útiles- que se dan a la tarea de hacernos la vida imposible. Es por ello, que debemos aprender a escoger a los mejores y pensar detenidamente que no vale nuestro desgaste emocional por quien no sabe respetarnos ni apreciarnos.

La democracia es lo más frágil que hay. A cada segundo se le atropella. La democracia no se construye en pocos o muchos años, ni es potestad de unos cuantos, la democracia la construyes tú con buenos sentimientos por la patria que te vio nacer, cuando logres entender lo que es bueno para ti y para todos, cuando seas leal a tu palabra, cuando tengas a Dios como el artífice de tu vida y el guía en todo lo que haces, cuando te atrevas a erradicar la corrupción, cuando sepas elegir a los mejores para que conduzcan a tu país. Eso también es madurez.

Te sentirás completamente maduro cuando veas que ya puedes caminar sin muletas, sin mochilas en el alma, cuando reconozcas a los que se aprovechan de ti, a los que te engañan. Cuando seas capaz de enfrentarte a ellos sin temor alguno.

Maduras cuando a pesar de los golpes que produce la insensatez de algunos cuantos, no te dejas contaminar. Levántate y logra procesar tus pensamientos hacia un campo de rosas de paz y tranquilidad. No te resignes.

Has madurado cuando veas las injusticias y los malos tratos y cuando te des cuenta que vives en una sociedad indiferente al sufrimiento ajeno y que debes hacer la diferencia. Lograrás la madurez en cada golpe que la vida te da. Cuando ayudas al que lo necesita dando esa palabra de aliento a su angustia.

Maduras cuando digas ¡basta! al que te deja y te toma cuando quiere, haciéndote daño. Maduras cuando no aceptes pedacitos de felicidad. Dios te regaló la vida para ser feliz, no la desaproveches. Y, si en tu camino encuentras dolor y sufrimiento, trabaja tu mente y tu corazón para resolver esos obstáculos, eso también es madurez.

Habrás madurado cuando sonrías mirando la vida con optimismo a pesar de haber llorado toda una noche. Decide madurar para poder mirar a tu alrededor y descubrir qué es lo que más te hace feliz. Hoy solo busca vivir en completa paz y felicidad, para dar a los que te rodean ese nivel de afecto.

La madurez es una bella etapa, es cuando más seguro te sientes de lo que haces, piensas y dices y no necesitas explicárselo a nadie, la gente con solo mirarte ya lo sabe, y sin saber cómo, inspirarás confianza. Siempre habrá personas que se acerquen a ti. Serás como un vaso de agua en el desierto.

Sólo importa una persona para toda la vida y, esa persona eres tú. Más aún si tienes a Dios a tu lado. Piénsalo y verás…

Este artículo se publicó el 19 de octubre de 2011 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

‘Los locos somos más’…

La opinión del periodista…

MARTÍN  TARTÉ
mtarte@laestrella.com.pa

Juan era solo uno de mis 1000 amigos de Facebook; yo no tengo 1000 amigos. A decir verdad, de esa cifra descomunal hay unos 800, o más, con los que tan siquiera me hablo; pero está bien.   Está bien, porque si pienso en un par de años atrás nunca imaginaría las personas que he llegado a conocer personal o virtualmente a través de esta herramienta. Personas con las que tan siquiera me hablaba hace un par de años, un par de meses, un par de días.   Sin duda, he sido un claro beneficiario. Quién sabe, quizás algún día el camino mío y el de Juan se crucen de nuevo…

Conocí a Juan cuando tenía más o menos 17 años, hace una eternidad para mí, que ya comencé la década de los treinta. Me acuerdo que era un amigo de otro amigo que era más bien un pasiero, bajo los estándares de la jerga panameña. No recuerdo si en aquel entonces hablamos mucho, sé que por ahí nuestros caminos se cruzaban y yo lo saludaba, porque lo había visto antes y nada más.    Supongo que habremos compartido algunas cosas que ahora mi memoria no logra invocar o incluso por ahí habremos asistido a las mismas fiestas, pero nada más.   Lo suficiente para que formará parte de mis 1000 amigos de Facebook; eso sí.

Juan está afiliado personalmente al partido político del actual presidente de Panamá, el señor Ricardo Martinelli.

Me acuerdo que justo el día de las elecciones presidenciales de Panamá, privado de sueño y esperanza, por el negativismo adquirido que me carcome al pensar en política; vi que en su status Juan comentó que ‘los locos eran más’. Frustrado, aquel día, que ya parece tan lejano, yo comenté que los desconformes eran más y que eran la mayoría del mundo, no solo en este país. Eso fue todo lo que supe de Juan. Me parece que nunca más le presté atención, nunca más lo vi por ahí en alguna fiesta y nunca más pensé en él y su vida.

Hace un par de días, sin embargo, estaba leyendo en el periódico sobre el negocio de la minería en el país y yo me acordé de Juan, porque el gobierno tiene que ver directamente con esta situación que parece tener a muchas personas enfadadas.   Cuando quise ver si había escrito algo al respecto, me di cuenta de que me había borrado como amistad facebookiana.   Ya no podía acceder a su página de esta herramienta social, porque me había tachado como beneficiario de dicha acción.   Debo decir que su decisión me sorprendió, aunque me imagino que no debería.

Contrariado por el evento, me senté a pensar en Juan y me di cuenta de que su amistad ficticia no me importaba en lo absoluto; lo que me molestaba era el método en que había decidido que ya no era digno de formar parte del círculo de sus amistades de cibernéticas. Me molestaba el hecho de que me hubiese borrado sin ninguna explicación; tan simple como apretar un botón y listo.

Ahora me acuerdo del día en que Juan sentía con orgullo que los locos eran más y sé que decidió borrarme de su lista de amistades, porque hice un comentario en contra de sus objetivos y creencias políticas.   Y es que ese es exactamente el problema cuando interactuamos con personas que son beneficiarios directos de la política: tienen el poder de borrarte para no tener que escuchar tu opinión.

La diferencia entre Juan y yo es que yo soy una persona cuyos intereses colectivos sociales no están vinculados a un partido político o candidato presidencial. Llámennos como quieran: locos, hippies, frikis; mis ideas se forman a base de escuchar las ideas de los demás y digerirlas. Ideas que son el condimento esencial de cualquier ideología, ideas que son necesarias para que el país pueda prosperar de manera sostenible, ideas que son la base de toda democracia que exista en el mundo.

Yo personalmente nunca te borraría por pensar diferente y no me gustaría tener que hacerlo por algún motivo político. Quizás eso sea algo que Juan pueda comprender ahora que tiene el ‘poder’ para hacerlo.

<>
Este artículo se publicó el  17  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La goma política

La opinión del Ingeniero y Analista Político…

MARIO ROGNONI
marognoni@cwpanama.net

La alegría de la fiesta generalmente termina con el dolor de cabeza de la mañana siguiente, resaca dicen unos, goma otros.   Es común ver después de días festivos cantidad de ’engomados’ deambulando por las calles buscando una excusa para poder acostarse y descansar.

La política, no dudo, también da goma.   El político ocupando un cargo alto se embriaga lentamente por las palabras de aduladores, los falsos aplausos, la hipócrita felicitación, los titulares y comunicados engendrados en su propio estadio. Un equipo cercano hábil puede lograr mantenerlo embriagado por un tiempo, pero eventualmente dependiendo de la sagacidad e inteligencia del funcionario, la goma lo alcanza.

Y entonces despierta al dolor de cabeza de la realidad.   Hoy, 19 meses después de su instalación como presidente, Ricardo Martinelli empieza a mostrar los síntomas de goma política. No importa que encuestas le muestren alta popularidad y aceptación, el presidente está consciente de los problemas que aquejan su gestión.

Los repetidos abusos policiales, desde Bocas del Toro al Centro de Detención de Menores, la falta de agua potable por mas de 46 días, los problemas de circulación por el cierre del Puente Centenario, las reacciones frente a proyectos como la reelección inmediata, la sanción a los que vilipendien a funcionarios electos, la Reforma al Código de Minas, las protestas de los jubilados, las protestas de los pescadores con palangre, la apertura del año escolar sin haber reparado los colegios, los aumentos a los impuestos municipales, los problemas iniciales del Metrobus, son algunas de las situaciones que ponen de manifiesto la necesidad de ajustar su equipo de trabajo.

Pareciera que por alguna razón algunos asesores le dijeron al presidente que si cumplía con las promesas iniciales importantes para el pueblo, el pueblo le perdonaría las deficiencias posteriores.

Nada mas alejado de la verdad. Los pueblos son insaciables. Más le das, más quieren. Hoy la beca universal, los 100 a los 70, los útiles y uniformes gratis, no son suficientes.   El aumento de salarios mínimo ya se olvidó.

Más pesan el aumento de la gasolina, el aumento del aporte del Seguro Social, el prepago ahora de impuestos, la falta de seguridad, el aumento del transporte. Por otro lado, pocos cambios vistos en el gobierno han sido para mejorar. La ATTT sigue criticada con el Lic. Fabrega tanto o mas que con la Arq. Escorcia. Pandeportes no ha mejorado con 3 directores, mientras que continuamos sin Zar anticorrupción. El cambio en la Lotería solo logró acabar con el Gordito Millonario para dejarlo en un ‘gordo ahora flaco’, positivo resultó el cambio de Ministro de Gobierno, donde Roxana Mendez ha logrado captar simpatía por su eficiencia y manejo.

Martinelli prefirió lealtad a capacidad y en lugar de designar un gabinete con experiencia y capacidad prefirió amigos leales.    El resultado está visto: la experiencia no se improvisa.   Las improvisaciones y desaciertos han superado a los logros en su ejecutoria. Pocos ministerios reciben hoy nota de aprobación por los contribuyentes, los que nuevamente tendrán que ver hacia los partidos tradicionales para el 2014.   El PRD, por un lado, y una facción panameñista que empieza a desilusionarse con la gestión actual y podrían eventualmente conducir al partido a su candidatura sin el concurso del partido mayoritario de la alianza.

Pero al presidente le restan dos tercios de su mandato. Puede continuar con su equipo y seguir pagando el precio de su lealtad, o buscar nuevas figuras que le den un nuevo impulso a su promesa de cambio. Lo que le complica algo ahora es que dentro del panameñismo las fuerzas se dividen entre los Varelistas y los que lo adversan, limitado entonces Martinelli a escoger de la totalidad.    Y en su propio partido, que de 140,000 ha crecido a casi 265,000 tiene el problema de los que lo ayudaron a llegar versus los advenedizos del PRD tránsfugas, con lo que cualquier designación ahora es cuestionada por la parte no incluida.

La promesa de gobernar con los mejores ya quedó atrás, ahora el fenómeno es gobernar, punto.   No dudo que el dolor de cabeza del mandatario en estos momentos sea difícil de aliviar, pero es evidente que ante la inacción los problemas difícilmente se resuelvan. Por supuesto quedan recursos a los aduladores, una nueva encuesta mostrando una popularidad alta, una campaña politizada acusando a los opositores de todas las inquietudes generadas en el electorado, o, de ser posible, acusar al PRD y los gobiernos anteriores de todas las fallas actuales. Pero la goma continuará.

Este artículo se publicó el 2 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

 

Tumba o pedestal

La opinión de…

Jorge Gamboa Arosemena

Hace pocas semanas, le advertía a la ministra Méndez que para ella el asesinato de los menores infractores podía ser una tumba o un pedestal, dependiendo de cómo enfrentara sus responsabilidades en este caso específico y en su accionar en general.   Todo parece indicar que la ministra no entendió mi señalamiento, sino el alcance del infausto suceso y de sus acciones, lo que se está convirtiendo en tumba política y moral para ella y para sus colegas del gabinete.

Ya Mulino tiene su tumba, bien ganada por la barbarie de Bocas del Toro, por su responsabilidad como cabeza del Ministerio de Seguridad en el caso del Centro de Cumplimiento de Menores y por el rosario de acciones anticivilistas, que han sido su fe de erratas a sus acciones en los años 1987, 1988, 1989.

El ser humano puede rectificar y los políticos que actúan contrario al mandato popular tienen esa oportunidad, aunque no creemos que siquiera intenten comprender sus desvaríos.   Por una u otra razón, el gobierno del “cambio” ha levantado adversarios en sectores ciudadanos no partidistas, como trabajadores, empresarios, estudiantes, educadores, jubilados, médicos, pescadores, iglesias, transportistas y hasta turistas que se han manifestado enérgicamente contra sus políticas erradas.

El colapso de la potabilizadora de Chilibre, junto a la mediatización de la libertad de expresión, y la acción del jefe de la Policía, encubriendo las corruptelas de sus administradores, advierten los alcances de incapacidad y de autocracia de este gobierno.   Algunos dirán que exagero sobre lo de la libertad de expresión y pondrán como ejemplo que emito, con cierta frecuencia, mis críticas en prensa, radio y televisión.   Igual hice, durante la dictadura, hasta que cerraron todos los espacios.

Todavía recuerdo cómo el 1 de marzo de 1988 nos sacaron violentamente de Radio Mundial, junto al Dr. Carlos Iván Zúñiga y su esposa, como también a la Dra. Doris de Mata y más de 30 dirigentes del otrora combativo Papo, cuando no habían pasado ni 20 minutos de un programa especial que hacíamos, conmemorando la puesta en vigencia de la Constitución de 1946.   En esos tiempos nos tomábamos ciertas libertades hasta que los milicos reprimían.   Hoy han mutado las formas, pero la esencia es la misma. Si siguen como van, llegaremos a mayores amenazas contra la libertad de expresión. ¿O ya se nos olvidó el proyecto del señor de la diputada Vallarino?

¿Qué ministro no está cavando su tumba política y moral?   Los de mi partido, actuando contrario a la doctrina panameñista, permitiendo que Panamá se venda a intereses foráneos o implantando impuestos o permitiendo explotaciones mineras que durante la dictadura censurábamos.   Hasta apoyando a golpistas como Micheletti, olvidando que el presidente Arias fue tres veces víctima de golpes de Estado.   Ahora resulta que los ministros panameñistas están actuando contra los principios (ya lo dijo el diputado Blandón de Vallarino).

Esto se da entre los panameñistas, porque no hay vida partidaria, no hay debate, no hay análisis y ahora, los que controlan el partido cavan más su tumba con el intento de reformas al estatuto, para seguir controlando, eliminando cuerpos dirigentes y con menos integrantes esos cuerpos. Como practican el inmoral clientelismo, con menos clientes les saldrán más económicas las campañas. Por eso quieren eliminar la Comisión Política, reducir a 29 integrantes el Directorio Nacional, cuando ahora son 170 integrantes.

Las insensateces de los cuatro gobiernos pos invasión están siendo superadas con creces por el ejercicio de este gobierno. Habiendo tenido la gran oportunidad de pasar a la historia como un gobierno de un real cambio, pasarán como el peor gobierno de la mal llamada era democrática.

Ahora, este gobierno, a través de los medios que controla, está usando la contrainformación para desprestigiar a sus propios funcionarios.   Solo hay que observar cómo el Panamá América, bajo el control de allegados al gobierno, está revelando corruptelas, las que evidentemente son filtradas desde adentro, preservando al Presidente. Utilizan tácticas de los regímenes autocráticos para crear desasosiego en la sociedad, buscando, si es necesario, quemar chivos expiatorios con la intención de convocar unas reformas constitucionales o constituyente, que le den más poder (estrategias similares han sido usadas por Chávez en Venezuela).

Lo que pudo ser pedestal para muchos de este gobierno, enhorabuena será tumba política y moral.   No hay mal que por bien no venga; son las etapas que deben pasar los pueblos para madurar.

<>
Este artículo se publicó el 10 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panameños, ¿iguales ante la ley

La opinión de…

 

 

José de las Mercedes González Cárdenas

Es harto sabido por nosotros los panameños que la justicia local, desde el nacimiento de la disputada República, ha estado nadando en una charca de podridos intereses económicos de una élite envilecida.

Dado lo amorfo de la enlodada justicia panameña, ésta está en coma y muy próxima a perecer ahogada, atragantada del vómito de los estómagos calenturientos de políticos cabeza hueca e inteligencia roma que se piensan los ungidos para limpiar la sucia política. ¿Acaso no son ellos los que violan y prostituyen la justicia panameña?

Hasta el más pobremente letrado sabe que en todas las constituciones de la República se señorea el muy irrisorio artículo que ordena enfáticamente que “No habrá fueros ni privilegios…” en Panamá. Esto obliga a reírse a carcajadas; ya que, ¿no es harto sabido que Panamá es, por antonomasia, un firmamento estrellado de insoportables e indignantes fueros e inmerecidos privilegios a no pocos corruptos?

Dicho lo anterior, cabe preguntarse: ¿qué hacer para que todos los panameños seamos realmente iguales ante la ley. Más aun, ¿para que en Panamá reine la justicia sin temer ella a ser violada y prostituida impunemente?

Lamentablemente, el inalienable derecho de igualdad es para los panameños sueño de opio o un soñar con pajaritos preñados. ¿Por qué? Porque algunos jueces y magistrados mediocres (aunque los hay aptos, honestos y respetuosos de la ley y de la sociedad) están al servicio de la voracidad de una casta, una cofradía, corrompida, parásita e inepta que nos desgobierna desde que nacimos como República.

Señor presidente Martinelli, ahora que insistentemente se está hablando de reformas a la Constitución entorchada de militarismo que desgraciadamente nos rige, se debe establecer la reelección inmediata. Eso sí, que el período constitucional sea solo de cuatro años. Más aun, otro artículo debe prescribir que los jueces y magistrados, fiscales, procurador general, procurador de la Administración, defensor del Pueblo, contralor general, sean personas de irrefutables méritos, escogidos a través de reñidos concursos, sobre todo, que tengan como mínimo 10 años de no pertenecer a ningún partido político y no por un dedo manchado por los corruptos de la élite.

Hoy por hoy, la casi totalidad de los impuestos por el dedo, deben servil pleitesía a los intereses de esa élite y son despojados del libre albedrío para quedar juzgando parcializadamente. También, señor Presidente, el imprescindible artículo que reza: “No habrá fueros ni privilegios…” de ninguna índole en la República de Panamá debe ser más que letra muerta en la Constitución. Ya basta que existan avivados que viven la vida opulenta, gracias a su demagogia, juega vivo, tráfico de influencias y maleantería en nuestro bello Panamá.

<>
Este artículo se publicó el 10 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las reformas al estatuto del panameñismo

La opinión de…

David Montenegro

En días pasados se realizó un conversatorio coordinado por el diputado Luis Eduardo Quirós, sobre las Propuestas de Reformas para estatutos del Partido Panameñista. Este evento contó con la participación del presidente del partido, Juan Carlos Varela, y otras autoridades, quienes explicaron el contenido de dichas reformas y contestaron las interrogantes surgidas de los convencionales y demás copartidarios.

Dentro de este contexto, las autoridades del partido dejaron claro que se realizarán elecciones primarias para todos los puestos de elección en 2014. Así mismo se explicaron las reformas propuestas entre las que podemos mencionar: el aumento a 29 miembros del Directorio Nacional; la fusión de la directiva con la Comisión Política Nacional para crear una coordinadora política nacional, como órgano asesor del Directorio Nacional; la creación de secretarías técnicas conformadas por profesionales idóneos en su campo, quienes serán escogidos de acuerdo a su capacidad profesional, acorde a los problemas y las respuestas que exige el país; la creación de un congreso de autoridades electas, integrado por tres bancadas (diputados, alcaldes, representantes de corregimientos y concejales); la escogencia de un convencional por cada 200 inscritos; el aumento de secretarías ejecutivas sectoriales; entre otros cambios.

Juan Carlos Varela señaló que estas reformas están enfocadas fundamentalmente a fortalecer la democracia interna y, con ello, la unidad del partido; consolidar nuestra base programática; modernizar y hacer más eficientes nuestras estructuras partidistas; reiteró que se conservarán las primarias; igualmente manifestó que cualquier ciudadano que esté o se inscriba en el partido tendrá los mismos derechos.

El evento fue totalmente abierto a la participación, tanto de los convencionales, que son los que deciden la aprobación o no de estas reformas, como también de cualquier miembro del partido, quienes pudieron hacer uso de la palabra. Entre ellos, podemos mencionar la intervención de Dr. Jorge Gamboa Arosemena, quien en su exposición hizo algunas observaciones y manifestó su desacuerdo con estas reformas; sin embargo, independientemente de su posición crítica y adversa a la actual dirigencia, el presidente del Partido Panameñista escuchó y aclaró todas las observaciones, aunque fuesen contrarias dando muestras de la tolerancia que impera en nuestro colectivo. De esta forma se envía una señal clara a todos los copartidarios y queda demostrado que en la actual dirigencia del Partido Panameñista hay un alto compromiso con los principios fundamentales de participación política, en que está basada nuestra democracia interna.

<>
Este artículo se publicó el 10 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.