Culebrón “esquiusmi”

La opinión del Jubilado del Canal de Panamá….

Edsel A. Wong S.

Durante la campaña para las elecciones de julio de 2009 era evidente para mí que no había candidatos presidenciales sobresalientes; era lo mismo de las últimas cuatro décadas, incluyendo el presente año. Sobresalen los nombres vinculados al fufo, a los dos narcodictadores, al poder económico y a supuestos dirigentes populares. La prueba de este aserto son los 18 millones de dólares que se alega gastó el candidato ganador.  Esto también indica por qué vivimos en confusión tras confusión y que lo que se ha hecho en la presente administración haya sido producto de autócratas reales o autodesignados.   Lo peor es que no hay separación de poderes.    Parece que hay armónica dirección.   Esto con una buena dosis de decisiones de adelanto y también de retroceso.

Vivimos un culebrón sin un buen fin a la vista.   Lo sorprendente para mí es que los guiones, los libretos, del culebrón, surgen y se suceden como si se hubieran planeado por arte de birlibirloque.    Entre éstos se encuentran afectaciones de muy dudosos resultados al Poder Judicial, el Ministerio Público –valga decir Poder de la Impunidad- y a otras yerbas aromáticas con atractivas denominaciones como CEMIS y blanqueo de dinero.

Por otra parte se prometió que no se metería la mano. Aunque se aceptó que podrían haber metidas de pata. No obstante en unos catorce meses de gestión han metido muchas patas y, presumiblemente, muchas manos, que han sido motivos de múltiples “esquiusmis” como para demostrar a la ciudadanía que existe invariable sinceridad.

Está de más pormenorizar las fallas y… los aciertos. El pueblo los conoce y… juzga.    Quiero enfatizar el caso de las protestas escenificadas en Bocas del Toro: un par de muertos y varias decenas de personas afectadas en su visión hasta el punto que muchas quedarán ciegas. (Las becas universales no son “esquiusmis” adecuados).     Si agregamos a esto las muertes causadas por la ingestión de dietilenglicol y los pendientes e inolvidables crímenes y delitos cometidos en tiempos de las dos narcodictaduras, no es difícil aseverar que la justicia en esos casos demorará y permanecerá borrosa por la inacción de muchos.   Vivimos casos similares a los ocurridos durante las dictaduras de Pinochet y Videla.

Han ocurrido casos que se les ha llamado escándalos y que los funcionarios presuntamente involucrados no se han dignado explicar, ni siquiera han dicho “esquiusmi”.   Se alega que existe envidia porque marcan muy bien en las encuestas. ¡La gran flauta! Lo peor es que el funcionario implicado recibió el apoyo del mandamás.   Ahora no se sabe si van a investigar los escandalitos o se les va a echar tierra como en los casos de Bocas del Toro y del dietilenglicol. Debemos confesarnos con más frecuencia. ¿O no?

<>Artículo publicado el 1  de septiembre de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor,   todo el crédito  que les corresponde.
Anuncios

Desorden y desastre

La opinión del jubilado canalero……..

.

Edsel A. Wong S.

Estamos viviendo un desorden desastrado, infeliz, desafortunado. Basta notar que se habla mucho, digamos, de procuradores encargados y suplentes.   Peor, de que este último fue escogido por comunicación por Blackberry: Procurador virtual.

A pesar de que las leguleyadas perduran tozudamente, debemos recordar el hecho de que por lo menos desde la invasión, desde los tiempos de la CSJ, pomposamente llamada de lujo, que más bien se debe denominar de impunidad, no se ha hecho nada para mejorar, aunque sea levemente, la justicia.   Caca de toro ha habido con creces. Los resultados concretos, principalmente, brillan por su ausencia.

Este es el cuadro, el marco de referencia, de la justicia que supuestamente existe.   No se puede exagerar la necesidad de que se investiguen y castiguen delitos que el pueblo consideraría ejemplarizante.   En lugar de priorizar y echar hacia delante los casos de personajes percibidos como turbios, delincuenciales, se hace uso de casos que merecen ser investigados, no en lo inmediato, como para desviar la atención de los casos polludos que afectarían a personajes que poseen mucho poder económico, lo cual las más de las veces deriva en poder político. Los delitos menores se usan como convenientes cortinas de humo.

Por tanto, no quiero escribir sobre estos últimos. Prefiero que nos concentremos, por ejemplo, en la cara de yo-no-fui que se presenta para recordar a todos que el presidente es autocrático y que lo que él quiere va porque sí. Ni siquiera se trata de ser sutil.

Ya por implicación he sugerido que el poder Judicial y el Ministerio Público han actuado, por lo menos desde la invasión, como garrafones. De modo que todo lo que se diga y critique de la actual Procuradora de la Nación lo más probable que aplique a todos los procuradores que ejercieron el cargo después de la invasión.   En las presentes instancias, el caso de la Procuradora citada es gastar pólvora en gallinazo si el resultado práctico es que se continúa afincando el sistema de impunidad.

Los temas de la más grande significación se encuentran encubiertos por la sarta de sandeces a que se refieren tirios y troyanos. Mientras tanto los percibidos monos, “large, medium y small”, siguen esperando, como fidanque y toledano, que el sistema de impunidad que ayudaron a establecer los proteja como siempre.

<>

Publicado el 3 de febrero de 2010 en el Diario Panamá América Digital,  a quienes damos, lo mismo que al  autor, todo el crédito que les corresponde.

Se llamaba “Cambio”

La opinión del Jubilado del Canal….

.

Edsel A. Wong S.

Las grandes mayorías del país esperan con increíble paciencia que se afinque en Panamá una justicia casi perfecta   que sea aplicable tanto a ricos y pobres, cosa que no ha existido.
Pero ahora que el presidente Martinelli escogió los dos nuevos magistrados a la CSJ, muchos, demasiados, sienten que fueron objeto de una decepción, de un juega vivo politiquero.   Hubo indicios que apuntaban a esta frustrante decisión. Para muestra señalamos varios botones:

– Hace varios años el Partido Solidaridad descontó cuotas partidistas. El presidente de este partido era Ricardo Martinelli. El que recolectó las cuotas en el IDAAN fue el primo segundo de Ricardo.

– Alrededor del 11/12/09 el magistrado presidente Mitchell, de la CSJ, instruyó que se diera rápida tramitación a los expedientes de alto perfil.   Nótese que este magistrado fungió luego años como legislador y secretario de la Asamblea Legislativa.   Después se blandió un fajo de $6,000 dólares que se relacionaron al famoso caso CEMIS; hubo el incendio del bus 8B-06; y muchas cosas más. Olfateo que la sistémica impunidad prevalecerá. ¿O no?

– Para la escogencia de dos nuevos magistrados en la CSJ se hizo el simulacro de consulta a la sociedad civil, cosa que no recuerdo se haya hecho en más de una década.  Tampoco se les haya hecho caso y deberían hacerlo las más de las veces.

– Ya el Ejecutivo anunció los escogidos, no sin antes hacer fintas con un candidato hereje que comparó a un ex alto funcionario con Cristo.  La finta aparentemente sirvió para meter a un experto en “blower” (quien se había inscrito en enero de 2009 en el Partido CD, cuyo presidente es Ricardo.  Hago estas afirmaciones en la convicción de que los diputados apoyarán las fintas de Ricardo.

En fin, las promesas, estrategias, de Ricardo lo han llevado en el presente, en mi opinión, a una baja en su popularidad, credibilidad. Necesita producir resultados concretos, no a la Hartley Mitchell.

Esto a pesar de que el PRD nombró presidentes honorarios a sus dos ex líderes, con sus respectivos pedigríes. Lo que demuestra que el “aparatchick” del PRD sigue cupulosamente igual.

Aunque es de impunidad, perdón, de justicia, puntualizar que por ahora parecen haber ninguneado a BH-09 y al ex burgomaestre y a otros menos notorios.   Lo que sí parece certero es que el `cambio´ se llamaba.   ¿O sí?   A menos que se cumpla el dicho de que ahora le toca al pueblo. ¡La cosa es cuándo!

<>
Publicado  el  18 de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Fracasada política vetusta

.
La opinión del jubilado del Canal de Panamá….

.

Edsel A. Wong S.

.

Los siguientes cuatro párrafos los redacté hace más de 2 semanas y los tenía listos para el mármol. No lo hice pensando que debía esperar el nombramiento de los dos nuevos magistrados de la CSJ.   El parto de los montes de un seudolíder, de supuesta oposición, me convenció que debería cesar de esperar.
Explico. El PRD nunca ha estado en lo que denominamos “La oposición”.   Nació parado sobre las bayonetas pagadas con dinero robado al pueblo. Continúa vivito y coleando aferrado a la cola de la narcodictadura. Y eso es lo que pretende en este momento: Tirar piedras a tutiplén para cimentar su imagen opositora. Cosa que es una patraña. La prueba está que sus cupulosos se pelearon primero y ahora se unen como asesores encubriendo la impunidad que crearon y de la cual pelechan hasta más no poder.

 

Estoy hastiado de ver referencias a patria nueva, vieja y así sucesivamente. Además de que me parece un irrrespeto a la Patria el usar estos adjetivos pues tienden a cubrir, o echar a un lado, la devoción que debemos tenerle a la tierra que nos vió nacer. De modo que opino importante recordarle a los lectores que hay un grupo que nació y creció apuntalado en las bayonetas dirigidas por narcodictadores.   Y ahora los que han pelechado de ese autoritarismo, sea que han acumulado fortunas o fortunitas, pretenden actuar como revolucionarios con su invento de la patria nueva con propósitos de proselitismo imaginativo.

Aparte de que les falló su hipercreatividad porque el último gobierno de la narcodictadura surgió, gobernó y se cayó aparatosamente pisando un babero.

Entonces los vetustos padres del partido que existe, primero, aupado por un militar que no lideró el golpe del ´68; luego, a base de unas seis horas de antesala que dedicó uno de sus seudodirigentes al “general” mítico –quien lo más probable es que lo hizo esperar de rodillas- y ahora, se hace evidente que el babero no les resultó para seguir en el poder.

Pero, no contábamos con la astucia de los vetustos, ahora recurren a tirarle piedras al babador y erigirse como eruditos políticos, vetustos, pero de nuevo cuño. Todo lo anterior sirve para poner los puntos sobre las íes y pedirles que respeten a nuestra patria. Después de todo el mes de la patria está a la vuelta de la esquina. Además de criticar a los del cambio dudo mucho que criticarán las sinvergüencerías de las que siempre usó el babador.

Me alegra que los vetustos se las hayan arreglado para que una oposición sólida al presidente Martinelli por lo menos dé la impresión de que existe y de que ya pasaron los tiempos de las bayonetas, los ebrios y los aprovechados. (La corrupción es la que no cede un ápice). Da grima tanta inventiva triste. Sólo les ruego que eviten los supuestos chistes de la patria 99. ¡Más respeto y mayor responsabilidad!

Exhorto a los vetustos que sigan adelante porque me parece que sus desplantes no convencen a nadie. Por el contrario, a lo mejor atizan los vientos de cambio, que es lo que necesita nuestro adorado terruño. Requiere que los del cambio se esfuercen más y señalen los senderos que debemos recorrer para empezar a deshacer los enormes daños que le han causado a la Patria “los que amaron su esplendor un día”.

<>
Publicado el 28 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Imperativo de un cambio social

La opinión del jubilado canalero…..

Edsel A. Wong S.
.

Imperativo de un cambio social

.
Tal es el enredo que observo en el país que por ahora sólo atino a redactar glosas que aspiro a que enciendan una luz, muchas luces, al final del por de más oscuro túnel. Tomo muy en cuenta que las actuaciones de los “cortesanos supremos” contienen una buena dosis de amiguismo hacia los responsables de sus nombramientos.

– Parece que el presidente Martinelli va adelante con el beneficio de la duda. Desconozco su tamaño.

– Gastar unos $20 millones en un avión presidencial como que no encaja en el mar de necesidades que tenemos. Sería mejor posponerlo… un rato.

– Al fin la Procuradora de la Nación ha dado señales de vida sugiriendo que se debe investigar de oficio aquello de las pachangas aéreas de Martín. El hecho de que éste la nombró… creo… tiene nada que ver. ¿O sí?

– Los actos positivos presidenciales han palidecido un poco con las metidas de pata e “ignorancias” de Bosco, de Sandra, de Figali, de Bern. La ciudadanía espera los resultados en estos casos.

– Hay mucho de verdad en que el presidente debe suspender su proselitismo –que picó y se extendió– para “presidenciar” más.

– Muchos continúan sosteniendo que las leguleyadas no son aplicables a temas polludos como el CEMIS. El mismo incluye declaraciones que seguramente serán negadas y hasta un vídeo que fue grabado sin el conocimiento de los afectados.

– Lo que nos recuerda que Panamá necesita acciones de alta moralidad o por lo menos que se adopten medidas que sean éticas al máximo posible. De otra manera, la percepción de impunidad seguirá impertérrita.

– Estamos de acuerdo con que ahora le toca al pueblo pero no debemos olvidar que a Panamá parece que nunca le toca.

– Bueno, muchos ven como la gran proeza las renuncias que se han sucedido en el Gobierno, aún antes de que se cumplan sus primeros 100 días en el poder.

– Lo malo es que las trastadas cometidas en las últimas tres administraciones ni pican, ni se extienden. Continúan muertas de risa. Impunes.

Los anteriores pensamientos los incluyo para subrayar que es un imperativo moral que se haga lo indecible para que la ciudadanía mantenga, participe y continúe esperando el cambio moral que se ha preconizado con tanto fervor. ¡Panamá es inmortal!

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Otra oportunidad que se debe aprovechar

.

Otra oportunidad que se debe aprovechar
.
Edsel A. Wong S.
.

No hay duda de que la invasión en 1989 fue una oportunidad que se nos presentó para que todos juntos, hombro con hombro, lucháramos para corregir el rumbo vicioso que nos había señalado la narcodictadura, es decir, la cúpula milica y la de sus fieles seguidores. Para mí esta lealtad se basaba en continuar pelechando sin importar las condiciones que se dieran. Esta afirmación es veraz y se comprueba con solo volver la mirada y constatar quiénes son los que dominan las maracas en nuestro Panamá.

Nunca he dejado de preguntarme por qué se hizo casi nada para investigar a todos los que mataron, vejaron y abusaron de los panameños, con todo y que nos llenábamos la boca hablando de que teníamos una CSJ de lujo. Admito que poco me importaba mi ignorancia de los recovecos legales o de las leguleyadas que se esgrimían para hacer nada en el campo de la justicia. ¿O será más apropiado hablar de impunidad?

En el presente se supone que aprovecharemos otra oportunidad para salvar a Panamá de caer en un precipicio más profundo. Como es de esperarse, el nuevo gobierno del `cambio´ cometerá errores obvios para la ciudadanía y, a la vez, parece dispuesto a tomar medidas significativas para acabar al máximo con aquello que se ha dado en denominar “más de lo mismo” y poner al país en marcha.

Para mí no se trata de cuidarse de no criticar, porque algunos, como yo, censuramos casi todo. El caso es que se supone que los políticos vencedores se ufanan de que van a ser un verdadero cambio para el beneficio del país. ¡Enhorabuena! Y todos debemos asegurarnos de que esto se haga realidad. La única manera es no dejando pasar ninguna proclividad porque ello llevaría a otras tendencias hacia el mal que podrían convertirse en una secuela maléfica que podría prolongarse si no se le pone coto a tiempo.

Gracias a Dios, los medios de información están tratando de poner todos los puntos sobre las íes. Por lo pronto debo unirme a los que censuran la suciedad que puede sepultar a la cinta coimera (¿) y, añado, al estado deplorable en que podemos dejar al nuevo coliseo deportivo “Roberto Durán”.

Ya habrá tiempo de puntualizar otros temas importantes. Por lo pronto me conformo alentando a los que deseamos poner nuestros dedos sobre las llagas que puedan surgir. Es nuestro deber para con nuestro Panamá, que es inmortal.

<>

Publicado en 16 de julio de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Mal comienzo

Mal comienzo

Edsel A. Wong S. – Jubilado canalero, escritor…

Creo que por lo menos 60% de los que participaron en las elecciones de 2009 censuraron la estrecha colaboración de tirios y troyanos con MAN. De modo que la designación como nuevo jefe de Policía de un ex militar que trabajó muy de cerca con el mismo sujeto es una metida de pata. Tremenda incoherencia. Y tanto que se le echó en cara lo mismo a la candidata perdidosa. En `strike´, esto parece afirmar la visión de que estamos frente a mucho `más de lo mismo´.

La promesa de cambiar desde el primer día se proyecta más que hueca. Admito que existe la voluntad de darle la oportunidad de corregirse al nuevo gobierno. Pero tragarse un primer “strike” de esta naturaleza, da mucho que pensar.

Ahora sólo falta que el Presidente Electo se coma el cuento de Martín de que lo acompañe a Managua, El Salvador y Washington. Bueno, los viajes frecuentes son una forma de ahorrar. ¿O no? A comienzos del juego no me parece tan importante que Barack envíe un fulano de alto nivel a la toma de posesión el 1º de julio. Tal parece que están surgiendo ideas de forma y muy poca sustancia. Cójanlo suave.

Vuelvo al nombramiento del jefe de la PN quien, según leí, ya pidió que se formalicen tres renuncias el primer día de la nueva administración. Me pregunto si lograra apresar a tres maleantes de manera eficaz y excepcional, ¿podremos esperar una reacción igualmente apropiada por parte de los funcionarios competentes del Ministerio Público?

No sé qué conclusiones derivarán los caros lectores de lo que he expuesto muy sucintamente. Yo voté contra el PRD. Mi más ferviente deseo es que venga el cacareado cambio y que el sistema político se renueve, que se convierta en realidad, y que surjan nuevos líderes que no dependan de recuerdos oscuros y borrosos o de cabildeos ante supuestos dirigentes que se han aprovechado del sistema político imperante durante la narcodictadura y después de la invasión, y andan pomposamente desplegando su “liderazgo”. En breve, llegó la hora de las acciones concretas, libres de egoísmos, en pro de los más altos intereses de la patria que nos vio nacer. Empecemos ayer. Panamá es inmortal.

Publicado el 22 de mayo de 2009 en el Panamá America