El proceso de romanización


La opinión de..

.

Soledad Ana Sierra Duque

.

El proceso de romanización habría sido imposible sin la construcción de las vías romanas. Los romanos construyeron 90 mil kms. de carreteras que unían desde el Éufrates hasta Finisterre y desde Escocia hasta el norte de África.

Gracias a esta red de comunicación se desarrolló el comercio y quedaron para siempre unidos pueblos que de otra manera habrían sido relegados al olvido por los siglos de los siglos. “Todos los caminos llegan a Roma”. Muy astutos los romanos. Desde luego, esta astucia no la han tenido ninguno de los gobiernos de Panamá.

A pesar de que todos los que vivimos en el llamado interior hemos pedido, suplicado, rogado, exigido, reclamado y sustentado mejoras no hemos conseguido que se construyan vías, caminos, carreteras, autopistas y puentes (sobre todo puentes) que verdaderamente conecten de forma eficiente y rápida a todas las ciudades y pueblos del interior. Los aportes han sido a cuentagotas. Mientras en la capital se debaten y se desesperan con su problema de tránsito, que no niego es dramático, aquí en el interior tenemos que aguantarnos año tras año y gobierno tras gobierno con nuestra trágica situación y los lentos avances que no permiten el desarrollo justo de estos sectores.

Hace poco llevé a unos amigos a la isla Cañas. Su opinión sobre esta aventura fue la siguiente: “Este es el fin del mundo en el buen y en el mal sentido”. En el buen sentido se referían a la belleza de un lugar que parece no haber sido tocado por lo que llamamos civilización. La playa de 14 kms. todo arena totalmente sola para los tres gatos que estábamos allí es casi inverosímil. Pero en el mal sentido se referían a lo lejos que les había parecido llegar allí. Cuando les dije que sólo eran 75 kms. de Las Tablas a isla Cañas no lo podían creer.

Tampoco se puede creer que a las 5:00 de la tarde te tome de Las Tablas a Chitré hora y media. ¿Qué? Dirán algunos. Claro, como los capitalinos suelen venir en fin de semana consideran que aquí todo es “muy tranquilo” y no se les pasa por la cabeza que en una carretera de ida y vuelta a una hora en que la gente viene o va por motivos de trabajo se congestione igual que sucede en las horas pico en la capital. Todos los gobiernos de la democracia han prometido la doble vía de Las Tablas – Chitré o si no la de Divisa – Chitré. No es más que campaña política. A ninguno le interesa en absoluto, pues la mayor parte de los votantes está en la capital. ¿Qué más les da si los del interior nos disgustamos? Definitivamente no tienen la astucia del Imperio Romano.

Roma prosperó porque comprendió que el acceso a un lugar significaba dominio, que la economía y el poder de Roma prosperarían llegando a cada rincón lo antes posible. Ojalá este gobierno, que tiene a un presidente y un vicepresidente que dicen conocer estos parajes, abra los ojos y se dé cuenta de que jamás habrá turismo, desarrollo económico, reducción de la emigración hacia la capital y calidad de vida si no mejoran la red de carreteras. Belisario Porras tuvo la inteligencia de iniciar la carretera nacional desde Las Tablas en 1920. En los tiempos del presidente Royo se escuchaba aquello de “De Divisa a Las Tablas… de cemento va”.

A estas alturas, después de 89 años, se asumiría que ya debiera haber una autopista, pero sigue siendo la misma carretera ida y vuelta de aquel entonces ¡con un poco más de cemento! ¿Y si nos arriesgamos a hablar de lo que supone ir de Las Tablas a Chiriquí? Nadie en su sano juicio hace este trayecto solo. No hay panameño que no haya dicho “vámonos temprano no nos vaya a coger la noche por Tolé”. ¿Alguno ha tenido la experiencia de ir de noche hasta Changuinola? Me consta lo que supone. Recomiendo le pregunten a los acordeonistas y músicos de nuestro país, quienes pueden responder claramente lo que significa echar este viajecito de madrugada.

Nada agradable. La idea de los proyectos de carreteras en la antigua Roma solía surgir de la aristocracia o del Senado romano. En algunas ocasiones se pedía al pueblo romano que votara en las asambleas. No creo que los del interior necesitamos votar o que nos pidan nuestra opinión, pues estoy segura de que soy portavoz de todos los que viven más allá de los puentes. Así como se trabaja en la ampliación del Canal y que tanto nos dijeron serviría para desarrollar al país, solicitamos que se empiece de inmediato la ampliación y el mejoramiento real de todas las carreteras del interior del país.

<>

Publicado el 13 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios