Ahora le toca al pueblo aprender

La opinión de….

.

Eyda Guardia Quirós

En la última campaña política la mayoría de los panameños nos dejamos convencer por la estrategia de publicidad que nos decía “ahora le toca el pueblo”.    Hubo confianza en que las cosas serían diferentes para mejorar la situación del país.   Sin embargo, en poco menos de nueve meses con el nuevo gobierno se observan muchas acciones que contradicen lo esperado.

Particularmente, la ciudad de Panamá se vuelve cada día más insegura, hay altos niveles de violencia, es difícil evitar ser víctima de un robo, ni qué decir del crecimiento de grupos de jóvenes pandilleros que se matan entre ellos y en el camino dejan a víctimas inocentes.

El transporte público sigue igual de malo. La seguridad solo llega a las altas autoridades que pueden tener escoltas, carros blindados y hasta pueden cerrar las calles para su uso personal. Mientras que al pueblo le toca tener paciencia y aprender a vivir inseguro.

Ahora nos enteramos de que es necesario recaudar fondos para cubrir las promesas sociales de campaña, dinero que será recaudado a través de las reformas fiscales.

Al pueblo le toca aceptar que tendrá limitada su aspiración de adquirir electrodomésticos, ropa, productos de aseo personal, transporte privado, servicios de lavandería, entre otros productos y servicios de consumo que tendrán 7% de impuesto adicional. Le toca al pueblo aceptar que el aumento al salario mínimo no era para disponer de recursos que le dieran la oportunidad de darse algunos gustos adicionales a sus necesidades básicas.

Al Gobierno le llega una donación de 22 millones de dólares, y rápido y veloz lo invierte en un nuevo avión presidencial. ¿Era difícil haber considerado usar esa donación en asuntos sociales?   Al pueblo le toca entender que primero es garantizar el lujo y la comodidad de nuestro presidente millonario.

El año escolar llega con donaciones de mochilas y becas para estudiantes del sector público.  Mochilas que son de mala calidad y que por simple lógica muchos jóvenes no querrán usar.   Lástima no haber considerado donar botas de caucho a los estudiantes que diariamente caminan en zonas rurales para llegar a sus escuelas. Al pueblo le toca recibir las mochilas, los útiles escolares y las becas, aunque sea poco lo que favorecen a la economía familiar.

En nueve meses de Gobierno, las contrataciones directas parecen haber llegado para quedarse; algo así como en la empresa privada, en donde el dueño de la empresa ve ofertas y decide de inmediato lo que quiere comprar. Luego, al pueblo le toca entender que eso de las licitaciones es pérdida de tiempo, más cuando existen buenas relaciones con la Contraloría.

Al pueblo panameño le toca reconocer que el cambio llegó también para entender que las leyes se pueden manejar según la interpretación que se haga de ellas en el momento necesario, una condición especial para ciudadanos con altos cargos en el Estado.

No pensemos en ese privilegio para el ciudadano común, nosotros sí tenemos que atender las leyes al pie de la letra, salvo que se tenga la suerte de una favorable interpretación por parte de un hábil abogado o un funcionario con autoridad.

<>

Artículo publicado el 13 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

La primera decepción del gobierno del cambio

.

La opinión de…..

.

Eyda Guardia Quirós

Acaba de pasar la asignación de los dos nuevos magistrados para la Corte Suprema de Justicia, hubo una comisión formal que hizo un trabajo para presentar una lista de personas que eran competentes para el cargo, sin embargo, el país entero pudo observar cómo descalificaron la opinión de la comisión y, finalmente, se dio una selección bajo otros criterios.

Más parece una burla al país, lo que causa la primera gran decepción con el gobierno del cambio; pues bien, pudo el presidente Martinelli ahorrar tiempo y esfuerzo a la comisión y a la gran cantidad de abogados aspirantes al cargo e ir directamente a la potestad que le brinda la ley para seleccionar según su criterio.

Es propio de un joven profesional querer hacer carrera en su oficio para llegar hasta los más altos cargos. Sin embargo, en el caso de los abogados, qué decepción deben haber sufrido todos aquellos con una trayectoria ejemplar dentro del sistema de justicia, que creyeron que les había llegado la oportunidad de avanzar hacia un alto cargo, tomaron un tiempo para presentar sus credenciales ante la comisión, fueron incluidos en la lista y el cargo se lo dieron a otro.

Por las referencias que se pueden leer en los periódicos, de los cuatro elegidos, el licenciado Wilfredo Sáenz es el que tiene más trayectoria dentro del Órgano Judicial, sin embargo, lo ubicaron como suplente. Además, por un canal de televisión pudimos observar que uno de los nuevos magistrados titulares es muy emotivo, pues quedó llorando ante las cámaras nada más por hacer referencia a sus orígenes familiares y profesionales, situación que nos debe preocupar pues su salud emocional puede verse afectada ante los muchos casos trágicos que seguro llegarán a su despacho.

Nos llama la atención que algunos abogados exigen que los periodistas no hagan referencia sobre la vida privada de sus colegas que aspiran a ocupar cargos públicos.   Sin embargo, creemos que quien ocupa o aspira a ocupar una posición dentro del Estado, sea en el área legislativa, judicial o ejecutiva es un funcionario público y como tal queda expuesto públicamente y cualquier mala acción en su vida privada seguro llega al conocimiento de la ciudadanía.

Por ello, la mayoría de los periodistas respetan a las familias de los funcionarios públicos, no divulgan asuntos privados como estado civil, nombres, lugares de estudio o de trabajo, dirección de las residencias, condiciones de salud y demás asuntos de índole familiar. De hecho, una vez la persona sale del cargo no vuelven a mencionar su nombre en los medios de comunicación, salvo que cometa algún delito, haga escándalos o participe de algún evento social que se hace del conocimiento público.

Es un gran absurdo que ahora nos digan que para opinar sobre decisiones que toman en el gobierno se debe pertenecer a la clase política. Porque si entendemos como clase política estar inscritos en un partido, entonces todos los independientes panameños quedamos fuera y no debimos votar por políticos en las pasadas elecciones.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Freno a los conductores irresponsables

Freno a los conductores irresponsables
La opinión de…

Eyda Guardia Quirós


.

El 1 de julio de 2009 Panamá conoció un nuevo Presidente que demuestra con hechos su capacidad de tomar decisiones. Nada más recordemos su actuación al terminar con un buen mazazo la invasión de tierras del Estado en Amador. Tal vez no será ajustado al protocolo que un Presidente haga esas cosas, pero la mayoría de los panameños aplaudió lo actuado. Por ello, es importante que el señor Presidente también dé un mazazo a los conductores irresponsables que circulan por las vías públicas, con operativos enérgicos de la ATTT.

Luego del reciente accidente donde mueren 24 personas, el país está indignado. El transporte público merece el primer mazazo para que sus responsables reaccionen y brinden un servicio digno. En el pasado, se les dio un voto de confianza al otogarles concesiones exclusivas para desarrollar una actividad que es de las pocas que tienen asegurada la demanda por el servicio.

Otro mazazo para los conductores de buses colegiales que manejan a alta velocidad e irrespetan las reglas del tránsito; por favor, un mazazo tan fuerte como se pueda, para los conductores de transporte de carga quienes constantemente están involucrados en fatales accidentes, porque tienen la tendencia a desafiar a cualquier vehículo que se le presente en la vía por donde circulan. Hay que aplicar otro mazazo para aquellos conductores de vehículos particulares y oficiales que circulan a altas velocidades y también se involucran en accidentes. Quedamos pendientes de las decisiones que se tomen en el Gobierno para controlar a todos los conductores irresponsables de nuestro país.

<>

Publicado el 17 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que le corresponde.