Un nuevo hospital geriátrico

.
Un nuevo hospital geriátrico


Luis Manuel Cornejo Alemán
.

Pocos políticos y administradores del sector salud conocen los acelerados cambios demográficos del envejecimiento panameño. Actualmente, el porcentaje es de 9.2% (290,000 personas), esperándose que para el año 2025 sea de 14% y para el año 2050, 22.3%.

Panamá está en transición demográfica intermedia, superada en la región apenas por Cuba y Costa Rica. En el 2008 la expectativa de vida al nacer alcanzó 75.4 años mientras que al jubilarse un hombre puede esperar vivir 20 años más y una mujer, 27, fenómeno que no deja de ser muy positivo para nuestra sociedad.

No obstante, a medida que se incrementa la expectativa de vida, aumenta también el número de años de dependencia y discapacidad, con lo que una vida larga no se está convirtiendo en el premio soñado al relacionarse con mala salud asociada a enfermedades crónicas.

El último estudio nacional del Sensadis demostró que hay un 42% de discapacidad entre personas adultas mayores. El envejecimiento de nuestra población se está asociando a una mayor frecuencia de enfermedades crónicas y discapacitantes, cuyos cuidados afectan cada vez con mayor intensidad a los niveles asistenciales públicos, favoreciendo una progresiva demanda de servicios que podría llegar a colapsar nuestros sistemas médico-asistenciales.

La Caja de Seguro Social es institución líder en atención de las personas mayores, siendo la única que cuenta con servicios especializados de geriatría, consulta externa especializada, sala de agudos en el Complejo Hospitalario Metropolitano, un hospital de atención intermedia, un hospital de crónicos y el sistema de Atención Domiciliaria Integral.

El Complejo, nuestro mayor hospital de referencia, viene enfrentando una demanda de ocupación de 30% en camas de hospitalización para personas mayores, con su sala de geriatría con 100% de ocupación.

La situación es progresivamente abrumadora debido a que el aumento de la población asegurada no se ha acompañado de la creación de nuevos hospitales, por lo que con el número de camas no hay suficientes para los ancianos, que son el grupo que más se hospitaliza.

El Hospital Geriátrico es el único especializado en atención subaguda en Panamá y Centroamérica. Desde sus inicios ha contado con la participación de médicos geriatras, médicos generales, enfermeras especializadas y un equipo interdisciplinario que incluye fisiatría, odontología, farmacia, fisioterapia, nutrición, fonoaudiología, trabajo social y servicios de soporte técnico de laboratorio y radiología. Esta instalación es un hospital de referencia, teniendo como objetivo cuidados de recuperación y de rehabilitación para la población de adultos mayores hasta por 14 días.

Actualmente la situación se hace difícil por el aumento constante de ingresos, que en ocasiones tienen que aguardar cama por varios días, así como por limitaciones estructurales. El hospital es antiguo, sólo tiene un elevador, sus salas son estrechas, el gimnasio de fisioterapia pequeño, las instalaciones eléctricas no pueden desarrollarse más y el área de estacionamientos es mínima.

Los ancianos merecen un nuevo y moderno hospital, por lo menos de 200 camas, en un lugar tranquilo, sin el ruido de la ruta de buses que diariamente los despiertan, con más recursos especializados y de rehabilitación en el contexto de un sistema institucional eficiente y humanitario.

<>

Publicado el 18 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

Anuncios