La escuela tradicional y la escuela activa

*

La opinión de…

Eric E. Prescilla R. 

A lo largo de la historia, los modelos educativos que en nuestros días han existido, la literatura pedagógica definiría a grandes rasgos las particularidades de la escuela tradicional, la escuela activa y por último, el antagonismo que se presenta entre una didáctica fundada en la tecnología educativa y otra en la llamada crítica.

En toda crisis pedagógica subyace una forma específica de trabajar, un contenido con el cual vamos a obtener un conocimiento; permitiendo revelar los modelos, identificar la participación de los actores: maestros, alumnos en el conocimiento y su relación entre ellos.

Esto define claramente una perspectiva de lo que es la pedagogía tradicional, activa y la tecnología de nuestros tiempos, con el transcurso de los años exige más de los diferentes entes que forman parte de ella. La acción pedagógica de la llamada escuela tradicional se presenta como un acto notoriamente directivo y unilateral del docente con el alumno.

El maestro plantea y ejecuta el acto de enseñanza centrándose en el contenido como la parte medular de la acción; además, éste es tratado en término de generar en sí mismo los conocimientos y aprendizajes.   Al tener una importancia central en la labor del maestro, los alumnos deberán esperar el despliegue de la información, incorporarla como lo válido y legítimo de conocer, así se observa al maestro como el sujeto ilustrado en el conocimiento.

Existe pues un tipo de comunicación lineal del emisor, que en este caso es el docente, donde el poder de la inteligibilidad del proceso del lenguaje, la estructuración de la información en partes seguidas, proviene de él.

*
<>Artículo publicado el  24  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios