Enemigos de la Iglesia

La opinión del empresario….

.
Joaquín Moreno

.
Enemigos de la Iglesia

Con preocupación he seguido la investigación por parte de la Santa Sede a la Fraternidad de la Divina Misericordia del Padre Teófilo Rodríguez, relativa a situaciones de abuso sexual de menores de edad, a través de las noticias aparecidas en el Panamá América.   Hay una condena a 10 años de prisión por pedofilia a un religioso,  6 denuncias adicionales por presuntos delitos similares contra otros miembros de la misma organización y el Papa Benedicto XVI ordenó una investigación del caso. Estos son hechos concretos.

La pederastia ha sido un tema complejo y penoso para la Iglesia Católica a nivel mundial, aunque no exclusivo de ésta. En octubre 2006 la cadena televisiva inglesa BBC lanzó al aire su explosivo documental  “Abusos sexuales y el Vaticano”,  que relata casos de pedofilia por parte de religiosos en Irlanda, Estados Unidos y Brasil. El documental es particularmente crítico de la actuación de los Obispos en los casos de encubrimiento.

Estos escándalos le han costado a la Iglesia Católica norteamericana más de $2,800 millones en el pago de demandas judiciales y gastos legales, involucrando a más de 5 mil víctimas y ocasionando que cinco Diócesis en los Estados Unidos se hayan declarado en bancarrota. De acuerdo al grupo “Bishop Accountability”, 3 mil de los 42 mil sacerdotes en ese país han sido denunciados desde el año 2002.

Los casos de abuso sexual de menores en la Iglesia Católica a nivel mundial son hechos esporádicos pero reales y el Vaticano ha estado reaccionando mucho más ágilmente ante estas situaciones, como lo demuestran las investigaciones canónicas recientes a los Legionarios de Cristo del Padre Marcial Maciel y la del Padre Marco Dessy, acusado de abuso sexual de 6 menores en Nicaragua (2007) y condenado a 12 años de prisión. Sin embargo, la tendencia de ésta al secretismo resulta a menudo su peor enemigo en el manejo de estos casos.

Dentro de este contexto es lamentable el Comunicado de la Curia Diocesana de Colón publicado en el Panorama Católico del 30 agosto 2008 (página 5), donde se habla de que los reportajes forman parte de un “ataque injustificado por parte de los enemigos de la Iglesia, dejando evidencia que su intención no es otra que despertar el morbo en la población”.

Existen denuncias presentadas en los Tribunales de Justicia panameños. Más aún, la Santa Sede interviene en Panamá debido a que, tal como señala el Panamá América en su reportaje inicial del 24 de agosto, en una de estas denuncias, la DCPLS-8387-08 del 22 de agosto 2008, se involucra directamente a un Obispo, Monseñor Audilio Aguilar, por presunto encubrimiento, lo cual es perfectamente verificable en el Ministerio Público.

Pareciera entonces que los enemigos de la Iglesia están dentro de ella. No se puede seguir albergando o encubriendo a presuntos criminales por acción u omisión.  Enfatizar el rito, religiosidad y golpes de pecho por un lado, mientras se apadrina el pecado por el otro es muestra de la doble moral y fariseísmo moderno que está minando a nuestra Santa Iglesia Católica. Ha llegado la hora de actuar para limpiarla de la escoria que carcome sus cimientos a la expensa de víctimas inocentes y en contra de los más fundamentales principios de nuestra fe.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Anuncios